GILMAR

Je­sús Gil Ma­rín y Ma­nuel Ma­rrón Fuer­tes GILMAR Con­sul­ting In­mo­bi­lia­rio

Cambio Financiero - - Sumario - TEX­TO JUAN EMI­LIO BA­LLES­TE­ROS FO­TOS JU­LI AMADEU ÀRIAS

El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es una apues­ta se­gu­ra

Fue­ron pio­ne­ros en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio del lu­jo y hoy ex­tien­den su con­sul­ting por to­do el mun­do. Creen que to­dos los ope­ra­do­res tie­nen ca­bi­da en un sec­tor que de­be es­tar re­gu­la­do y con­fían en que las ope­ra­cio­nes en las gran­des ciu­da­des va­yan a más. Eso sí, si la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía no quie­bran la con­fian­za y la es­ta­bi­li­dad.

Gilmar es una em­pre­sa de in­ter­me­dia­ción in­mo­bi­lia­ria, de ca­pi­tal es­pa­ñol, fun­da­da en 1983 por Je­sús Gil Ma­rín y Ma­nuel Ma­rrón Fuer­tes, pro­pie­ta­rios y con­se­je­ros de­le­ga­dos. Ha lo­gra­do una po­si­ción con­so­li­da­da en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio de al­to ni­vel. Es la in­mo­bi­lia­ria de re­fe­ren­cia en Ma­drid y en la Cos­ta del Sol y aho­ra pro­yec­ta su ac­ti­vi­dad a ni­vel in­ter­naq­cio­nal. Más de 33 años de ex­pe­rien­cia, ava­lan el li­de­raz­go de Gilmar y le per­mi­ten ofre­cer a sus clien­tes un ser­vi­cio in­te­gral que re­suel­ve to­das las ne­ce­si­da­des re­la­cio­na­das con las ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios.

En los dos úl­ti­mos años, Gilmar ha am­plia­do su red co­mer­cial con la aper­tu­ra de nue­vas de­le­ga­cio­nes. Po­see el se­llo de ca­li­dad Ma­drid Ex­ce­len­te, mar­ca que re­co­no­ce y cer­ti­fi­ca el com­pro­mi­so con la ex­ce­len­cia de las me­jo­res em­pre­sas ma­dri­le­ñas. Es una em­pre­sa ho­mo­lo­ga­da pa­ra co­mer­cia­li­zar in­mue­bles de en­ti­da­des ban­ca­rias. Co­la­bo­ra con di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro prin­ci­pal­men­te orien­ta­das al cui­da­do de la sa­lud. Asi­mis­mo pa­tro­ci­na de­por­tes co­mo la hí­pi­ca, golf, pá­del y ti­ro olím­pi­co.

Gilmar tie­ne alian­zas co­mer­cia­les con em­pre­sas de Du­bái, Qa­tar, Ar­gen­ti­na, Emi­ra­tos Ára­bes, Tur­quía, Chi­le, Sin­ga­pur, Ve­ne­zue­la, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, etc. Así ex­tien­de su ofer­ta de in­mue­bles a otras

eco­no­mías que cuen­tan con un gran nú­me­ro de clien­tes po­ten­cia­les.

A raíz del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja, mien­tras otras em­pre­sas echa­ban el cie­rre, Gilmar se­guía abrien­do ofi­ci­nas y re­sis­tien­do los du­ros em­ba­tes de la cri­sis. Fue­ron pio­ne­ros en la Cos­ta del Sol. Des­de sus orí­ge­nes, la pro­fe­sio­na­li­dad, la vo­ca­ción de ser­vi­cio y la es­pe­cia­li­za­ción de la red co­mer­cial, fue­ron con­vir­tién­do­se en los pi­la­res bá­si­cos de es­ta em­pre­sa. El ase­so­ra­mien­to co­mer­cial, el es­tu­dio del mer­ca­do, la adap­ta­ción de la ofer­ta a las ne­ce­si­da­des del clien­te, así co­mo el ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co, fis­cal y téc­ni­co son al­gu­nos de los ser­vi­cios de Gilmar.

Gilmar Con­sul­ting In­mo­bi­lia­rio na­ció en 1983 de la mano de Je­sús Gil Ma­rín y de Ma­nuel Ma­rrón Fuer­tes y muy pron­to se eri­gió en un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal pa­ra el sec­tor del lu­jo. ¿Có­mo ha cam­bia­do el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio des­de en­ton­ces?

