¿SÓ­LO PA­RA USO FA­MI­LIAR?

El Volks­wa­gen T-Roc lle­ga con des­ca­ro y sin nin­gún ti­po de com­ple­jos pa­ra en­fren­tar­se a mo­de­los tan ex­clu­si­vos co­mo el Hon­da HR-V y el Mi­ni Coo­per Country­man

Car and Driver (Spain) - - COMPARATIVA DEL MES - CARLOS-GAR­CÍA-ALCAÑIZ CH­RIS­TIAN COLMENERO

Te­ner un hi­jo te cam­bia la vi­da en to­dos los as­pec­tos. Des­de que Ale­jan­dro vino al mun­do, mis prio­ri­da­des han va­ria­do por com­ple­to y las du­das no ha­cen sino mul­ti­pli­car­se. En­tre ellas, si se que­da con ham­bre, tie­ne fie­bre, si le pue­do po­ner esa cre­ma en el cu­le­te o si es ne­ce­sa­rio sus­ti­tuir nues­tro uti­li­ta­rio de uso dia­rio por un co­che más ca­paz. El problema de es­to úl­ti­mo ha ve­ni­do a par­tir del se­gun­do mes, cuan­do su ma­dre y yo nos di­mos cuen­ta que era ne­ce­sa­rio dar el sal­to, de­bi­do más al “co­ge es­to por si aca­so” que por ne­ce­si­da­des reales de dos adul­tos y un be­bé. Aho­ra, ana­li­zo co­mo nun­ca el es­pa­cio y el ma­le­te­ro de ca­da vehícu­lo que prue­bo. Y, aun­que esa siem­pre ha si­do mi la­bor, por­que es a lo que me de­di­co, no hay de­ta­lle que se es­ca­pe, por muy pe­que­ño que sea, co­mo pre­ci­sa­men­te me ha pa­sa­do con los tres to­do­ca­mi­nos aquí reuni­dos, op­cio­nes que ba­ra­ja­mos co­mo bue­na par­te de las fa­mi­lias de cla­se me­dia de Es­pa­ña.

Se­gu­ro de lo que quie­res

De es­te trío, hay uno que se lle­va to­das las aten­cio­nes por ser el úl­ti­mo en lle­gar: el VW T-Roc. Con­quis­ta por su ai­re jo­vial y una es­té­ti­ca po­ten­cia­da, en es­te ca­so, por el aca­ba­do Sport, que real­za el la­do ra­cing, pe­ro só­lo a ni­vel es­té­ti­co, con sus fal­do­nes y llan­tas es­pe­cí­fi­cas. Por­que, a ni­vel di­ná­mi­co, no hay pre­pa­ra­ción de

nin­gún ti­po. Más allá del as­pec­to, se tra­ta de un SUV muy ra­cio­nal en el que no hay lu­gar a im­pro­vi­sa­cio­nes, co­mo buen ger­mano. El ni­vel de ter­mi­na­ción es bas­tan­te co­rrec­to y su in­te­rior tie­ne par­tes de otros co­ches de la ca­sa, lo que le da va­lor… y se lo res­ta tam­bién por fal­ta de ori­gi­na­li­dad de­bi­do al pre­cio de es­ta ver­sión. No hay que ol­vi­dar­se que el T-Roc, den­tro de po­co, ten­drá que ri­va­li­zar con su her­mano pe­que­ño T-Cross. Es­ta­rá ba­sa­do en el Seat Aro­na y pre­vi­si­ble­men­te se­rá más ba­ra­to que el T-Roc, aun­que és­te es­tá a la

ven­ta en pro­mo­ción des­de 19.600 eu­ros, cam­pa­ñas de fi­de­li­za­ción y de fi­nan­cia­ción in­clui­das en es­te im­por­te.

