Co­mi­llas ICADE

Cambio Financiero - - Sumario - Fe­de­ri­co de Mon­tal­vo Di­rec­tor del Cen­tro de In­no­va­ción del De­re­cho de Co­mi­llas ICADE (CID-ICADE) y pro­fe­sor de De­re­cho. TEX­TO JUAN EMI­LIO BALLESTERO­S

De­re­cho y eco­no­mía, un buen ne­go­cio

Ca­li­dad, ri­gor y pro­fun­di­dad se dan la mano en el mo­de­lo de for­ma­ción de los fu­tu­ros abo­ga­dos, que ten­drán que ejer­cer en un sec­tor profesiona­l en el que las fron­te­ras en­tre De­re­cho y Eco­no­mía ca­da día es­tán más di­fu­mi­na­das. Por eso, en Co­mi­llas adap­tan sus con­te­ni­dos for­ma­ti­vos a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les del ám­bi­to de los ne­go­cios y la so­cie­dad, im­pul­san­do una me­to­do­lo­gía de apren­di­za­je emi­nen­te­men­te prác­ti­ca, ba­sa­da en las si­mu­la­cio­nes y en las ex­pe­rien­cias en los bu­fe­tes y em­pre­sas con ma­yor pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal.

In­di­vi­dua­li­za­ción, ex­ce­len­cia, em­plea­bi­li­dad e in­ter­na­cio­na­li­za­ción son las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les que fun­da­men­tan la for­ma­ción en cual­quie­ra de los cen­tros de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Co­mi­llas. En el ca­so de ICADE y la Fa­cul­tad de De­re­cho se aña­de asi­mis­mo la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to pa­ra la prác­ti­ca de la abo­ga­cía, un ejer­ci­cio profesiona­l con­di­cio­na­do por las nue­vas tec­no­lo­gías y la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca. Hoy la re­la­ción en­tre De­re­cho y Eco­no­mía es ob­via por­que el De­re­cho es el ins­tru­men­to de se­gu­ri­dad de la Eco­no­mía y del Bu­si­ness. Es­pa­cios de for­ma­ción co­mo las Clí­ni­cas Ju­rí­di­cas es­tán re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do del De­re­cho.

¿Có­mo fun­cio­na el CID-ICADE y qué apor­ta a la in­no­va­ción en el cam­po del De­re­cho y las prác­ti­cas ju­rí­di­cas?

El CID-ICADE es el área del De­ca­na­to de la Fa­cul­tad de De­re­cho que se en­car­ga de las ac­ti­vi­da­des y pro­gra­mas for­ma­ti­vos dis­tin­tos de los es­tu­dios de Gra­do. En­tre sus fun­cio­nes se en­cuen­tra el apo­yo y coor­di­na­ción de los pro­gra­mas de post­gra­do de la Fa­cul­tad, en es­pe­cial, del pro­gra­ma de Ac­ce­so a la Abo­ga­cía. Tam­bién se en­car­ga de la ges­tión de los pro­gra­mas for­ma­ti­vos pa­ra pro­fe­sio­na­les, mu­chos de los cua­les, se desa­rro­llan in com­pany con otras en­ti­da­des u or­ga­ni­za­cio­nes, co­mo el pro­gra­ma de RRHH y tra­ba­ja­do­res ex­pa­tria­dos con el Fo­ro Es­pa­ñol de Ex­pa­tria­ción y el Más­ter en Ne­go­cio y De­re­cho Ma­rí­ti­mo con el Ins­ti­tu­to Ma­rí­ti­mo de Es­pa­ña. Ade­más, desa­rro­lla una la­bor de apo­yo y coor­di­na­ción en la actividad de trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to (dic­tá­me­nes, in­for­mes, ela­bo­ra­ción de tex­to nor­ma­ti­vos, pe­ri­cia­les ju­rí­di­cas, etc.) que rea­li­zan los pro­fe­so­res de la fa­cul­tad. Por úl­ti­mo, pres­ta apo­yo a los alum­nos de gra­do y post­gra­do en la orien­ta­ción e in­ser­ción profesiona­l a tra­vés del desa­rro­llo de se­mi­na­rios y en­cuen­tros con pro­fe­sio­na­les.

El CID-ICADE al­ber­ga ini­cia­ti­vas tan pun­te­ras co­mo el pri­mer la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción

Block­chain de Es­pa­ña. ¿In­no­va­ción y em­pren­di­mien­to se dan la mano?

