Con la que está ca­yen­do

Córdoba - - Opinión - DA­VID Már­quez *

Avis­pas ha ha­bi­do y ha­brá siem­pre, y mos­car­do­nes y cor­de­ri­tos. Al­guien se in­dig­na­rá si cues­tiono el de­re­cho de Fu­la­ni­ta a fre­cuen­tar el ni­do te­rro­so de las pri­me­ras; na­da más le­jos. Otras ma­ni­fes­ta­rán con gran con­ten­to la in­cues­tio­na­ble li­ber­tad que Men­ga­ni­ta os­ten­ta pa­ra fon­dear, a la ho­ra del der­bi, en el an­tro don­de los mos­car­do­nes re­vo­lo­tean y mi­ran ba­bean­tes. Por­que vi­vi­mos en de­mo­cra­cia y li­ber­tad, ecle­siás­ti­ca, po­li­cial y apa­ra­to­sa­men­te; de acuer­do. Y na­die va a ne­gar­le na­da a Fu­la­ni­ta, in­clu­si­ve bus­car la com­pa­ñía y la amis­tad (so­lo ami­gos, oye), del avis­po y sus co­le­gas. Y na­die pue­de emi­tir opi­nio­nes du­do­sas res­pec­to al De­re­cho Uni­ver­sal de to­do gua­ya­bo a cru­zar la puer­ta del an­tro mos­car­des­co. Quién pon­dría en du­da, vál­ga­me, la su­pre­ma li­ber­tad de to­do cor­de­ri­to ma­cho a des­fi­lar, Pie­rre Car­din y Lo­tus me­dian­te, por el ba­rrio avis­pe­ro a eso de la una de la ma­dru­ga­da, so­lo, ex­hi­bien­do cla­ras se­ña­les de ex­tra­vío. Lo que po­dría (di­go po­dría, cui­da­do) lla­mar la cu­rio­si­dad es la sorpresa,

«Quién pon­dría en du­da, vál­ga­me, la su­pre­ma li­ber­tad...»

in­cre­du­li­dad, hon­da im­pre­sión que cau­sa en te­le­vi­den­tas y te­le­vi­den­tos la no­ti­cia de lo su­ce­di­do en el ni­do te­rro­so de los avis­pos «ami­gos» de Fu­la­ni­ta. Lo que po­dría des­ubi­car las neu­ro­nas de cual­quier per­so­na adul­ta, cen­tra­da y vi­vi­da, es el as­co, la tem­pe­ra­men­tal su­bi­da de tono del gua­ya­bo, su re­tahí­la y bur­bu­jean­te ma­ni­fes­ta­ción de re­cha­zo a la «agre­sión ver­bal», qui­zir: el pi­ro­po del mos­car­do ebrio, aguar­den­to­so, jun­to a la ba­rra del an­tro de ma­rras. ¿A quién se le ocu­rre?, nos pre­gun­ta­ría­mos to­das, cuan­do el te­le­dia­rio de so­bre­me­sa die­se a co­no­cer los de­ta­lles de la caza y des­pie­ce al que fue so­me­ti­do nues­tro ama­do cor­de­ri­to por el so­lo he­cho de ejer­cer su de­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal a pa­tear­se el ba­rrio avis­pe­ro a la una de la ma­ña­na.

El que ha­ya leí­do al­gún que otro buen li­bro sa­brá que siem­pre hu­bo y ha­brá avis­pas, mos­car­do­nes y cor­de­ri­tos, y ce­gue­ra, tam­bién.

☰ * Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.