La re­vo­lu­ción de la ban­ca

Cambio Financiero - - Portada - JO­SÉ RA­MÓN SÁN­CHEZ-GA­LÁN

Des­de la cri­sis de 2007, el sec­tor ban­ca­rio no ha pa­ra­do de trans­for­mar­se re­es­truc­tu­ran­do sus fun­da­men­tos con pro­ce­sos nun­ca vis­tos. Bá­si­ca­men­te el pro­ce­so de re­con­ver­sión se lle­vó a ca­bo (al mar­gen del sa­nea­mien­to de ba­lan­ces), me­dian­te re­duc­cio­nes de ta­ma­ño y per­so­nal o a tra­vés de mo­vi­mien­tos cor­po­ra­ti­vos de con­cen­tra­ción, des­ta­can­do las fu­sio­nes res­pal­da­das por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

El sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol se ha des­ta­ca­do por cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des que de­be­rían ha­ber su­pues­to un pro­ce­so de re­es­truc­tu­ra­ción pro­pio, al mar­gen de la cri­sis de 2007, de­to­nan­te cla­ro de la ace­le­ra­ción de un sis­te­ma que ne­ce­si­ta­ba una re­vo­lu­ción de fon­do da­da su con­di­ción sub­ya­cen­te ca­rac­te­rís­ti­ca: una ban­ca fun­da­men­tal­men­te orien­ta­da a los par­ti­cu­la­res, do­ta­da de un sis­te­ma mix­to de en­ti­da­des, unas pu­ra­men­te ban­ca­rias y otras que, en su con­di­ción de ne­go­cio ban­ca­rio, eran con­si­de­ra­das co­mo ta­les. Las pri­me­ras, So­cie­da­des Anó­ni­mas (los ban­cos en sí), las se­gun­das con la con­di­ción de en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro fuer­te­men­te re­gio­na­li­za­das, seg­men­ta­das geo­grá­fi­ca­men­te y po­li­ti­za­das (las Ca­jas de Aho­rros). El pa­so del tiem­po lle­vó a un cam­bio en la orien­ta­ción del ne­go­cio así co­mo a una am­plia­ción de la co­ber­tu­ra del mer­ca­do.

Es­to im­pli­ca­ba dos fac­to­res bá­si­cos: en pri­mer lu­gar la bús­que­da de otras al­ter­na­ti­vas de ne­go­cio da­da la sa­tu­ra­ción y el pun­to de ma­du­rez del ne­go­cio “tra­di­cio­nal” (cap­tar li­qui­dez pa­ra dis­tri­buir­la en for­ma de prés­ta­mos); es lo que se de­no­mi­nó de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da la téc­ni­ca de “ori­gi­nar pa­ra dis­tri­buir”, es de­cir “em­pa­que­tar” los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros or­to­do­xos en otros más com­ple­jos pa­ra su pos­te­rior ven­ta, que re­ci­bían el tér­mino ge­né­ri­co de pro­duc­tos es­truc­tu­ra­dos de in­ver­sión (por su tra­duc­ción del in­glés “Struc­tu­red In­vest­ment Vehi­cle” o SIV). La for­ma­ción de los ofe­ren­tes, la so­fis­ti­ca­ción de los pro­duc­tos y la in­di­vi­dua­li­za­ción de los par­ti­cu­la­res ya es­ta­ba en mar­cha.

En se­gun­do tér­mino, las en­ti­da­des te­nían que mo­di­fi­car sus in­fra­es­truc­tu­ras. Un ma­yor acer­ca­mien­to al clien­te com­bi­na­do con una mo­di­fi­ca­ción pro­duc­ti­va en un en­torno ca­da vez más glo­ba­li­za­do, exi­gía en­ti­da­des más fuer­te­men­te cohe­sio­na­das. Las en­ti­da­des de me­nor ta­ma­ño ape­nas si te­nían ca­bi­da an­te lo que se ave­ci­na­ba: com­pe­ten­cias más es­tric­tas con re­qui­si­tos com­ba­ti­vos más po­ten­tes; el pro­ce­so de fu­sio­nes y acer­ca­mien­tos se en­con­tra­ba pues en sus pri­me­ros es­ta­dios.

