CIR­CU­LA­CIÓN RES­TRIN­GI­DA

Madrid y Barcelona son las pri­me­ras ciu­da­des es­pa­ño­las en res­trin­gir el trá­fi­co. Una me­di­da que aquí ana­li­za­mos y que com­pa­ra­mos con el res­to de Eu­ro­pa # KARAM EL SHENAWY

Car and Driver (Spain) - - USUARIO ECO -

Pa­ra mu­chos, la im­plan­ta­ción del car­né por pun­tos se ha­bía co­lo­ca­do co­mo la de­ci­sión más re­vo­lu­cio­na­ria en ma­te­ria de mo­vi­li­dad en nues­tro país en los úl­ti­mos 20 años. Sin em­bar­go, en mar­zo de 2015 la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co –DGT– adop­ta­ría una nue­va me­di­da que, a la pos­tre, se con­ver­ti­rá en una de las más so­na­das de la his­to­ria re­cien­te del sec­tor del au­to­mó­vil. En di­cho mes de di­cho año, la Je­fa­tu­ra de Trá­fi­co es­ta­ble­ció, den­tro del Plan Nacional de Ca­li­dad del Ai­re 2013-2016, una cla­si­fi­ca­ción pa­ra los vehícu­los en fun­ción de su ni­vel de con­ta­mi­na­ción. Na­cían por tan­to, las eti­que­tas de la DGT.

Aho­ra, a pun­to de cum­plir los cua­tro años de aque­lla me­di­da y aun­que el or­ga­nis­mo de mo­vi­li­dad le pa­só la pa­ta­ta ca­lien­te a las ofi­ci­nas de Co­rreos a la ho­ra de ad­qui­rir­las –va­len cin­co eu­ros– lo cier­to es que ya nos cues­ta ima­gi­nar­nos un vehícu­lo sin la pe­ga­ti­na pues­ta en el pa­ra­bri­sas –el lu­gar don­de co­lo­car­la ya es otro te­ma–.

Pe­ro, ¿por qué lle­ga­mos a es­te es­ce­na­rio? ¿Cuál fue el de­to­nan­te pa­ra to­mar es­ta me­di­da? La res­pues­ta a am­bas pre­gun­tas es la mis­ma: la con­ta­mi­na­ción. En 2016, los epi­so­dios por al­ta po­lu­ción se mul­ti­pli­ca­ron pe­li­gro­sa­men­te, pro­vo­can­do que las gran­des ciu­da­des de nues­tro país, Madrid y Barcelona prin­ci­pal­men­te, tu­vie­ran que es­ta­ble­cer pro­to­co­los an­ti­po­lu­ción se­ve­ros.

Tras va­rias ‘prue­bas’ rea­li­za­das sin pla­ni­fi­ca­ción y sin in­for­ma­ción que desata­ron el caos en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes, di­fe­ren­tes equi­pos de go­bierno mu­ni­ci­pa­les de­ci­die­ron por fin sen­tar­se y de­di­car tiem­po pa­ra ela­bo­rar un plan que fue­se cla­ro y con­ci­so. El re­sul­ta­do, el que te ex­pli­ca­mos a con­ti­nua­ción y que cam­bia­rá la ma­ne­ra de mo­ver­nos por las ur­bes.

Madrid Cen­tral y sus APR

In­de­pen­dien­te­men­te de si re­si­des en Madrid ca­pi­tal o en la Co­mu­ni­dad, hay una

co­sa que es­tá cla­ra: deberás em­pe­zar a fa­mi­lia­ri­zar­te con las si­glas APR. Las Áreas de Prio­ri­dad Re­si­den­cial co­rres­pon­den con los nue­vos es­pa­cios en los que el Ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño ha res­trin­gi­do la cir­cu­la­ción a los vehícu­los con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var el uso de sus vías y de dis­mi­nuir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción.

Has­ta el mo­men­to, cua­tro eran las zo­nas APR que exis­tían en Madrid, en­mar­cán­do­se en los ba­rrios de Le­tras, Cor­tes, Em­ba­ja­do­res y Ópe­ra. Pe­ro des­de el 30 de no­viem­bre –el con­sor­cio re­tra­só la fe­cha des­de el 23 pa­ra evi­tar un caos cir­cu- la­to­rio co­mo con­se­cuen­cia del Black Fri­day y de la inau­gu­ra­ción de la nue­va Gran Vía–, apa­re­ce­rá un nue­vo pe­rí­me­tro APR que se­rá re­bau­ti­za­do co­mo Madrid Cen­tral y en el que to­do vehícu­lo que ca­rez­ca de una eti­que­ta me­dioam­bien­tal in­fe­rior a la CE­RO –es de­cir to­dos lo que no sea eléc­tri­cos pu­ros o hí­bri­dos en­chu­fa­bles con más de 40 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía ho­mo­lo­ga­da–, no po­drán cir­cu­lar.