Ha ha­bi­do du­ran­te el ca­mino al­gu­nos cam­bios brus­cos, co­mo por ejem­plo tres cri­sis. Pe­ro bá­si­ca­men­te ha cam­bia­do su pro­fe­sio­na­li­za­ción, que ha evo­lu­cio­na­do fa­vo­ra­ble­men­te.

La cri­sis sig­ni­fi­có el fin del boom y el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja. Sin em­bar­go, en Gilmar siem­pre lo han in­ter­pre­ta­do co­mo una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra la con­so­li­da­ción y el cre­ci­mien­to. Cuan­do el sec­tor se ve­nía aba­jo, us­te­des abrían nue­vas ofi­ci­nas. ¿Cuál es el se­cre­to?

La con­fian­za cie­ga en un sec­tor que apor­ta tan­to a nues­tro país. Es cul­tu­ra, es in­ver­sión, es ren­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, em­pleo… En de­fi­ni­ti­va, un sec­tor que ge­ne­ra mu­cho bien a la cuen­ta de re­sul­ta­dos de Es­pa­ña.

La eco­no­mía es­pa­ño­la siem­pre ha es­ta­do muy vin­cu­la­da al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. An­tes de la úl­ti­ma cri­sis eco­nó­mi­ca, la cons­truc­ción era, jun­to al tu­ris­mo, dos de nues­tros prin­ci­pa­les mo­to­res. Las con­se­cuen­cias de es­ta fuer­te de­pen­den­cia del sec­tor in­mo­bi­lia­rio son de so­bra co­no­ci­das e in­clu­so des­pués de una dé­ca­da, to­da­vía es­ta­mos su­frien­do al­gu­nos de sus ajus­tes. ¿Real­men­te he­mos apren­di­do de nues­tros erro­res?

Nos gus­ta­ría pen­sar que sí, pe­ro es ob­vio que no to­do el mun­do va­lo­ra en su jus­ta me­di­da un sec­tor tan im­por­tan­te pa­ra nues­tra eco­no­mía. Cier­to es que los que con­ti­nua­mos con­tra vien­to y ma­rea he­mos ad­qui­ri­do un gra­do de es­pe­cia­li­za­ción real­men­te im­por­tan­te.

¿Qué in­ci­den­cia ha te­ni­do en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio las bol­sas de in­mue­bles en ma­nos

“Es cul­tu­ra, in­ver­sión, ren­ta­bi­li­dad, se­gu­ri­dad, em­pleo… En de­fi­ni­ti­va, un sec­tor que ge­ne­ra mu­cho bien a Es­pa­ña”

de en­ti­da­des ban­ca­rias y su pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción a la ba­ja?

No to­das las en­ti­da­des ban­ca­rias han se­gui­do el mis­mo ca­mino. Los que se de­ja­ron ase­so­rar por pro­fe­sio­na­les re­sol­vie­ron más y me­jor sus po­si­cio­nes.

En los años de cri­sis so­lo lo­gra­ron so­bre­vi­vir los me­jo­res. Des­apa­re­cie­ron los opor­tu­nis­tas y co­mi­sio­nis­tas. Su apues­ta por la for­ma­ción, el es­tu­dio del mer­ca­do, la orien­ta­ción co­mer­cial y el ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co, fis­cal y téc­ni­co les ha va­li­do el se­llo de cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad Ma­drid Ex­ce­len­te. Tam­bién han di­ver­si­fi­ca­do su ofer­ta. ¿Son las cla­ves del éxi­to y la ba­se de su pres­ti­gio?

No­so­tros nor­mal­men­te tra­ta­mos con gen­te de éxi­to en su de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal, exi­gen­tes y acos­tum­bra­dos a un ser­vi­cio de ni­vel. De la mis­ma for­ma que ellos son

muy bue­nos en lo su­yo, no­so­tros so­mos los me­jo­res en lo nues­tro.

Igual­men­te han apos­ta­do por el mer­ca­do glo­bal y se han in­ter­na­cio­na­li­za­do, sus­cri­bien­do alian­zas es­tra­té­gi­cas con otros ope­ra­do­res. ¿Qué atrac­ti­vos pre­sen­ta el mer­ca­do es­pa­ñol pa­ra el in­ver­sor ex­tran­je­ro? ¿Qué pe­so es­pe­cí­fi­co apor­ta Lon­dres y Nue­va York?

Da­do que aho­ra mis­mo Es­pa­ña es un re­fe­ren­te pa­ra el in­ver­sor in­ter­na­cio­nal, tan­to ins­ti­tu­cio­nal co­mo pri­va­do, es ne­ce­sa­rio ha­bi­li­tar to­dos los ca­na­les po­si­bles pa­ra mos­trar las bon­da­des de nues­tro mer­ca­do.

