Ribas *

Córdoba - - Opinión - * Pro­fe­so­ra aso­cia­da de Pe­rio­dis­mo en la UPF

El eco­sis­te­ma co­mu­ni­ca­ti­vo nos con­di­cio­na, es­te­mos o no en las re­des so­cia­les, sea­mos más o me­nos cons­cien­tes de las fa­ke news. El fun­cio­na­mien­to no es nue­vo pe­ro se ha vuel­to muy po­de­ro­so gra­cias a la tec­no­lo­gía di­gi­tal.

In­ten­te­mos en­ten­der­lo pa­ra so­bre­vi­vir. A me­nu­do se di­ce que pa­ra to­mar bue­nas de­ci­sio­nes hay que apli­car la ra­zón y de­jar de la­do las emo­cio­nes, pe­ro am­bos pro­ce­sos van siem­pre muy uni­dos. El error de Des­car­tes, se­gún el neu­ró­lo­go An­tó­nio Da­má­sio, es no dar­se cuen­ta de que el pen­sa­mien­to pa­ra ser efec­ti­vo de­be ser guia­do por las emo­cio­nes. Las ac­cio­nes que em­pren­de­mos, fru­to de es­ta sim­bio­sis, no son in­na­tas y es­tán con­di­cio­na­das por lo que he­mos vi­vi­do y, al mis­mo tiem­po, es­tán so­me­ti­das a nue­vas in­fluen­cias, pe­ro son vo­lun­ta­rias.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­to a la ho­ra de pro­ce­sar y apli­car in­for­ma­ción? El pri­mer pro­ble­ma que te­ne­mos es el ses­go ad­qui­ri­do. Cuan­do más nos acer­ca­mos a ana­li­zar lo que ha­ce­mos o lo que so­mos, más sus­cep­ti­bles so­mos de caer en tram­pas de nues­tra per­cep­ción. In­clu­so la cien­cia ha su­fri­do erro­res y omi­sio­nes por es­te mo­ti­vo. La fi­ló­so­fa Evelyn Fox Ke­ller, por ejem­plo, de­nun­ció que el pa­pel ac­ti­vo del óvu­lo en la re­pro­duc­ción no fue es­tu­dia­do has­ta los años se­sen­ta, pre­ci­sa­men­te con el au­ge de los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas. A nin­gún cien­tí­fi­co se le ha­bía ocu­rri­do an­tes. Ex­cep­to en ma­te­má­ti­cas, el ses­go se da con ma­yor o me­nor grado en to­das las dis­ci­pli­nas.

Igual­men­te, to­do el mun­do lle­va in­cor­po­ra­da una car­ga ideo­ló­gi­ca he­re­da­da de la fa­mi­lia, la es­cue­la y el en­torno, que, a su vez, va­mos mo­de­lan­do con los es­tí­mu­los que re­ci­bi­mos. Y ahí te­ne­mos un se­gun­do dis­tor­sio­na­dor. Nues­tros po­si­cio­na­mien­tos es­tán so­me­ti­dos a las in­ter­pre­ta­cio­nes que nos lle­gan por múl­ti­ples ca­na­les: me­dios tra­di­cio­na­les, re­des e in­ter­ac­cio­nes ca­ra a ca­ra. La to­ma de de­ci­sio­nes, aun­que se ha­ga a par­tir de da­tos y he­chos, está muy con­di­cio­na­da por las emo­cio­nes, al­go que sa­ben usar muy bien los que fa­bri­can y di­fun­den men­sa­jes per­sua­si­vos. El uso de la tec­no­lo­gía ac­tual ha­ce que ca­da vez sea­mos más vul­ne­ra­bles a la ma­ni­pu­la­ción in­ten­cio­na­da por­que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble dar­se cuen­ta. Las fa­ke news y la des­in­for­ma­ción in­tere­sa­da in­ci­den en una base ideo­ló­gi­ca y se adap­tan a nues­tras reac­cio­nes emo­cio­na­les. Así se di­se­ñan los com­por­ta­mien­tos elec­to­ra­les o de con­su­mo.

¿Qué po­de­mos ha­cer? Te­ner es­pí­ri­tu crí­ti­co y ser es­cép­ti­cos por na­tu­ra­le­za. El pri­mer pa­so es des­con­fiar de nues­tros pro­pios ses­gos. Ad­mi­tien­do que los te­ne­mos, po­de­mos re­co­no­cer­los y re­cha­zar­los cuan­do ge­ne­ran de­ma­go­gia e in­jus­ti­cias. En se­gun­do lu­gar, es muy sa­lu­da­ble con­sul­tar fuen­tes di­fe­ren­tes y sa­lir de la bur­bu­ja au­to­com­pla­cien­te.

Qui­zás no nos es­ca­pa­re­mos del to­do, pe­ro se­gu­ro que así no se­rá tan fá­cil caer en la ma­ni­pu­la­ción. Y fi­nal­men­te, ac­tuar, ca­na­li­zan­do la ra­zón y la emo­ción ha­cia la crea­ti­vi­dad, el hu­mor y la ima­gi­na­ción. Por­que si que­re­mos trans­for­mar si­tua­cio­nes que no nos gus­tan, no po­de­mos de­jar­las en ma­nos de los que sa­ben in­fluir en nues­tras emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.