Pac­to iné­di­to

En es­tos dos años los blo­ques del Atlán­ti­co de­ben con­cre­tar el iné­di­to pac­to, sus­cri­to el 28 de ju­nio, en Bru­se­las. Eso su­po­ne ven­cer los es­co­llos in­ter­nos y ex­ter­nos, y ma­ni­fes­tar la vo­lun­tad de con­ver­tir­se en el equi­li­brio de la eco­no­mía glo­bal.

Cambio Financiero - - Sumario - TEX­TO OLGALINDA PI­MEN­TEL R.

Acuer­do en­tre Mer­co­sur y la UE

El Acuer­do sus­cri­to por la Unión Eu­ro­pea y cua­tro paí­ses del Mer­ca­do Co­mún del Sur (Mer­co­sur), el 28 de ju­nio en Bru­se­las, en­tra­rá en vi­gor en 2021 “co­mo mí­ni­mo”, se­gún anun­ció la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Co­mer­cio, Cecilia Malms­tröm, al con­cluir el ac­to de la fir­ma. Un pla­zo “rea­lis­ta” y su­fi­cien­te pa­ra que el pac­to sin precedente­s en ma­te­ria de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca, na­ve­gue por el mar de la le­ga­li­dad ha­cia buen puer­to, se­gún cal­cu­ló la al­ta fun­cio­na­ria. El lap­so im­pli­ca una ri­gu­ro­sa su­per­vi­sión del tex­to pa­ra que es­té ajus­ta­do a las nor­mas de ca­da país aso­cia­do. Y que ca­da uno de es­tos lue­go dé el vis­to bueno con el pro­pó­si­to de apro­bar el acuer­do en la Eu­ro­cá­ma­ra pa­ra su en­tra­da en vi­gor pro­vi­sio­nal y par­cial.

Sin em­bar­go, en ese lap­so que ya co­rre no se han da­do pa­sos de­ci­si­vos pa­ra que tan­to la UE co­mo Mer­co­sur al­can­cen en con­jun­to los pro­pó­si­tos co­mu­nes más ur­gen­tes. A tres me­ses de for­ma­li­zar­se el acuer­do, hay más re­ser­vas que op­ti­mis­mo so­bre si los 32 paí­ses que con­for­man los dos blo­ques del Atlán­ti­co, po­drán zan­jar los es­co­llos in­ter­nos y ex­ter­nos, y cum­plir­lo a ca­ba­li­dad.

“De­pen­de­rá de ver­da­de­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes de vo­lun­tad que el acuer­do lle­gue a buen tér­mino”, afir­man ex­per­tos en ma­te­ria co­mer­cial.

En ju­lio, el Mer­co­sur se mos­tró más ac­ti­vo an­te el nue­vo im­pul­so que le ha da­do el acuer­do. El 17 de ese mes, el nue­vo je­fe pro tem­po­re del blo­que la­ti­noa­me­ri­cano, Jair Bol­so­na­ro, pre­si­den­te de Bra­sil, ofre­ció “man­te­ner vi­va” la le­tra del tex­to pa­ra di­na­mi­zar la eco­no­mía in­ter­na de los aso­cia­dos su­r­ame­ri­ca­nos.

La de­cla­ra­ción fue he­cha du­ran­te el en­cuen­tro de pre­si­den­tes de paí­ses del Mer­co­sur, rea­li­za­da en San­ta Fe. Allí Bol­so­na­ro asu­mió el car­go del sa­lien­te je­fe y su par de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri. Y acor­da­ron una me­di­da pre­li­mi­nar pa­ra la in­te­gra­ción, pre­vis­ta en el acuer­do: eli­mi­nar el roa­ming. Es­to per­mi­ti­rá a los usua­rios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes el uso del te­lé­fono mó­vil en los cua­tro paí­ses, sin el car­go del ser­vi­cio de iti­ne­ran­cia in­ter­na­cio­nal. Una de­ci­sión que be­ne­fi­cia a 200 mi­llo­nes de usua­rios, se in­for­mó.

El pa­so co­lo­ca al Mer­co­sur a la par de la Unión Eu­ro­pea, que fue el pri­mer blo­que del mun­do en eli­mi­nar el roa­ming ha­ce dos

años. “El año 2020 se­rá de ma­du­ra­ción de to­do es­te pro­ce­so por par­te de to­dos los paí­ses”, in­di­có Ma­cri con vi­si­ble emo­ción.