En la ac­tua­li­dad tra­ba­ja­mos con part­ners en más de 25 paí­ses. Una de nues­tras re­la­cio­nes más exi­to­sas es la que man­te­ne­mos con Ches­ter­tons (Reino Uni­do). El pe­so que tie­nen es­tas dos ubi­ca­cio­nes es pro­por­cio­nal al que tie­nen las em­pre­sas con las que co­la­bo­ra­mos en am­bas ciu­da­des, Ches­ter­tons en Lon­dres y Town Re­si­den­tial en Nue­va York.

Cuan­do se em­pe­za­ba a re­cu­pe­rar el mer­ca­do, la des­ace­le­ra­ción vuel­ve a dis­pa­rar to­das las alar­mas. ¿Có­mo afec­ta es­ta in­cer­ti­dum­bre al mer­ca­do de vi­vien­das de lu­jo?

En Gilmar no de­tec­ta­mos, al me­nos de mo­men­to, esas alar­mas. Es po­si­ble que sea de­bi­do a que el mer­ca­do del lu­jo no es tan sen­si­ble a es­te ti­po de si­tua­cio­nes. En cual­quier ca­so, con el pa­so del tiem­po son los úl­ti­mos en ver­se afec­ta­dos.

Des­de la Cos­ta del Sol, don­de fue­ron pio­ne­ros, han asis­ti­do a la pro­li­fe­ra­ción de tran­sac­cio­nes con clien­tes ru­sos o ára­bes, pe­ro siem­pre han en­ten­di­do que el mer­ca­do an­glo­sa­jón o nór­di­co era un va­lor más se­gu­ro.

“La bur­bu­ja fue más fi­nan­cie­ra que in­mo­bi­lia­ria. Creo que ya se to­mó bue­na no­ta de lo que pa­só co­mo pa­ra vol­ver a caer en lo mis­mo”

¿Pue­de ocu­rrir aho­ra al­go si­mi­lar con la lle­ga­da de ca­pi­tal de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo Mé­xi­co, Co­lom­bia o Ve­ne­zue­la?

Las tres na­cio­na­li­da­des que ci­tas, en nues­tra opi­nión ba­sa­da en la ex­pe­rien­cia, con­cen­tran sus in­ver­sio­nes en Ma­drid. Es po­si­ble que es­té re­la­cio­na­do con los in­con­ve­nien­tes que hoy pre­sen­ta Mia­mi, que ha­bía si­do has­ta aho­ra su des­tino na­tu­ral.

¿Por qué Ma­drid y Bar­ce­lo­na tie­ne tan po­co pe­so en la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal?

Al con­tra­rio, son las dos ciu­da­des con ma­yor pro­ta­go­nis­mo en la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal. Es cier­to que Bar­ce­lo­na –a con­se­cuen­cia del ‘pro­cés’– se es­tá vien­do ca­da vez más afec­ta­da.

Sa­bien­do que el di­ne­ro es mie­do­so, ¿có­mo afec­ta la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca co­mo la que se vi­ve en Ca­ta­lu­ña al mer­ca­do?

De una ma­ne­ra efec­ti­va y no­ta­ble. De he­cho, hay fon­dos que por des­gra­cia ya no se plan­tean in­ver­tir en Bar­ce­lo­na cuan­do ha­ce un año era un des­tino prio­ri­ta­rio.

¿Qué ha su­pues­to la trans­for­ma­ción di­gi­tal en el sec­tor?

Co­mo en to­dos los sec­to­res, una evo­lu­ción ex­po­nen­cial a la ho­ra de ges­tio­nar la in­for­ma­ción y acer­car­nos ca­da día más al clien­te.

Si to­da la in­for­ma­ción que se ne­ce­si­ta es­tá en la web y en las re­des so­cia­les, ¿por qué ten­dría que con­fiar mi ges­tión in­mo­bi­lia­ria a una agen­cia?

Cuan­do es­tás en­fer­mo vas al me­jor mé­di­co que pue­des, o si tie­nes pro­ble­mas le­ga­les acu­des a un buen abo­ga­do, a pe­sar de te­ner to­ne­la­das de in­for­ma­ción en in­ter­net. Del mis­mo mo­do, cuan­do quie­res com­prar, ven­der o al­qui­lar una vi­vien­da lo más ló­gi­co es acu­dir a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les y re­ci­bir el ase­so­ra­mien­to ade­cua­do pa­ra evi­tar pro­ble­mas.

