So­lu­nion

Cambio Financiero - - Sumario -

El mejor so­cio pa­ra las em­pre­sas

Los ries­gos se mul­ti­pli­can pa­ra las em­pre­sas y el mer­ca­do glo­bal en una co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca en la que se apre­cian los pri­me­ros sín­to­mas de des­ace­le­ra­ción. El cam­bio cli­má­ti­co y la gue­rra co­mer­cial aña­den in­cer­ti­dum­bre y vo­la­ti­li­dad. El se­gu­ro de cré­di­to es una ga­ran­tía que no so­lo cu­bre los im­pa­gos, sino que pue­de pre­ve­nir la in­sol­ven­cia.

Las ba­rre­ras co­mer­cia­les son la principal cau­sa del fre­na­zo en el cre­ci­mien­to mun­dial, pe­ro los re­cor­tes eco­nó­mi­cos tie­nen su ori­gen en más fac­to­res que in­ci­den di­rec­ta­men­te en la des­ace­le­ra­ción que hoy ya es una reali­dad cier­ta. Es po­si­ble que es­tos sín­to­mas de re­trai­mien­to en los mer­ca­dos no desem­bo­quen en una nue­va cri­sis glo­bal co­mo la vi­vi­da a par­tir de 2009, pe­ro el di­ne­ro es mie­do­so y su zo­zo­bra se con­ta­gia de in­me­dia­to a las em­pre­sas. Los desafíos son múl­ti­ples y pa­ra afron­tar el re­to de se­guir cre­cien­do es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car­los. A los ries­gos de­ri­va­dos de la gue­rra aran­ce­la­ria ini­cia­da por Es­ta­dos Uni­dos fren­te a Chi­na, que ya afec­ta de lleno a la Unión Eu­ro­pea, hay que aña­dir la ame­na­za

del Bre­xit en lo eco­nó­mi­co y las in­cer­ti­dum­bres fi­nan­cie­ras de­ri­va­das del cam­bio cli­má­ti­co, que pe­na­li­za­rán a todas aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes que no apues­ten por la in­ver­sión sos­te­ni­ble y la tran­si­ción ener­gé­ti­ca ha­cia un mo­de­lo de eco­no­mía cir­cu­lar y, asi­mis­mo, ame­na­za con ca­tás­tro­fes y desas­tres na­tu­ra­les que afec­tan a la cuen­ta de re­sul­ta­dos de las em­pre­sas.

Aun­que los sín­to­mas de des­ace­le­ra­ción han dis­pa­ra­do todas las alar­mas, los ban­cos cen­tra­les y las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias mun­dia­les han des­ple­ga­do un con­jun­to de me­di­das pa­ra evi­tar una nue­va cri­sis. En Es­pa­ña tam­bién se apli­can cor­ta­fue­gos a la re­ce­sión, pe­se a la de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes y al pe­so eco­nó­mi­co que tie­nen en el PIB. Pre­ci­sa­men­te la ex­por­ta­ción fue uno de los mo­to­res que pro­pi­ció el de­no­mi­na­do mi­la­gro eco­nó­mi­co es­pa­ñol, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Euler Her­mes, que jun­to a MAPFRE ges­tio­na (50/50) So­lu­nion, la joint ven­tu­re de se­gu­ros de cré­di­to y de cau­ción. Se­gún es­te in­for­me, el fin del mi­la­gro eco­nó­mi­co es­pa­ñol hun­de sus raí­ces en la des­ace­le­ra­ción de las ex­por­ta­cio­nes, que de­pen­den de la de­man­da ex­ter­na y fre­nan el co­mer­cio de bie­nes y ser­vi­cios e im­pul­san el in­cre­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les, lo que con­de­na a las em­pre­sas a una pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad. En se­gun­do lu­gar es­tá el con­su­mo pri­va­do, que en Es­pa­ña es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la crea­ción de em­pleo.

La tó­ni­ca ge­ne­ral será un cre­ci­mien­to plano e inferior al co­no­ci­do en los úl­ti­mos años. En con­se­cuen­cia, los mer­ca­dos se­rán más vo­lá­ti­les y los flu­jos de ca­pi­tal vo­lu­bles. Tam­bién ten­dre­mos unos pre­cios vo­lá­ti­les de los pro­duc­tos bá­si­cos (~70 $/ bbl pa­ra el pe­tró­leo), mo­ne­das (de­pre­cia­ción del 3-5% en pro­me­dio) y flu­jos de ca­pi­tal pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes. Es­tos ries­gos se tra­du­cen pa­ra las em­pre­sas es un au­men­to de las in­sol­ven­cias de un +8% (en 2019 y 2020).

