MAP­FRE Glo­bal Risks

Cambio Financiero - - Sumario - TEX­TO JUAN EMI­LIO BA­LLES­TE­ROS

Ca­li­dad en la ges­tión de si­nies­tros

La con­fian­za es cla­ve en la ges­tión de si­nies­tros. Cuan­to ma­yor es la con­fian­za en­tre las par­tes in­vo­lu­cra­das, más sa­tis­fac­to­ria se­rá su re­so­lu­ción. Sin du­da pro­por­cio­nar una res­pues­ta ágil y eficiente con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer esa con­fian­za, pe­ro no es me­nos im­por­tan­te do­tar al pro­ce­so de la ma­yor trans­pa­ren­cia y ri­gor. Es­tos dos as­pec­tos in­cre­men­tan la cre­di­bi­li­dad y por tan­to la con­fian­za.

Si­nies­tro es una pa­la­bra que tie­ne una con­no­ta­ción muy ne­ga­ti­va; es aque­llo que nos ate­mo­ri­za, que tra­ta­mos de evi­tar… Es­to nos pro­du­ce cier­to re­pa­ro y re­cha­zo. El si­nies­tro en un con­tra­to de se­gu­ros es el me­ca­nis­mo que ac­ti­va el com­pro­mi­so, cuan­do el ase­gu­ra­dor se obli­ga a la pres­ta­ción del con­ve­nio que tie­ne a tra­vés de ese pac­to y, pa­ra un pro­duc­to o un ser­vi­cio, la pres­ta­ción es la obli­ga­ción le­gal a tra­vés de ese con­cier­to. La ges­tión del si­nies­tro su­po­ne la ho­ra de la ver­dad pa­ra la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, el mo­men­to en el que tie­ne que res­pon­der y en es­ta fa­se ope­ra­ti­va re­sul­ta cru­cial iden­ti­fi­car cuá­les son los fac­to­res que ga­ran­ti­zan la ca­li­dad del pro­ce­so. En es­ta en­tre­vis­ta se ha­bla de có­mo se con­fi­gu­ra es­te pro­ce­so, de cuál es su ám­bi­to y cuá­les son sus fa­ses, de có­mo se con­cre­ta su ope­ra­ti­va. De­fi­nir “ca­li­dad” no es una ta­rea fá­cil. De­pen­de de iden­ti­fi­car du­ran­te la vi­da de un si­nies­tro, des­de su ori­gen has­ta su fi­nal, cuan­do se afron­tan di­fe­ren

tes re­tos du­ran­te la tra­mi­ta­ción, la li­qui­da­ción, la pér­di­da de in­for­ma­ción, las con­clu­sio­nes, los ro­les que desem­pe­ñan los di­fe­ren­tes ac­to­res en la bús­que­da de so­lu­cio­nes. El ob­je­ti­vo fi­nal es que to­dos los pa­rá­me­tros en jue­go –ca­li­dad en la con­tra­ta­ción, trans­pa­ren­cia y agi­li­dad– con­tri­bu­yan a ge­ne­rar con­fian­za en el ase­gu­ra­do y ava­len que lo que tie­ne con­tra­ta­do es lo que va a re­ci­bir. Aquí ra­di­ca la pro­fe­sio­na­li­dad y la ex­ce­len­cia.

¿Qué as­pec­tos va­lo­ra una em­pre­sa a la ho­ra de con­fiar la ges­tión de sus si­nies­tros?

En esen­cia la ca­li­dad en el ser­vi­cio. Una res­pues­ta rá­pi­da y pro­fe­sio­nal en su aten­ción pri­ma­ria y una eficiente tra­mi­ta­ción des­de el mis­mo ins­tan­te de la ocu­rren­cia del si­nies­tro has­ta su re­so­lu­ción fi­nal. Sin que va­ya en de­tri­men­to de la efi­cien­cia in­di­ca­da, es fun­da­men­tal do­tar al pro­ce­so de la ma­yor do­sis po­si­ble de ri­gor y trans­pa­ren­cia, lo que sin du­da in­ci­di­rá en que au­men­te la con­fian­za mu­tua, cues­tión esen­cial pa­ra fa­ci­li­tar la tra­mi­ta­ción.