In­no­va­ción, em­pren­di­mien­to y De­re­cho de­ben ir ne­ce­sa­ria­men­te de la mano y un ejem­plo de ello es la actividad que desa­rro­lla el CID. Es­ta­mos po­nien­do nues­tro ma­yor es­fuer­zo en el desa­rro­llo de pro­gra­mas y ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al im­pac­to que las nue­vas tec­no­lo­gías (inteligenc­ia ar­ti­fi­cial, Big Da­ta o Block­chain) tie­nen en el mun­do ju­rí­di­co, tan­to en lo que se re­fie­re a la ne­ce­si­dad de for­mar a nue­vos abo­ga­dos y ju­ris­tas en un en­torno de los ne­go­cios que es­tá cam­bian­do por el avan­ce de di­chas tec­no­lo­gías co­mo for­mar­les en el uso de las mis­mas en el pro­pio sec­tor le­gal. Se tra­ta de una do­ble for­ma­ción del De­re­cho en las nue­vas tec­no­lo­gías ha­cia fue­ra, pa­ra apli­car el De­re­cho a un mun­do de los ne­go­cios tec­no­lo­gi­za­do, y ha­cia den­tro, de las pro­pias tec­no­lo­gías apli­ca­das al pro­pio sec­tor de ser­vi­cios ju­rí­di­cos. A es­te res­pec­to, en oc­tu­bre de 2019 pa­ra alum­nos y alumni se ofre­ce­rá un pro­gra­ma de Le­gal Bu­si­ness Analy­tics y Le­gal Tech que abor­da de ma­ne­ra muy am­bi­cio­sa y com­ple­ta am­bas di­men­sio­nes.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el De­re­cho en el mun­do de la eco­no­mía? ¿Có­mo se re­la­cio­na?

La re­la­ción es ob­via por­que el De­re­cho es el ins­tru­men­to de se­gu­ri­dad de la Eco­no­mía y del Bu­si­ness. Tal re­la­ción, sin em­bar­go, co­mo de­cía­mos an­tes, de­be adap­tar­se a un en­torno de los ne­go­cios que ha cam­bia­do no­ta­ble­men­te por el desa­rro­llo de las nue­vas tec­no­lo­gías y su glo­ba­li­za­ción y ello plan­tea di­le­mas y con­flic­tos le­ga­les y, por tan­to, de­man­da nue­vas so­lu­cio­nes ju­rí­di­cas.

Las clí­ni­cas ju­rí­di­cas son es­pa­cios de for­ma­ción teó­ri­co-prác­ti­ca. ¿En qué con­sis­ten? Son es­pa­cios de for­ma­ción teó­ri­co-prác­ti­ca ba­sa­dos en la co­ne­xión en­tre la reali­dad so­cial y la ju­rí­di­ca, en los que, ade­más, se pres­ta un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad al tra­ba­jar so­bre ca­sos reales en los que sub­ya­ce un pro­ble­ma so­cial o un in­te­rés pú­bli­co. Su ori­gen se re­mon­ta a la pu­bli­ca­ción, en 1933, del ar­tícu­lo ti­tu­la­do Why Not a Cli­ni­cal Law­yer-School? por par­te de Je­ro­me Frank.

Así pues, se tra­ta de es­pa­cios de desa­rro­llo de la responsabi­lidad per­so­nal y profesiona­l de nues­tros alum­nos y los abo­ga­dos que les acom­pa­ñan en ese ca­mino ha­cia el lo­gro de la jus­ti­cia en los ám­bi­tos de la so­cie­dad más vul­ne­ra­bles. Su­po­nen que el alumno ad­quie­ra un com­pro­mi­so más allá de los de­be­res deon­to­ló­gi­cos que le exi­ge su pro­fe­sión, un com­pro­mi­so de ser­vi­cio a la so­cie­dad y a los in­di­vi­duos y gru­pos más vul­ne­ra­bles que tras­cien­da a la re­la­ción de ne­go­cio o eco­nó­mi­ca ha­bi­tual en­tre profesiona­l y clien­te. Po­de­mos de­cir con or­gu­llo que nues­tra Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca ha con­se­gui­do en sus aún po­cos años de exis­ten­cia con­ver­tir­se en una de las lí­de­res en di­cho sec­tor en Es­pa­ña y Eu­ro­pa por el nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des que desa­rro­lla y el nú­me­ro de alum­nos y abo­ga­dos que par­ti­ci­pan ca­da año.

¿Có­mo con­cre­ta es­te ser­vi­cio a la so­cie­dad? Se tra­ta de pres­tar ase­so­ra­mien­to le­gal y ser­vi­cios de for­ma­ción a los sec­to­res y gru­pos más vul­ne­ra­bles a tra­vés de un gru­po de alum­nos tu­te­la­dos por un abo­ga­do, tan­to me­dian­te la ela­bo­ra­ción de in­for­mes, es­tu­dios o do­cu­men­tos de re­co­pi­la­ción nor­ma­ti­va, co­mo me­dian­te el apo­yo a los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les.