El blo­que re­gio­nal es­tá in­te­gra­do so­lo por Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay, los cua­les lo con­for­ma­ron ini­cial­men­te. Se in­cor­po­ró lue­go Ve­ne­zue­la, Es­ta­do par­te que se en­cuen­tra suspendido des­de agos­to de 2017, en aten­ción al ar­tícu­lo 5 del Pro­to­co­lo de Us­huaia que san­cio­na el des­co­no­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Tam­bién Bo­li­via, Chi­le, Co­lom­bia, Ecua­dor, Gua­ya­na, Pe­rú y Su­ri­nam, que son Es­ta­dos aso­cia­dos. Los dos pri­me­ros per­ma­ne­cen en pro­ce­so de ad­he­sión.

Se­gún el con­te­ni­do del acuer­do, la aso­cia­ción de los dos blo­ques, al­can­za­da lue­go de 20 años de com­ple­jas ne­go­cia­cio­nes, ofre­ce gran­des be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de am­bos blo­ques y pa­ra sus po­bla­cio­nes.

Por ejem­plo, el tex­to pre­vé eli­mi­nar a los pro­duc­tos eu­ro­peos el 91% de aran­ce­les y ta­ri­fas del Mer­co­sur has­ta en 15 años, mien­tras que la UE exi­me de can­ce­lar el 92% en im­pues­tos adua­ne­ros y ta­ri­fas a las ex­por­ta­cio­nes de los paí­ses del sur. La dis­po­si­ción ten­dría apli­ca­ción pro­vi­sio­nal mien­tras se es­pe­ra la ra­ti­fi­ca­ción de los paí­ses.

Es­to sig­ni­fi­ca­ría que las em­pre­sas de am­bos blo­ques ten­drían ac­ce­so a un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo de más de 800 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res que po­drían ob­te­ner pro­duc­tos a pre­cios ase­qui­bles.

La UE, jun­to a los fir­man­tes Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Pa­ra­guay, del Mer­co­sur, re­pre­sen­tan un cuar­to del PIB mun­dial.

En es­te es­ce­na­rio, el tra­ta­do es­ta­ría llamado a con­ver­tir­se en el bas­tión del li­bre co­mer­cio y for­ta­le­ce­ría a la UE an­te las agre­si­vas es­ca­la­das de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na que des­de 2018 sa­cu­den el mer­ca­do glo­bal.

Ade­más, el blo­que de la Unión ha si­do cen­tro de ame­na­zas. En abril, Do­nald Trump anun­ció que pre­pa­ra­ba la apli­ca­ción de aran­ce­les por 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res en con­tra de ex­por­ta­cio­nes de paí­ses de la Unión. “La UE se ha apro­ve­cha­do co­mer­cial­men­te de Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te mu­chos años. ¡Eso se va a pa­rar pron­to!”, ame­na­zó vía Twit­ter el je­fe de la Ca­sa Blan­ca.

Por otra par­te, Es­pa­ña es cla­ve en el im­pul­so del acuer­do co­mer­cial. El pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pedro Sán­chez, al mo­men­to de la fir­ma, re­sal­tó el pa­pel “de­ter­mi­nan­te” del país pa­ra la con­cre­ción del acuer­do co­mer­cial en­tre la UE y Mer­co­sur.

Las ex­por­ta­cio­nes de mer­can­cías es­pa­ño­las al­can­za­ron en ma­yo 26.691,5 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­po­ne un cre­ci­mien

to de 5,5% in­ter­anual, lo­gran­do el va­lor má­xi­mo pa­ra un mes de la se­rie his­tó­ri­ca, se­gún in­for­mó por Twit­ter el mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Tu­ris­mo.

El tex­to con­tem­pla, ade­más, el diá­lo­go po­lí­ti­co y la coo­pe­ra­ción en­tre los paí­ses aso­cia­dos so­bre as­pec­tos esen­cia­les y de ac­tua­li­dad, co­mo nor­mas de in­mi­gra­ción, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y de­re­chos hu­ma­nos. Tam­bién es­ta­ble­ce com­pro­mi­sos so­bre el me­dio am­bien­te.

