EL CON­SU­MI­DOR EN EL MUN­DO INTERCONEC­TADO DE LA ERA DI­GI­TAL

Cambio Financiero - - Consumo -

En el fu­tu­ro el con­su­mi­dor rea­li­za­rá la in­men­sa ma­yo­ría de sus ges­tio­nes co­mer­cia­les a tra­vés del mó­vil. Las app pa­ra mó­vi­les, que fue­ron de­sa­rro­lla­das en su ori­gen pa­ra uso in­di­vi­dual, evo­lu­cio­na­rán ha­cia nue­vos usos gru­pa­les de la vi­da, tan­to so­cia­les co­mo co­mer­cia­les. Se­rán una com­pa­ñía in­se­pa­ra­ble del con­su­mi­dor 3.0 y ju­ga­rán un im­por­tan­te pa­pel en su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

“Es­ta­rán pre­sen­tes en to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y ser­vi­rán pa­ra de­fi­nir per­fi­les de usua­rios que las mar­cas apro­ve­cha­rán pa­ra pro­yec­tar sus ofer­tas con una gran efi­cien­cia en su fo­ca­li­za­ción”, afir­ma el pro­fe­sor Iras­tor­za.

Se­gún el in­for­me de EAE Bu­si­ness School, el ob­je­ti­vo de to­dos se­rá crear la “sú­per apli­ca­ción” que lo con­ten­ga to­do y res­pon­da a to­das las ne­ce­si­da­des de to­do el mun­do en to­do mo­men­to y cir­cuns­tan­cia.

La pa­la­bra cla­ve es “in­te­gra­ción”, es de­cir ha­cer con­fluir en un úni­co in­ter­faz to­da la ofer­ta de so­lu­cio­nes. Los tres gi­gan­tes, Alp­ha­bet, Ap­ple y Fa­ce­book es­tán ya tra­ba­jan­do en ello en la ma­yor ba­ta­lla pen­dien­te en el fu­tu­ro del mar­ke­ting: la lu­cha a muer­te por la con­quis­ta del front-li­ne con el en­du­ser. Al­go que si­tua­rá al ga­na­dor por de­lan­te de la com­pe­ten­cia.

“Aho­rra­re­mos pa­pel y to­do se­rá más lim­pio y sos­te­ni­ble, pe­ro to­das nues­tras com­pras de­ja­rán hue­lla elec­tró­ni­ca, al­go que exi­ge una ri­gu­ro­sa éti­ca re­gla­men­ta­ria pa­ra pre­ser­var la pri­va­ci­dad de los con­su­mi­do­res”, in­di­ca Eduar­do Iras­tor­za.

An­te es­ta di­gi­ta­li­za­ción, el ob­je­ti­vo del pun­to de ven­ta ya no se­rá tan­to ce­rrar el pro­ce­so co­mer­cial co­mo con­tri­buir a desa­rro­llar la leal­tad ha­cia la mar­ca y la pre­fe­ren­cia por par­te del clien­te. La crea­ti­vi­dad se an­te­pon­drá a cual­quier otro cri­te­rio y obli­ga­rá a di­se­ñar ex­pe­rien­cias que no pue­dan re­pro­du­cir los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les.

Por úl­ti­mo, el in­for­me ex­pli­ca que el lla­ma­do “In­ter­net de las co­sas” lle­va­rá al con­su­mi­dor 3.0 a es­ta­ble­cer con­ver­sa­ción con sus pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas, con su la­va­do­ra y has­ta con su ba­ñe­ra. Y aun­que pa­rez­ca cien­cia fic­ción, es­pe­ra­rá que el fri­go­rí­fi­co en­car­gue la com­pra y que el co­che va­ya a re­co­ger a los ni­ños al co­le­gio. CON­CLU­SIO­NES

El con­su­mi­dor del fu­tu­ro se­rá el más pre­pa­ra­do y con más cri­te­rio de la his­to­ria.

Los con­su­mi­do­res del fu­tu­ro pre­fe­ri­rán sus­cri­bir­se a to­do ti­po de ser­vi­cios y con­te­ni­dos en lu­gar de te­ner po­se­sio­nes.

La nue­va cla­se me­dia de los paí­ses emer­gen­tes se­rá el ob­je­ti­vo de las mar­cas.

El con­su­mi­dor oc­ci­den­tal se­rá más vie­jo y en­tra­rán en jue­go las mu­je­res en el ám­bi­to dle con­su­mo por la equi­pa­ra­ción sa­la­rial.

Las mar­cas de­be­rán ape­lar a las emo­cio­nes pa­ra atraer a los clien­tes.

El pa­go a tra­vés del mó­vil exi­gi­rá una ri­gu­ro­sa éti­ca por­que to­do de­ja­rá hue­lla.

Las app pa­ra mó­vi­les evo­lu­cio­na­rán ha­cia nue­vos usos gru­pa­les y se­rán una com­pa­ñía in­se­pa­ra­ble del con­su­mi­dor 3.0.

Los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos ya tra­ba­jan pa­ra crear una “sú­per apli­ca­ción” pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les que lo con­ten­ga to­do y res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de to­do el mun­do, en to­do el mun­do, en to­do mo­men­to y cir­cuns­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.