Prue­ba: BMW X4, Mer­ce­des GLC y Vol­vo XC60.

El nue­vo BMW X4 pier­de cier­ta re­bel­día en el di­se­ño que le ca­ta­pul­tó a la fa­ma, vol­vién­do­se de es­ta for­ma más ra­cio­nal y ele­gan­te has­ta el pun­to de ver­se las ca­ras con mo­de­los tan po­li­va­len­tes co­mo el Mer­ce­des GLC y el Vol­vo XC60

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - CAR­LOS GAR­CÍA-ALCAÑIZ CHRISTIAN COL­ME­NE­RO

Pro­me­ten dar mu­cha gue­rra.

Du­ran­te sus va­ca­cio­nes es­ti­va­les por An­da­lu­cía, Da­vid Bis­bal se ha de­ja­do ver con un X4 idén­ti­co al de es­tas pá­gi­nas, con el atrac­ti­vo pa­que­te M Sport X –7.400 eu­ros– y el lla­ma­ti­vo co­lor Phy­to­nic Blau Me­ta­llic –1.065 eu­ros–. Al can­tan­te al­me­rien­se le gus­tan los BMW, al­go que no es­con­de des­de que par­ti­ci­pó ha­ce me­ses en uno de los BMW M Track Days en el Cir­cui­to del Ja­ra­ma, don­de pro­bó bue­na par­te de su ga­ma. Aun­que dis­fru­tó con los mo­de­los más de­por­ti­vos de la fir­ma ale­ma­na, co­mo el M140i de 340 ca­ba­llos o el M3 de 431 ca­ba­llos –el ví­deo es­tá col­ga­do en su per­fil de Fa­ce­book–, el ar­tis­ta al fi­nal, tam­bién pa­dre de fa­mi­lia, se ha de­can­ta­do pa­ra el día a día por un SUV, co­mo cual­quier ‘hi­jo de ve­cino’, su­mán­do­se de es­ta for­ma a la mo­da que rei­na en­tre los con­duc­to­res es­pa­ño­les.

Co­mien­za el es­pec­tácu­lo

Lo cier­to es que el nue­vo X4 tie­ne de to­do­ca­mino úni­ca­men­te la si­lue­ta y el pues­to de man­dos so­bre­ele­va­do res­pec­to a un tu­ris­mo es­tán­dar, ya que se tra­ta de un co­che par­ti­cu­lar por sus plan­tea­mien­tos. Pa­ra em­pe­zar, la caí­da de la tra­se­ra le apor­ta un ai­re muy di­fe­ren­te a cos­ta de per­der al­go de es­pa­cio en las pla­zas tra­se­ras, aun­que afor­tu­na­da­men­te se ha me­jo­ra­do la ha­bi­ta­bi­li­dad en es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción has­ta el pun­to de ase­me­jar­se a la que ofre­ce su her­mano X3, pues­to que un adul­to de es­ta­tu­ra me­dia –1,75 me­tros– se aco­mo­da sin mie­do a des­pei­nar­se y sin sen­tir claus­tro­fo­bia. Con­ti­núa por la ca­li­dad de fa­bri­ca­ción, ya que re­cuer­da a pro­duc­tos de la com­pe­ten­cia da­do el ni­ve­la­zo de los ma­te­ria­les usa­dos y los ajus­tes –mi­ra bien los re­ma­tes del sal­pi­ca­de­ro o los pa­ne­les de las puer­tas, que no en­con­tra­rás nin­gún ‘pe­ro’–. Y fi­na­li­za con la di­ná­mi­ca, ya que se tra­ta de uno de los au­to­mó­vi­les más vi­vos que úl­ti­ma­men­te ha pa­sa­do por nues­tras ma­nos, y eso que ha­bla­mos de una ‘mo­le’ que ron­da los 1.800 ki­los, ocu­pan­tes y equi­pa­je al mar­gen. Un vehícu­lo re­fi­na­do se mi­re por don­de se mi­re, que quie­re ser al­ter­na­ti­va a cual­quier SUV pre­mium, sea cu­pé co­mo él o no. Por eso no tie­ne pro­ble­mas de en­fren­tar­se a los Mer­ce­des GLC y Vol­vo XC60, mo­de­los apa­ren­te­men­te más so­fis­ti­ca­dos y ele­gan­tes.