¿Es po­si­ble par­ti­ci­par en los pro­ce­sos ju­di­cia­les a tra­vés de las clí­ni­cas ju­rí­di­cas? ¿Por qué en Es­pa­ña ca­re­cen de ca­pa­ci­dad pro­ce­sal?

No ca­be, por­que el ejer­ci­cio profesiona­l de la abo­ga­cía en Es­pa­ña exi­ge no so­lo ha­ber su­pe­ra­do el Gra­do, sino tam­bién un Más­ter de Abo­ga­cía, prác­ti­cas de cin­co meses en el ám­bi­to ju­rí­di­co y un exa­men de Es­ta­do. Sin em­bar­go, ello no im­pi­de que la la­bor que pres­ta la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca sea re­le­van­te por­que la actividad de apo­yo y ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co no se cir­cuns­cri­be so­lo al ám­bi­to de la li­ti­ga­ción. Ade­más, la la­bor que pres­ta la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca pue­de te­ner mu­cha tras­cen­den­cia tam­bién en el ám­bi­to de la li­ti­ga­ción, co­mo actividad pre­pa­ra­to­ria u orien­ta­do­ra.

El Fi­nan­cial Ti­mes dis­tin­gue a la Fa­cul­tad de De­re­cho de Co­mi­llas co­mo una de las me­jo­res. ¿En qué se ba­sa su ex­ce­len­cia?

Nues­tra ex­ce­len­cia se ba­sa en tres ejes:

Pri­me­ro, dis­po­ner de unos con­te­ni­dos for­ma­ti­vos per­fec­ta­men­te adap­ta­dos no so­lo a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les del mun­do de los ne­go­cios y de la so­cie­dad, sino in­clu­so, que pre­vén cuál va a ser su evo­lu­ción a me­dio y lar­go pla­zo. Se tra­ta no so­lo de for­mar pa­ra ma­ña­na, sino tam­bién pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das. La reali­dad es tan cam­bian­te que nos exi­ge ser ima­gi­na­ti­vos e in­no­va­do­res y pen­sar en cuá­les son los con­flic­tos a los que ten­drán que en­fren­tar­se nues­tros alum­nos ya co­mo pro­fe­sio­na­les en unos años.

Se­gun­do, con­tar con un ex­tra­or­di­na­rio cua­dro de pro­fe­so­res, en­tre los que se en­cuen­tran los prin­ci­pa­les abo­ga­dos es­pa­ño­les. La ma­yo­ría de pre­si­den­tes, so­cios di­rec­to­res y mu­chos de los so­cios de las prin­ci­pa­les fir­mas le­ga­les en Es­pa­ña son an­ti­guos alum­nos o tie­nen víncu­los per­so­na-

“La in­ser­ción y el desa­rro­llo profesiona­l en una so­cie­dad tan cam­bian­te y vo­lá­til exi­ge pro­fe­sio­na­les con gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, cons­cien­cia, au­to­co­no­ci­mien­to e inteligenc­ia emo­cio­nal”

les o fa­mi­lia­res con no­so­tros. Ade­más, con­tar con an­ti­guos alum­nos en el claus­tro tie­ne la ven­ta­ja de que al pro­fe­sor no so­lo le sa­tis­fa­ce pro­fe­sio­nal­men­te co­la­bo­rar en nues­tros pro­gra­mas, sino tam­bién per­so­nal­men­te por­que su­po­ne vol­ver a las au­las en las que es­tu­dió, vol­ver a su al­ma ma­ter.

Ter­ce­ro, la me­to­do­lo­gía de apren­di­za­je es emi­nen­te­men­te prác­ti­ca, ba­sa­da en las si­mu­la­cio­nes y mé­to­do del ca­so, sin de­jar a un la­do la im­por­tan­cia que los co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos y el es­tu­dio tie­nen pa­ra las profesione­s ju­rí­di­cas. Es ex­tra­or­di­na­ria­men­te im­por­tan­te el sa­ber ha­cer pe­ro tam­bién el sa­ber.

