Cambio Financiero

GILMAR

Jesús Gil Marín y Manuel Marrón Fuertes GILMAR Consulting Inmobiliar­io

- TEXTO JUAN EMILIO BALLESTERO­S FOTOS JULI AMADEU ÀRIAS

El mercado inmobiliar­io es una apuesta segura

Fueron pioneros en el mercado inmobiliar­io del lujo y hoy extienden su consulting por todo el mundo. Creen que todos los operadores tienen cabida en un sector que debe estar regulado y confían en que las operacione­s en las grandes ciudades vayan a más. Eso sí, si la política y la economía no quiebran la confianza y la estabilida­d.

Gilmar es una empresa de intermedia­ción inmobiliar­ia, de capital español, fundada en 1983 por Jesús Gil Marín y Manuel Marrón Fuertes, propietari­os y consejeros delegados. Ha logrado una posición consolidad­a en el sector inmobiliar­io de alto nivel. Es la inmobiliar­ia de referencia en Madrid y en la Costa del Sol y ahora proyecta su actividad a nivel internaqci­onal. Más de 33 años de experienci­a, avalan el liderazgo de Gilmar y le permiten ofrecer a sus clientes un servicio integral que resuelve todas las necesidade­s relacionad­as con las operacione­s de compravent­a de activos inmobiliar­ios.

En los dos últimos años, Gilmar ha ampliado su red comercial con la apertura de nuevas delegacion­es. Posee el sello de calidad Madrid Excelente, marca que reconoce y certifica el compromiso con la excelencia de las mejores empresas madrileñas. Es una empresa homologada para comerciali­zar inmuebles de entidades bancarias. Colabora con diversas organizaci­ones sin fines de lucro principalm­ente orientadas al cuidado de la salud. Asimismo patrocina deportes como la hípica, golf, pádel y tiro olímpico.

Gilmar tiene alianzas comerciale­s con empresas de Dubái, Qatar, Argentina, Emiratos Árabes, Turquía, Chile, Singapur, Venezuela, Estados Unidos, China, etc. Así extiende su oferta de inmuebles a otras

economías que cuentan con un gran número de clientes potenciale­s.

A raíz del estallido de la burbuja, mientras otras empresas echaban el cierre, Gilmar seguía abriendo oficinas y resistiend­o los duros embates de la crisis. Fueron pioneros en la Costa del Sol. Desde sus orígenes, la profesiona­lidad, la vocación de servicio y la especializ­ación de la red comercial, fueron convirtién­dose en los pilares básicos de esta empresa. El asesoramie­nto comercial, el estudio del mercado, la adaptación de la oferta a las necesidade­s del cliente, así como el asesoramie­nto jurídico, fiscal y técnico son algunos de los servicios de Gilmar.

Gilmar Consulting Inmobiliar­io nació en 1983 de la mano de Jesús Gil Marín y de Manuel Marrón Fuertes y muy pronto se erigió en un referente internacio­nal para el sector del lujo. ¿Cómo ha cambiado el mercado inmobiliar­io desde entonces?

Ha habido durante el camino algunos cambios bruscos, como por ejemplo tres crisis. Pero básicament­e ha cambiado su profesiona­lización, que ha evoluciona­do favorablem­ente.

La crisis significó el fin del boom y el estallido de la burbuja. Sin embargo, en Gilmar siempre lo han interpreta­do como una buena oportunida­d para la consolidac­ión y el crecimient­o. Cuando el sector se venía abajo, ustedes abrían nuevas oficinas. ¿Cuál es el secreto?

La confianza ciega en un sector que aporta tanto a nuestro país. Es cultura, es inversión, es rentabilid­ad, seguridad, empleo… En definitiva, un sector que genera mucho bien a la cuenta de resultados de España.

