Las in­ter­pre­ta­cio­nes

So­bre los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes an­da­lu­zas y el de­seo de al­ter­nan­cia en el po­der

Córdoba - - Opinión - Ca­sa­ño * * Es­cri­tor

Pa­ra re­fle­xio­nar, sin el me­nor fa­na­tis­mo y la ma­yor ob­je­ti­vi­dad, so­bre la si­tua­ción política an­da­lu­za, es ne­ce­sa­rio co­men­zar re­cor­dan­do los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. El PSOE vol­vió a ga­nar con el 27,95% de los vo­tos y una pér­di­da de 14 es­ca­ños. El PP si­guió sien­do la se­gun­da fuer­za y ob­tu­vo el 20,73% de los vo­tos con una dis­mi­nu­ción de 7 es­ca­ños. Ciu­da­da­nos, ter­cer par­ti­do más vo­ta­do, lo­gró el 18,27% de los su­fra­gios, ga­nan­do 12 es­ca­ños. Las ci­fras de la abs­ten­ción, su­ma­das a los vo­tos en blan­co, se dis­pa­ra­ron, co­mo nun­ca ha­bía su­ce­di­do an­tes, has­ta el 42,90%.

Co­mo vie­ne sien­do cos­tum­bre, la mis­ma no­che de los co­mi­cios, ape­nas con­clui­do el es­cru­ti­nio, los par­ti­dos se lan­za­ron a in­ter­pre­tar la vo­lun­tad de los vo­tan­tes, con­ci­bien­do y ex­pre­san­do su sig­ni­fi­ca­do de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar e in­tere­sa­da.

La pri­me­ra reac­ción de quie­nes con­tem­pla­ban la po­si­bi­li­dad de pre­si­dir la re­gión, fue que la so­be­ra­nía po­pu­lar ha­bía vo­ta­do el cam­bio de go­bierno. Un de­seo de al­ter­nan­cia que, en sa­na teo­ría de­mo­crá­ti­ca, es un acier­to, aun­que, en la prác­ti­ca, nin­gún da­to ava­la­se la in­ter­pre­ta­ción --a nues­tro en­ten­der in­co­rrec­ta--, de que los vo­tan­tes que­rían que la Jun­ta es­tu­vie­se pre­si­di­da por el par­ti­do que ha­bía per­di­do la frio­le­ra de 7 es­ca­ños y que ne­ce­si­ta­ría los vo­tos de la ex­tre­ma de­re­cha. Esos ul­tras que lle­va­ban uni­dos, ca­si hi­pos­tá­ti­ca­men­te, al con­ser­va­du­ris­mo, tan­tos años co­mo los so­cia­lis­tas go­ber­nan­do An­da­lu­cía.

Otra in­ter­pre­ta­ción de la vo­lun­tad de los an­da­lu­ces, que es­ti­ma­mos más ra­zo­na­ble, era que los elec­to­res ha­bían cas­ti­ga­do drás­ti­ca­men­te a los par­ti­dos de la Gür­tel y los ERE y, en bue­na ló­gi­ca, ni el PSOE de­be­ría se­guir go­ber­nan­do ni el PP sus­ti­tu­yén­do­lo, por­que eran cau­san­tes de dos co­rrup­cio­nes de­sigua­les en su con­te­ni­do pe­ro idén­ti­cas en el da­ño al sis­te­ma. Idea

«Otra in­ter­pre­ta­ción era que los elec­to­res ha­bían cas­ti­ga­do a los par­ti­dos de la Gür­tel y los ERE, idea que co­lo­ca­ba en el me­jor po­si­cio­na­mien­to a Cs»

que co­lo­ca­ba en el me­jor po­si­cio­na­mien­to a Ciu­da­da­nos, for­ma­ción ga­na­do­ra de 12 es­ca­ños, que alar­deó siem­pre de ser in­to­le­ran­te con la co­rrup­ción, no co­mul­gar con la ul­tra­de­re­cha que re­sur­ge en la Unión Eu­ro­pea y, mu­cho me­nos, aliar­se con ella pa­ra for­mar una de­re­cha tri­lli­za que es re­pu­dia­da, co­mo se ha sa­bi­do, has­ta por los com­pa­ñe­ros eu­ro­peos de Cs, los cua­les le han re­cor­da­do, a la vis­ta de su con­duc­ta an­da­lu­za, que el fran­cés Sar­kozy, an­tes de re­ci­bir el apo­yo que le ofre­cía Le Pen, pre­fi­rió que go­ber­na­se Ho­llan­de.

Tam­bién pue­den in­ter­pre­tar­se los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les an­da­lu­ces co­mo el de­seo de que con­clu­yan las pu­ña­la­das tra­pe­ras que desem­bo­can en la pa­lin­ge­ne­sia de las dos Es­pa­ñas, la dia­léc­ti­ca de la con­fron­ta­ción sis­te­má­ti­ca y esa ma­ne­ra de ha­cer política en la que el rui­do es más que las nue­ces. Pa­ra eso, los par­ti­dos me­nos ex­tre­mo­sos de­be­rían con­cer­tar­se, co­mo aca­ban de ha­cer en la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Ale­ma­na los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos y los so­cial­de­mó­cra­tas.

Pe­ro, qui­zás la in­ter­pre­ta­ción más evi­den­te y exac­ta de lo su­ce­di­do, la ten­ga­mos en el he­cho de que la abs­ten­ción y el vo­to en blan­co han al­can­za­do un preo­cu­pan­te 42,9%. Ci­fra que re­fle­ja el har­taz­go que pa­de­ce la ciu­da­da­nía por ha­ber­le he­cho vi­vir en la men­ti­ra me­tó­di­ca y los re­cor­tes em­po­bre­ce­do­res.

Por­que ca­da vez la ca­li­dad de los re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos es más de­fi­cien­te. Por las bron­cas cons­tan­tes mien­tras nos con­si­de­ran el pi­to del se­reno. Por la abun­dan­cia --aun­que no to­dos lo sean--, de tre­pa­do­res que con­ci­ben el queha­cer po­lí­ti­co co­mo una cu­ca­ña... Abs­ten­ción que se­gui­rá en au­men­to si con­ti­núan to­mán­do­le el pe­lo a la bue­na gen­te cri­ti­can­do, por ejem­plo, que el país está go­ber­na­do por un con­glo­me­ra­do de per­de­do­res, mien­tras in­ten­tan ha­cer, exac­ta­men­te lo mis­mo, en An­da­lu­cía; o ins­ta­la­dos en el ci­nis­mo que su­po­ne ha­ber re­pe­ti­do a dia­rio que el go­bierno de la lis­ta más vo­ta­da es un prin­ci­pio in­elu­di­ble de su idea­rio y, an­tes de que can­te el ga­llo de la co­di­cia, com­por­tar­se co­mo Grou­cho Marx, cuan­do ase­gu­ra­ba que, si al in­ter­lo­cu­tor no le gus­ta­ban sus prin­ci­pios, te­nía otros de re­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.