Una me­di­da que ten­drá una la­bor in­for­ma­ti­va du­ran­te los pri­me­ros me­ses, don­de los agen­tes tan­to de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal co­mo del área de Mo­vi­li­dad ➥

se­ña­la­rán a los con­duc­to­res su po­si­bi­li­dad o im­po­si­bi­li­dad de cir­cu­lar... Has­ta fe­bre­ro. En di­cho mes, se ini­cia­rá el con­trol au­to­má­ti­co y en­vío de mul­tas –con un im­por­te de 90 eu­ros– a quien no cum­pla la nor­ma.

Ade­más de los vehícu­los CE­RO, tam­bién po­drán cir­cu­lar li­bre­men­te los ta­xis, VTC y trans­por­te pú­bli­co, mien­tras que los re­si­den­tes, quie­nes tam­bién po­drán ac­ce­der sin ne­ce­si­dad de eti­que­ta, ob­ten­drán has­ta 20 in­vi­ta­cio­nes men­sua­les pa­ra que las per­so­nas no em­pa­dro­na­das pue­dan pa­sar y apar­car en di­cha área.

El ob­je­ti­vo es que, po­co a po­co, el cen­tro de Madrid va­ya li­be­rán­do­se del trá­fi­co y re­du­cien­do la con­ta­mi­na­ción, has­ta lle­gar al es­ce­na­rio de 2020, don­de se ex­ten­de­rá la prohi­bi­ción a cir­cu­lar y es­ta­cio­nar a to­dos los vehícu­los que ca­rez­can de dis­tin­ti­vo de la DGT.

Barcelona más lim­pia

Una me­di­da, es­ta úl­ti­ma que tam­bién se im­plan­ta­rá en la Ciu­dad Con­dal. A par­tir de 2020, cual­quier au­to­mó­vil que no dis- pon­ga de la eti­que­ta de la DGT, no po­drá en­trar en la Zo­na de Ba­jas Emi­sio­nes de Barcelona –sal­vo la Zo­na Fran­ca, Vall­vi­dre­ra, Les Pla­nes y el Ti­bi­da­bo; así co­mo el mu­ni­ci­pio de L’Hos­pi­ta­let, Es­plu­gues, Cor­ne­llà y Sant Adrià–.

An­tes, des­de el pró­xi­mo 1 de enero de 2019, los vehícu­los que cum­plan con la nor­ma­ti­va an­ti­con­ta­mi­na­ción Eu­ro 1, no po­drán cir­cu­lar por la ur­be ni por los 39 mu­ni­ci­pios del área me­tro­po­li­ta­na. Los afec­ta­dos co­rres­pon­de­rán con los tu­ris­mos ma­tri­cu­la­dos an­tes del 1 de enero de 1997 y las fur­go­ne­tas pre­vias mis­mo día, pe­ro de 1994.

Asi­mis­mo, a fi­na­les de 2019, los vehícu­los que ten­gan una an­ti­güe­dad su­pe­rior a los 20 años no po­drán cir­cu­lar de for­ma re­gu­lar por la ciu­dad ca­ta­la­na, con­tan­do ade­más con una nue­va eti­que­ta ne­gra pa­ra dis­tin­guir­les me­jor. Pa­ra in­cen­ti­var la re­ti­ra­da de es­tos vehícu­los, el Ayun­ta­mien­to crea­rán una tar­je­ta ver­de me­tro­po­li­ta­na que otor­ga­rá tres años de trans­por­te pú­bli­co gra­tui­to a quien dé de ba­ja un vehícu­lo con­ta­mi­nan­te y no ad­quie­ra otro du­ran­te el pe­rio­do de va­li­dez de la tar­je­ta.

El ob­je­ti­vo es con­se­guir re­du­cir un 30% las emi­sio­nes aso­cia­das al trá­fi­co via­rio en el pla­zo de 15 años pa­ra al­can­zar gra­dual­men­te los ni­ve­les re­co­men­da­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud OMS.

Nue­va mo­vi­li­dad

La apa­ri­ción de es­tas me­di­das an­ti con­ta­mi­na­ción ha pro­vo­ca­do que la mo­vi­li­dad ur­ba­na dé un gi­ro de 180º en los úl­ti­mos años. Ade­más de la apa­ri­ción de los VTC, por las di­fe­ren­tes ciu­da­des de la geo­gra­fía es­pa­ño­la se han ex­ten­di­do las em­pre­sas de Cars­ha­ring y, más re­cien­te­men­te, las de al­qui­ler de pa­ti­ne­tes, bi­ci­cle­tas, scoo­ter…

Des­de ya, to­do aquel vehícu­lo que no por­te la eti­que­ta, no po­drá cir­cu­lar

RE­DU­CIR LOS ATAS­COS. Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de es­tas me­di­das es re­du­cir el nú­me­ro de aglo­me­ra­cio­nes y, por tan­to, re­ba­jar la con­ta­mi­na­ción.

El Ayun­ta­mien­to de Madrid im­pon­drá el de­no­mi­na­do dis­tri­to Madrid Cen­tral que li­mi­ta­rá el ac­ce­so vehi­cu­lar. ZO­NA LI­MI­TA­DA.

Uno de los ob­je­ti­vos de es­tas me­di­das es re­du­cir la con­ta­mi­na­ción y me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re en las gran­des ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.