Due­lo de re­pre­sen­ta­ción.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - CAR­LOS GARCÍA-AL­CA­ÑIZ CH­RIS­TIAN COLMENERO

Hay pa­dres e hi­jos que pa­re­cen her­ma­nos. Le su­ce­de a famosos de re­nom­bre co­mo la mo­de­lo Ka­te Moss y su re­to­ño Li­la, a la ac­triz Ree­se Wit­hers­poon con la be­lla Ava Eli­za­beth, a la tam­bién in­tér­pre­te Meryl Streep con Ma­mie Gum­mer, y has­ta al exBeetle Paul McCart­ney con Ja­mes, por ci­tar ejem­plos me­diá­ti­cos. Y aun­que unos y otros pue­dan pa­re­cer clo­nes, no lo son al 100% ya que, afor­tu­na­da­men­te, to­dos tie­nen su pro­pia per­so­na­li­dad. Aun­que la ge­né­ti­ca es así de ca­pri­cho­sa, hay otros ám­bi­tos en los que se prac­ti­ca la téc­ni­ca del co­pia y pe­ga adre­de, co­mo pue­de ser la te­le­fo­nía –ca­so de los smartp­ho­nes de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción–, o en la au­to­mo­ción, co­mo su­ce­de en las mar­cas pre­mium ale­ma­nas por ex­ce­len­cia. Au­di, BMW y Mer­ce­des tie­nen mo­de­los co­mo A8, Se­rie 7 y Cla­se S, ele­gan­tes, so­fis­ti­ca­dos y con ese to­que ex­clu­si­vo que tan­to bus­can –y gus­ta– a man­da­ta­rios y al­tos eje­cu­ti­vos. Re­sul­ta que to­dos es­tos ar­gu­men­tos los ofre­cen sus ‘co­pias’ A6, Se­rie 5 y Cla­se E, só­lo que en unas ca­rro­ce­rías un po­co más cor­tas. Hablamos de unos 15 ó 20 cen­tí­me­tros de di­fe­ren­cia de­pen­dien­do de la ber­li­na en cues­tión, una dis­tan­cia ➥

Pa­re­cía im­po­si­ble, pe­ro Au­di lo ha he­cho una vez más. Su nue­vo A6 es un A8 a es­ca­la por di­se­ño, ca­li­dad y, so­bre to­do, com­por­ta­mien­to en as­fal­to. Al­go pa­re­ci­do les su­ce­de a sus ri­va­les BMW Se­rie 5 y Mer­ce­des Cla­se E con sus her­ma­nos ma­yo­res los Se­rie 7 y Cla­se S…

in­sig­ni­fi­can­te en la prác­ti­ca pe­ro pa­ra mu­chos –y mu­chas– su­fi­cien­te co­mo sa­lir de la zo­na me­dia y acer­car­se más a lo que se en­tien­de co­mo su­per­do­ta­do.

Los ojos se van…

De­jan­do de la­do el te­ma de las di­men­sio­nes, las ber­li­nas me­dias aquí reu­ni­das son muy avan­za­das. Así que­da pa­ten­te en el Au­di, el úl­ti­mo en lle­gar, y al que no le fal­ta gadget po­si­ble. Su in­te­rior es el más tec­no­ló­gi­co de to­dos, y no só­lo por el Vir­tual Cock­pit, cu­yo fun­cio­na­mien­to es mag­ní­fi­co con las múl­ti­ples vis­tas que ofre­ce, sino por el sis­te­ma de do­bles pan­ta­llas co­lo­ca­das en la con­so­la cen­tral –en to­tal, el co­che lle­va tres–. De es­tas dos úl­ti­mas, la su­pe­rior, de 10,1 pul­ga­das, sir­ve prin­ci­pal­men­te pa­ra la na­ve­ga­ción mien­tras que la in­fe­rior se uti­li­za pa­ra el cli­ma­ti­za­dor, pa­ra ac­ti­var o des­ac­ti­var al­gu­nas fun­cio­nes co­mo el man­te­ni­mien­to de ca­rril y has­ta pa­ra es­cri­bir di­rec­cio­nes con el de­do ín­di­ce, re­co­no­cien­do sin pro­ble­mas el des­tino aun di­bu­jan­do gra­fías ca­si in­te­li­gi­bles. Al asis­ten­te por voz, una es­pe­cie de Si­ri, hay que dar­le un 10, ya que en­tien­de nues­tras ór­de­nes a la pri­me­ra in­clu­so cuan­do for­za­mos la en­to­na­ción a lo Car­los La­tre pa­ra imi­tar al Rey Emérito o a Ta­ma­ra Fal­có. Ba­ja o sube la tem­pe­ra­tu­ra si así se lo in­di­cas, po­ne la ca­le­fac­ción en el asien­to y has­ta pue­des de­cir­le que pro­gra­me el GPS pa­ra que te lle­ve a Ca­sa Lu­cio pa­ra co­mer sus ex­qui­si­tos hue­vos ro­tos. La in­ter­mi­na­ble lis­ta de ayu­das que pue­de mon­tar tam­bién jue­gan a su fa­vor, co­mo la vi­sión noc­tur­na –2.530 eu­ros–, ca­paz de de­tec­tar cual­quier ani­mal o pea­tón en la os­cu­ri­dad de la no­che. Cu­rio­sa­men­te, lla­ma la aten­ción lo ba­ra­to que es el re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les –235 eu­ros– fren­te a los es­pe­jos ex­te­rio­res eléc­tri­cos –295 eu­ros–.

