Ber­li­nas con un im­po­nen­te ai­re cu­pé.

El 508 aban­do­na el con­cep­to de co­che fa­mi­liar, ya que la nue­va ge­ne­ra­ción se trans­for­ma en una gran ber­li­na cu­pé, co­mo el Volks­wa­gen Ar­teon, con el que com­pi­te por ima­gen, ca­li­dad y pre­cio

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - # CAR­LOS GARCÍA-AL­CA­ÑIZ C. COLMENERO

Ha­ce un año tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de to­car y con­du­cir el con­cept Ins­tinct en el cen­tro téc­ni­co que Peu­geot tie­ne a las afue­ras de Pa­rís. En una im­pro­vi­sa­da rue­da de pren­sa an­tes de mar­char­nos, pre­gun­ta­mos a los res­pon­sa­bles del pro­yec­to si el Ins­tinct se lle­va­ría a pro­duc­ción. La res­pues­ta que nos die­ron fue la que la­men­ta­ble­men­te es­pe­rá­ba­mos: no. En ese via­je re­lám­pa­go a Pa­rís de un día, vol­vi­mos a ca­sa con sa­bor agri­dul­ce sa­bien­do que, aun­que to­dos que­rría­mos ver un shoo­ting bra­ke de la fir­ma, no iba a ser po­si­ble por­que el pro­yec­to era eco­nó­mi­ca­men­te in­via­ble. Seis me­ses des­pués de aque­llo, al co­rreo elec­tró­ni­co lle­ga­ron las imá­ge­nes del nue­vo 508. “¡Qué cam­bio!”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras que se es­cu­cha­ron en la re­dac­ción. El agre­si­vo fron­tal, la luz diur­na en for­ma de ga­rra, la mar­ca­da lí­nea la­te­ral, los pi­lo­tos os­cu­re­ci­dos… to­do re­cor­da­ba al pro­to­ti­po de co­che au­tó­no­mo y de co­lor azul eléc­tri­co que nos ma­ra­vi­lló en 2017. A pe­sar de que el Ins­tinct nun­ca se va a co­mer­cia­li­zar por ser un me­ro ejer­ci­cio de di­se­ño, el 508 he­re­da par­te de sus ras­gos, con los que de­ja pa­ten­te que ha ha­bi­do un cam­bio de con­cep­to.

Sal­to ge­ne­ra­cio­nal

El 508 ya no es una ber­li­na fa­mi­liar al uso co­mo ha si­do la an­te­rior ge­ne­ra­ción. Lo nor­mal en un co­che nue­vo es que las co­tas in­te­rio­res crez­can, pe­ro no es el ca­so del Peu­geot de­bi­do a la lí­nea cu­pé del vehícu­lo. Com­pa­ra­do con el Ar­teon ➥

➥ de Volks­wa­gen, uno de sus má­xi­mos ri­va­les y tam­bién ber­li­na cu­pé, el 508 es un co­che re­la­ti­va­men­te pe­que­ño de puer­tas pa­ra aden­tro si se to­man co­mo re­fe­ren­cia los 4,75 me­tros que mi­de de lar­go. El ma­le­te­ro tie­ne una bo­ca de car­ga es­tre­cha y una ca­pa­ci­dad que tam­po­co so­bre­sa­le, con 487 li­tros. Va­ya por de­lan­te que el Ar­teon es 10 cen­tí­me­tros más lar­go y cin­co más al­to, por lo que cual­quier va­lor com­pa­ra­ti­vo al res­pec­to es me­jor en el ale­mán. Así su­ce­de con el ma­le­te­ro, que cu­bi­ca 563 li­tros y cu­yas for­mas más re­gu­la­res per­mi­ten dis­tri­buir fá­cil­men­te la car­ga. Am­bos, eso sí, op­tan por un prác­ti­co por­tón, eléc­tri­co en el ca­so del fran­cés –se­rie en el aca­ba­do GT–.

En las pla­zas tra­se­ras ocu­rre lo mis­mo. En el Volks­wa­gen, por ejem­plo, el ac­ce­so es sen­sa­cio­nal y, ade­más, los pa­sa­je­ros dis­fru­tan de mu­chos más cen­tí­me­tros pa­ra las pier­nas y sus ca­be­zas es­tán más ale­ja­das del te­cho. El Peu­geot es más es­tre­cho y a pe­sar de que la ban­que­ta es­tá ho­mo­lo­ga­da pa­ra tres pa­sa­je­ros, en la prác­ti­ca só­lo pue­den aco­mo­dar­se dos, siem­pre y cuan­do no sean de ta­lla gran­de. Así que, sin­tién­do­lo mu­cho, no po­drás lle­var de acom­pa­ñan­te a Fe­li­pe Re­yes y Car­los Suá­rez, al me­nos no plá­ci­da­men­te…

¿Más tra­di­cio­nal?

