Com­pa­ra­ti­va del mes: Ford Fies­ta ST, To­yo­ta Ya­ris GRMN y VW Golf GTI.

Con la lle­ga­da de los nue­vos Fies­ta ST y Ya­ris GRMN, la gue­rra por con­se­guir el me­jor com­pac­to de­por­ti­vo ha sal­ta­do de los ra­llies a la ca­lle. ¿Al­guien des­ban­ca al Po­lo GTi?

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - JE­SÚS MAR­TÍN CH­RIS­TIAN COLMENERO

200 ca­ba­llos en cua­tro me­tros de lar­go…

La com­pe­ti­ción en el mun­do del mo­tor siem­pre ha ser­vi­do a las mar­cas pa­ra evo­lu­cio­nar la de­por­ti­vi­dad de sus pro­pios vehícu­los de ca­lle. Y qué me­jor ejem­plo que los tres co­ches que ana­li­za­mos hoy. Sus ge­nes es­tán traídos di­rec­ta­men­te del mun­do de los ra­llies. Gra­cias a es­to pue­den ofre­cer al pú­bli­co unas sen­sa­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te de­por­ti­vas por un pre­cio muy ajus­ta­do.

Pre­pa­ra­dos pa­ra la ac­ción

De es­te trío que me to­ca ana­li­zar hay uno que des­ta­ca por en­ci­ma de los de­más. Se tra­ta del Ya­ris GRMN, un vehícu­lo muy ra­di­cal que ha en­tra­do en el mun­do de los com­pac­tos de­por­ti­vos con una per­so­na­li­dad muy mar­ca­da. Y no lo ten­drá fá­cil, ya que re­cien­te­men­te se han ac­tua­li­za­do dos pe­sos pe­sa­dos co­mo el Volks­wa­gen Po­lo GTI y el Ford Fies­ta ST. Em­pe­zan­do por es­te úl­ti­mo, os po­de­mos de­cir que cuen­ta con un mo­tor 1.5 li­tros tres ci­lin­dros de nue­va fac­tu­ra que lo­gra ele­var su po­ten­cia has­ta los 200 ca­ba­llos, con­vir­tién­do­se así en el Fies­ta más po­ten­te de la his­to­ria y a la vez sien­do el de me­nor ci­lin­dra­da. Una proeza al al­can­ce de muy po­cos. Es­té­ti­ca­men­te des­ta­can sus fal­do­nes, su spoi­ler tra­se­ro o sus llan­tas es­pe­cí­fi­cas. Pe­ro si hay un apar­ta­do don­de des­ta­ca el ST es en el di­ná­mi­co, en­con­trán­do­nos un vehícu­lo muy ágil sin que por ello nues­tro bol­si­llo se vea re­sen­ti­do por cul­pa de un ele­va­do con­su­mo. En su ha­bi­tácu­lo po­de­mos re­sal­tar su nue­va pan­ta­lla mul­ti­me­dia de ocho pul­ga­das, el sis­te­ma de co­nec­ti­vi­dad SYNC 3 o la in­ter­mi­na­ble lis­ta de asis­ten­tes co­mo el de pre­co­li­sión con de­tec­ción de pea­to­nes, lu­ces lar­gas au­to­má­ti­cas, aler­ta de trá­fi­co cru­za­do, con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo, aler­ta de man­te­ni­mien­to de ca­rril, avi­so de co­li­sión fron­tal, asis­ten­te de án­gu­lo muer­to…

A su la­do, el To­yo­ta Ya­ris GRMN pa­re­ce sa­li­do di­rec­ta­men­te del Mun­dial de Ra­llies. Y es que en cuan­to a ima­gen, el pe­que­ño ja­po­nés des­ta­ca por traer ele- men­tos tan ra­cing co­mo los co­lo­res con los que com­pi­te su her­mano por el mun­do, un enor­me ale­rón tra­se­ro o un es­ca­pe de to­ma úni­ca cen­tral que qui­ta el hi­po. Ele­men­tos es­té­ti­cos pe­ro a la vez prác­ti­cos, ya que es­tán ahí pa­ra lo­grar que los 212 ca­ba­llos at­mos­fé­ri­cos que desa­rro­lla el com­pac­to no se des­bo­quen. Di­ná­mi­ca­men­te es un ‘correcaminos’ con el que te di­ver­ti­rás des­de el pri­mer día. Es cier­to que su ace­le­ra­ción no se­rá tan rá­pi­da en la sa­li­da co­mo la de sus con­trin­can­tes, pe­ro su ve­lo­ci­dad má­xi­ma o su for­ma de lle­gar allí a la an­ti­gua usan­za –sin un tur­bo que nos ayu­de– te pon­drá una son­ri­si­lla en la ca­ra que du­da­mos mu­cho que se te qui­te mien­tras lo con­du­ces.