La mo­ti­va­ción, la es­cu­cha ac­ti­va, la responsabi­lidad per­so­nal y so­cial, la au­to­no­mía o el tra­ba­jo en equi­po. Las ‘soft skills’ son va­lo­res en al­za. ¿Có­mo se po­ten­cian en ICADE? La pro­pia Com­pa­ñía de Je­sús co­mo en­ti­dad que di­ri­ge nues­tra Uni­ver­si­dad con­si­de­ra que las ha­bi­li­da­des per­so­na­les son tan im­por­tan­te co­mo las pro­fe­sio­na­les. La in­ser­ción y el desa­rro­llo profesiona­l en un mun­do y una so­cie­dad tan cam­bian­te y vo­lá­til exi­ge con­tar con pro­fe­sio­na­les que ten­gan una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, cons­cien­cia, au­to­co­no­ci­mien­to e inteligenc­ia emo­cio­nal. Un buen abo­ga­do no so­lo de­be co­no­cer el De­re­cho, sino tam­bién co­no­cer­se a sí mis­mo y ello, por pa­ra­dó­ji­co que pue­da so­nar, es pre­ci­sa­men­te una de las ca­ren­cias de nues­tra so­cie­dad. Tam­bién hay que ayu­dar a los alum­nos a en­con­trar mo­men­tos de es­pe­ra, de re­fle­xión. La ver­ti­gi­no­si­dad de la vi­da ac­tual pa­re­ce de­jar a un la­do los mo­men­tos de es­pe­ra y re­fle­xión, y re­cu­pe­rar­lo es un de­ber no só­lo hu­mano sino tam­bién profesiona­l. Dis­po­ne­mos de ta­lle­res, se­mi­na­rios, asig­na­tu­ras vin­cu­la­das a ha­bi­li­da­des de ora­to­ria, es­cri­tu­ra, ne­go­cia­ción o ar­gu­men­ta­ción. Ade­más, en si­mi­la­res tér­mi­nos, de­be des­ta­car­se el ser­vi­cio del Club de De­ba­te de Co­mi­llas que ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos años la ma­yo­ría de pre­mios en los tor­neos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de de­ba­te.

La for­ma­ción in­te­gral po­si­bi­li­ta ana­li­zar des­de una pers­pec­ti­va ju­rí­di­ca e in­te­gral los even­tos in­ter­na­cio­na­les más re­le­van­tes en un en­torno glo­bal. ¿Có­mo se con­cre­ta?

Sin per­jui­cio de que la ma­yo­ría de las asig­na­tu­ras de nues­tro post­gra­do tie­ne una vo­ca­ción de for­ma­ción no so­lo na­cio­nal sino tam­bién in­ter­na­cio­nal (véan­se, por ejem­plo, las asig­na­tu­ras de li­ti­ga­ción que in­clu­yen la li­ti­ga­ción an­te el TJUE y el TEDH, o las de ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal), he­mos desa­rro­lla­do ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que les per­mi­ten a los alum­nos co­no­cer e in­te­grar di­chos even­tos in­ter­na­cio­na­les. Así, es­ta­mos rea­li­zan­do se­mi­na­rios en los que abo­ga­dos es­pa­ño­les que ejer­cen el De­re­cho en el ex­tran­je­ro (Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na o Ibe­roa­mé­ri­ca) com­par­ten su ex­pe­rien­cia a tra­vés de con­fe­ren­cias o vi­deo­con­fe­ren­cias. Igual­men­te, di­fe­ren­tes pro­fe­sio­na­les de sec­to­res no ju­rí­di­cos com­par­ten cuá­les son los cam­bios en su sec­tor (fi­nan­cie­ro, in­ver­sio­nes, in­mo­bi­lia­rio, ener­gé­ti­co, trans­por­te o sa­ni­ta­rio, en­tre otros), tan­to des­de la pers­pec­ti­va de la glo­ba­li­za­ción co­mo des­de las nue­vas tec­no­lo­gías y cuá­les son las res­pues­tas que en di­chos sec­to­res se es­pe­ra del De­re­cho.

¿Qué es el Más­ter de ac­ce­so a la abo­ga­cía? El Más­ter de ac­ce­so a la abo­ga­cía es el pro­gra­ma de post­gra­do que per­mi­te ac­ce­der al ejer­ci­cio profesiona­l tras su­pe­rar un pe­rio­do de for­ma­ción téo­ri­co-prác­ti­co de un año, unas prác­ti­cas re­gla­das de cin­co meses y la su­pera­ción del exa­men de Es­ta­do. En re­la­ción con es­te úl­ti­mo, el pro­gra­ma de ac­ce­so ofre­ce a los alum­nos apo­yo pa­ra su­pe­rar­lo a tra­vés de di­fe­ren­tes se­sio­nes for­ma­ti­vas pa­ra sa­ber có­mo en­fren­tar­se a di­cha prue­ba.