A su la­do, el Mi­ni Country­man si­gue sien­do tan lla­ma­ti­vo co­mo de cos­tum­bre. El prin­ci­pal ‘pe­ro’ ya lo co­no­ces: un pre­cio de ven­ta más ele­va­do que sus ri­va­les, jus­ti­fi­ca­do en par­te por una ca­li­dad de aca­ba­dos bas­tan­te ele­va­da, la más al­ta en es­te ca­so, con plás­ti­cos blan­dos ajus­ta­dos al mi­lí­me­tro en sal­pi­ca­de­ro, con­so­la, pa­ne­les de las puer­tas… A eso se aña­de una lis­ta in­ter­mi­na­ble de ex­tras

➥ pa­ra per­so­na­li­zar­lo, lo que ayu­da a te­ner un Country­man ca­si úni­co a cos­ta de su­mar eu­ros a la fac­tu­ra. De es­ta for­ma, se con­si­gue un co­che tan ex­clu­si­vo que es más pro­ba­ble que te to­que la lo­te­ría que cru­zar­te con un Country­man con­fi­gu­ra­do exac­ta­men­te co­mo és­te, con ex­tras co­mo cam­bio au­to­má­ti­co, Head Up Dis­play, llan­tas de 19 pul­ga­das, ca­le­fac­ción en asien­tos, cá­ma­ra de mar­cha atrás, te­cho pa­no­rá­mi­co prac­ti­ca­ble, con­trol de ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro ac­ti­vo, equi­po de au­dio Har­man Kar­don… Una uni­dad de prue­bas, la de las imá­ge­nes, que so­bre­pa­sa los 40.000 eu­ros, ro­zan­do así lo prohi­bi­ti­vo pa­ra mu­chos bol­si­llos.

De la ‘vie­ja es­cue­la’ he­mos que­ri­do traer a un re­pre­sen­tan­te co­mo el Hon­da HR-V y com­pro­bar, asi­mis­mo, si el pa­so de los años se no­ta tan­to co­mo mu­chos creen. Por­que el ja­po­nés si­gue de­fen­dién­do­se co­mo el me­jor de los gue­rre­ros sa­mu­rai, con so­lu­cio­nes tan in­tere­san­tes co­mo el Ma­gic Seats, un sis­te­ma de ple- ga­do de los asien­tos tra­se­ros que de­ja un es­pa­cio de car­ga uni­for­me, ope­ra­ción que se realiza con ti­rar de dos pa­lan­cas sin el más mí­ni­mo es­fuer­zo. Es­te es­pa­cio plano de car­ga es po­si­ble gra­cias a la re­ubi­ca­ción del de­pó­si­to de com­bus­ti­ble, que pa­sa a es­tar ba­jo los asien­tos de­lan­te­ros en vez de los tra­se­ros, co­mo su­ce­de nor­mal­men­te. Ade­más, es el que más fá­cil lo po­ne pa­ra en­trar y sa­lir de to­das sus pla­zas, en es­pe­cial de atrás, con unas puer­tas que prác­ti­ca­men­te abren a 90º, y una ban­que­ta so­bre­ele­va­da, lo que per­mi­te, por ejem­plo, po­ner una si­lli­ta sin ne­ce­si­dad de do­blar la es­pal­da. Nin­guno de sus ri­va­les con­si­gue una mo­du­la­ri­dad que se le pa­rez­ca. ¿Al­guien du­da­ba del Hon­da?

Cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro

Country­man y T-Roc in­ten­tan so­bre­po­ner­se an­te es­tas so­lu­cio­nes tan in­tere­san­tes pa­ra la fa­mi­lia con ar­gu­men­tos co­mo el com­por­ta­mien­to. De los dos, el primero es el que se sien­te más di­ná­mi­co, trans­mi­tien­do siem­pre de­por­ti­vi­dad. Pa­ra em­pe­zar, la di­rec­ción es tan pre­ci­sa que, con un mí­ni­mo gi­ro de vo­lan­te, el co­che en­tra en la cur­va con una asom­bro­sa fa­ci­li­dad. Con­vie­ne acla­rar que, en pa­ra­do, la des­mul­ti­pli­ca­ción de la di­rec­ción no fa­ci­li­ta las ma­nio­bras, y a ve­ces, aca­ba­mos can­sa­dos por­que los man­dos son du­ros en su ma­ne­jo. Con­ti­nua­mos con la amor­ti­gua­ción, de ta­ra­do fir­me, lo que re­du­ce las in­cli­na­cio­nes de la ca­rro­ce­ría al má­xi­mo. Los pa­sa­je­ros úni­ca­men­te no­ta­rán los gi­ros ce­rra­dos en sus asien­tos an­te el mí­ni­mo aga­rre la­te­ral de los mis­mos, así que si te lo pue­des per­mi­tir, aña­de las bu­ta­cas JCW pa­ra que el cuer­po que­de en­ca­ja­do… eso u ol­vi­dar­se del cue­ro. Pa­ra el fi­nal ca­be men­cio­nar el buen tra­ba­jo de la trac­ción in­te­gral, que de­ja siem­pre li­ber­tad al eje de­lan­te­ro has­ta que se com­pli­can las cosas. Ha­bla­mos en el as­fal­to por­que, a pe­sar de su ima­gen aven­tu­re­ra y de con­tar con me­nús es­pe­cí­fi­cos pa­ra ver có­mo se com­por­ta en pis­tas, el Mi­ni es po­co ami­go de las ex­cur­sio­nes of­froad sal­vo que sean re­la­ja­das. De he­cho, se pue­de pe­dir a fá­bri­ca sin 4x4, lo que ba­ja el pre­cio de ven­ta 2.000 eu­ros. ➥

Si pri­mas las sen­sa­cio­nes, el Country­man no de­frau­da. Es un Mi­ni ge­nuino

El Volks­wa­gen, co­mo di­ji­mos al prin­ci­pio, es de­por­ti­vo só­lo de as­pec­to. Los exa­ge­ra­dos neu­má­ti­cos que mon­ta en me­di­da 225/40 res­tan bas­tan­te ale­gría al con­jun­to, prin­ci­pal­men­te por­que trans­mi­ten rui­do al ha­bi­tácu­lo y afec­tan a la amor­ti­gua­ción ha­cién­do­la más se­ca de lo de­bi­do, por no ha­blar de que li­mi­tan bas­tan­te las cua­li­da­des 4x4; una lás­ti­ma ya que es el úni­co mo­de­lo que cuen­ta con un con­trol de des­cen­so de pen­dien­tes. Aún así, el T-Roc nos tras­la­da a un seg­men­to su­pe­rior por lo fino que va, co­mo el del Ti­guan. El con­jun­to es so­bre­sa­lien­te y só­lo se pue­de ma­ti­zar el ex­ce­si­vo sub­vi­ra­je de es­te SUV, que se­ría más pro­ble­má­ti­co de no ser por la trac­ción 4Mo­tion. El aca­ba­do Sport se asocia irre­me­dia­ble­men­te con la ca­ja de cam­bios DSG de sie­te mar­chas en es­te mo­tor de 150 ca­ba­llos, de ahí el pre­cio fi­nal del Volks­wa­gen, el más ele­va­do de la com­pa­ra­ti­va. Es­te DSG no lo he­mos per­ci­bi­do tan rá­pi­do co­mo en otras oca­sio­nes y ha apa­re­ci­do cier­to ti­tu­beo a la ho­ra de re­du­cir en ace­le­ra­cio­nes fuer­tes, al­go que se ha mi­ti­ga­do en par­te con el pro­gra­ma Sport. Un mo­tor, el dos li­tros de Volks­wa­gen, que co­no­ce­mos de so­bra del Gru­po. Sue­le mos­trar­se al­go tos­co, co­mo a ve­ces ha su­ce­di­do al dos li­tros del Mi­ni, aun­que és­te siem­pre va más fino, in­clu­so con la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de con­ver­ti­dor de par.