El ter­ce­ro en aná­li­sis pe­ro no por ello me­nos im­por­tan­te es el VW Po­lo GTI. Co­no­ci­do por ser uno de los pri­me­ros en aven­tu­rar­se en es­to de los com­pac­tos ul­tra de­por­ti­vos, la pri­me­ra sen­sa­ción al ver­lo es que se tra­ta de un mo­de­lo me­nos pa­sio­nal que los otros dos. Sin

➥ em­bar­go cuen­ta con 200 ca­ba­llos de un mo­tor traí­do di­rec­ta­men­te de su her­mano ma­yor el Golf. Una ci­fra que se que­da cer­ca del Po­lo más ra­di­cal que ha te­ni­do la sa­ga –el R WRC con 220– y que le sir­ve pa­ra es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, ya que di­ná­mi­ca­men­te se mue­ve igual o me­jor que los otros dos. Gra­cias en par­te a su ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca DSG de seis ve­lo­ci­da­des, a un cha­sis adap­ta­do a una ma­yor exi­gen­cia y a una amor­ti­gua­ción adap­ta­da en fun­ción del mo­do de con­duc­ción, que nos ayu­da­rá mu­cho a ga­nar efec­ti­vi-dad. Una vez que pa­sa­mos a su in­te­rior, nos en­con­tra­mos con el VW Di­gi­tal Cock­pit –cua­dro de man­dos di­gi­tal–, el equi­po de in­foen­tre­te­ni­mien­to Con­nect de ocho pul­ga­das o asien­tos es­pe­cí­fi­cos con la mí­ti­ca ta­pi­ce­ría a cua­dros tra­di­cio­nal de la sa­ga GTI.

En­tra­mos en ac­ción

La ver­dad es que afron­tar tra­mos de mon­ta­ña con cual­quie­ra de es­tos vehícu­los es una go­za­da. Si tu pri­me­ra op­ción es co­ger el Ya­ris, te sen­ti­rás co­mo un pi­lo­to del cam­peo­na­to del mun­dial de ra­llies. Su sus­pen­sión de du­ro ta­ra­do con una ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra de­lan­te­ra de ma­yor gro­sor, su di­fe­ren­cial de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do ti­po Tor­sen o la asom­bro­sa ca­pa­ci­dad de es­ti­rar que tie­ne su mo­tor, ha­rán que en­la­zar cur­vas se con­vier­ta en una nue­va adic­ción de la que te ten­drás que cu­rar si no quie­res aca­bar con la car­te­ra des­plu­ma­da por las mul­tas. Y es que el mo­tor 1.8 2ZR-FE traí­do di­rec­ta­men­te de los hí­bri­dos de la com­pa­ñía –co­mo el C-HR –y ajus­ta­do al má­xi­mo por Lo­tus in­clu­yén­do­le un com­pre­sor Mag­nu­son Ea­ton que le ayu­da en ba­jas–, ha­ce las de­li­cias de cual­quier con­duc­tor. Sin em­bar­go, don­de pe­ca de ‘aus­te­ro’ es en el in­te­rior. Vo­lan­te fo­rra­do de cue­ro ex­traí­do del GT 86, pe­da­les y pa­lan­ca de cam­bios en alu­mi­nio y unos asien­tos ti­po bac­quet fo­rra­dos en un te­ji­do pa­re­ci­do a la Al­cán­ta­ra son sus

Con el cro­nó­me­tro en la mano el To­yo­ta Ya­ris co­bra li­ge­ra ven­ta­ja, aun­que tam­bién es cier­to que es el que más ga­so­li­na gas­ta de es­tos tres com­pac­tos GTi

úni­cos atri­bu­tos que lo di­fe­ren­cian de cual­quier otro Ya­ris. Un sa­bor agri­dul­ce que no de­jan sus com­pe­ti­do­res.

