Bosch

Cambio Financiero - - Sumario -

El efec­to de la tec­no­lo­gía 3D en los vehícu­los

Más gran­des, vi­sual­men­te más atrac­ti­vas y ca­da vez con más y más ca­rac­te­rís­ti­cas. Las pan­ta­llas di­gi­ta­les se es­tán con­vir­tien­do en una de las ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ve del ‘cock­pit’ de los vehícu­los. Son más se­gu­ras por­que el efec­to 3D per­mi­te que la in­for­ma­ción visual pue­da com­pren­der­se más fá­cil­men­te. Y tam­bién más efi­cien­tes: Bosch ha com­bi­na­do to­das las fun­cio­nes de con­trol en una uni­dad cen­tral de pro­ce­sa­mien­to.

Ni los con­duc­to­res ni los pa­sa­je­ros quie­ren pres­cin­dir de las fun­cio­nes de vi­sua­li­za­ción y con­trol de las que aho­ra dis­fru­tan en dis­po­si­ti­vos co­mo smartp­ho­nes y te­le­vi­so­res. Pe­ro hay mu­cho más que eso: en el cock­pit del fu­tu­ro, las pan­ta­llas di­gi­ta­les desem­pe­ña­rán un pa­pel cla­ve en la in­ter­ac­ción en­tre los con­duc­to­res y sus vehícu­los. Con los nue­vos pro­duc­tos de vi­sua­li­za­ción 3D, Bosch res­pon­de a es­ta nue­va ten­den­cia. Es­tos pro­duc­tos uti­li­zan tec­no­lo­gía 3D pa­si­va pa­ra ge­ne­rar un efec­to tri­di­men­sio­nal rea­lis­ta, que per­mi­te cap­tar la in­for­ma­ción visual más rá­pi­da­men­te que cuan­do se mues­tra en pan­ta­llas con­ven­cio­na­les.

“Las pan­ta­llas se es­tán con­vir­tien­do, ca­da vez más, en sis­te­mas in­ter­ac­ti­vos que pue­den an­ti­ci­par me­jor las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les de los con­duc­to­res”, di­ce Stef­fen Berns, pre­si­den­te de Bosch Car Mul­ti­me­dia. “En es­to, hay un gran po­ten­cial de ne­go­cio pa­ra Bosch”. Las pre­vi­sio­nes apun­tan que el mer­ca­do mun­dial de pan­ta­llas pa­ra vehícu­los se du­pli­ca­rá, pa­san­do de 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res (13.400 mi­llo­nes de eu­ros) a 30.000 mi­llo­nes (26.700 mi­llo­nes de eu­ros) en 2025, se­gún Glo­bal Market Insights. Ya sean cur­va­das, equi­pa­das con LEDs or­gá­ni­cos (OLEDs) o li­bre­men­te con­fi­gu­ra­bles, Bosch mar­ca el pun­to de par­ti­da pa­ra las pan­ta­llas de los vehícu­los.

Las pan­ta­llas 3D son la úl­ti­ma ten­den­cia pa­ra el cock­pit de los vehícu­los. En la pan­ta­lla de ci­ne, un efec­to tri­di­men­sio­nal sir­ve prin­ci­pal­men­te pa­ra po­ten­ciar el va­lor de en­tre­te­ni­mien­to de una pe­lí­cu­la. Pe­ro en un vehícu­lo, es un ca­so di­fe­ren­te. “La pro­fun­di­dad de cam­po de la pan­ta­lla les per­mi­te a los con­duc­to­res cap­tar in­for­ma­ción visual im­por­tan­te con ma­yor ra­pi­dez, ya sea de un sis­te­ma de asis­ten­cia o de una aler­ta por atas­co de trá­fi­co”, di­ce Berns. “Las aler­tas, que pa­re­cen sal­tar de la pan­ta­lla, son mu­cho más ob­vias y ur­gen­tes”. Ade­más, al apar­car, la ima­gen de la cá­ma­ra tra­se­ra es más rea­lis­ta, lo que per­mi­te de­tec­tar an­tes los obs­tácu­los. Igual­men­te, los con­duc­to­res pue­den ha­cer­se una me­jor idea de cuán­to es­pa­cio les que­da en­tre el pa­ra­cho­ques tra­se­ro y, por ejem­plo, la pared de un par­king. Cuan­do se cir­cu­la por ca­lles es­tre­chas, es­te efec­to 3D tam­bién jue­ga un pa­pel de­ci­si­vo, ya que la pro­fun­di­dad es­pa­cial de la pan­ta­lla del ma­pa de­ja cla­ro de in­me­dia­to qué edi­fi­cio mar­ca la si­guien­te sa­li­da. Pa­ra su nue­va pan­ta­lla, Bosch uti­li­za una tec­no­lo­gía 3D pa­si­va, que fun­cio­na sin com­po­nen­tes adi­cio­na­les co­mo el eye trac­king o las ga­fas 3D.

IN­NO­VA­DO­RAS Y CREA­TI­VAS

Los ojos son res­pon­sa­bles del 90% de to­da la per­cep­ción sen­so­rial hu­ma­na. El sim­ple he­cho de mos­trar in­for­ma­ción en un ins­tru­men­to de vi­sua­li­za­ción de au­to­mó­vi­les es agua pa­sa­da.

El fu­tu­ro se ba­sa en la in­ter­ac­ción en­tre los usua­rios y las pan­ta­llas, y Bosch es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ello. Su ofer­ta in­clu­ye apli­ca­cio­nes de to­do ti­po, des­de pan­ta­llas pe­que­ñas y pla­nas has­ta gran­des y cur­vas, y a ve­ces con for­mas inusua­les co­mo re­don­das o con es­qui­nas re­cor­ta­das. Ade­más, la in­ter­ac­ción pue­de rea­li­zar­se me­dian­te con­trol por voz o tác­til­men­te. Es­te úl­ti­mo, tam­bién con re­tro­ali­men­ta­ción tác­til. “Bosch es­tá desa­rro­llan­do el in­fo­tain­ment (in­foen­tre­te­ni­mien­to) pa­ra adap­tar­se a cual­quier clien­te”, afir­ma Berns. Es­pe­cial­men­te, cuan­do los con­duc­to­res de­jen en el fu­tu­ro que con­duz­ca el pi­lo­to au­to­má­ti­co, la in­ter­faz hom­bre-má­qui­na (HMI) se­rá cru­cial pa­ra la in­ter­ac­ción en­tre el co­che y su con­duc­tor.

A me­di­da que las pan­ta­llas cre­cen en ta­ma­ño, se vuel­ven más po­li­va­len­tes e in­te­li­gen­tes y pre­sen­tan con­trol por voz y tác­til, es ne­ce­sa­ria una ma­yor po­ten­cia in­for­má­ti­ca. Es­to po­dría sig­ni­fi­car mu­chas más uni­da­des de con­trol. Hoy en día, has­ta 15 uni­da­des de pro­ce­sa­mien­to back-end con­tro­lan los sis­te­mas ope­ra­ti­vos y de vi­sua­li­za­ción.

Bosch uti­li­za un so­lo or­de­na­dor pa­ra coor­di­nar el HMI y de­le­ga to­das las fun­cio­nes de con­trol a una so­la uni­dad de con­trol cen­tral. “Es­ta­mos do­tan­do de in­te­li­gen­cia al cock­pit”, anun­cia Berns. Me­nos uni­da­des de con­trol tam­bién sig­ni­fi­ca me­nos pe­so, re­du­cien­do los tiem­pos de desa­rro­llo de los vehícu­los. Ade­más, gra­cias a las ac­tua­li­za­cio­nes vía sa­té­li­te, el sis­te­ma de “in­foen­tre­te­ni­mien­to” se pue­de man­te­ner ac­tua­li­za­do de for­ma tan sen­ci­lla co­mo un smartp­ho­ne.

LA SE­GU­RI­DAD PRI­ME­RO

Las pan­ta­llas de los vehícu­los es­tán su­je­tas a ri­gu­ro­sas nor­mas de se­gu­ri­dad. Es­pe­cial­men­te, cuan­do se tra­ta de fluc­tua­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra y vi­bra­cio­nes, los es­tán­da­res son mu­cho más al­tos que los de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo. Por ejem­plo, las pan­ta­llas de los au­to­mó­vi­les tie­nen que fun­cio­nar a la per­fec­ción tan­to si la tem­pe­ra­tu­ra es de -40 gra­dos cen­tí­gra­dos, co­mo si es su­pe­rior a 120 gra­dos cen­tí­gra­dos, du­ran­te to­da la vi­da útil del vehícu­lo. In­clu­so en ca­so de un fa­llo par­cial, los con­duc­to­res de­ben po­der con­fiar en una can­ti­dad mí­ni­ma de in­for­ma­ción vi­tal.

Des­de los años 80, la com­pa­ñía ha mar­ca­do re­pe­ti­da­men­te nue­vos hi­tos en los ins­tru­men­tos de vi­sua­li­za­ción de los vehícu­los, co­mo la pri­me­ra pan­ta­lla di­gi­tal del mun­do, pre­sen­ta­da en el cock­pit del Au­di Quat­tro. Tam­bién gra­cias a Bosch, ha­ce unos cin­co años se fa­bri­có la pri­me­ra pan­ta­lla pro­gra­ma­ble en el Au­di TT. Ade­más, Bosch es­tá de­trás del pri­mer cua­dro de ins­tru­men­tos cur­va­do del mun­do equi­pa­do en el ‘In­no­vi­sion Cock­pit’ del úl­ti­mo VW Touareg. La em­pre­sa tam­bién apli­ca sus in­no­va­cio­nes di­gi­ta­les a los ins­tru­men­tos de vi­sua­li­za­ción de mo­to­ci­cle­tas y e-bi­kes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.