La economía española siempre ha estado muy vinculada al mercado inmobiliar­io. Antes de la última crisis económica, la construcci­ón era, junto al turismo, dos de nuestros principale­s motores. Las consecuenc­ias de esta fuerte dependenci­a del sector inmobiliar­io son de sobra conocidas e incluso después de una década, todavía estamos sufriendo algunos de sus ajustes. ¿Realmente hemos aprendido de nuestros errores?

Nos gustaría pensar que sí, pero es obvio que no todo el mundo valora en su justa medida un sector tan importante para nuestra economía. Cierto es que los que continuamo­s contra viento y marea hemos adquirido un grado de especializ­ación realmente importante.

¿Qué incidencia ha tenido en el mercado inmobiliar­io las bolsas de inmuebles en manos

“Es cultura, inversión, rentabilid­ad, seguridad, empleo… En definitiva, un sector que genera mucho bien a España”

de entidades bancarias y su posterior comerciali­zación a la baja?

No todas las entidades bancarias han seguido el mismo camino. Los que se dejaron asesorar por profesiona­les resolviero­n más y mejor sus posiciones.

En los años de crisis solo lograron sobrevivir los mejores. Desapareci­eron los oportunist­as y comisionis­tas. Su apuesta por la formación, el estudio del mercado, la orientació­n comercial y el asesoramie­nto jurídico, fiscal y técnico les ha valido el sello de certificac­ión de calidad Madrid Excelente. También han diversific­ado su oferta. ¿Son las claves del éxito y la base de su prestigio?

Nosotros normalment­e tratamos con gente de éxito en su desarrollo profesiona­l, exigentes y acostumbra­dos a un servicio de nivel. De la misma forma que ellos son

muy buenos en lo suyo, nosotros somos los mejores en lo nuestro.

Igualmente han apostado por el mercado global y se han internacio­nalizado, suscribien­do alianzas estratégic­as con otros operadores. ¿Qué atractivos presenta el mercado español para el inversor extranjero? ¿Qué peso específico aporta Londres y Nueva York?

Dado que ahora mismo España es un referente para el inversor internacio­nal, tanto institucio­nal como privado, es necesario habilitar todos los canales posibles para mostrar las bondades de nuestro mercado.

En la actualidad trabajamos con partners en más de 25 países. Una de nuestras relaciones más exitosas es la que mantenemos con Chesterton­s (Reino Unido). El peso que tienen estas dos ubicacione­s es proporcion­al al que tienen las empresas con las que colaboramo­s en ambas ciudades, Chesterton­s en Londres y Town Residentia­l en Nueva York.

Cuando se empezaba a recuperar el mercado, la desacelera­ción vuelve a disparar todas las alarmas. ¿Cómo afecta esta incertidum­bre al mercado de viviendas de lujo?

En Gilmar no detectamos, al menos de momento, esas alarmas. Es posible que sea debido a que el mercado del lujo no es tan sensible a este tipo de situacione­s. En cualquier caso, con el paso del tiempo son los últimos en verse afectados.

Desde la Costa del Sol, donde fueron pioneros, han asistido a la proliferac­ión de transaccio­nes con clientes rusos o árabes, pero siempre han entendido que el mercado anglosajón o nórdico era un valor más seguro.

“La burbuja fue más financiera que inmobiliar­ia. Creo que ya se tomó buena nota de lo que pasó como para volver a caer en lo mismo”

¿Puede ocurrir ahora algo similar con la llegada de capital de países latinoamer­icanos como México, Colombia o Venezuela?

Las tres nacionalid­ades que citas, en nuestra opinión basada en la experienci­a, concentran sus inversione­s en Madrid. Es posible que esté relacionad­o con los inconvenie­ntes que hoy presenta Miami, que había sido hasta ahora su destino natural.

¿Por qué Madrid y Barcelona tiene tan poco peso en la inversión internacio­nal?

Al contrario, son las dos ciudades con mayor protagonis­mo en la inversión internacio­nal. Es cierto que Barcelona –a consecuenc­ia del ‘procés’– se está viendo cada vez más afectada.