El Cla­se E tam­bién es muy avan­za­do, pe­ro en lo que al pro­gra­ma de con­duc­ción se­mi­au­tó­no­ma se re­fie­re. Tal y co­mo te con­ta­mos en es­te mis­mo nú­me­ro, en la prue­ba a fon­do del Mer­ce­des-AMG CLS 53, el co­che es ca­paz de cam­biar de ca­rril con ac­cio­nar el in­ter­mi­ten­te del la­do co­rres­pon­dien­te. Hay que de­jar­lo pues­to por­que no ha­ce na­da con el de un to­que. A su vez tra­za las cur­vas de la au­to­pis­ta siem­pre y cuan­do no sean muy ce­rra­das aun­que, por se­gu­ri­dad, el pro­pio co­che nos re­cuer­da, con un tes­ti­go vi­sual y acús­ti­co, que de­be­mos po­ner las ma­nos en el vo­lan­te, an­te el asom­bro de otros con­duc­to­res que pien­san que el E es má­gi­co. Las do­bles pan­ta­llas de 10,2 pul­ga­das ca­da una y separadas só­lo por un pe­que­ño mar­co tam­bién son una de­li­cia, tan­to por la ubi­ca­ción co­mo por la ni­ti­dez con la que se ven, in­clu­so cuan­do el sol es­tá en lo más al­to. Lás­ti­ma que la cen­tral no sea tác­til, ya que su ubi­ca­ción es per­fec­ta, un pe­que­ño in­con­ve­nien­te que he­mos en­con­tra­do en otros Mer­ce­des, co­mo el ci­ta­do CLS 53.

El BMW no se que­da atrás y cuen­ta con un equi­po mul­ti­me­dia con con­trol ges­tual, del que ya te he­mos ha­bla­do en otras oca­sio­nes. Con di­bu­jar en el ai­re un círcu­lo a de­re­chas sube el vo­lu­men y si se ha­ce a iz­quier­das, és­te ba­ja; si pa­sas la

El BMW re­sul­ta muy ágil pa­ra el ti­po de vehícu­lo que es. El A6 y el Cla­se E son más con­for­ta­bles

mano por en­ci­ma cam­bia de emi­so­ra… Ahí no aca­ba la co­sa, por­que es el úni­co que ac­ti­va Ap­ple Ca­rP­lay a tra­vés del Blue­tooth, sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a un ca­ble. Has de sa­ber que BMW só­lo sin­cro­ni­za ter­mi­na­les iPho­ne con sus co­ches –y los de Mi­ni–. Es­ta de­ci­sión no es na­da eli­tis­ta, sino que des­de la mar­ca la jus­ti­fi­can di­cien­do que iOS es más se­gu­ro y es­ta­ble que An­droid. Tran­qui­los, que las co­sas van a cam­biar pronto, por­que los in­ge­nie­ros es­tán tra­ba­jan­do pa­ra que los te­lé­fo­nos mó­vi­les con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de Goo­gle tam­bién pue­dan en­la­zar­se, pe­ro pa­ra eso aún que­da…

¿Qué bus­cas?

Co­mo ves, las tres ber­li­nas tie­nen sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des tec­no­ló­gi­cas que las di­fe­ren­cian aun­que, en el fon­do, es cues­tión de ma­ti­ces. Don­de tam­bién hay mu­chas si­mi­li­tu­des es en la ha­bi­ta­bi­li­dad. De es­te trío, el Au­di es el más con­for­ta­ble pa­ra los pa­sa­je­ros; cuen­ta con al­gún que otro cen­tí­me­tro adi­cio­nal pa­ra pier­nas y ca­be­za, de­bi­do tam­bién a las ma­yo­res di­men­sio­nes ex­te­rio­res del A6. El Se­rie 5 y el Cla­se E son prác- ➥

➥ ti­ca­men­te cal­ca­dos, con ban­que­tas di­se­ña­das más pa­ra dos pa­sa­je­ros que pa­ra tres, aun­que la cen­tral es­tá ahí, aun­que só­lo sea pa­ra un apu­ro.