Nues­tro pro­gra­ma de ac­ce­so a la abo­ga­cía as­pi­ra no so­lo a que los alum­nos su­peren el exa­men y pue­dan ejer­cer, sino tam­bién a que su in­ser­ción y desa­rro­llo profesiona­l sea ex­ce­len­te pa­ra lo que es muy im­por­tan­te te­ner só­li­dos co­no­ci­mien­tos teó­ri­co-prác­ti­cos en el ám­bi­to del De­re­cho y tam­bién co­no­cer bien el sec­tor de la abo­ga­cía, es de­cir, qué se es­pe­ra de los alum­nos en una fir­ma le­gal o en la ase­so­ría ju­rí­di­ca de una em­pre­sa. Ade­más, es im­por­tan­te trans­mi­tir­les tam­bién co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias so­bre los ám­bi­tos en los que se apli­ca el De­re­cho y se exi­gen los ser­vi­cios de un abo­ga­do, con es­pe­cial aten­ción al mun­do de los ne­go­cios ya glo­ba­li­za­do y muy tec­no­lo­gi­za­do.

¿Có­mo fun­cio­na el plan de in­ter­na­cio­na­li­za­ción en las prác­ti­cas?

Per­mi­te a los alum­nos rea­li­zar las prác­ti­cas re­gla­das del Más­ter de Abo­ga­cía fue­ra de Es­pa­ña (ha­bi­tual­men­te, Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos o Ibe­roa­mé­ri­ca), en una fir­ma le­gal es­pa­ño­la o fo­rá­nea, o en la ase­so­ría ju­rí­di­ca de una em­pre­sa tam­bién ubi­ca­da fue­ra de Es­pa­ña. Ello le ofre­ce una for­ma­ción y ex­pe­rien­cia muy com­ple­ta y ri­ca, que tras­cien­de el apren­di­za­je que se desa­rro­lla en unas prác­ti­cas. Ade­más, el nú­me­ro de pla­zas au­men­ta ca­da año, lo que nos per­mi­te sa­tis­fa­cer los de­seos del alumno ac­tual que tie­ne una cla­ra vo­ca­ción de ejer­ci­cio profesiona­l in­ter­na­cio­nal.

¿Es po­si­ble rea­li­zar prác­ti­cas en los co­le­gios pro­fe­sio­na­les, la ad­mi­nis­tra­ción o en los de­par­ta­men­tos le­ga­les de las em­pre­sas?

Los pro­gra­mas in­clu­yen fir­mas le­ga­les, en­tre las que se en­cuen­tran las de ma­yor pres­ti­gio es­pa­ño­las o ex­tran­je­ras con ofi­ci­na en Es­pa­ña, in­clu­yen­do tam­bién prác­ti­cas fue­ra de Es­pa­ña en ofi­ci­nas in­ter­na­cio­na­les de fir­mas es­pa­ño­las y ex­tran­je­ras, y tam­bién en em­pre­sas, en sus de­par­ta­men­tos ju­rí­di­cos o de es­tra­te­gia in­ter­na­cio­nal.

Los des­pa­chos de abo­ga­dos han vo­ta­do a Co­mi­llas por el me­jor gra­do y más­ter de De­re­cho. ¿Por qué?

Cier­to es que mu­chos de los pre­si­den­tes y so­cios di­rec­to­res de las prin­ci­pa­les fir­mas de abo­ga­dos que han par­ti­ci­pa­do en di­cha se­lec­ción han si­do alum­nos nues­tros. Sin em­bar­go, tam­bién es cier­to que ser­lo y es­tar en las pri­me­ras po­si­cio­nes de la abo­ga­cía ejem­pli­fi­ca con qué ni­vel de ex­ce­len­cia for­ma­mos a los alum­nos. Ade­más, mu­chos de esos an­ti­guos alum­nos guar­dan un mag­ní­fi­co re­cuer­do de la que se­rá siem­pre su ca­sa y, co­mo nos han di­cho per­so­nal­men­te, cuan­do tie­nen que se­lec­cio­nar a abo­ga­dos pa­ra sus fir­mas, com­prue­ban año a año que la ca­li­dad, ri­gu­ro­si­dad y pro­fun­di­dad de la en­se­ñan­za que im­par­ti­mos no ha de­caí­do, an­tes al con­tra­rio, me­jo­ra.

“La reali­dad es tan cam­bian­te que nos exi­ge ser ima­gi­na­ti­vos e in­no­va­do­res y pen­sar en cuá­les son los con­flic­tos a los que ten­drán que en­fren­tar­se los alum­nos ya co­mo pro­fe­sio­na­les en unos años”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.