En ese sen­ti­do tan­to el Po­lo GTI co­mo el Fies­ta ST le ade­lan­tan por la iz­quier­da con mu­cho mar­gen. Si nos fi­ja­mos en el Ford, su in­te­rior in­clu­ye unos asien­tos fir­ma­dos por Re­ca­ro que su­je­tan muy bien en cur­vas sin que por ello pa­sen fac­tu­ra en el día a día. Otros ele­men­tos re­le­van­tes son su vo­lan­te acha­ta­do con el lo­go­ti­po ST, o el freno de mano y el po­mo de la pa­lan­ca de cam­bios con di­se­ño es­pe­cí­fi­co. La for­ma y la al­tu­ra de és­te úl­ti­mo in­vi­ta a su uti­li­za­ción con mu­cha más fre­cuen­cia de la ne­ce­sa­ria por tac­to y re­co­rri­dos. Ade­más, el aro del vo­lan­te y el freno de mano es­tán aca­ba­dos en cue­ro con cos­tu­ras en con­tras­te azul. Di­ná­mi­ca­men­te, Ford ha con­se­gui­do que un co­che con mo­tor tres ci­lin­dros consiga le­van­tar las pa­sio­nes de los más ‘que­ma­dos’. Y es que pa­re­ce men­ti­ra pe­ro tan­to en ba­jas co­mo en al­tas, el pe­que­ño Fies­ta lo­gra gran­des pres­ta­cio­nes. La co­sa me­jo­ra cuan­do lle­gas a una zo­na de cur­vas y no­tas que el tac­to de la di­rec­ción es pre­ci­so y muy rá­pi­do pe­se a la asis­ten­cia eléc­tri­ca que tie­ne, lo­gran­do trans­mi­tir co­mo muy po­cos lo ha­cen en es­tos tiem­pos car­ga­dos de elec­tró­ni­ca. Pe­ro, sin du­da, lo que más nos ha sor­pren­di­do en un vehícu­lo de es­te ti­po es que su sus­pen­sión, pe­se a ser bas­tan­te fir­me, no nos ha re­sul­ta­do pa­ra na­da in­có­mo­da, pu­dien­do ha­cer un pa­so por cur­va rá­pi­do y sin so­bre­sal­tos. Eso sí, al con­tra­rio que en el Ya­ris, si quie­res que ven­ga con un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te me­cá­ni­co en el eje de­lan­te­ro pa­ra me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de trac­ción ten­drás que pa­sar por ca­ja. Una ‘ca­ja’ que as­cien­de has­ta los 900 eu­ros apro­xi­ma­da­men­te pe­ro que agre­ga­rá me­jo­ras co­mo el Launch con­trol, las lu­ces in­di­ca­do­ras de cam­bio de mar­cha o un in­te­rior aun más de­por­ti­vo. Cier­to es que de se­rie vie­ne equi­pa­do con un vec­to­ri­za­dor de par –un sis­te­ma que ac­túa so­bre los fre­nos de la rue­da del in­te­rior en ➥

las cur­va pa­ra man­te­ner la tra­za­da– que no va na­da mal, pe­ro si eres un fa­ná­ti­co de los cir­cui­tos y es­pe­ras me­ter­lo en uno en cuan­to pue­das, echa­rás mu­cho de me­nos el au­to­blo­can­te.

De­por­ti­vi­dad vs co­mo­di­dad

En el Volks­wa­gen la vi­da es más ‘tran­qui­la’. Pe­se a no con­tar con un au­to­blo­can­te me­cá­ni­co, el sis­te­ma elec­tró­ni­co que lo sus­ti­tu­ye de­no­mi­na­do XDS –di­fe­ren­cial elec­tró­ni­co pa­re­ci­do al del Fies­ta– y el pro­pio con­trol de es­ta­bi­li­dad si­mu­lan su ac­tua­ción al pa­so por cur­va. No obs­tan­te, si fuer­zas su com­por­ta­mien­to, apa­re­ce­rá el te­mi­do sub­vi­ra­je. Aun­que na­da que no se pue­da con­tro­lar con un po­co de gas y vo­lan­te. Es­té­ti­ca­men­te no es tan ra­di­cal co­mo sus ri­va­les. De he­cho, ha si­do con­ce­bi­do de ma­ne­ra que se pue­da con­ju­gar de­por­ti­vi­dad con fun­cio­na­li­dad. Por ejem­plo, se ven­de úni­ca y ex­clu­si­va­men­te con ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas, un he­cho que no le res­ta em­pa­que ni sen­sa­cio­nes ex­ci­tan­tes tras el vo­lan­te. De he­cho, gra­cias al aban­dono del down­si­zing y al uso del mo­tor de dos li­tros, su ace­le­ra­ción no de­ja de em­pu­jar des­de pa­ra­do has­ta el cor­te. Tam­po­co es­tá re­ñi­da la ve­lo­ci­dad con la ca­pa­ci­dad de car­ga de sus res­pec­ti­vos ma­le­te­ros.

Pen­sa­dos pa­ra to­do

El GTI de­cla­ra unos 351 li­tros siem­pre y cuan­do no se mon­te el equi­po de au­dio to­pe de ga­ma co­mo ex­tra, ya que eli­mi­na el do­ble fon­do y en su lu­gar se alo­ja un gi­gan­tes­co sub­woo­fer. En el Fies­ta es una rue­da de re­pues­to de ta­ma­ño es­tán­dar lo que re­du­ci­rá su ca­pa­ci­dad de 303 a 292 li­tros. El ni­pón por su par­te só­lo ofre­ce una ca­pa­ci­dad de 283 li­tros sin po­si­bli­dad

La ca­pa­ci­dad de trac­ción que ofre­ce el Fies­ta ST es una de sus vir­tu­des

de am­plia­ción. En cuan­to a con­su­mos nos ha sor­pren­di­do la fru­ga­li­dad que tie­nen tan­to el Fies­ta co­mo el Po­lo. El de la fir­ma del óva­lo se apo­ya en un mo­tor tri­ci­lín­dri­co que en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos pue­de fun­cio­nar en dos gra­cias a la tec­no­lo­gía de des­ac­ti­va­ción de ci­lin­dro –en sin­gu­lar por­que só­lo se des­co­nec­ta uno– . Así he­mos po­di­do de­jar su con­su­mo me­dio en 6,5/6,7 li­tros a los 100 ki­ló­me­tros en fun­ción tam­bién del pro­gra­ma de con­duc­ción es­co­gi­do –pue­des con­fi­gu­rar dos, Eco y Sport–. En el ale­mán, los re­sul­ta­dos han si­do más sor­pren­den­tes. Gra­cias a la op­ti­mi­za­ción de su ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca y a los pro­gra­mas de con­duc­ción efi­cien­te –cuen­ta con has­ta cua­tro di­vi­di­dos en Eco, Nor­mal, Sport y Per­so– sus con­su­mos me­dios no han subido de 6,4 li­tros a los 100. En el que no he­mos po­di­do re­ba­jar el con­su­mo ha si­do en el Ya­ris, dán­do­nos de me­dia en nues­tras me­jo­res me­di­cio­nes 10,1/10,2 li­tros a los 100 ki­ló­me­tros.

En con­clu­sión

A la ho­ra de es­co­ger un vehícu­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­des es­tu­diar mu­chos apar­ta­dos an­tes de de­can­tar­te por nin­guno: las sen­sa­cio­nes, la es­té­ti­ca, la ha­bi­ta­bi­li­dad, el con­fort, la po­ten­cia… y la ver­dad es que pa­ra ca­da ca­so pue­des te­ner un vehícu­lo. Si lo tu­yo es con­tar con una es­té­ti­ca agre­si­va en el que pri­men las sen­sa­cio­nes fuer­tes y no te im­por­te per­der al­go de con­fort en el día a día o te­ner un con­su­mo al­go ele­va­do, tu co­che sin du­da es el Ya­ris GRMN. Si por el con­tra­rio bus­cas al­go más co­me­di­do vi­sual­men­te que te per­mi­ta al­gu­na es­ca­pa­da fa­mi­liar sin que las pres­ta­cio­nes o el con­su­mo se vean afec­ta­das, en­ton­ces tu elec­ción se­rá el Po­lo GTI. Pe­ro si de ver­dad quie­res com­bi­nar un di­se­ño de­por­ti­vo sin lle­gar a ser ex­tre­mo, con una usa­bi­li­dad dia­ria en el que no se mer­men el con­fort de mar­cha, el gas­to o las pres­ta­cio­nes, tu co­che por ex­ce­len­cia se­rá el Ford Fies­ta ST.

ES­TI­LOS DI­FE­REN­TES. El Ya­ris só­lo se pue­de con­fi­gu­rar con ca­rro­ce­ría de tres puer­tas. Lo mis­mo le pa­sa al GTI, só­lo es con­fi­gu­ra­ble con cin­co. El más po­li­va­len­te es el Fies­ta, en el que po­dre­mos ele­gir en­tre am­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.