De es­ta ma­ne­ra, el sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol avan­za­ba a buen rit­mo y, pre­vio a 2007, se en­con­tra­ba en una po­si­ción có­mo­da con ín­di­ces de ren­ta­bi­li­dad y ges­tio­nes de ries­go de cré­di­to (ele­men­to es­te muy im­por­tan­te pa­ra la con­fian­za de los mer­ca­dos), con­si­de­ra­dos en­tre los me­jo­res de Eu­ro­pa.

Pe­ro sub­ya­cían tres cues­tio­nes de fon­do que, pos­te­rior­men­te, aflo­ra­ron por la cri­sis:

1) La mo­ne­da úni­ca per­mi­tió un ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les sal­van­do los an­te­rio­res cos­tes cam­bia­rios y el tiem­po de transac­ción. Por ello, es­ta “ex­tran­je­ri­za­ción” de la ac­ti­vi­dad na­cio­nal su­peró a la do­més­ti­ca con el sub­si­guien­te au­men­to del ries­go en áreas fi­nan­cie­ra­men­te más avan­za­das que dis­mi­nuían el coe­fi­cien­te de aver­sión al ries­go de los re­si­den­tes, en fa­vor de los no re­si­den­tes. La ban­ca se “obli­ga­ba” a cap­tar fon­dos con op­cio­nes más arries­ga­das cau­sa­das por la ne­ce­si­dad de au­men­tar cuo­ta de mer­ca­do… pre­ci­sa­men­te en mer­ca­dos que re­que­rían de un ma­yor es­fuer­zo de es­pe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va.

2) Uni­do a lo an­te­rior, más ne­ce­si­dad de pa­si­vo (la cap­ta­ción de fon­dos es un pa­si­vo pa­ra un ban­co y un ac­ti­vo pa­ra el in­ver­sor…), el pro­gre­si­vo au­men­to de la ofer­ta y de­man­da pro­ce­den­te del sec­tor in­mo­bi­lia­rio al­te­ran­do uno de los tér­mi­nos de la ecua­ción ya co­men­ta­da: la ges­tión del ries­go que que­bra­ba la es­ta­bi­li­dad del sec­tor. Se ini­cia, pues, una vía de de­te­rio­ro ban­ca­rio len­to, pe­ro inexo­ra­ble. La toxicidad úl­ti­ma de los pro­duc­tos ofer­ta­dos li­ga­dos al sec­tor in­mo­bi­lia­rio (que ca­ló muy fuer­te­men­te en las en­ti­da­des con una gran po­pu­la­ri­dad y pro­fu­sión), in­fluía muy ne­ga­ti­va­men­te en los ba­lan­ces pro­vo­can­do agu­je­ros de li­qui­dez que, co­mo se com­pro­bó más tar­de, lle­vó a la quie­bra de al­gu­nas en­ti­da­des. Y, lo que es más im­por­tan­te, a la des­apa­ri­ción de las en­ti­da­des más tra­di­cio­na­les del sec­tor. Un da­to: en 2010, cuan­do se ini­ció el pro­ce­so de con­cen­tra­ción, pa­sa­ron de 47 las Ca­jas de Aho­rros de 2005 a so­lo 34, me­dian­te la crea­ción de sie­te nue­vas ca­jas y dos in­ter­ve­ni­das, Ca­ja Cas­ti­lla-La Man­cha (CCM) y Ca­jaSur. To­das ellas pa­sa­rían des­pués a crear­se en ban­cos. Aho­ra so­lo que­dan en pie dos ca­jas de aho­rro: Cai­xa On­tin­yent y Cai­xa Po­lle­nça.

3) En un pro­ce­so de cre­ci­mien­to es ra­zo­na­ble un au­men­to pa­ra­le­lo de la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da que se tra­du­ce en un ma­yor nú­me­ro de su­cur­sa­les y em­plea­dos. Sin em­bar­go, cuan­do es ne­ce­sa­rio en­fren­tar­se a una cri­sis, el ta­ma­ño in­terno de la en­ti­dad es una ré­mo­ra tan­to en car­gas fi­nan­cie­ras co­mo en ges­tión de las ac­ti­vi­da­des. Y la ban­ca es­pa­ño­la se con­ta­ba en­tre las más di­men­sio­na­das del en­torno eu­ro­peo. ¿Con­clu­sión? Cor­tes drás­ti­cos tan­to en el per­so­nal co­mo en los in­mo­vi­li­za­dos, de­bi­li­tan­do po­si­bi­li­da­des de­fen­si­vas an­te lo que su­ce­dió des­pués y abrien­do vía pa­ra con­so­li­da­cio­nes sec­to­ria­les.