La ex­por­ta­ción y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción su­po­nen una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra las em­pre­sas, pe­ro con­lle­van los ries­gos in­he­ren­tes a cual­quier ope­ra­ción co­mer­cial que, ade­más, se ven agra­va­dos por el des­co­no­ci­mien­to del mer­ca­do en el que se desa­rro­llan: com­por­ta­mien­tos de pa­go, con­tex­to eco­nó­mi­co, co­mer­cial y le­gal, etc.

El im­pa­go es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de in­sol­ven­cia e in­clu­so de cie­rre de las em­pre­sas. Las con­se­cuen­cias pue­den ser di­ver­sas, de­pen­dien­do de va­ria­bles co­mo la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca de la com­pa­ñía o la cuan­tía del im­pa­go. Sin em­bar­go, un so­lo si­nies­tro pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra ha­cer que la em­pre­sa ten­ga gra­ves pro­ble­mas de sol­ven­cia. La co­ber­tu­ra de si­nies­tros, pe­ro so­bre todo la prevención de los mis­mos, son las cla­ves pa­ra ase­gu­rar la via­bi­li­dad del ne­go­cio an­te po­si­bles mo­ras o im­pa­gos.

Se­gún afir­ma Laurent Treil­hes, di­rec­tor ge­ne­ral de So­lu­nion Es­pa­ña, ni gran­des em­pre­sas ni py­mes es­tán exen­tas de su­frir im­pa­gos. “En ge­ne­ral –ex­pli­ca–, to­da ope­ra­ción co­mer­cial a cré­di­to pre­sen­ta ries­gos de im­pa­go. Lo que ocu­rre es que, tra­di­cio­nal­men­te, la py­me no ha uti­li­za­do me­ca­nis­mos co­mo el se­gu­ro de cré­di­to pa­ra pro­te­ger sus cuen­tas por co­brar tan­to co­mo las gran­des em­pre­sas, mu­chas ve­ces por la di­fi­cul­tad pa­ra abor­dar una ope­ra­ti­va que re­quie­re re­cur­sos. Sin em­bar­go, la con­cien­cia de protección ha cre­ci­do mu­cho du­ran­te los úl­ti­mos años y, so­bre todo, en un con­tex­to de in­cre­men­to de la ex­por­ta­ción. Y el se­gu­ro de cré­di­to se adap­ta a la reali­dad de todo ti­po de com­pa­ñías y cuen­ta con pro­duc­tos adap­ta­dos pa­ra ellas y, en es­te ca­so, pa­ra las py­mes”.

Los se­gu­ros de cré­di­to y de cau­ción se eri­gen en pa­lan­ca pa­ra el desa­rro­llo co­mer­cial y cre­ci­mien­to de las em­pre­sas. En el co­no­ci­mien­to del ne­go­cio y el co­rrec­to aná­li­sis de los ries­gos ra­di­ca la cla­ve del éxi­to co­mer­cial. So­lu­nion as­pi­ra a ser un so

cio más de las em­pre­sas en su ne­go­cio por­que un im­pa­go pue­de ge­ne­rar en la em­pre­sa un dé­fi­cit de te­so­re­ría que de­be ser cu­bier­to con fuen­tes de fi­nan­cia­ción al­ter­na­ti­vas. En el ca­so de que la pla­ni­fi­ca­ción no lo ha­ya pre­vis­to, sur­gen necesidade­s de fi­nan­cia­ción que de­ben ser cu­bier­tas de for­ma in­me­dia­ta, ge­ne­ral­men­te con un cos­te muy ele­va­do. En los peo­res ca­sos pue­de su­po­ner el cie­rre del ne­go­cio.

