Juan Ig­na­cio Na­vas

El Abo­ga­do Ge­ne­ral de Lu­xem­bur­go, Gio­van­ni Pi­truz­ze­lla, re­in­ter­pre­ta la di­rec­ti­va pa­ra con­cluir que las em­pre­sas tie­nen obli­ga­ción de fi­char a sus tra­ba­ja­do­res.

Cambio Financiero - - Sumario - JUAN IG­NA­CIO NA­VAS So­cio di­rec­tor de la fir­ma Na­vas & Cu­sí Abo­ga­dos

¿In­ter­pre­tar o re­in­ter­pre­tar?

De­ben las em­pre­sas fi­char cuán­do sus tra­ba­ja­do­res en­tran y sa­len en sus cen­tros de tra­ba­jo? Se­gún el Abo­ga­do Ge­ne­ral de Lu­xem­bur­go, Gio­van­ni Pi­truz­ze­lla, sí. El ob­je­ti­vo de es­te ‘fi­cha­je’ es con­tro­lar las ho­ras ex­tras y fa­ci­li­tar a los tra­ba­ja­do­res un me­dio ob­je­ti­vo de prue­ba en las de­man­das la­bo­ra­les. La di­rec­ti­va 2003/88 es­ta­ble­ce ga­ran­tías pa­ra los de­re­chos al des­can­so, va­ca­cio­nes y li­bran­zas de los tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, Pi­truz­ze­lla in­ter­pre­ta que pa­ra que esas ga­ran­tías sean efec­ti­vas las em­pre­sas de­ben obli­ga­to­ria­men­te ha­cer que sus tra­ba­ja­do­res fi­chen. El Abo­ga­do Ge­ne­ral cree no exis­te otra ma­ne­ra de que se res­pe­ten los lí­mi­tes y que pa­ra la de­fen­sa ju­di­cial de los tra­ba­ja­do­res es ne­ce­sa­rio un mé­to­do de cómpu­to que ofrez­ca ob­je­ti­vi­dad y cer­te­za.

Así que se atre­ve a afir­mar que la le­gis­la­ción es­pa­ño­la que no es­ta­ble­ce tal obli­ga­to­rie­dad es in­com­pa­ti­ble con el de­re­cho eu­ro­peo, que de­be pri­mar so­bre el na­cio­nal. Va­ya­mos por par­tes. Por su­pues­to, el de­re­cho eu­ro­peo de­be de pri­mar so­bre el na­cio­nal. Así lo es­ta­ble­ce la abun­dan­te doc­tri­na de Lu­xem­bur­go. De otra ma­ne­ra no ha­bría ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar la efec­ti­vi­dad del de­re­cho eu­ro­peo. Tam­bién nues­tro Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha­bla de prio­ri­dad del de­re­cho eu­ro­peo so­bre el na­cio­nal. Has­ta aquí, na­da que ob­je­tar.

Lo que pa­sa es que la di­rec­ti­va 2003/88 no es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad del ‘fi­cha­je’ de los tra­ba­ja­do­res, sino que se ga­ran­ti­ce el de­re­cho al des­can­so, va­ca­cio­nes, li­bran­zas, etc. Si la di­rec­ti­va no des­cien­de a los mo­dos de ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, ¿por qué de­be ha­cer­lo la le­gis­la­ción na­cio­nal? Y más: ¿si la di­rec­ti­va no es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad de di­chos con­tro­les, por qué el Abo­ga­do Ge­ne­ral se per­mi­te re­in­ter­pre­tar lo que qui­so de­cir el le­gis­la­dor?

Pi­truz­ze­lla ase­gu­ra que exis­te un 57,3% de ho­ras ex­tras que no es­tán re­gis­tra­das y que el fi­cha­je obli­ga­to­rio ha­ría que aflo­ra­sen. Si no es­tán re­gis­tra­das, ¿có­mo es que Pi­truz­ze­lla es tan exac­to en cuan­ti­fi­car las ho­ras ex­tras ocul­tas?, ¿o es que asu­me el ar­gu­men­to sin­di­cal co­mo vá­li­do?, ¿por qué los sin­di­ca­tos tie­nen pre­sun­ción de ve­ra­ci­dad y no los em­pre­sa­rios?, ¿por qué no es­cu­cha tam­bién a los em­pre­sa­rios que afir­man que el mé­to­do de fi­cha­je da lu­gar a mu­cha pi­ca­res­ca que anu­la la pre­ten­di­da ob­je­ti­vi­dad y cer­te­za?

En nues­tra opinión, el fi­cha­je obli­ga­to­rio con­tra­vie­ne el prin­ci­pio de li­ber­tad de em­pre­sa. Ade­más, si la nor­ma no obli­ga a las em­pre­sas a de­ter­mi­na­do sis­te­ma de con­trol, ¿por qué de­be de ha­cer­lo un tri­bu­nal re­in­ter­pre­tan­do la nor­ma? Pe­ro es que –ade­más– vio­la el de­re­cho a la pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad de los tra­ba­ja­do­res co­mo re­sol­vió nues­tro Tri­bu­nal Su­pre­mo el pa­sa­do 23 de mar­zo de 2017. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la obli­ga a los fi­cha­jes de en­tra­da y sa­li­da de de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos la­bo­ra­les: tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial, tra­ba­ja­do­res mó­vi­les, fe­rro­via­rios y ma­ri­na mer­can­te. Es de­cir, el fi­cha­je obli­ga­to­rio es una ex­cep­ción. La re­gla ge­ne­ral es la con­fian­za em­pre­sa-tra­ba­ja­dor y el res­pe­to a la vi­da pri­va­da del tra­ba­ja­dor.

No es que nos pa­rez­ca un mal sis­te­ma de con­trol. Ahí no que­re­mos en­trar. Pe­ro es­te de­be es­tar acor­da­do por em­pre­sa y tra­ba­ja­do­res en un am­bien­te de con­cer­ta­ción, no de obli­ga­to­rie­dad. Y me­nos ba­sán­do­se en una nor­ma eu­ro­pea que na­da di­ce so­bre la obli­ga­to­rie­dad de los sis­te­mas de fi­cha­je.

El asun­to tie­ne su ori­gen en una pre­ju­di­cial pre­sen­ta­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal tras una de­man­da de con­flic­to co­lec­ti­vo pre­sen­ta­da por Co­mi­sio­nes Obre­ras con­tra el Deuts­che Bank. La Au­dien­cia pre­gun­ta la com­pa­ti­bi­li­dad de la sen­ten­cia del Su­pre­mo con la di­rec­ti­va co­mu­ni­ta­ria.

En mi opinión, es ple­na­men­te com­pa­ti­ble por lo an­te­rior­men­te ex­pues­to. Y es­pe­ro que Lu­xem­bur­go se des­pe­gue del cri­te­rio del Abo­ga­do Ge­ne­ral por res­pe­to al prin­ci­pio de li­bre em­pre­sa re­co­gi­do en la Car­ta de De­re­chos Fun­da­men­ta­les y por res­pe­to a los prin­ci­pios que de­ben de re­gir al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE y cual­quier tri­bu­nal: no in­va­dir com­pe­ten­cias le­gis­la­ti­vas que no le son pro­pias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.