Ac­tual­men­te, aun­que el nú­me­ro de ban­cos se ha re­du­ci­do en 2.275 des­de la cri­sis, aún per­vi­ven más de 6.000 en­ti­da­des. No obs­tan­te, las pers­pec­ti­vas se mues­tran a fa­vor de una re­duc­ción drás­ti­ca de ese nú­me­ro por la ne­ce­si­dad de ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos en efi­cien­cia y ren­ta­bi­li­dad, con­for­me a lo que res­pal­dan las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes, or­ga­nis­mos y ex­per­tos eu­ro­peos; al fren­te, la co­no­ci­da co­mo la “Tría­da Eu­ro­pea”, es­to es, la for­ma­da por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

¿A fa­vor?

1) La ba­ja ren­ta­bi­li­dad de la ban­ca, en torno al 6.7% fren­te a un cos­te de ca­pi­tal del 10%. Es­to obs­ta­cu­li­za la po­si­bi­li­dad de ofre­cer atrac­ti­vos di­vi­den­dos a sus in­ver­so­res de­bi­do a la to­da­vía exis­ten­cia de toxicidad de al­gu­nos de sus ac­ti­vos, pa­ra­dó­ji­ca­men­te con­si­de­ra­dos li­bres de ries­go.

2) La ne­ce­si­dad de ob­te­ner ma­yo­res re­tor­nos en pro­duc­tos fi­nan­cie­ros; un ejem­plo: en Eu­ro­pa hay 43 fon­dos y su co­ber­tu­ra os­ci­la en­tre el 0,14% y el 3,16% de los de­pó­si­tos. Sin em­bar­go, ello po­dría en­tra­ñar ries­gos de­bi­do a la ne­ce­si­dad de ofre­cer al­ter­na­ti­vas que re­sul­ta­rían me­nos atrac­ti­vas pa­ra los in­ver­so­res, que pre­fie­ren la co­mo­di­dad de sus aho­rros a op­cio­nes me­nos co­no­ci­das.

3) Es ne­ce­sa­rio agi­li­zar y fle­xi­bi­li­zar las fu­sio­nes in­ter­na­cio­na­les ya que la ban­ca eu­ro­pea ca­re­ce de la di­men­sión com­pe­ti­ti­va en es­te ám­bi­to, de­bi­do a que ado­le­ce del ta­ma­ño de las en­ti­da­des es­ta­dou­ni­den­ses o chi­nas y del ca­rác­ter trans­na­cio­nal de em­pre­sas co­mo Goo­gle, Ama­zon, Fa­ce­book o Ap­ple.

4) Los prin­ci­pa­les ban­cos es­tán per­dien­do pe­so e im­por­tan­cia en sus res­pec­ti­vos paí­ses. Un ca­so es el pa­ra­dig­má­ti­co Com­merz­bank, que de­ja­rá en bre­ve de for­mar par­te del DAX 30, el prin­ci­pal ín­di­ce ger­mano, por ba­ja ca­pi­ta­li­za­ción y se es­pe­cu­la una me­ga­fu­sión con otro gi­gan­te del país, el Deuts­che Bank; o la pre­ten­di­da unión de Uni­cre­dit, el pri­mer ban­co ita­liano, con otro gran­de, So­cié­té Gé­né­ra­le, BBVA o ABN Am­ro, que son las al­ter­na­ti­vas que se es­tán ba­ra­jan­do.

5) Con­tro­lar la ac­ti­vi­dad de ban­cos sis­té­mi­cos, es de­cir, aque­llos que tie­nen ca­pa­ci­dad de des­es­ta­bi­li­zar su mer­ca­do do­més­ti­co o in­clu­so el in­ter­na­cio­nal en ca­so de quie­bra. El ca­so más re­le­van­te, Leh­man Brot­hers. En Es­pa­ña, San­tan­der o BBVA son con­si­de­ra­dos, por tan­to, sis­té­mi­cos.

¿En con­tra?