IN­NO­VA­CIÓN Y EX­PE­RIEN­CIA DEL CLIEN­TE

En So­lu­nion se ofre­cen so­lu­cio­nes y ser­vi­cios de se­gu­ros de Cré­di­to, de Cau­ción y de Re­co­bro pa­ra com­pa­ñías de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca –en Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na, desde 2013, y desde 2014 en Chi­le, Co­lom­bia y Mé­xi­co. A día de hoy, ofrece sus pro­duc­tos en has­ta 16 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca–. Una completa red in­ter­na­cio­nal de vi­gi­lan­cia de ries­gos ana­li­za la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de em­pre­sas (mo­ni­to­ri­za a más de 40 mi­llo­nes de em­pre­sas en todo el mun­do), paí­ses y sec­to­res de ac­ti­vi­dad, res­pon­dien­do a las necesidade­s de sus ase­gu­ra­dos en todo el mun­do. Cuen­ta con la mayor red de dis­tri­bu­ción co­mer­cial en to­dos los paí­ses don­de desa­rro­lla sus ac­ti­vi­da­des y su ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción se adap­ta con flexibilid­ad a las exi­gen­cias par­ti­cu­la­res de ca­da clien­te.

Pa­ra Laurent Treil­hes, la pros­pec­ción de nue­vos mer­ca­dos y clien­tes es vi­tal pa­ra el desa­rro­llo de una em­pre­sa. “Cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar con un clien­te, de­be­mos co­no­cer su ca­pa­ci­dad de pa­go. Pe­ro el aná­li­sis de nues­tros so­cios co­mer­cia­les no so­lo de­be rea­li­zar­se en el mo­men­to pre­vio al es­ta­ble­ci­mien­to de la re­la­ción, sino de for­ma con­ti­nua. Co­no­cer la sol­ven­cia de nues­tros clien­tes en todo mo­men­to es un ejer­ci­cio que per­mi­te te­ner una car­te­ra sana, di­ver­si­fi­car el ries­go y de­di­car es­fuer­zos a los so­cios que sa­be­mos que van a dar­nos un buen ren­di­mien­to. Aquí es importante la cer­ca­nía al ries­go. Pa­ra las em­pre­sas, y más en el ca­so de las ex­por­ta­do­ras, re­sul­ta com­pli­ca­do co­no­cer la ca­pa­ci­dad y las ten­den­cias de pa­go de sus so­cios. De ahí la im­por­tan­cia de con­tar con re­cur­sos de­di­ca­dos a es­ta ta­rea”.

Exis­ten di­fe­ren­tes for­mas de ges­tio­nar el ries­go co­mer­cial. Sin em­bar­go, la he­rra­mien­ta más completa es el se­gu­ro de cré­di­to, que va más allá de una sim­ple co­ber­tu­ra. Tie­ne una tri­ple fun­ción de prevención del im­pa­go (que tam­bién su­po­ne una ase­so­ría en la elec­ción de clien­tes y mer­ca­dos), gra­cias a la vi­gi­lan­cia cons­tan­te del ries­go; re­cu­pe­ra­ción del im­pa­go, me­dian­te la fun­ción de re­co­bro; y fi­nal­men­te in­dem­ni­za­ción, en ca­so de no con­se­guir re­co­brar las can­ti­da­des im­pa­ga­das.

Los eco­no­mis­tas han re­vi­sa­do las pre­vi­sio­nes del cre­ci­mien­to del PIB du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, acom­pa­ñan­do la pér­di­da de con­fian­za ob­ser­va­da en el mer­ca­do de ren­ta fi­ja. Por aho­ra, exis­te un gap en­tre los fun­da­men­tos y el mer­ca­do de ren­ta va­ria­ble, que ha reac­cio­na­do de ma­ne­ra po­si­ti­va a la do­ci­li­dad de los ban­cos cen­tra­les. Menos in­ten­sa y más bre­ve que la úl­ti­ma re­ce­sión, la pró­xi­ma des­ace­le­ra­ción pon­drá a prueba la ca­pa­ci­dad de los ac­to­res, es­pe­cial­men­te aho­ra que la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y las he­rra­mien­tas po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les se es­tán de­bi­li­tan­do. Los es­tí­mu­los pri­va­dos se­rán im­por­tan­tes, tan­to co­mo una bue­na pre­vi­sión de ries­gos que ga­ran­ti­ce co­ber­tu­ras y todo ti­po de con­tin­gen­cias, in­clu­so an­tes de que lle­guen a pro­du­cir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.