De­lan­te, la si­tua­ción es prác­ti­ca­men­te cal­ca­da en cual­quie­ra, con asien­tos anató­mi­cos ca­pa­ces de in­cluir ven­ti­la­ción, ca­le­fac­ción y has­ta ma­sa­je, aun­que no es­pe­res uno re­la­jan­te co­mo el que te pue­den dar en el spa del ex­clu­si­vo y lu­jo­so Ho­tel San­to Mau­ro. Lo mis­mo su­ce­de con los ma­le­te­ros, cu­yas di­fe­ren­cias vie­nen im­pues­tas más por el ta­ma­ño de la bo­ca que por la ca­pa­ci­dad real de ca­da uno, a pe­sar de que cum­plen su co­me­ti­do fa­mi­liar por vo­lu­men.

Don­de real­men­te se apre­cian di­fe­ren­cias es en la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y los ajus­ten, so­ber­bios en Au­di y BMW. El Mer­ce­des se si­túa un po­co por de­trás de­bi­do a unos re­cu­bri­mien­tos no tan pre­mium ni tan bien ajus­ta­dos co­mo en sus ri­va­les, al me­nos en apa­rien­cia. El ca­so del BMW es el más sig­ni­fi­ca­ti­vo pues­to que se no­ta y mu­cho el sal­to evo­lu­ti­vo su­fri­do en el Se­rie 5; en reali­dad, es al­go que se per­ci­be en los úl­ti­mos BMW, co­mo és­te, el Se­rie 3 o el X5, que apues­tan más por la ca­li­dad y la dis­tin­ción en pro de un am­bien­te más de­por­ti­vo. Lás­ti­ma que el cua­dro de man­dos vir­tual no per­mi­ta te­ner una dis­po­si­ción co­mo los de Au­di y Mer­ce­des, ca­pa­ces de pro­yec­tar y va­riar to­dos los da­tos po­si­bles: es­fe­ras pe­que­ñas o gran­des, or­de­na­dor de a bor­do en pri­mer plano o en se­gun­do, ma­pa del na­ve­ga­dor con in­di­ca­cio­nes… Aquí la ins­tru­men­ta­ción es fi­ja –la gran es­fe­ra de la iz­quier­da mues­tra el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes y la de la de­re­cha, el ve­lo­cí­me­tro– y só­lo cam­bia el co­lor del fon­do en fun­ción del pro­gra­ma de con­duc­ción se­lec­cio­na­do.

En el Au­di, el ni­vel de ter­mi­na­ción no re­sul­ta tan sor­pren­den­te, ya que el an­te­rior A6 era uno de los me­jo­res del seg­men­to. No obs­tan­te, con­si­gue unos pun­tos más de va­lo­ra­ción y los ‘cul­pa­bles’ no son otros que los plás­ti­cos blan­dos, que re­cu­bren la prác­ti­ca to­ta­li­dad del sal­pi­ca­de­ro y de la con­so­la cen­tral, a los que se su­man de­ta­lles co­mo los pe­que­ños al­ta­vo­ces twee­ter de Bang&Oluf­sen que sa­len cuan­do se en­cien­de el equi­po de au­dio y se es­con­den cuan­do se apa­ga; una au­tén­ti­ca chu­la­da con la que sor­pren­der al per­so­nal. Ca­pí­tu­lo apar­te es el de la ilu­mi­na­ción am­bien­tal, ya que cuen­ta con leds re­par­ti­dos por to­do el ha­bi­tácu­lo: zo­na de los pies, pa­ne­les de las puer­tas… in­clu­so se en­cien­de el lo­go ‘quat­tro’, que se en­cuen­tra en­ci­ma de la guan­te­ra, dan­do un to­que en­tre se­duc­tor y tec­no­ló­gi­co. En re­su­mi­das cuen­tas, el mo­de­lo de los cua­tro aros es el que ofre­ce la má­xi­ma ca­li­dad de fa­bri­ca­ción y ha­ce ga­la de ella, co­mo tam­bién el BMW, al­go que tie­nen que te­ner en cuen­ta los con­duc­to­res y pa­sa­je­ros más ex­qui­si­tos.

