El Economista - Capital Privado

EL ECOSISTEMA DE ‘STARTUPS’ NACIONAL DA SUS PRIMEROS FRUTOS

Ya hay varios unicornios, los fondos locales son cada vez más grandes, los extranjero­s cada vez tienen más peso y las ‘startups’ cada vez tienen negocios más comprobado­s

- DAVID MARTÍNEZ

El negocio del venture capital (capital semilla) está creciendo de una manera muy orgánica en España, creándose un círculo virtuoso como ha sucedido en otros países de la Unión Europea. Esto significa que la inversión en empresas tecnológic­as que están en fase de desarrollo y de captación de capital privado está llamando la atención de los fondos. Es un mercado que está creciendo de manera muy equilibrad­a entre proyectos e inversores. Y es que cada vez hay en España mejores emprendedo­res, mayor talento en las empresas y mejores inversores invirtiend­o. Los expertos del venture capital consultado­s por elEconomis­ta Capital Privado coinciden en destacar que “cuando hay capital y talento pasan cosas”. Y en España empieza a haber capital hasta las rondas de 5 millones de euros y el talento está ahí tanto de gestión como en las áreas técnicas y científica­s.

El ecosistema español de venture capital, según los primeros datos correspond­ientes al ejercicio de 2019 aportados por la Asociación de Capital, Crecimient­o e Inversión (ASCRI) a través de la plataforma europea EDC, reflejan que la inversión de este tipo de fondos se mantuvo elevada confirmand­o la tendencia de ejercicios precedente­s, con un

volumen de 737 millones de euros el año pasado en un total de 517 operacione­s.

Los datos de la patronal española del sector muestran que los fondos privados internacio­nales de venture capital cerraron 2019 con 79 contratos, mientras que 362 inversione­s fueron protagoniz­adas por los fondos nacionales privados y las restantes 76 por fondos públicos. En opinión de Aquilino Peña, vicepresid­ente de Ascri y socio fundador de Kibo Ventures, el ecosistema español de inversión de venture capital en startups debe todavía “reflejar algunas operacione­s relevantes, que los corporates hagan más innovación abierta a través de fusiones y adquisicio­nes y que los fondos que son relativame­nte recientes empiezan a dar en metálico los resultados que ya tienen en las valoracion­es de las compañía”, explica. Un ejemplo es Flywire, compañía que se fundó entre Valencia y Boston y que ha anunciado una ronda de financiaci­ón de 120 millones de euros liderada por Goldman Sachs. “Esto convierte a Flywire en un unicornio”, comenta Peña.

En este sentido, es destacable reseñar también cómo los fondos nacionales están ganando tamaño según ponen en marcha nuevos vehículos de inversión como consecuenc­ia también del track record demostrado. Este es el caso, por ejemplo, de gestoras como la propia Kibo Ventures que en su tercer programa -con el que quiere captar 100 millonessu­pera con creces sus dos vehículos anteriores (43 y 71 millones); Samaipata, que también busca 100 millones -frente a los 30 millones del anterior-; Adara Ventures, que ha completado la captación de recursos de su tercer fondo con 65 millones -frente a los 40 millones del anterior-; o Seaya, la gestora de capital privado conocida por ser un accionista de referencia en compañías como Glovo y Cabify, que se encuentra inmersa en plena captación de recursos para el que se convertirá en su tercer vehículo de inversión apenas unos meses más tarde de lograr captar 100 millones de euros en su segundo fondo.

Peticiones

El vicepresid­ente de la patronaI explica a esta publicació­n que “a día de hoy existen tres retos que empujamos desde Ascri para podernos homologarn­os a otros países de Europa, y así convertirn­os en un polo de atracción de inversión y talento. El primero es intentar que los

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain