De­cá­lo­go.

Con­ta­mi­na­ción, con­su­mo, man­te­ni­mien­to… és­tas son al­gu­nas de las in­fi­ni­tas ven­ta­jas que ofre­cen ac­tual­men­te los vehícu­los eléc­tri­cos. No­so­tros te las agru­pa­mos y con­ta­mos en es­te de­cá­lo­go # KARAM EL SHENAWY

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Las ven­ta­jas de los eléc­tri­cos.

Que­da cla­ro que el vehícu­lo eléc­tri­co es­tá lla­ma­do a in­dis­pen­sa­ble en un sec­tor que, ca­da vez más, po­ne en en­tre­di­cho la efi­cien­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les. En lo que va de año, en Es­pa­ña se han ma­tri­cu­la­do más de 6.600 vehícu­los que em­plean la elec­tri­ci­dad co­mo fuen­te de ali­men­ta­ción. Un in­cre­men­to del 0,3% res­pec­to al año an­te­rior que nos da una mues­tra del cam­bio de ten­den­cia que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co. En las si­guien­tes lí­neas te ex­pli­ca­re­mos cuá­les son las ven­ta­jas, en la ac­tua­li­dad, de ad­qui­rir un vehícu­lo eléc­tri­co en Es­pa­ña.

1 RES­PE­TUO­SOS CON EL ME­DIO AM­BIEN­TE

Pue­de pa­re­cer una ob­vie­dad, pe­ro es la reali­dad. El vehícu­lo eléc­tri­co es, hoy por hoy, el úni­co del sec­tor que es 100% res­pe­tuo­so con el en­torno. No emi­ten ga­ses con­ta­mi­nan­tes a la at­mós­fe­ra y su aho­rro fren­te a uno de com­bus­tión en ma­te­ria de CO2 pue­de lle­gar a ser has­ta de 15 to­ne­la­das en 10 años. Ade­más, cer­ca del 60% de la ener­gía que se pro­du­ce en nues­tro país pro­vie­ne de fuen­tes re­no­va­bles.

2 SI­LEN­CIO, QUE RUEDAN

Con­du­cir un vehícu­lo eléc­tri­co re­sul­ta mu­cho más cal­ma­do y tran­qui­lo que uno con­ven­cio­nal. En pri­mer lu­gar, por­que la ve­lo­ci­dad má­xi­ma sue­le es­tar li­mi­ta­da y, se­gun­do, por­que en el ha­bi­tácu­lo no se fil­tra nin­gún rui­do me­cá­ni­co. Ade­más, la sua­vi­dad que trans­mi­ten es inigua­la­ble fren­te a uno de com­bus­tión.

3 SON BARATOS DE MAN­TE­NER

Al te­ner me­nos pie­zas, el man­te­ni­mien­to es más sen­ci­llo y ba­ra­to. El mo­tor no ne­ce­si­ta acei­te y no lle­va fil­tros ni co­rreas. Ade­más, las pas­ti­llas de freno y los neu­má­ti­cos du­ran más gra­cias a los sis­te­mas de re­ge­ne­ra­ción de la ener­gía en las fa­ses de fre­na­do, que car­gan par­cial­men­te la ba­te­ría. El úni­co pe­ro se­rá en­con­trar un ta­ller es­pe­cia­li­za­do fue­ra de los ofi­cia­les.

4 COS­TE DE USO BAJÍSIMO

El pre­cio de la re­car­ga es has­ta seis ve­ces más ba­ra­to que la de un vehícu­lo con­ven­cio­nal. Es­to se de­be a que el cos­te de la elec­tri­ci­dad es mu­cho más eco­nó­mi­co que el del cru­do. Si con­cre­ta­mos, con un eléc­tri­co gas­ta­re­mos po­co más de un eu­ro pa­ra cu­brir 100 ki­ló­me­tros, mien­tras que con uno de com­bus­tión os­ci­la­rá en­tre los seis y los sie­te eu­ros –pa­ra un con­su­mo ho­mo­lo­ga­do en torno a los cin­co li­tros ca­da 100 ki­ló­me­tros–.