El ger­mano y el sue­co son so­lo dos pro­pues­tas de las mu­chas que en­con­tra­mos en es­te am­plio seg­men­to, en el que tam­bién es­tán pre­sen­tes ilus­tres co­mo Au­di Q5, Land Ro­ver Dis­co­very Sport, Al­fa Romeo Stel­vio… El GLC, sus­ti­tu­to del ‘cua­dra­do’ GLK, es uno de los pun­ta­les de Mer­ce­des, un éxi­to en Eu­ro­pa, con un di­se­ño más clá­si­co y un ele­va­dí­si­mo gra­do de con­fort. La uni­dad de prue­bas lle­va una im­por­tan­te su­ma de ex­tras que lo vuel­ven más atrac­ti­vo y di­ná­mi­co, co­mo las lí­neas ex­te­rior e in­te­rior AMG –unos 4.000 eu­ros en to­tal– y la sus­pen­sión neu­má­ti­ca Air Body Con­trol –2.760 eu­ros–.

Ca­da uno a lo su­yo

El Vol­vo, por su par­te, se con­vir­tió en uno de los lan­za­mien­tos más es­pe­ra­dos de 2017, y lo cier­to es que no de­frau­dó ni por su atrac­ti­va lí­nea ni por la se­gu­ri­dad, ofre­cien­do la me­jor pro­tec­ción en ca­so de ac­ci­den­te pa­ra los pa­sa­je­ros, con un 98% de pun­tua­ción to­tal en los test Eu­roNCAP. Y aun­que la se­gu­ri­dad siem­pre ha si­do pri­mor­dial –re­cuer­da que fue­ron los pri­me­ros en in­tro­du­cir los cin­tu­ro­nes de­lan­te­ros, el air­bag de te­cho o el avi­sa­dor de án­gu­lo muer­to–, aho­ra lo es más, ya que en la com­pa­ñía se han pro­pues­to un am­bi­cio­so ob­je­ti­vo pa­ra 2020: que na­die fa­llez­ca en uno de sus co­ches. Pa­ra lo­grar­lo, se tra­ba­ja, en­tre otros, en las más avan­za­das ayu­das a la con­duc­ción, co­mo las que in­cor­po­ra es­te XC60, con múl­ti­ples cá­ma­ras y sen­so­res que vi­gi­lan en mi­li­se­gun­dos lo que ha­ces y lo que te ro­dea. He­rra­mien­tas de gran

Na­die pue­de ha­cer som­bra el Vol­vo XC60 en ma­te­ria de se­gu­ri­dad…

uti­li­dad pa­ra per­so­nas con di­fi­cul­ta­des vi­sua­les, de avan­za­da edad o pa­ra quie­nes con­du­cir, en ge­ne­ral, ca­rez­ca de ese gra­do emo­cio­nal que ofre­ce la com­pe­ten­cia. Por­que X4 y GLC son más pa­sio­na­les, co­mo ve­re­mos, aun­que tam­bién cuen­tan con una pro­le de asis­ten­tes prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos a los del XC60, bien de se­rie o co­mo op­ción, no tan in­tru­sos co­mo en el Vol­vo, en­ten­dien­do la in­tro­mi­sión des­de la pre­ven­ción y la an­ti­ci­pa­ción.

Bien po­si­cio­na­dos

Tras las in­tro­duc­cio­nes opor­tu­nas de ca­da uno, to­ca en­trar en ma­te­ria y ver có­mo se com­por­tan en ca­rre­te­ra, ya que nin­guno de los tres es muy re­so­lu­ti­vo fue­ra del as­fal­to aun con­tan­do con trac­ción in­te­gral y con­trol de des­cen­so –los tres ca­re­cen de re­duc­to­ra–. Prin­ci­pal­men­te por­que los neu­má­ti­cos de ve­rano que mon­tan so­bre llan­tas des­pro­por­cio­na­das li­mi­tan bas­tan­te las ex­cur­sio­nes of­froad. Tam­po­co ayu­dan sus ki­los, so­bre to­do, en el ca­so del Vol­vo, muy pró­xi­mo a las dos to­ne­la­das, aun­que con­vie­ne ma­ti­zar que, con el mo­tor ele­gi­do, pue­de ser 150 ki­los más li­ge­ro si se pres­cin­de del 4x4 y del cam­bio au­to­má­ti­co. De es­ta for­ma, se­ría el más ase­qui­ble –des­de 44.950 eu­ros con el aca­ba­do Mo­men­tum–, pues­to que sus ri­va­les vie­nen de se­rie con am­bos sis­te­mas…