Ana­lis­tas con­si­de­ran que el acuer­do tam­bién pue­de cons­ti­tuir la puer­ta de en­tra­da de una ver­da­de­ra in­te­gra­ción ibe­roa­me­ri­ca­na. Es­to po­dría in­clu­si­ve reavi­var los ne­xos de in­ter­cam­bio cul­tu­ral y so­cial, es­pe­cial­men­te con Es­pa­ña y Por­tu­gal.

Y es que el puen­te en­tre Eu­ro­pa y Su­ra­mé­ri­ca es muy tran­si­ta­do. Por ejem­plo, en abril Es­pa­ña vi­só a 1.200 ar­gen­ti­nos pa­ra vi­vir y tra­ba­jar en el vie­jo con­ti­nen­te, al ac­ti­var un pro­yec­to pa­ra aco­ger a hi­jos y nie­tos de sus ciu­da­da­nos que vi­ven en Ar­gen­ti­na. El pro­gra­ma ce­rró en ma­yo. El vi­sa­do per­mi­tía tra­ba­jar en cual­quier país de la UE. En el país su­r­ame­ri­cano, por su par­te, re­si­de la se­gun­da co­mu­ni­dad más nu­me­ro­sa de es­pa­ño­les en el mun­do, se­gún da­tos de 2016.

El tu­ris­mo re­pre­sen­ta otro be­ne­fi­cio. Es­pa­ña po­see el sec­tor tu­rís­ti­co más com­pe­ti­ti­vo del mun­do, se­gún el es­tu­dio del Tra­vel & Tou­rism Com­pe­ti­ti­ve­ness Re­port.

ES­CO­LLOS POR ZAN­JAR

Sin em­bar­go, el re­to de los 32 paí­ses de am­bos blo­ques –28 de ellos de la UE– es có­mo con­ci­liar sus po­lí­ti­cas con los com­pro­mi­sos es­ta­ble­ci­dos, y orien­tar sus es­fuer­zos y vo­lun­ta­des pa­ra la con­cre­ción del acuer­do, se­gún es­pe­cia­lis­tas. Y es­to no de­be­ría tar­dar.

“Mi­do mis pa­la­bras con cau­te­la cuan­do di­go que es­te es un mo­men­to his­tó­ri­co”, di­jo el en­ton­ces pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, al anun­ciar el 28 de ju­nio el acuer­do sin precedente­s sus­cri­to en­tre la UE y Mer­co­sur, en Bru­se­las.

Y la cau­te­la aún pre­va­le­ce, an­te la au­sen­cia de se­ña­les cla­ras y du­das no des­pe­ja­das.

Sie­te días an­tes de anun­ciar­se la aso­cia­ción, 66 eu­ro­dipu­tados pe­dían no ce­rrar el acuer­do an­te las pro­tes­tas de agri­cul­to­res que ad­ver­tían las di­fe­ren­cias nor­ma­ti­vas so­bre los pes­ti­ci­das y el ries­go que re­pre­sen­ta­ría pa­ra sus cul­ti­vos.

Las ad­ver­ten­cias per­ma­ne­cie­ron tras la fir­ma del acuer­do. La geó­gra­fa La­ris­sa Mies Bom­bar­di, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Sao Paulo, en Bra­sil, re­ve­ló al me­dio Deuts­che We­lle ci­fras que po­drían eri­zar los ca­be­llos a los con­su­mi­do­res eu­ro­peos. Es­tos po­drían in­ge­rir ali­men­tos con­ta­mi­na­dos con pes­ti­ci­das que ex­por­tan de ese país, mien­tras allí es­pe­ran la aper­tu­ra de nue­vos mercados pa­ra la car­ne de res, so­ja y na­ran­jas.

Y no es que Bra­sil es­té tu­pi­do de pla­gas, co­mo lo su­gie­re el par­te ofi­cial, se­gún di­jo la ex­per­ta. ”Tam­bién se de­be al mo­de­lo de agri­cul­tu­ra in­dus­trial ba­sa­do en in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca cu­yas se­mi­llas son re­sis­ten­tes al gli­fo­sa­to. El 70% de los pes­ti­ci­das se uti­li­zan pa­ra la so­ja, el maíz y el azú­car mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te. Es­tos son enor­mes mo­no­cul­ti­vos. El área en la que se cul­ti­va la so­ja tie­ne cua­tro ve­ces la ex­ten­sión de Por­tu­gal”.

El te­ma pro­vo­có in­clu­si­ve pro­tes­tas de ONG de­fen­so­ras del me­dio am­bien­te.