¿Có­mo ha cam­bia­do el sec­tor la pro­li­fe­ra­ción del mo­de­lo de al­qui­le­res tu­rís­ti­cos y va­ca­cio­nes al es­ti­lo de Airbnb?

En prin­ci­pio, ha su­pues­to una re­vo­lu­ción, pe­ro ne­ce­si­ta una re­gu­la­ción ur­gen­te pa­ra tra­ba­jar en las mis­mas con­di­cio­nes que los que pres­ta­ban an­tes el ser­vi­cio, evi­tan­do cual­quier ries­go repu­tacio­nal del sec­tor y, so­bre to­do, pa­ra los clien­tes.

¿Es po­si­ble la con­vi­ven­cia en­tre to­dos los ope­ra­do­res?

Por su­pues­to, siem­pre que to­dos tra­ba­jen con las mis­mas exi­gen­cias y ba­jo las mis­mas nor­mas. Se tra­ta de ofre­cer las má­xi­mas ga­ran­tías en una transac­ción, por tan­to, las em­pre­sas tie­nen que te­ner la ca­pa­ci­dad de res­pon­der an­te cual­quier in­ci­den­cia. Hay que cui­dar­se del in­tru­sis­mo.

¿Por qué al­gu­nos fon­dos es­tán ad­qui­rien­do gran­des bol­sas de pro­pie­da­des en el cen­tro de las ciu­da­des? ¿Pue­de sig­ni­fi­car la vuel­ta al des­con­trol y la es­pe­cu­la­ción?

Ini­cial­men­te, es­tán com­pran­do por­que es un buen ne­go­cio. Si la po­lí­ti­ca o la eco­no­mía no nos jue­gan una ma­la pa­sa­da, el mer­ca­do de las gran­des ciu­da­des, so­bre to­do Ma­drid y Bar­ce­lo­na, es una apues­ta se­gu­ra pa­ra el di­ne­ro.

El en­ca­re­ci­mien­to de pre­cios en el cen­tro de las ciu­da­des im­pul­sa­do por el in­te­rés de los gran­des in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les y el ape­ti­to de las SOCIMIs no ha ge­ne­ra­do de mo­men­to una bur­bu­ja, ¿pe­ro es­ta­mos en ries­go o es sim­ple­men­te el jue­go de la ofer­ta y la de­man­da?

La bur­bu­ja fue más fi­nan­cie­ra que in­mo­bi­lia­ria. Creo que ya se to­mó bue­na no­ta de lo que pa­só co­mo pa­ra vol­ver a caer en lo mis­mo.

¿Se es­tán con­vir­tien­do los in­mue­bles, una vez más, en mo­ne­da re­fu­gio pa­ra in­ver­tir, so­bre to­do de gran­des fon­dos de in­ver­sión, que mues­tran una gran vo­ra­ci­dad por aca­pa­rar in­mue­bles pa­ra al­qui­lar­los a unos pre­cios ele­va­dos?

Ab­so­lu­ta­men­te sí.

¿De­pen­de­rá la evo­lu­ción del mer­ca­do de las con­di­cio­nes de ac­ce­so mi­no­ris­ta a la vi­vien­da?

De­pen­de de la zo­na de la que es­te­mos ha­blan­do. No es lo mis­mo en to­dos los si­tios. En unas zo­nas más que en otras. No se pue­de ge­ne­ra­li­zar en es­te sen­ti­do.

¿A pe­sar de las bue­nas con­di­cio­nes cre­di­ti­cias, el ni­vel sa­la­rial fre­na el cre­ci­mien­to in­mo­bi­lia­rio?

Des­de lue­go, no es un in­cen­ti­vo. Es ob­vio que si la gen­te ga­na más di­ne­ro tie­ne más po­si­bi­li­da­des de com­pra y de en­deu­da­mien­to.

Aun­que to­da­vía no he­mos vuel­to al va­lor de los in­mue­bles del año 2007, los au­men­tos de pre­cio ya son no­ta­bles en las gran­des ca­pi­ta­les. ¿Van a se­guir su­bien­do los pre­cios mien­tras no cam­bie la po­lí­ti­ca de vi­vien­da o en­tre­mos en una re­ce­sión eco­nó­mi­ca?

El éxi­to es que se man­ten­gan los pre­cios. Re­pi­to, si no hay sus­tos po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos, to­do apun­ta a que se man­ten­gan, y en al­gu­nas zo­nas se­gui­rá su­bien­do.

“To­dos los ope­ra­do­res ca­be si tra­ba­jan con las mis­mas exi­gen­cias y ba­jo las mis­mas nor­mas. Se tra­ta de ofre­cer las má­xi­mas ga­ran­tías”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.