¿Son cons­cien­tes las em­pre­sas del va­lor que tie­ne el ge­ren­te de ries­gos pa­ra la pro­tec­ción de su ba­lan­ce?

No pue­de dar­se una res­pues­ta uni­ver­sal que sea vá­li­da. Aun­que se ha avan­za­do mu­cho en la sen­si­bi­li­za­ción em­pre­sa­rial so­bre es­ta dis­ci­pli­na (la ges­tión de ries­gos), la­men­ta­ble­men­te no po­de­mos de­cir que el ni­vel sea el desea­ble. Ob­via­men­te cuan­to ma­yor es el desa­rro­llo del país en el que la ma­triz de la em­pre­sa tie­ne su ori­gen y más ma­du­ra es su eco­no­mía, ma­yor es es­ta sen­si­bi­li­dad. Asi­mis­mo, no es igual la sen­si­bi­li­dad y la re­le­van­cia que ad­quie­re es­ta dis­ci­pli­na en gran­des con­glo­me­ra­dos mul­ti­na­cio­na­les que en las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Ade­más de la pro­fe­sio­na­li­dad y la ex­pe­rien­cia, ¿es im­por­tan­te que una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra y rease­gu­ra­do­ra de gran­des ries­gos ten­ga un com­ple­to des­plie­gue in­ter­na­cio­nal y ofrez­ca sus ser­vi­cios glo­bal­men­te?

Si la vo­ca­ción de es­ta com­pa­ñía es ofre­cer un ser­vi­cio de va­lor aña­di­do y di­fe­ren­cia­do, in­du­da­ble­men­te la res­pues­ta es que sí. Los “gran­des ries­gos” nor­mal­men­te es­tán vin­cu­la­dos a clien­tes que tie­nen ac­ti­vos y/o desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des en di­fe­ren­tes paí­ses, por lo que ne­ce­si­tan res­pues­tas lo­ca­les y es­tas no pue­den im­pro­vi­sar­se. Tan­to en la sus­crip­ción co­mo en la emi­sión de pó­li­zas y la con­se­cuen­te ges­tión de si­nies­tros, una com­pa­ñía que ofrez­ca so­lu­cio­nes ase­gu­ra­do­ras glo­ba­les de­be ser ca­paz de ofre­cer un ade­cua­do ser­vi­cio a ni­vel lo­cal. ¿Cuál es la fa­se más crí­ti­ca en la ges­tión de un si­nies­tro?

Sin des­me­re­cer la re­le­van­cia de to­das ellas, sin du­da la fa­se pe­ri­cial. A tra­vés de ella se de­ter­mi­nan as­pec­tos crí­ti­cos pa­ra una po­ten­cial mi­ni­mi­za­ción de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas del si­nies­tro y se de­ter­mi­nan cuá­les han de ser las cuan­tías in­dem­ni­za­bles por los di­fe­ren­tes con­cep­tos asegurados.

¿Cuán­do em­pie­za real­men­te un si­nies­tro, cuan­do se re­gis­tra la in­ci­den­cia o cuan­do se con­tra­ta la pó­li­za?

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer iló­gi­co, exis­te una im­por­tan­te fa­se en la ges­tión de un si­nies­tro que es la que pre­ce­de a su ocu­rren­cia. En ella se han de ma­ne­jar las ex­pec­ta­ti­vas ade­cua­da­men­te, tan­to des­de el pun­to de vis­ta de los con­cep­tos asegurados y por con­si­guien­te in­dem­ni­za­bles, co­mo de la ca­pa­ci­dad de

“Com­pran­do un se­gu­ro con­vier­to la in­cer­ti­dum­bre de una pér­di­da eco­nó­mi­ca an­te un ries­go in­cier­to en un cos­te per­fec­ta­men­te de­ter­mi­na­do”

res­pues­ta de la que es ca­paz la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra en ca­so de si­nies­tro.