Res­pec­to a la trans­mi­sión in­te­gral que mon­ta ca­da uno, en reali­dad, es un me­ca­nis­mo que ayu­da a con­se­guir una ex­ce­len­te mo­tri­ci­dad sin ne­ce­si­dad de que ha­ya agua o nie­ve so­bre el as­fal­to. Y el que me­jor lo apro­ve­cha es el X4 con su xD­ri­ve. De pri­me­ras, es un vehícu­lo que se sien­te ágil, con un pa­so por cur­va bas­tan­te rá­pi­do pa­ra tra­tar­se de un to­do­ca­mino. Cuan­do de ver­dad se per­ci­be el tra­ba­jo de la trac­ción es cuan­do exi­gi­mos to­da la po­ten­cia al mo­tor y cuan­do tra­za­mos cur­vas muy ce­rra­das, ya que el co­che tie­ne un sub­vi­ra­je muy mar­ca­do, el que más. Ade­más, la sus­pen­sión, con un ta­ra­do con­sis­ten­te, ayu­da a re­du­cir las in­cli­na­cio­nes de la ca­rro­ce­ría, muy si­mi­la­res por cier­to a las de una ber­li­na. El 4Ma­tic del Mer­ce­des tie­ne una dis­tri­bu­ción de par per­ma­nen­te del 45:55 en­tre ejes, por lo que no te­ne­mos las mis­mas sen­sa­cio­nes que en el BMW, en el que sue­le ha­ber un po­qui­to más de li­ber­tad en el eje de­lan­te­ro. El com­por­ta­mien­to del Vol­vo es muy si­mi­lar al del Mer­ce­des, aun­que con un to­que más de sua­vi­dad. Fi­nu­ra, la del XC60, que se per­ci­be en cual­quier man­do, des­de el vo­lan­te a los pe­da­les, sin ol­vi­dar­nos de la amor­ti­gua­ción.

En el la­do opues­to se en­cuen­tra el BMW X4. El pues­to de man­dos es ba­jo y es­tre­cho, tí­pi­co de la mar­ca, y los asien- tos ins­ta­la­dos ‘abra­zan’ tan bien el cuer­po que, si no es­tás acos­tum­bra­do a es­tar tan ‘su­je­to’, pue­des te­ner cier­ta an­gus­tia. Co­sa dis­tin­ta su­ce­de en Vol­vo y Mer­ce­des, en el que las bu­ta­cas son más an­chas de es­pal­da y las ‘ore­jas’ no tie­nen esas for­mas tan pro­mi­nen­tes.

Vol­vien­do a los cha­sis, el Mer­ce­des, en es­ta oca­sión, mon­ta una ela­bo­ra­da sus­pen­sión con mue­lles neu­má­ti­cos, que ha­ce que los pa­sa­je­ros li­te­ral­men­te flo­ten. Ade­más, ofre­ce al con­duc­tor la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre va­rios ni­ve­les de du­re­za, si bien tam­po­co se per­ci­be un cam­bio ra­di­cal en­tre la po­si­ción Com­fort y la Sport+, la más ex­tre­ma de las dis­po­ni­bles. Pre­ci­sa­men­te por es­to mis­mo creía­mos que el Mer­ce­des iba a ser el más con­for­ta­ble de la com­pa­ra­ti­va, pe­ro no ha si­do el ca­so. El Vol­vo XC60 se alza co­mo el to­do­ca­mino más có­mo­do y gra­ti­fi­can­te pa­ra el día a día. Se tra­ta de un vehícu­lo cu­yo ni­vel de bie­nes­tar es tal que da pe­re­za ba­jar­se de él, aun­que só­lo lo co­jas pa­ra ir a por el pan. Ima­gi­na en­ton­ces ha­cer un via­je a la pla­ya… lle­gas al des­tino sin nin­gún sín­to­ma de can­san­cio.

Com­bi­na­ción ga­na­do­ra

El BMW tra­za las cur­vas con la mis­ma sol­tu­ra que lo ha­ce un Se­rie 3

Ba­jo el ca­pó del X4 se en­cuen­tra una de las jo­yas me­cá­ni­cas que ac­tual­men­te tie­ne la bá­va­ra, el mo­tor 20d con 190 ca­ba­llos, ➥

➥ que tan buen re­sul­ta­do da en otros vehícu­los de la fir­ma. En es­ta oca­sión no iba a ser me­nos y mue­ve con sol­tu­ra al to­do­ca­mino. Sue­na po­co en el ha­bi­tácu­lo, tie­ne em­pu­je a me­dio ré­gi­men y la tran­si­ción en­tre mar­chas es lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­da gra­cias al buen tra­ba­jo del con­ver­ti­dor de par de ocho re­la­cio­nes, que en es­te ca­so tie­ne ac­cio­na­mien­to se­cuen­cial gra­cias a unas le­vas en el vo­lan­te, co­mo en sus ri­va­les.

