In­to­le­ran­cias so­bre­diag­nos­ti­ca­das

Un es­tu­dio des­ve­la pre­sio­nes de fa­bri­can­tes con­tra la lac­tan­cia ma­ter­na por fal­sos re­cha­zos a la lac­to­sa

Córdoba - - SOCIEDAD - MI­CHE­LE CANTAZARO cor­do­[email protected]­pe­rio­di­co.es BAR­CE­LO­NA

El be­bé llo­ra, tie­ne có­li­cos y ca­ca lí­qui­da. El pe­dia­tra le di­ce a la ma­dre que de­je de to­mar lác­teos, por­que el be­bé po­dría ser alér­gi­co a las pro­teí­nas de la le­che de va­ca, que se cue­lan en la le­che ma­ter­na. Pe­ro hay lác­teos en to­da cla­se de co­mi­da: an­te el ór­da­go, la ma­dre deja de dar el pe­cho y se pa­sa a la le­che hi­dro­li­za­da, la fór­mu­la especial para esa in­to­le­ran­cia.

Es­ta his­to­rias es ca­da vez más fre­cuen­te: al­gu­nas ma­dres re­nun­cian a los lác­teos vo­lun­ta­ria­men­te, in­clu­so an­tes de que se pre­sen­ten los sín­to­mas de la aler­gia. Sin em­bar­go, po­dría ha­ber cier­ta exa­ge­ra­ción en torno a esa in­to­le­ran­cia. Así lo afir­ma Ch­ris­tof­fer Van Tu­lle­ken, un pe­dia­tra, pro­fe­sor del Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres y di­vul­ga­dor bri­tá­ni­co, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Bri­tish Me­di­cal Jour­nal, una de las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas en me­di­ci­na.

Van Tu­lle­ken ha re­co­pi­la­do evi­den­cias de que ca­si to­dos los au­to­res de las pau­tas diag­nós­ti­cas de esa aler­gia co­bra­ron de fa­bri­can­tes de le­che de fór­mu­la. «La in­ves­ti­ga­ción es­tá pa­ga­da por las em­pre­sas, los doc­to­res es­tán co­nec­ta­dos con ellas y tam­bién financian los cur­sos y los co­le­gios pro­fe­sio­na­les», afir­ma el in­ves­ti­ga­dor. El ar­tícu­lo se cen­tra ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el Reino Uni­do, sin em­bar­go tam­bién tie­nen con­flic­tos de in­te­rés los au­to­res de las pau­tas diag­nós­ti­cas eu­ro­peas. Los mé­di­cos im­pli­ca­dos no han es­con­di­do esos con­flic­tos, co­mo ha ocu­rri­do en el ca­so de Jo­sep Bal­sel­ga. Sin em­bar­go, la OMS re­co­mien­da te­ner especial cau­te­la con las co­ne­xio­nes em­pre­sa­ria­les, en te­mas de lac­tan­cia ma­ter­na, de­bi­do a las ma­las prác­ti­cas de los años 70.

Van Tu­lle­ken atri­bu­ye a la in­fluen­cia cor­po­ra­ti­va el he­cho de que las pau­tas son tan ge­né­ri­cas, que prác­ti­ca­men­te cual­quier be­bé po­dría te­ner al­gún sín­to­ma. Ade­más, es­ta aler­gia no se pue­de

Hcon­fir­mar con prue­bas en san­gre o en piel. Los diag­nós­ti­cos han au­men­ta­do del 500% en una dé­ca­da en el Reino Uni­do.

To­do ello, com­bi­na­do con la di­fi­cul­tad de se­guir dan­do el pe­cho sin to­mar ni un lác­teo, lle­va­ría a mu­chas ma­dres a de­jar in­de­bi­da­men­te la lac­tan­cia.

Los ex­per­tos es­pa­ño­les con­sul­ta­dos no creen que el cua­dro se pue­da tras­la­dar a Es­pa­ña. «El con­su­mo de le­che hi­dro­li­za­da no es­tá au­men­tan­do», afir­ma el pe­dia­tra y es­cri­tor Car­los Gon­zá­lez. Sí hay una «mo­da de atri­buir el llan­to, el ec­ce­ma y otros pro­ble­mas del be­bé a una aler­gia a la le­che», aña­de.

Los ex­per­tos dis­cre­pan so­bre si en Es­pa­ña hay so­bre­diag­nós­ti­co y si es­to lle­va a in­te­rrup­cio­nes in­de­bi­das. Pe­ro coin­ci­den en que, an­te la du­da, me­jor que la ma­dre aban­do­ne la le­che de va­ca y no la lac­tan­cia.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.