Na­da de sor­pre­sas

De­ci­di­mos po­ner­nos a los man­dos de la ber­li­na más no­ve­do­sa de to­das, el A6. Y nues­tra per­cep­ción ini­cial se con­fir­ma con el pa­so de los ki­ló­me­tros: se pa­re­ce mu­cho al A8 de­bi­do a la for­ma que tie­ne de com­por­tar­se en el as­fal­to. El A6 de­mues­tra que es un co­che no­ble, asen­ta­do, en el que no hay na­da que pue­da tor­cer­se, al me­nos de pri­me­ras. Nin­gún ocu­pan­te pue­de ba­jar­se de él di­cien­do que le due­le al­gu­na par­te de su cuer­po, ni si­quie­ra cuan­do pa­sa va­rias ho­ras den­tro. Es muy silencioso sal­vo en ace­le­ra­ción y la sus­pen­sión de du­re­za va­ria­ble tra­ba­ja ca­da se­gun­do pa­ra re­du­cir cual­quier irre­gu­la­ri­dad del as­fal­to. Tam­po­co ➥

El A6 pa­re­ce más com­pac­to de lo que es por la for­ma de la par­te tra­se­ra

➥ es un pro­ble­ma ser unos 200 ki­los más pe­sa­do que el Mer­ce­des y ca­si 300 más que el BMW. Gra­cias a la trac­ción in­te­gral quat­tro, que vie­ne de se­rie con el mo­tor ele­gi­do, el Au­di se mue­ve mu­cho más rá­pi­do de lo es­pe­ra­do en las cur­vas, a pe­sar de que la ten­den­cia ge­ne­ral del vehícu­lo es la del sub­vi­ra­je, co­mo su­ce­de en bue­na par­te de los au­to­mó­vi­les del Gru­po Volks­wa­gen. Tam­bién in­flu­ye que es 40 ca­ba­llos más po­ten­te y que el TDI de cua­tro ci­lin­dros tie­ne la ayu­da pun­tual de un pe­que­ño mo­tor eléc­tri­co de 16 ca­ba­llos por lo que, en su­ma, el Au­di ace­le­ra con mu­cha más ener­gía, per­ci­bien­do in­clu­so una sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ta­da que nos pe­ga al asien­to, aun­que no co­mo su­ce­día an­ta­ño con los bom­ba in­yec­tor. Por si fue­ra po­co, es­ta dua­li­dad me­cá­ni­ca per­mi­te al Au­di lu­cir la pe­ga­ti­na Eco en el pa­ra­bri­sas, así que el A6 pue­de en­trar en ciu­da­des co­mo Madrid y Barcelona en pe­río­dos en los que la con­ta­mi­na­ción se dis­pa­re y se res­trin­ja el ac­ce­so a las gran­des ur­bes, co­mo bien te con­ta­mos en el usua­rio de es­te mes.

Dis­tin­tos mun­dos

En idén­ti­cas cir­cuns­tan­cias, el BMW se ase­me­ja mu­cho al Au­di, con el que com­par­te el con­cep­to de pues­to de man­dos ba­jo y re­la­ti­va­men­te ten­di­do, aun­que el bá­va­ro sa­ca a re­lu­cir cier­to pun­ti­to de­por­ti­vo por la con­fi­gu­ra­ción de sus man­dos y has­ta por el com­por­ta­mien­to vi­vo, que ve­re­mos a con­ti­nua­ción. A tra­vés de un vo­lan­te prác­ti­ca­men­te cal­ca­do al del Se­rie 7 y de una di­rec­ción que re­cuer­da enor­me­men­te a la del bu­que in­sig­nia, el Se­rie 5 se ma­ne­ja con tan­ta sol­tu­ra que pa­re­ce que, en reali­dad, lle­va­mos un co­che más pe­que­ño. A eso se aña­de una cla­ra variación de la amor­ti­gua­ción re­gu­la­ble en­tre la po­si­ción más sua­ve y la más fir­me, es­ta úl­ti­ma sin lle­gar a in­co­mo­dar lo más mí­ni­mo a los pa­sa­je­ros. De he­cho, con el pro­gra­ma más de­por­ti­vo, el Se­rie 5 lla­ma la aten­ción por có­mo tra­za los gi­ros más ce­rra­dos, en los que de­mues­tra que es bas­tan­te neu­tro de reac­cio­nes, a pe­sar de su con­di­ción de pro­pul­sión. A to­das lu­ces, por cha­sis, el BMW pi­de un mo­tor más ra­bio­so que es­te 25 d, pe­ro es­ta me­cá­ni­ca pri­ma y

A6 y Cla­se E se su­man a la mo­da de los es­ca­pes fal­sos. Afor­tu­na­da­men­te, en el Se­rie 5 las sa­li­das son de ver­dad

mu­cho la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Co­mo op­ción, dis­po­ne de un cam­bio au­to­má­ti­co más de­por­ti­vo y de la trac­ción in­te­gral xD­ri­ve, am­bos por un pre­cio un po­co desor­bi­ta­do: 7.150 eu­ros.