La pre­ven­ción im­pli­ca so­bre to­do an­ti­ci­pa­ción. ¿Se pue­den es­ta­ble­cer pro­to­co­los pre­vios de ac­tua­ción que fa­ci­li­ten la ges­tión del si­nies­tro?

Sin lu­gar a du­das. No so­lo pue­den es­ta­ble­cer­se, sino que es al­ta­men­te re­co­men­da­ble. Ob­via­men­te, en fun­ción del ti­po de ries­go y/o pó­li­za de que se tra­te, el pro­to­co­lo se­rá más o me­nos so­fis­ti­ca­do, pe­ro en cual­quier ca­so siem­pre de­be­ría exis­tir un mí­ni­mo pro­to­co­lo que en­mar­que las ac­tua­cio­nes que co­rres­pon­da lle­var a ca­bo en ca­so de que se pro­duz­ca un si­nies­tro.

Es im­por­tan­te te­ner cla­ro qué va a ocu­rrir des­de el mo­men­to en que se pro­du­ce el si­nies­tro. En oca­sio­nes, las ex­pec­ta­ti­vas no res­pon­den a las con­di­cio­nes de la pó­li­za. ¿Có­mo su­bli­mar la cla­ri­dad en la con­tra­ta­ción?

De nue­vo vol­ve­mos a la im­por­tan­cia que ad­quie­re la trans­pa­ren­cia en la re­la­ción ase­gu­ra­do/ase­gu­ra­dor. En la fa­se de con­tra­ta­ción es esen­cial que se ten­ga cla­ro qué es lo que se es­tá ase­gu­ran­do, cuál es el al­can­ce de la co­ber­tu­ra que se con­tra­ta y có­mo que­da plas­ma­da di­cha co­ber­tu­ra en la pó­li­za. Aquí es fun­da­men­tal el pa­pel del bró­ker o ase­sor y la con­fian­za en­tre las par­tes. El ob­je­ti­vo de­be ser re­dac­tar la pó­li­za re­du­cien­do al mí­ni­mo la ne­ce­si­dad de in­ter­pre­tar el con­te­ni­do de la co­ber­tu­ra, aun­que ob­via­men­te no siem­pre se pue­de evi­tar. El con­tra­to de se­gu­ro, la pó­li­za en es­te ca­so, es un con­tra­to de bue­na fe y ese de­be ser el prin­ci­pio que lo ri­ja lle­ga­do el ca­so.

Ló­gi­ca­men­te, la em­pre­sa quie­re co­brar la in­dem­ni­za­ción cuan­to an­tes. ¿Por qué se di­la­tan los pro­ce­sos? ¿Qué pe­so tie­ne la la­bor de pe­ri­ta­je?

No hay una vo­lun­tad ex­pre­sa en di­la­tar los pro­ce­sos por par­te de los ase­gu­ra­do­res o de los pe­ri­tos in­ter­vi­nien­tes, al con­tra­rio. Pa­ra el ase­gu­ra­dor se­ría ideal po­der re­sol­ver los si­nies­tros y li­qui­dar­los de la ma­ne­ra más in­me­dia­ta po­si­ble, sin em­bar­go, no siem­pre lo es. Aun­que la tra­mi­ta­ción de un si­nies­tro, des­de que su­ce­de el in­ci­den­te has­ta que se li­qui­da la in­dem­ni­za­ción co­rres­pon­dien­te, abar­ca di­fe­ren­tes pro­ce­sos e in­ter­vi­nien­tes, es sin du­da la fa­se de pe­ri­ta­ción nor­mal­men­te la más lar­ga y com­ple­ja y por con­si­guien­te la que es pro­cli­ve a ma­yo­res re­tra­sos. En­tre los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que in­ci­den en re­tra­sos en es­te as­pec­to, por en­ci­ma de la pro­pia dis­po­ni­bi­li­dad del pe­ri­to o del tra­mi­ta­dor co­rres­pon­dien­te, nos encontramo­s las di­fi­cul­ta­des en re­ca­bar la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra ela­bo­rar los in­for­mes pe­ri­cia­les, la in­ves­ti­ga­ción de cau­sa cuan­do se re­quie­re y la jus­ti­fi­ca­ción de las par­ti­das in­dem­ni­za­bles.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne en el seg­men­to de ries­gos glo­ba­les la pres­ta­ción de un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do y adap­ta­do al clien­te en la ges­tión de si­nies­tros?