“Quie­nes tra­ba­jan hoy en la agri­cul­tu­ra es­tán preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro. Es nor­mal. Pe­ro, de he­cho, la agri­cul­tu­ra no se sa­cri­fi­ca en es­te acuer­do “, di­jo la co­mi­sio­na­da Malms­tröm al re­co­no­cer la preo­cu­pa­ción de al­gu­nos paí­ses, co­mo Fran­cia, Po­lo­nia e Ir­lan­da, y tam­bién los be­ne­fi­cios pre­vis­tos en el tex­to.

Des­de prin­ci­pios de agos­to, Bra­sil ha pues­to en ja­que el acuer­do en ma­te­ria am­bien­tal. La de­fo­res­ta­ción de la Ama­zo­nía bra­si­le­ña au­men­ta a más de tres cam­pos de fút­bol por mi­nu­to, se­gún da­tos del Go­bierno. Es­tu­dios se­ña­la­ron que en ju­lio el país iba ca­mino de ba­tir to­dos los ré­cords en pér­di­da de ve­ge­ta­ción y da­ño irre­pa­ra­ble.

Bol­so­na­ro ne­gó de plano los se­ña­la­mien­tos. “Si fue­ra ver­dad la Ama­zo­nía ya no exis­ti­ría”, di­jo a la pren­sa ex­tran­je­ra que cen­tró sus pre­gun­tas so­bre el acuer­do co­mer­cial y el me­dio am­bien­te. “Lo que fir­ma­mos, se­rá res­pe­ta­do”, afir­mó el pre­si­den­te de Bra­sil, con­tra­ria­do. Y lan­zó una de­cla­ra­ción que des­cua­dró el pac­to del Mer­co­sur con UE. “Pe­ro hay nor­mas am­bien­ta­les ab­sur­das que pro­mue­ven un di­vor­cio en­tre la pre­ser­va­ción am­bien­tal y el desa­rro­llo”, di­jo.

Pe­ro a las que­jas de los agri­cul­to­res y am­bien­ta­lis­tas se han su­ma­do la de los ga­na­de­ros eu­ro­peos. A prin­ci­pios de ju­lio ins­ta­ron al Par­la­men­to Eu­ro­peo a re­cha­zar el pac­to de li­bre co­mer­cio, al con­si­de­rar que re­pre­sen­ta un “pe­li­gro” eco­nó­mi­co pa­ra el sec­tor.

“Es­te acuer­do, que fa­ci­li­ta­rá el ac­ce­so al mer­ca­do eu­ro­peo de cer­ca de 100.000 to­ne­la­das adi­cio­na­les de car­ne de va­cuno sudamerica­na, re­pre­sen­ta un pe­li­gro eco­nó­mi­co pa­ra to­do el sec­tor ga­na­de­ro y pa­ra la sa­lud de los con­su­mi­do­res eu­ro­peos”, ad­vir­tie­ron aso­cia­cio­nes de car­ne de Es­pa­ña, Fran­cia, Ir­lan­da, Ita­lia y Po­lo­nia, en un co­mu­ni­ca­do con­jun­to.

Las em­pre­sas ten­drían ac­ce­so a un mer­ca­do de 800 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res que po­drían ob­te­ner pro­duc­tos a pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos

En Ir­lan­da, por ejem­plo, el te­ma ha pro­vo­ca­do pro­tes­tas de ca­lle se­rias.

La in­cer­ti­dum­bre tam­bién se ata­ja del otro la­do del Atlán­ti­co, se­gún ana­lis­tas. Des­de Ar­gen­ti­na, país más cer­cano his­tó­ri­ca­men­te a la UE, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Con­sul­to­res Po­lí­ti­cos, Au­gus­to Rei­na, re­fi­rió que el acuer­do si bien be­ne­fi­cia a los sec­to­res agrí­co­las, quí­mi­co y far­ma­céu­ti­co, otros sec­to­res in­dus­tria­les co­mo au­to­mo­triz y tex­til, “his­tó­ri­ca­men­te más pro­te­gi­dos”, sal­drían per­ju­di­ca­dos.

“To­do de­pen­de de cuán­to tiem­po du­re la cris­ta­li­za­ción del acuer­do y cuán­to es­pa­cio ha­ya pa­ra una re­con­ver­sión pro­duc­ti­va pau­la­ti­na”, se­ña­ló al con­fir­mar la fal­ta de cla­ri­dad.