5 LI­BRE CIR­CU­LA­CIÓN

Ol­ví­da­te de cual­quier pro­to­co­lo an­ti­con­ta­mi­na­ción. Con un eléc­tri­co po­drás cir­cu­lar li­bre­men­te por las ciu­da­des, in­clu­yen­do las zo­nas res­trin­gi­das, co­no­ci­das co­mo APR. Tam­bién pue­den ac­ce­der al ca­rril BUS-VAO .

6 NO PA­GAN APAR­CA­MIEN­TO

Gra­cias a la eti­que­ta 'Ce­ro' que por­tan en sus pa­ra­bri­sas, los co­ches eléc­tri­cos es­tán exen­tos de pa­gar el es­ta­cio­na­mien­to re-

gu­la­do, tan­to azul co­mo ver­de.

7 VEN­TA­JAS FIS­CA­LES E IN­CEN­TI­VOS

Los eléc­tri­cos no pa­gan im­pues­to de ma­tri­cu­la­ción y el de cir­cu­la­ción se re­du­ce has­ta un 75%. Del mis­mo mo­do, los go­bier­nos y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas in­ten­tan ofre­cer el má­xi­mo de ayu­das es­ta­ta­les –pro­gra­ma MOVEA o plan MOVALT– pa­ra im­pul­sar su ad­qui­si­ción. De­ter­mi­na­dos fa­bri­can­tes tie­ne con­ve­nios con las eléc­tri­cas pa­ra fa­ci­li­tar la ins­ta­la­ción de un pos­te de car­ga en el ho­gar.

8 SON DI­VER­TI­DOS DE CON­DU­CIR

Gra­cias a que el par má­xi­mo lo en­tre­gan di­rec­ta­men­te des­de la arran­ca­da, ace­le- rar al má­xi­mo con un vehícu­lo eléc­tri­co su­po­ne una ex­pe­rien­cia pa­ra to­do aquel con­duc­tor que le gus­ta di­ver­tir­se al vo­lan­te… y pa­ra el que no, tam­bién. Ade­más, su con­duc­ción es ex­tre­ma­da­men­te sen­ci­lla da­do que en to­dos los ca­sos la ca­ja de cam­bios es au­to­má­ti­ca.

9 CUM­PLEN PA­RA EL DÍA A DÍA

Mu­chos de sus crí­ti­cos ase­gu­ran que la au­to­no­mía es uno de sus múl­ti­ples de­fec­tos. No obs­tan­te, da­da la evo­lu­ción que han su­fri­do las ba­te­rías y da­do que el tra­yec­to me­dio dia­rio de un tra­ba­ja­dor ron­da los 60 ki­ló­me­tros, los co­ches eléc­tri­cos cum­plen de so­bra en to­do lo re­la­ti­vo al re­co­rri­do.

10 ES­PA­CIO DE SO­BRA

Gra­cias a que el mo­tor asín­crono ocu­pa po­co es­pa­cio –pue­de ir alo­ja­do in­clu­so en cual­quie­ra de los ejes–, los co­ches eléc­tri­cos apro­ve­chan me­jor el es­pa­cio del ha­bi­tácu­lo. Por muy pe­que­ños que sean por fue­ra, el in­te­rior se­rá ap­to pa­ra al­ber­gar a sus ocu­pan­tes.

MER­CA­DO AL AL­ZA. Po­co a po­co sus ven­tas van au­men­tan­do y en la ac­tua­li­dad ca­si ro­zan el 1% del par­que.

SIN LÍ­MI­TES. Da­da su con­di­ción de no con­ta­mi­nan­tes, los eléc­tri­cos pue­den ro­dar por zo­nas de cir­cu­la­ción li­mi­ta­da.

ETI­QUE­TA CE­RO. Es la más co­di­cia­da por to­dos, ya que gra­cias a ella cuen­tan con in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.