Es­te seg­men­to de ne­go­cio se ca­rac­te­ri­za por su so­fis­ti­ca­ción. Los ries­gos son va­ria­dos y com­ple­jos, co­mo lo son las so­lu­cio­nes ase­gu­ra­do­ras que se re­quie­ren: pro­duc­tos y ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos y lo más ajus­ta­do po­si­ble a las reali­da­des par­ti­cu­la­res de los pro­pios clien­tes (tay­lor ma­de). Un clien­te bus­ca va­lor aña­di­do en las com­pa­ñías en quie­nes de­po­si­ta la con­fian­za a la ho­ra de ase­gu­rar sus ries­gos y es­te va­lor aña­di­do se tra­du­ce en ca­pa­ci­dad de liderazgo, es­pe

“Una com­pa­ñía que ga­ran­ti­ce so­lu­cio­nes ase­gu­ra­do­ras glo­ba­les de­be ser ca­paz de ofre­cer un ade­cua­do ser­vi­cio a ni­vel lo­cal”

cia­li­za­ción y ri­gor en las res­pues­tas y agi­li­dad en la re­so­lu­ción de los si­nies­tros, pe­ro siem­pre con la do­sis ade­cua­da de fle­xi­bi­li­dad pa­ra en­ten­der que el ser­vi­cio ofre­ci­do se adap­ta a la reali­dad de sus ries­gos.

¿Por qué re­sul­ta tan com­ple­jo pau­tar los tiem­pos y que to­dos los pro­fe­sio­na­les que in­ter­vie­nen es­tén coor­di­na­dos?

Pre­ci­sa­men­te la fal­ta de coor­di­na­ción es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que los pla­zos de res­pues­ta se pue­den di­la­tar más de lo desea­ble. Mu­chas ve­ces las prio­ri­da­des pa­ra los di­fe­ren­tes in­ter­vi­nien­tes no es­tán ali­nea­das y en mu­chas oca­sio­nes es nor­mal que así sea. Por ejem­plo, tras un si­nies­tro, la prio­ri­dad de los pro­fe­sio­na­les del ase­gu­ra­do es­tá en re­sol­ver in­ci­den­cias de­ri­va­das de la re­cu­pe­ra­ción tras el ac­ci­den­te, más que en aten­der los re­que­ri­mien­tos del pe­ri­to. Pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la com­pa­ñía de se­gu­ros es prio­ri­ta­rio co­no­cer la cau­sa del ac­ci­den­te pa­ra en­mar­car ade­cua­da­men­te la co­ber­tu­ra, lo que a ve­ces lle­va más tiem­po del desea­ble por el ase­gu­ra­do. A me­jo­rar esa coor­di­na­ción, y por tan­to ajus­tar los tiem­pos de res­pues­ta, de­be con­tri­buir el dis­po­ner de un ade­cua­do pro­to­co­lo de ac­tua­ción en ca­so de si­nies­tro.