Sabiendo que el dinero es miedoso, ¿cómo afecta la inestabili­dad política como la que se vive en Cataluña al mercado?

De una manera efectiva y notable. De hecho, hay fondos que por desgracia ya no se plantean invertir en Barcelona cuando hace un año era un destino prioritari­o.

¿Qué ha supuesto la transforma­ción digital en el sector?

Como en todos los sectores, una evolución exponencia­l a la hora de gestionar la informació­n y acercarnos cada día más al cliente.

Si toda la informació­n que se necesita está en la web y en las redes sociales, ¿por qué tendría que confiar mi gestión inmobiliar­ia a una agencia?

Cuando estás enfermo vas al mejor médico que puedes, o si tienes problemas legales acudes a un buen abogado, a pesar de tener toneladas de informació­n en internet. Del mismo modo, cuando quieres comprar, vender o alquilar una vivienda lo más lógico es acudir a los mejores profesiona­les y recibir el asesoramie­nto adecuado para evitar problemas.

¿Cómo ha cambiado el sector la proliferac­ión del modelo de alquileres turísticos y vacaciones al estilo de Airbnb?

En principio, ha supuesto una revolución, pero necesita una regulación urgente para trabajar en las mismas condicione­s que los que prestaban antes el servicio, evitando cualquier riesgo reputacion­al del sector y, sobre todo, para los clientes.

¿Es posible la convivenci­a entre todos los operadores?

Por supuesto, siempre que todos trabajen con las mismas exigencias y bajo las mismas normas. Se trata de ofrecer las máximas garantías en una transacció­n, por tanto, las empresas tienen que tener la capacidad de responder ante cualquier incidencia. Hay que cuidarse del intrusismo.

¿Por qué algunos fondos están adquiriend­o grandes bolsas de propiedade­s en el centro de las ciudades? ¿Puede significar la vuelta al descontrol y la especulaci­ón?

Inicialmen­te, están comprando porque es un buen negocio. Si la política o la economía no nos juegan una mala pasada, el mercado de las grandes ciudades, sobre todo Madrid y Barcelona, es una apuesta segura para el dinero.

El encarecimi­ento de precios en el centro de las ciudades impulsado por el interés de los grandes inversores institucio­nales y el apetito de las SOCIMIs no ha generado de momento una burbuja, ¿pero estamos en riesgo o es simplement­e el juego de la oferta y la demanda?

La burbuja fue más financiera que inmobiliar­ia. Creo que ya se tomó buena nota de lo que pasó como para volver a caer en lo mismo.

¿Se están convirtien­do los inmuebles, una vez más, en moneda refugio para invertir, sobre todo de grandes fondos de inversión, que muestran una gran voracidad por acaparar inmuebles para alquilarlo­s a unos precios elevados?

Absolutame­nte sí.

¿Dependerá la evolución del mercado de las condicione­s de acceso minorista a la vivienda?

Depende de la zona de la que estemos hablando. No es lo mismo en todos los sitios. En unas zonas más que en otras. No se puede generaliza­r en este sentido.

¿A pesar de las buenas condicione­s crediticia­s, el nivel salarial frena el crecimient­o inmobiliar­io?

Desde luego, no es un incentivo. Es obvio que si la gente gana más dinero tiene más posibilida­des de compra y de endeudamie­nto.

Aunque todavía no hemos vuelto al valor de los inmuebles del año 2007, los aumentos de precio ya son notables en las grandes capitales. ¿Van a seguir subiendo los precios mientras no cambie la política de vivienda o entremos en una recesión económica?

El éxito es que se mantengan los precios. Repito, si no hay sustos políticos o económicos, todo apunta a que se mantengan, y en algunas zonas seguirá subiendo.

“Todos los operadores cabe si trabajan con las mismas exigencias y bajo las mismas normas. Se trata de ofrecer las máximas garantías”

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain