1.050 ca­ba­llos.

Aún no ha co­men­za­do a fa­bri­car­se y ya se ha al­za­do al Olim­po de los su­per­car pa­ra co­dear­se con Bu­gat­ti Chi­ron o Fe­rra­ri LaFe­rra­ri. ¿Cuál de ellos se­rá más rá­pi­do?

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Ya es­tá aquí el su­ce­sor del McLa­ren F1. Se lla­ma Speed­tail y tie­ne in­nu­me­ra­bles gui­ños al mí­ti­co de­por­ti­vo in­glés, co­mo un cui­da­do di­se­ño que mar­ca­rá una épo­ca en la com­pa­ñía, un in­te­rior con tres asien­tos –el cen­tral es pa­ra el con­duc­tor y los dos pa­sa­je­ros, uno a ca­da la­do, es­tán li­ge­ra­men­te re­tra­sa­dos– y una pro­duc­ción li­mi­ta­da a 106 uni­da­des. A pe­sar de es­tas cui­da­das si­mi­li­tu­des, el Speed­tail su­pera en to­do al F1. Pa­ra em­pe­zar, en la po­ten­cia, ya que el nue­vo su­per­car bri­tá­ni­co se pro­pul­sa con una me­cá­ni­ca hí­bri­da de 1.050 ca­ba­llos, que le per­mi­te al­can­zar los 403 ki­ló­me­tros/ ho­ra y ha­cer un 0 a 300 en 12,8 se­gun­dos, ca­si en el mis­mo tiem­po que cual­quier uti­li­ta­rio me­dio del mer­ca­do al­can­za los 100 por ho­ra. El pre­cio tam­bién for­ma par­te de las es­tra­tos­fé­ri­cas ci­fras que lo ro­dean, ya que se pi­de dos mi­llo­nes de eu­ros por ca­da ejem­plar, im­pues­tos lo­ca­les al mar­gen. Es­to no ha si­do im­pe­di­men­to pa­ra McLa­ren, que ha col­ga­do el car­tel de to­do ven­di­do jus­to un año an­tes de ini­ciar­se su pro­duc­ción.

Más allá de to­das es­tas ci­fras, el Speed­tail es un co­che ul­tra­tec­no­ló­gi­co. No nos re­fe­ri­mos a los asis­ten­tes a la con­duc­ción o al equi­po mul­ti­me­dia, sino a la cons­truc­ción. El cha­sis mo­no­cas­co es de fi­bra de car­bono, los fre­nos son car­bo­ce­rá­mi­cos, el alu­mi­nio es­tá pre­sen­te en la sus­pen­sión y se usa el ti­ta­nio pa­ra cier­tas par­tes del vehícu­lo, co­mo los di­fu­so­res de­lan­te­ro y tra­se­ro y las ale­tas. El di­se­ño de la par­te tra­se­ra en for­ma de go­ta es muy pe­cu­liar, así co­mo el de las llan­tas de­lan­te­ras. Los neu­má­ti­cos Pi­re­lli, por cier­to, han si­do desa­rro­lla­dos en ex­clu­si­va pa­ra es­te mo­de­lo.

Na­da al azar

Co­mo su­ce­de en otros de­por­ti­vos de McLa­ren, el Speed­tail cuen­ta con va­rios pro­gra­mas de con­duc­ción. El más ex­tre­mo de to­dos se lla­ma Ve­lo­city, con el que con­si­gue la ve­lo­ci­dad pun­ta su­pe­rior a 400 por ho­ra gra­cias a la má­xi­ma po­ten­cia dis­po­ni­ble, los ale­ro­nes mó­vi­les y una re­duc­ción de 35 mi­lí­me­tros en la al­tu­ra.

Las llan­tas de­lan­te­ras ca­re­na­das evi­tan las tur­bu­len­cias ae­ro­di­ná­mi­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.