De­cá­lo­go.

Con­se­jos para cui­dar el ai­re acon­di­cio­na­do de nues­tro vehícu­lo.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Con la es­ta­ción más ca­lu­ro­sa y so­fo­can­te del año dan­do sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, mu­chos con­duc­to­res em­pie­zan a ver las si­glas A/C si­tua­das en su pa­nel de ins­tru­men­tos como al­go a evi­tar. "Si ya no ha­ce tan­to ca­lor, ¿para qué voy a en­cen­der el ai­re acon­di­cio­na­do –o el cli­ma­ti­za­dor en ca­so de te­ner­lo–?". Una pre­gun­ta que pue­de pa­re­cer sim­ple, pe­ro que mu­chos con­duc­to­res se ha­cen una vez las tem­pe­ra­tu­ras co­mien­zan a de­cre­cer de for­ma pau­la­ti­na. De ahí que mu­chos des­co­nec­ten di­cho bo­tón y no vuel­van a en­cen­der­lo has­ta el pró­xi­mo pe­rio­do es­ti­val. Una prác­ti­ca ex­ten­di­da pe­ro que, ni mu­cho me­nos, es la más acer­ta­da. Y es que el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción no es só­lo un ele­men­to de con­fort, sino tam­bién de se­gu­ri­dad. Por eso, man­te­ner­lo en buen es­ta­do afec­ta­rá po­si­ti­va­men­te a la ho­ra de con­du­cir.

1 LO PRI­ME­RO, VA­MOS A DI­FE­REN­CIAR­LOS

Como si de un ca­pí­tu­lo de Ba­rrio Sé­sa­mo se tra­ta­ra y un ser­vi­dor fue­ra la mis­mí­si­ma re­en­car­na­ción de Co­co, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es co­no­cer las di­fe­ren­cias en­tre ai­re acon­di­cio­na­do y cli­ma­ti­za­dor... Porque si pen­sa­bas que eran lo mis­mo, no es así. El pri­me­ro no per­mi­te se­lec­cio­nar una tem­pe­ra­tu­ra exac­ta, mien­tas que el se­gun­do sí. Es de­cir, con el A/C so­lo ac­ti­va­mos o des­ac­ti­va­mos la sa­li­da de ai­re frío –sí po­de­mos re­gu­lar su in­ten­si­dad–, mien­tras que con el 'cli­ma' po­de­mos es­co­ger el va­lor exac­to.

2 ¿QUÉ TEM­PE­RA­TU­RA ES LA IDÓ­NEA?

En re­la­ción con el fi­nal del pun­to an­te­rior, los ex­per­tos ha­blan de man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra en­tre los 21 y los 23°. Un va­lor más al­to pue­de afec­tar a la con­cen­tra­ción, mien­tras que una ci­fra in­fe­rior ti­ran­do a ba­ja, du­ran­te un pe­rio­do lar­go de tiem­po, in­cre­men­ta­rá el con­su­mo de com­bus­ti­ble ¡has­ta en un 20%!

3 NI POR EX­CE­SO, NI POR DE­FEC­TO

Como he­mos co­men­ta­do al ini­cio del de­cá­lo­go, hay mu­chos con­duc­to­res que des­co­nec­tan el ai­re acon­di­cio­na­do y no lo vuel­ven a en­chu­far has­ta que lle­ga el ve­rano si­guien­te. Es­tá prác­ti­ca es erró­nea, como tam­bién lo es te­ner­lo to­do el año en­chu­fa­do, da­do que se aca­ba des­gas­tan­do más rá­pi­do.

4 AU­TO DI AGNOSTÍC AL O

Tú se­rás el pri­me­ro en no­tar que al­go no va bien. El pri­mer sín­to­ma se­rá que el ha­bi­tácu­lo no se en­fría to­do lo rá­pi­do que de­be­ría pro­vo­can­do in­clu­so, en

in­vierno, que el vaho de los cris­ta­les no se di­si­pe de for­ma rá­pi­da. La so­lu­ción, sen­ci­lla: re­car­ga el gas del cir­cui­to. Te cos­ta­rá unos 35 eu­ros, siem­pre y cuan­do no de­tec­ten fu­gas.