En el Mer­ce­des, to­do es­tá pen­sa­do pa­ra el con­fort, co­mo su­ce­de en el ma­jes­tuo­so Cla­se S. Ni re­gu­lan­do el asien­to, el con­duc­tor lo­gra ir tan ten­di­do co­mo en sus dos ri­va­les. En el mo­de­lo de la ca­sa de la es­tre­lla, no hay ni ras­tro del es­pí­ri­tu me­dia­na­men­te ra­cing del Se­rie 5, a pe­sar de te­ner cier­tos ele­men­tos dis­tin­ti­vos, co­mo los pa­ne­les in­te­rio­res en me­tal, el vo­lan­te acha­ta­do en su par­te in­fe­rior o las llan­tas de 19 pul­ga­das con el se­llo AMG. El E es un co­che se­ño­rial, rue­da muy plano y en él te­ne­mos la sen­sa­ción de ir flo­tan­do, in­de­pen­dien­te­men­te de si cir­cu­la­mos por una ca­rre­te­ra comarcal, lo ha­ce­mos por una vía se­cun­da­ria o por una au­to­pis­ta. Só­lo su mo­tor, que se de­ja sen­tir más de lo es­pe­ra­do en el ha­bi­tácu­lo, rom­pe un po­co con la fi­lo­so­fía zen que trans­mi­te el Cla­se E. Pe­ro es­te pro­pul­sor no pue­de te­ner­lo to­do. A su fa­vor, en cam­bio, se en­cuen­tra la eco­no­mía de uso, ya que es ca­paz de ha­cer sor­pren­den­tes me­dias de 5,5 li­tros a los 100, en­tre otros, por gi­rar siem­pre muy ba­jo de vuel­tas. De es­ta for­ma, el Mer­ce­des se co­ro­na co­mo el co­che más efi­cien­te de la prue­ba.

Muy de cer­ca le si­gue el 25 d de BMW, gra­cias a la fun­ción Eco Pro, que li­mi­ta la po­ten­cia pa­ra con­se­guir va­lo­res de au­tén­ti­co com­pac­to sin ape­nas es­fuer­zo. El Au­di, en es­te ca­so, no lo­gra acer­car­se a nin­guno de ellos y siem­pre gas­ta más de­bi­do, en par­te, al ele­va­do pe­so del vehícu­lo y a la ma­yor po­ten­cia dis­po­ni­ble ba­jo el pe­dal del ace­le­ra­dor.

In­me­jo­ra­bles

Al fi­nal, A6, Se­rie 5 y Cla­se E de­mues­tran que, aun­que son más pe­que­ños que sus her­ma­nos ma­yo­res, son igual­men­te vá­li­dos pa­ra la re­pre­sen­ta­ción, y, en­ci­ma, a un pre­cio más ase­qui­ble, aun­que el te­ma mo­ne­ta­rio pa­sa a un se­gun­do o un ter­cer plano pa­ra quien bus­ca dis­tin­ción por en­ci­ma de to­do. Con to­do, ca­be fe­li­ci­tar a Au­di, BMW y Mer­ce­des por rea­li­zar clo­nes a es­ca­la de sus ber­li­nas ul­tra­lu­jo­sas. És­tas ‘co­pias’ sí nos gus­tan…

El fron­tal del Cla­se E es uno de los más im­pre­sio­nan­tes de Mer­ce­des. Con el aca­ba­do AMG, la pa­rri­lla se vuel­ve más agre­si­va, ideal pa­ra los que quie­ren aca­pa­rar mi­ra­das.

PON­LO GUA­PO. La lí­nea Lu­xury de las imá­ge­nes –4.300 eu­ros– apor­ta un ai­re ele­gan­te al Se­rie 5. La ter­mi­na­ción Sport es más ase­qui­ble y lla­ma­ti­va –2.785 eu­ros–.

En el fron­tal, a los la­dos del em­ble­ma de la mar­ca, se en­cuen­tran los ra­da­res que se uti­li­zan tan­to pa­ra la ve­lo­ci­dad adap­ta­ti­va co­mo pa­ra la vi­sión noc­tur­na. AHÍ ES­TÁN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.