El te­ma de las ta­ri­fas por tri­bu­tos de adua­nas, sin em­bar­go, se apre­cia co­mo una fuer­te di­fi­cul­tad den­tro del Mer­co­sur que con el acuer­do ten­dría ac­ce­so al mer­ca­do eu­ro­peo que abar­ca más de 500 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res.

Se afir­ma que el acuer­do re­pre­sen­ta­ría un “desar­me” aran­ce­la­rio. Por una par­te, fa­vo­re­ce­ría en ge­ne­ral a la agri­cul­tu­ra y la mi­ne­ría del blo­que su­r­ame­ri­cano, pe­ro no a la in­dus­trial en los paí­ses miem­bros, es­pe­cial­men­te en Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

Los aran­ce­les ex­ter­nos del Mer­co­sur de 35% han pro­te­gi­do su fun­cio­na­mien­to en sus 28 años de exis­ten­cia. Y tam­bién a mi­les de fá­bri­cas de ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad en esos paí­ses. Sin em­bar­go, au­to­ri­da­des han re­co­no­ci­do que el por­cen­ta­je es muy al­to y los ale­ja del co­mer­cio mun­dial.

Es un te­ma pen­dien­te so­bre el cual los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos par­te ten­drán que po­ner­se de acuer­do en cor­to tiem­po. Y es lo que tam­bién exi­ge el acuer­do de los 32 paí­ses aso­cia­dos.

Es­to pa­sa por la rea­li­za­ción de pro­ce­sos de ti­po co­mi­cial en paí­ses de los dos blo­ques. Un as­pec­to que crea ex­pec­ta­ción so­bre el rum­bo del acuer­do co­mer­cial.

Es­pa­ña pu­die­ra asis­tir a nue­vas elec­cio­nes en no­viem­bre. Eso si la per­ma­nen­cia de Pedro Sán­chez en la pre­si­den­cia del Go­bierno su­fre un nue­vo re­vés en la in­ves­ti­du­ra de sep­tiem­bre. No obs­tan­te, no re­pre­sen­ta ries­go pa­ra el cum­pli­mien­to del acuer­do, ase­gu­ran in­ter­na­cio­na­lis­tas ex­per­tos. En po­lí­ti­ca, el blo­que eu­ro­peo ofre­ce es­ta­bi­li­dad.

No es el mis­mo ca­so en paí­ses que in­te­gran el Mer­co­sur. Ar­gen­ti­na ten­drá elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra nue­vo pre­si­den­te – ade­más de vi­ce­pre­si­den­te y 130 dipu­tados– el 27 de oc­tu­bre. Se pre­vé in­clu­si­ve una se­gun­da vuel­ta, en no­viem­bre, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio. Un gi­ro po­lí­ti­co no se po­dría des­car­tar. En el pa­sa­do la es­co­gen­cia de Mau­ri­cio Ma­cri, un em­pre­sa­rio li­be­ral, fue de­ter­mi­nan­te en el rum­bo y en la vi­sión eco­nó­mi­ca-co­mer­cial, al sus­ti­tuir en la Ca­sa Ro­sa­da a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, una abo­ga­da pe­ro­nis­ta de ten­den­cia po­pu­lis­ta.

Tam­bién el 27 de oc­tu­bre Uru­guay tie­ne pre­vis­tas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias. Tres can­di­da­tos se dispu­tan la je­fa­tu­ra que ejer­ce Ta­ba­ré Vás­quez, del iz­quier­dis­ta Fren­te Am­plio. Su can­di­da­to Da­niel Mar­tí­nez fi­gu­ra en se­gun­do lu­gar, des­pués de Luis La­ca­lle Pou, na­cio­na­lis­ta y de de­re­cha, en las en­cues­tas.

No obs­tan­te, en la reunión se­mes­tral de pre­si­den­tes de paí­ses del Mer­co­sur, rea­li­za­da en San­ta Fe, de­ja­ron cla­ro la des­po­li­ti­za­ción del blo­que pa­ra evi­tar gi­ros ideo­ló­gi­cos.

“El acuer­do es un pun­to de par­ti­da, no de lle­ga­da”, ha afir­ma­do el pre­si­den­te ar­gen­tino Mau­ri­cio Ma­cri. Hay mu­cho que avan­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.