El prin­ci­pal ar­gu­men­to des­ta­ca que to­da­vía no es­tá con­so­li­da­da la im­plan­ta­ción ho­mo­gé­nea de Ba­si­lea III y la crea­ción del Fon­do Úni­co de Ga­ran­tía, am­bos ele­men­tos de re­le­van­cia pa­ra el de­sa­rro­llo del sec­tor en su to­ta­li­dad. En cuan­to a lo pri­me­ro, el obli­ga­do cum­pli­men­to de los re­qui­si­tos de cálcu­lo de los ac­ti­vos pon­de­ra­dos por ries­go (o APR) pa­ra su res­pal­do en ca­so de quie­bra afec­ta­ban de­sigual­men­te al sec­tor en su con­jun­to, am­plian­do la bre­cha en­tre los per­ju­di­ca­dos y be­ne­fi­cia­dos por es­ta me­di­da, en es­pe­cial a Es­pa­ña. Por ejem­plo, no se con­ta­bi­li­za­ban ac­ti­vos co­mo la deu­da pú­bli­ca AAA que se con­si­de­ra­ba un ries­go acep­ta­ble y, por tan­to, no se exi­gía ca­pi­tal por ello, o una pri­me­ra hi­po­te­ca re­si­den­cial con ba­jo loan to va­lue (can­ti­dad pres­ta­da en re­la­ción al va­lor del in­mue­ble; es­te se uti­li­za co­mo ga­ran­tía), era te­ni­da co­mo más se­gu­ra que un prés­ta­mo per­so­nal.

Ba­si­lea III im­pli­có pa­ra la ban­ca es­pa­ño­la la res­tric­ción pa­ra abo­nar di­vi­den­dos, re­com­prar ac­cio­nes o in­clu­so el im­pa­go de bo­nus a la cú­pu­la di­rec­ti­va. Al pa­re­cer ya es­tá en mar­cha lo que se po­dría de­no­mi­nar co­mo “Ba­si­lea IV”, fle­xi­bi­li­zan­do re­qui­si­tos y tra­tan­do de acer­car cri­te­rios más ge­ne­ra­lis­tas.

FON­DO ÚNI­CO DE GA­RAN­TÍA DE DE­PÓ­SI­TOS

El Fon­do Úni­co de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos (co­no­ci­do por sus si­glas en in­glés EDIS, “Eu­ro­pean De­po­sit In­su­ran­ce Sche­me”), por su par­te, se en­cuen­tra aho­ra en una di­fí­cil te­si­tu­ra ya que no to­dos los Es­ta­dos es­tán a fa­vor de su pri­ma­cía en la agen­da fi­nan­cie­ra eu­ro­pea. Se con­si­de­ran an­tes otros pun­tos de re­le­van­cia co­mo el per­fec­cio­na­mien­to de la Unión Ban­ca­ria, la me­jo­ra del Su­per­vi­sor Úni­co o, in­clu­so, la im­ple­men­ta­ción de un re­for­za­mien­to del Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE, en in­glés Eu­ro­pean Sta­bi­lity Me­cha­nism, ESM).

No obs­tan­te, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo in­sis­te en la ne­ce­si­dad de se­guir ade­lan­te con el EDIS. Con­for­me a sus úl­ti­mos cálcu­los, un fon­do de se­gu­ro de de­pó­si­tos com­ple­ta­men­te fi­nan­cia­do con con­tri­bu­cio­nes an­tes de una cri­sis del 0,8% de los de­pó­si­tos cu­bier­tos (38.000 mi­llo­nes se­gún el es­tu­dio), se­ría su­fi­cien­te pa­ra cu­brir la de­man­da de efec­ti­vo, in­clu­so en

Las con­se­cuen­cias fi­nan­cie­ras se an­to­jan cla­ras, pe­ro ¿y las so­cia­les? Ha­brá ma­yor des­em­pleo, me­nor per­so­na­li­za­ción de la clien­te­la con un des­cen­so de la pro­xi­mi­dad de la en­ti­dad a sus usua­rios y la im­po­si­ción de la es­tra­te­gia co­mer­cial de la nue­va en­ti­dad re­sul­tan­te de la fu­sión

ca­so de pér­di­das hi­po­té­ti­cas mu­cho más al­tas que las ex­pe­ri­men­ta­das du­ran­te la úl­ti­ma cri­sis (2007-2009).

Di­cho pro­yec­to (re­cor­de­mos que to­da­vía no se ha in­clui­do en los pla­nes de Unión Ban­ca­ria) lle­va­ría a pro­te­ger los de­pó­si­tos de has­ta 100.000 eu­ros en cual­quier ban­co de la zo­na eu­ro a tra­vés de un fon­do fi­nan­cia­do por la ban­ca y res­pal­da­do por sus go­bier­nos.