¿Se ve al bró­ker co­mo un fac­tor esen­cial en la ges­tión de ries­gos? ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do su rol has­ta con­ver­tir­se en un so­cio em­pre­sa­rial que com­par­te co­no­ci­mien­to experto? Ob­via­men­te su pa­pel en la ges­tión de ries­gos de los clien­tes de­pen­de­rá del gra­do de im­pli­ca­ción que es­tos les con­fie­ran. Las pro­pias co­rre­du­rías han am­plia­do sus ser­vi­cios en es­te sen­ti­do, pa­san­do de un puro pa­pel de in­ter­me­dia­ción en la con­tra­ta­ción de los se­gu­ros a un ám­bi­to más com­ple­to, ofre­cien­do ase­so­ra­mien­to en el aná­li­sis y pre­ven­ción de ries­gos, con ma­yor o me­nor so­fis­ti­ca­ción, po­nien­do a dis­po­si­ción de sus clien­tes re­cur­sos ex­per­tos en el ám­bi­to de la con­sul­to­ría en ma­te­ria de ges­tión de ries­gos. Ese va­lor aña­di­do pre­ten­de fi­de­li­zar al clien­te, pe­ro no de­be ser ma­len­ten­di­do: los ser­vi­cios ofre­ci­dos de­ben sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas y de igual ma­ne­ra de­ben ser ade­cua­da­men­te re­tri­bui­dos. Si no hay un ade­cua­do equi­li­brio en es­to, la con­fian­za se que­bra­rá.

¿Có­mo con­se­guir que los ges­to­res de ries­gos no se con­vier­tan en me­ros “co­lo­ca­do­res” de ries­gos, que real­men­te ayu­den a las em­pre­sas a me­jo­rar la ges­tión de sus ries­gos, que no so­lo se ocu­pen de tras­pa­sar­los al mer­ca­do ase­gu­ra­dor sino que me­jo­ren sus pro­pios ac­ti­vos y pro­te­jan su cuen­ta de re­sul­ta­dos, sin pen­sar que tie­nen un se­gu­ro de­trás. No hay otra for­ma que el re­co­no­ci­mien­to de es­ta fun­ción en la pro­pia em­pre­sa, atri­bu­yén­do­le una res­pon­sa­bi­li­dad trans­ver­sal, con un en­ca­je en la or­ga­ni­za­ción que fa­ci­li­te una la­bor ob­je­ti­va y con la de­bi­da in­de­pen­den­cia. Es muy ne­ce­sa­ria la es­pe­cia­li­za­ción en es­ta fun­ción y se de­ben for­mar pro­fe­sio­na­les con la ade­cua­da ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar es­ta ta­rea que, a mi jui­cio, hoy no es­tá lo de­bi­da­men­te im­plan­ta­da ni a ni­vel for­ma­ti­vo ni a ni­vel pro­fe­sio­nal en el sec­tor em­pre­sa­rial.

¿Se pue­de lle­gar a con­fun­dir la ac­ti­vi­dad ase­gu­ra­do­ra con la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria. Es de­cir, creer que la ase­gu­ra­do­ra es so­lo un ban­co que pa­ga los si­nies­tros…

Tan­to co­mo con­fun­dir am­bas ac­ti­vi­da­des no, pe­ro sí que se pro­du­ce una dis­tor­sión (o un mal en­ten­di­mien­to) de la fun­ción ase­gu­ra­do­ra. No es ex­tra­ño en­fren­tar­se a ra­zo­na­mien­tos que pon­de­ran la prima pa­ga­da en una pó­li­za, con la con­tra­par­ti­da re­ci­bi­da por in­dem­ni­za­cio­nes de si­nies­tros, ha­cien­do una cuen­ta ne­ta­men­te fi­nan­cie­ra, equi­va­len­te a la que se pue­de es­pe­rar de una in­ver­sión en un pro­duc­to ban­ca­rio. Ob­via­men­te es­to es un error y sí, es aquí don­de a me­nu­do se pro­du­ce la con­fu­sión. Com­pran­do un se­gu­ro con­vier­to la in­cer­ti­dum­bre de una pér­di­da eco­nó­mi­ca an­te un ries­go in­cier­to, en un cos­te per­fec­ta­men­te de­ter­mi­na­do, la prima de la pó­li­za. De un pro­duc­to ban­ca­rio se es­pe­ra ren­ta­bi­li­dad, de una pó­li­za de se­gu­ro se de­be es­pe­rar pro­tec­ción pa­tri­mo­nial.

La nor­ma­ti­va re­gu­la­to­ria obli­ga a la trans­pa­ren­cia. ¿No se co­rre el ries­go de caer en la opa­ci­dad con un ex­ce­so de in­for­ma­ción di­fí­cil de pro­ce­sar?

Sin du­da, cuan­to más pro­fu­sa es la nor­ma­ti­va apli­ca­ble, ma­yo­res son los re­que­ri­mien­tos de in­for­ma­ción y obli­ga­cio­nes a cum­plir por las par­tes. Sin em­bar­go, si la nor­ma es­tá bien ela­bo­ra­da y su adap­ta­ción a los pro­ce­sos es ade­cua­da, no de­be ser un obs­tácu­lo pa­ra que la ac­ti­vi­dad ga­ne en trans­pa­ren­cia y se­gu­ri­dad pa­ra las par­tes, sino to­do lo con­tra­rio.

¿De qué ma­ne­ra afec­ta al pro­ce­so de ges­tión de si­nies­tros la obli­ga­ción le­gal so­bre la pro­tec­ción de da­tos?

De ma­ne­ra sus­tan­cial siem­pre que el da­to que se ma­ne­je sea sus­cep­ti­ble de ser cus­to­dia­do ba­jo los pre­cep­tos es­ta­ble­ci­dos por la ley, es­to es, da­tos de ca­rác­ter per­so­nal. De­ben es­ta­ble­cer­se los pro­to­co­los y pro­ce­di­mien­tos de ges­tión de si­nies­tros ade­cua­dos pa­ra sal­va­guar­dar la con­fi­den­cia­li­dad del da­to.

¿Có­mo se pue­de po­ten­ciar que la in­for­ma­ción y el co­no­ci­mien­to flu­yan en­tre ase­gu­ra­do­ra, ges­to­res y clien­tes?

Es­ta­ble­cien­do los de­bi­dos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción, ade­cua­dos a los tiem­pos que vi­vi­mos, con in­ter­lo­cu­to­res de­bi­da­men­te acre­di­ta­dos y de­fi­nien­do con­ve­nien­te­men­te la in­for­ma­ción re­que­ri­da en ca­da uno de los pro­ce­sos que con­for­ma la re­la­ción ase­gu­ra­do­ra.

¿Y la cla­ri­dad en la con­tra­ta­ción? ¿Es po­si­ble re­su­mir 50 fo­lios de cláu­su­las en pá­gi­na y me­dia?

La cla­ri­dad de una pó­li­za no es­tá re­ñi­da con la ex­ten­sión del tex­to, sino con su re­dac­ción. Es im­po­si­ble de­cir en pá­gi­na y me­dia lo que se ha re­dac­ta­do en 50, sin em­bar­go, no es in­com­pa­ti­ble fa­ci­li­tar la com­pren­sión del con­te­ni­do de la co­ber­tu­ra a tra­vés de sín­te­sis que, sin ser sus­ti­tu­ti­vo de aque­lla, sí pue­da otor­gar una idea cla­ra de los tra­zos prin­ci­pa­les de su al­can­ce.

En una co­yun­tu­ra tan cam­bian­te e im­pre­de­ci­ble, los ge­ren­tes de ries­gos lo tie­nen com­pli

“El ries­go avan­za tan rá­pi­do co­mo lo ha­ce la pro­pia tec­no­lo­gía y no es fá­cil com­ba­tir­lo, aco­tar­lo ni di­men­sio­nar­lo y es­te es uno de los prin­ci­pa­les re­tos de la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra”

ca­do. ¿Có­mo iden­ti­fi­car los ries­gos y eva­luar­los co­rrec­ta­men­te?

En­ten­dien­do pre­ci­sa­men­te en qué y ha­cia dón­de esa co­yun­tu­ra cam­bian­te im­pac­ta o pue­de im­pac­tar en la em­pre­sa. Pa­ra ello es fun­da­men­tal el co­no­ci­mien­to in­terno de la mis­ma; de su or­ga­ni­za­ción, de su ac­ti­vi­dad, de sus pla­nes de desa­rro­llo, de su es­tra­te­gia y al mis­mo tiem­po el co­no­ci­mien­to del en­torno y có­mo se adap­tan a él el res­to de em­pre­sas. Es muy im­por­tan­te en es­te sen­ti­do fo­men­tar y par­ti­ci­par en fo­ros don­de se com­par­tan ex­pe­rien­cias y se tra­ba­je de for­ma con­jun­ta pa­ra desa­rro­llar he­rra­mien­tas que ayu­den a pre­de­cir y pa­liar si­tua­cio­nes, a prio­ri, di­fí­ci­les de pre­ver.

¿Có­mo se abor­dan los ries­gos ci­ber­né­ti­cos y los ata­ques a in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas? Esen­cial­men­te con me­di­das de pro­tec­ción. La de­pen­den­cia de la tec­no­lo­gía es hoy en día ab­so­lu­ta y las vul­ne­ra­bi­li­da­des son ca­da vez más crí­ti­cas. Afor­tu­na­da­men­te se ha avan­za­do de for­ma no­ta­ble en la sen­si­bi­li­za­ción en es­te sen­ti­do y em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes in­vier­ten ca­da vez más en se­gu­ri­dad di­gi­tal y en me­di­das de pro­tec­ción. Sin em­bar­go, el ries­go avan­za tan rá­pi­do co­mo lo ha­ce la pro­pia tec­no­lo­gía y no es fá­cil com­ba­tir­lo, aco­tar­lo ni di­men­sio­nar­lo y es­te es uno de los prin­ci­pa­les re­tos de la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes an­te es­te ti­po de ries­gos.

¿Qué per­fil de­be te­ner el ge­ren­te de ries­gos y qué es lo que más le de­be preo­cu­par an­te los cam­bios en el sec­tor?

Un pro­fe­sio­nal con for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca, mul­ti­dis­ci­pli­nar, con una per­so­na­li­dad de­fi­ni­da, ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes, con una al­ta do­sis de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y fa­ci­li­dad pa­ra tra­ba­jar en equi­po y do­tes de liderazgo pa­ra sa­ber di­ri­gir­los. Lo que más le de­be preo­cu­par a un ge­ren­te de ries­gos des­de el pun­to de vis­ta de cam­bios en el sec­tor de­be­ría ser, sin du­da, la pér­di­da de ca­pa­ci­dad ase­gu­ra­do­ra pa­ra ha­cer fren­te a los ries­gos que se le plan­tean.

¿Son sen­si­bles las em­pre­sas al da­ño repu­tacio­nal o de la mar­ca?

Aun­que sea in­jus­to ge­ne­ra­li­zar, no to­do lo que se de­be­ría. Ba­jo mi pun­to de vis­ta se va por de­trás de las exi­gen­cias so­cia­les y pre­va­le­ce el ren­di­mien­to eco­nó­mi­co fren­te a la adop­ción de de­ter­mi­na­das ac­cio­nes pre­ven­ti­vas que mi­ti­guen los ries­gos de repu­tación. Sin em­bar­go, sin du­da, se ha avan­za­do mu­cho en los úl­ti­mos años en es­te sen­ti­do y va­mos a ir a más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.