5 CAM­BIA EL FIL­TRO

Con la re­po­si­ción de un nue­vo fil­tro, te ase­gu­ras que el ai­re que en­tra al in­te­rior del co­che es­té li­bre de po­len y otras par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes. Ade­más, cuan­do es­tá obs­trui­do, el flu­jo de ai­re es ca­da vez me­nor. Se acon­se­ja sus­ti­tuir­lo en­tre los 10.000 y los 15.000 ki­ló­me­tros, aun­que si cir­cu­las por zo­nas con al­ta con­cen­tra­ción de pol­vo, se­rá re­co­men­da­ble que los ade­lan­tes. Di­cha ope­ra­ción es sen­ci­lla y pue­des ha­cer­lo has­ta en ca­sa –el fil­tro cues­ta unos 10 eu­ros– pe­ro si no te con­si­de­ras pre­ci­sa­men­te un ma­ni­tas, lle­var­lo al ta­ller te sal­drá apro­xi­ma­da­men­te por unos 80 eu­ros.

6 SIN MA­LOS OLO­RES

Es una de las con­se­cuen­cias de te­ner el fil­tro en ma­las con­di­cio­nes, cuya so­lu­ción para por sus­ti­tuir­lo rá­pi­da­men­te. No obs­tan­te, si per­sis­te el mal olor es que en los con­duc­tos han pro­li­fe­ra­do las bac­te­rias y los hon­gos. Se so­lu­cio­na com­pran­do un fun­gi­ci­da e in­yec­tán­do­lo en las to­mas de ai­re. Lue­go, ac­ti­va la re­cir­cu­la­ción, ba­ja las ven­ta­ni­llas y es­pe­ra fue­ra unos 10 mi­nu­tos.

7 UN PO­CO DE PA­CIEN­CIA

Nor­mal­men­te, el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción del co­che tar­da al­gu­nos mi­nu­tos en al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra per­fec­ta. Para ase­gu­rar­te una bue­na con­ser­va­ción del mis­mo, te acon­se­ja­mos que no seas im­pa­cien­te y es­pe­res un po­co des­de que arran­cas el mo­tor has­ta que ac­ti­ves el dis­po­si­ti­vo del ai­re.

8 NO LO APAGUES DI­REC­TA­MEN­TE

Otro tru­co para con­ser­var­lo en per­fec­tas con­di­cio­nes es que no apagues el sis­te­ma jus­to cuan­do lle­gues a tu des­tino. Des­co­néc­ta­lo cuan­do te que­de po­co para lle­gar y de­ja el sis­te­ma de ven­ti­la­ción en­cen­di­do. Así, ayu­da­rás a que el cir­cui­to se se­que bien para evi­tar la apa­ri­ción de hon­gos y bac­te­rias.

9 ME­JOR QUE LAS VEN­TA­NI­LLAS

Otra de las du­das exis­ten­cia­les por par­te de los usua­rios: ¿ven­ta­ni­llas ba­ja­das o cli­ma­ti­za­ción en­cen­di­da? Am­bas tie­nen sus pros y sus con­tras, pe­ro en la to­ta­li­dad de los ca­sos siem­pre es me­jor lle­var co­nec­ta­do el sis­te­ma de ven­ti­la­ción. Lo que sí es re­co­men­da­ble es que en días de mu­cho ca­lor abras las ven­ta­ni­llas an­tes de en­cen­der el ai­re para ven­ti­lar.

10 REVÍSALO PE­RIÓ­DI­CA­MEN­TE

Más allá de to­dos los con­se­jos y del buen uso que pue­das ha­cer de tu sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción, es­to no im­pi­de que ten­gas que lle­var un man­te­ni­mien­to de ma­ne­ra pe­rió­di­ca. Más allá de los po­si­bles cam­bios de fil­tros y re­lle­na­do de ga­ses, hay que lle­var a re­vi­sión el ai­re acon­di­cio­na­do a fon­do, so­bre to­do, en el ca­so de los co­ches más an­ti­guos.

QUE DE­CI­DA EL CO­CHE. An­tes de po­ner­nos a 'to­que­tear' con los bo­to­nes, lo más re­co­men­da­ble es de­jar el mo­do 'au­to' ac­ti­va­do y con­fiar en el buen ha­cer del sis­te­ma.

CUI­DA­DO. La ope­ra­ción de car­ga del gas no la po­drás ha­cer tú mis­mo. Pe­se a ello, es ba­ra­ta ya que cues­ta unos 35 eu­ros en el ta­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.