Y es una lás­ti­ma, pues­to que es­te fon­do de 38.000 mi­llo­nes no se ago­ta­ría ni aun­que el 10% de los ban­cos con ma­yor ries­go de la zo­na eu­ro ca­ye­ran al mis­mo tiem­po y el sec­tor su­frie­ra pér­di­das mu­cho más gran­des que las de la úl­ti­ma cri­sis. El pro­ble­ma ra­di­ca en el re­par­to de las apor­ta­cio­nes: mien­tras que los ban­cos ale­ma­nes se­rían los prin­ci­pa­les con­tri­bu­yen­tes con 12.500 mi­llo­nes de eu­ros, Es­pa­ña ten­dría que apor­tar 7.900 mi­llo­nes de eu­ros, lo que re­pre­sen­ta­ría al­go más del 20% del fon­do.

Otros pun­tos ne­ga­ti­vos se re­su­men en los si­guien­tes:

1) El sec­tor si­gue rea­cio a la con­so­li­da­ción in­ter­na­cio­nal por­que le po­dría su­po­ner una pér­di­da de iden­ti­dad y de cier­ta in­de­pen­den­cia, y no se sen­ti­ría có­mo­do da­da su tra­di­cio­nal au­to­no­mía en un mer­ca­do que do­mi­na y co­no­ce a la per­fec­ción.

2) Li­ga­do al pun­to an­te­rior, es pre­vi­si­ble que el sec­tor que­de en ma­nos de en­tre sie­te y tre­ce en­ti­da­des a lo su­mo, lo que im­pli­ca al­re­de­dor de un 95% me­nos que en 2007. Y lo que re­sul­ta­ría más pe­li­gro­so: la ac­tua­ción de tan so­lo uno de los gran­des (BBVA o San­tan­der) se­rá se­gui­da por el res­to de en­ti­da­des co­mo es­tá pa­san­do en la ac­tua­li­dad y co­mo ocu­rre en sec­to­res co­mo el eléc­tri­co y el del ta­ba­co, por nom­brar al­gu­nos.

3) El Su­per­vi­sor Úni­co (men­cio­na­do en el pun­to 1 de es­te mis­mo apar­ta­do), se­gún el sec­tor, se ex­ce­de en sus prác­ti­cas re­gu­la­to­rias, lo cual im­pi­de au­men­tar már­ge­nes ren­ta­bles con even­tua­les in­frac­cio­nes pa­sa­das por al­to en los ban­cos sis­té­mi­cos. La su­per­vi­sión es obli­ga­to­ria pa­ra to­das las en­ti­da­des con más de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros y al­can­za a 120 gru­pos ban­ca­rios sig­ni­fi­ca­ti­vos que dis­po­nen del 82% de los ac­ti­vos de los ban­cos en la eu­ro­zo­na.

4) Las ex­pec­ta­ti­vas de más subidas pau­la­ti­nas de ti­pos que ofre­ce au­men­to de már­ge­nes.

5) la digitaliza­ción de la ban­ca con la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías aho­rra­do­ras de cos­tes y de más am­plia co­ber­tu­ra de clien­tes, un me­ca­nis­mo pro­gre­si­va­men­te im­plan­ta­do en otros paí­ses y que en Es­pa­ña va ca­lan­do con len­ti­tud, pe­ro fir­me.

En to­do ca­so, el pro­ce­so es­tá en mar­cha. En 2018, se va con­si­guien­do ni­ve­lar el cos­te de ca­pi­tal de las en­ti­da­des (que ron­da el 11% de me­dia fren­te a una ren­ta­bi­li­dad, que se si­túa en torno al 9,5%...), pe­ro más a con­se­cuen­cia del des­pren­di­mien­to de ele­men­tos po­co ren­ta­bles gra­cias a la exis­ten­cia de los “ban­cos ma­los” que los ab­sor­ben que a pro­duc­tos más acor­des con el pro­ce­so ban­ca­rio. Muy po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor. Y pa­re­ce inevi­ta­ble.

Las con­se­cuen­cias fi­nan­cie­ras se an­to­jan cla­ras, pe­ro ¿y las so­cia­les? Ha­brá ma­yor des­em­pleo, me­nor per­so­na­li­za­ción de la clien­te­la con un des­cen­so de la pro­xi­mi­dad de la en­ti­dad a sus usua­rios y la im­po­si­ción de la es­tra­te­gia co­mer­cial de la nue­va en­ti­dad re­sul­tan­te de la fu­sión, to­dos ellos as­pec­tos a te­ner en cuen­ta…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.