El aho­rra­dor

Pa­ra fi­na, la me­cá­ni­ca del ni­pón a pe­sar de te­ner un dé­fi­cit de 30 ca­ba­llos, una ci­fra im­por­tan­te, sí, pe­ro no pa­ra mar­car una ba­rre­ra in­sal­va­ble res­pec­to a sus ri­va­les. Es cier­to que el i-DTEC lo­gra peo­res pres­ta­cio­nes –ha­bla­mos de ve­lo­ci­dad

Re­sul­ta sor­pren­den­te que el HR-V lo­gre au­to­no­mías por en­ci­ma de 1.200 kms.

pun­ta y el 0 a 100–, pe­ro lo que sí con­si­gue es es­ti­rar la au­to­no­mía co­mo nin­gún otro SUV del mo­men­to, ni si­quie­ra más pe­que­ño. Sus ci­fras ofi­cia­les son di­fí­ci­les de con­se­guir en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les de trá­fi­co, sal­vo que seas un con­duc­tor eco­friendly; en­ton­ces te po­drás acer­car a ellas. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, el or­de­na­dor de a bor­do re­gis­tra en­tre 4,5 y 5,0 li­tros a los 100 cuan­do sus ri­va­les se apro­xi­man más a los seis, con­se­cuen­cia en­tre otros, de la ma­yor ca­ba­lle­ría de TRoc y Country­man, la trac­ción in­te­gral y el cam­bio au­to­má­ti­co que mon­tan. En el Hon­da, la di­fe­ren­cia en­tre lle­var ac­ti­vo el mo­do Econ y no tam­po­co va­ría mu­cho los re­sul­ta­dos. Un bo­tón, por cier­to, que se en­cuen­tra en una po­si­ción po­co prác­ti­ca, ca­si es­con­di­da, que obli­ga a apar­tar la mi­ra­da has­ta que te haces con su ubi­ca­ción por in­tui­ción. Me­nos mal que por su co­lor ver­de se iden­ti­fi­ca de un vis­ta­zo…

¿Qué bus­cas?

Si la efi­cien­cia del Hon­da nos gus­ta, por­que con un de­pó­si­to de com­bus­ti­ble pue­de so­bre­pa­sar los 1.000 ki­ló­me­tros con fa­ci­li­dad, más lo ha­ce su pues­to de man­dos. Mien­tras que en el T-Roc y Country­man nos en­con­tra­mos con un cock­pit si­mi­lar al de un tu­ris­mo, en el HR-V la sen­sa­ción es la de ir sen­ta­do unos cen­tí­me­tros arri­ba, co­mo en un to­do­te­rreno. Y eso que el Hon­da ca­re­ce de una he­rra­mien­ta pa­ra ello: el 4x4. A pe­sar de es­te pe­que­ño ‘problema’, el Hon­da tie­ne el su­fi­cien­te des­par­pa­jo pa­ra mos­trar­se há­bil cuan­do afron­ta­mos ca­mi­nos de tie­rra o la ca­rre­te­ra se re­tuer­ce, con un re­par­to de pesos más equi­li­bra­do.

Si Ale­jan­dro ha­bla­ra, me di­ría que fue­se a por el Hon­da si pri­ma­se, an­te to­do, la fa­mi­lia. Pe­ro me di­ría “pa­pá, eres un abu­rri­do”. No se lo ne­ga­ría, pues en mi cuer­po trein­ta­ñe­ro hay un ‘vie­jo­ven’. “Qué­da­te con el Mi­ni o el Volks­wa­gen y así nos lo pa­sa­mos me­jor”. Yo, sin acla­rar­me, y mi chi­ca pen­san­do en ir a por el se­gun­do…

¿TE GUS­TAN? Las ban­das de co­lor ne­gro co­lo­ca­das en el ca­pó del Mi­ni cues­tan 125 eu­ros. Por el mis­mo pre­cio, es­tán dis­po­ni­bles en blan­co.

DE­POR­TI­VO. Co­mo op­ción, el T-Roc pue­de mon­tar el pa­que­te Re­bel Pack por 240 eu­ros que, en­tre otros, aña­de cris­ta­les tra­se­ros os­cu­re­ci­dos, mo­dos de con­duc­ción y las pin­zas de freno en co­lor ro­jo.

DI­FE­REN­TE. Los pi­ti­dos del Country­man cuan­do te de­jas las lu­ces en­cen­di­das o cuan­do no te abro­chas el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad son más pro­pios de un vi­deo­jue­go. Na­da que ver con los ‘can­si­nos’ del Hon­da…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.