El Mer­ce­des apro­ve­cha me­jor la po­ten­cia del dos li­tros que se es­con­de ba­jo su lar­go ca­pó y lo ha­ce en un ré­gi­men de re­vo­lu­cio­nes más am­plio. Ape­nas son 14 ca­ba­llos de di­fe­ren­cia res­pec­to a los mo­to­res de X4 y XC60, pe­ro pa­re­cen mu­chos más en aceleración, ya que la ‘pa­ta­da’ del tur­bo con­si­gue pe­gar­nos al asien­to con fuer­za. En el apar­ta­do de las pres­ta­cio­nes sa­le vic­to­rio­so por­que se be­ne­fi­cia tam­bién de un me­nor pe­so, de cer­ca de 50 ki­los res­pec­to al BMW y de unos 200 fren­te al Vol­vo. En es­te sen­ti­do ma­ti­zar que es el SUV más pe­que­ño de la prue­ba, co­sa que no se de­ja sen­tir den­tro, pues­to que es el que ofre­ce ma­yor es­pa­cio, tan­to pa­ra ocu­pan­tes co­mo pa­ra equi­pa­je. Eso sí, es el más rui­do­so y las vi­bra­cio­nes tam­po­co son muy con­te­ni­das, al­go de lo que tam­bién pe­can los otros dos pro­pul­so­res.

El blo­que de cua­tro ci­lin­dros del XC60 es el que se que­da más re­za­ga­do. No por él, ya que lo he­mos pro­ba­do en otros Vol­vo y su fun­cio­na­mien­to es ex­qui­si­to, pe­ro el ci­ta­do so­bre­pe­so y una ae­ro­di­ná­mi­ca di­fe­ren­te li­mi­tan bas­tan­te las pres­ta­cio­nes. Ni si­quie­ra con­si­gue des­pun­tar cuan­do se eli­ge un pro­gra­ma de­por­ti­vo a tra­vés del se­lec­tor de mo­dos, ex­tra que cues­ta 100 eu­ros. El cam­bio au­to­má­ti­co tam­po­co es que sea un buen alia­do en es­te ca­so, mos­trán­do­se len­to de reac­cio­nes aun pa­ra tra­tar­se de un con­ver­ti­dor de par co­mo el que uti­li­zan BMW y Mer­ce­des.

¿Y qué hay de los con­su­mos? Son ba­jos si se com­pa­ran con sus equi­va­len­tes ga­so­li­na. Y co­mo vie­ne sien­do ha­bi­tual en nues­tras prue­bas, BMW so­bre­sa­le con el mo­do Eco Pro, con el que la au­tono- mía se es­ti­ra a ba­se de re­du­cir la po­ten­cia dis­po­ni­ble ba­jo el pe­dal del ace­le­ra­dor y mo­di­fi­car las le­yes de la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca. Así lo­gra per­fec­ta­men­te me­dias de en­tre cin­co y seis li­tros a los 100 ki­ló­me­tros. Unos va­lo­res sen­sa­cio­na­les a los que sus ri­va­les se apro­xi­man só­lo si so­mos muy cui­da­do­sos con el gas.

¿Con cuál me que­do?

Si eres de los que mi­ra la ‘pe­la’ has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo, el GLC es el más in­tere­san­te con sus des­cuen­tos y pa­que­tes en pro­mo­ción de­bi­do a que es­tá a pun­to de su­frir una im­por­tan­te ac­tua­li­za­ción que afec­ta a la estética, al equi­pa­mien­to y, có- mo no, a la me­cá­ni­ca –en la fi­cha téc­ni­ca re­fle­ja­mos el pre­cio de ta­ri­fa fa­ci­li­ta­do por la com­pa­ñía–. A eso se su­ma que es el más fa­mi­liar y el más rá­pi­do de los tres.

En el ca­so del Vol­vo, la se­gu­ri­dad y el con­fort con los que se mue­ve es to­da una ga­ran­tía y pue­de ser el más ase­qui­ble si se eli­mi­na el 4x4 y se op­ta por el cam­bio ma­nual, co­mo bien di­ji­mos unos pá­rra­fos atrás, pe­ro de es­ta for­ma per­de­ría par­te del en­can­to SUV. Quien pri­me las sen­sa­cio­nes en­con­tra­rá en el X4 su so­cio per­fec­to. Ve­loz, bien he­cho y bas­tan­te es­pa­cio­so, el BMW es to­da una ca­ja de sor­pre­sas ba­jo ese di­se­ño úni­co que ha enamo­ra­do a un ga­na­dor de dos Grammy La­tino…

GLC y XC60 pri­man el con­fort de ro­da­du­ra; X4 des­pun­ta más por su de­por­ti­vi­dad

BMW X4 XDRIVE20D 190 CV 54.200 €

SIN COM­PLE­JOS. Más allá de las for­mas de su ca­rro­ce­ría, el nue­vo X4 de­mues­tra que es una de las op­cio­nes más in­tere­san­tes en es­tos mo­men­tos. Es­tá bien he­cho, es es­pa­cio­so y tie­ne el com­por­ta­mien­to de los BMW más po­ten­tes.

EFI­CIEN­TES. A pe­sar de que to­dos se co­mer­cia­li­zan con mo­to­res ga­so­li­na, los Die­sel si­guen sien­do más in­tere­san­tes por ren­di­mien­to y con­su­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.