Las di­fe­ren­cias se tras­la­dan a los pues­tos de con­duc­ción, co­mo no po­día ser de otra for­ma. El del Ar­teon es muy Volks­wa­gen. Aun­que la lí­nea ex­te­rior del co­che ha ro­to po­si­ti­va­men­te con el es­que­ma es­ti­lís­ti­co de la fir­ma ger­ma­na –pa­ra que lue­go di­gan que no arries­gan en di­se­ño–, den­tro no ha ha­bi­do una re­vo­lu­ción tan radical co­mo en el 508. Es am­plio y prác­ti­ca­men­te cal­ca­do al de su her­mano Pas­sat, to­do un ho­nor, pues la ca­li­dad de fa­bri­ca­ción y los ajus­tes son ex­ce­len­tes. Los bo­to­nes com­par­ti­dos con vehícu­los más ase­qui­bles del gru­po, co­mo Golf y Po­lo, res­tan al­go de va­lor a la ima­gen pre­mium que trans­mi­te el co­che pe­ro, al fi­nal, es­to im­por­ta po­co. Lo que de ver­dad nos gus­ta es la dis­po­si­ción de man­dos por­que to­do es­tá don­de tie­ne que es­tar.

En es­te sen­ti­do, el pues­to del Peu­geot es al­go más com­ple­jo por­que cues­ta co­ger­le el ‘ai­re’ de­bi­do a la dis­tri­bu­ción en va­rios ni­ve­les. El i-Cock­pit cuen­ta con su pro­pia per­so­na­li­dad, ya que el vo­lan­te no es tan pe­que­ño co­mo el que mon­tan los 208 y 308; a eso se su­ma que es­tá ubi­ca­do en una po­si­ción más al­ta que en el ur­bano

Sor­pren­de la re­duc­ción de ta­ma­ño del 508 res­pec­to a su an­te­ce­sor. Son po­cos cen­tí­me­tros, pe­ro su­fi­cien­tes pa­ra no­tar­se en el ha­bi­tácu­lo

y en el com­pac­to. Ade­más, la con­so­la se pro­lon­ga en­tre los asien­tos de­lan­te­ros, por lo que el con­duc­tor y el co­pi­lo­to tie­nen la per­cep­ción de que­dar li­te­ral­men­te en­ca­ja­dos en sus res­pec­ti­vas bu­ta­cas, fren­te a cier­ta li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que exis­te en el am­plí­si­mo Ar­teon.

Ba­jo la con­so­la del Peu­geot y al más pu­ro es­ti­lo Vol­vo, exis­te un mi­núscu­lo com­par­ti­men­to pa­ra de­jar el te­lé­fono mó­vil; és­te se pue­de ir car­gan­do de for­ma inalám­bri­ca si el ter­mi­nal cuen­ta con es­ta fun­ción, co­mo los úl­ti­mos iPho­ne y Sam­sung, pe­ro no sa­brás si lo es­tá ha­cien­do co­rrec­ta­men­te, da­do que la luz que así lo in­di­ca es­tá es­con­di­da –ten­drás que aga­char­te pa­ra com­pro­bar­lo–. La pan­ta­lla del sis­te­ma mul­ti­me­dia es­tá co­lo­ca­da un po­co más al­ta que la del Ar­teon, lo que fa­ci­li­ta ver los da­tos re­pro­du­ci­dos en ella. Ade­más, el na­ve­ga­dor cuen­ta con más fun­cio­nes y per­mi­te vi­sua­li­zar, por ejem­plo, el tiem­po que va a ha­cer en la ciu­dad por la que vas a pa­sar y la tem­pe­ra­tu­ra má­xi­ma de la zo­na. A eso se aña­de el avi­sa­dor de ra­da­res, que fun­cio­na muy bien. Tam­bién es de agra­de­cer que ha­yan pues­to bo­to­nes fí­si­cos pa­ra ac­ce­der a los di­fe­ren­tes me­nús, co­mo el cli­ma­ti­za­dor, co­sa que no su­ce­de en otros vehícu­los de la fir­ma, aun­que el ‘pe­ro’ es­tá en la co­lo­ca­ción de los mis­mos, ya que es­tán mi­ran­do li­te­ral­men­te al te­cho, por lo que cues­ta iden­ti­fi­car­los de pri­me­ras. Es­to nos obli­ga a apar­tar la mi­ra­da de la ca­rre­te­ra en reite­ra­das oca­sio­nes. Pa­ra quien con­du­ce tam­po­co es muy útil el pe­que­ño co­fre que hay al la­do de­re­cho del po­mo del cam­bio y en el que se pue­den de­jar pe­que­ños en­se­res, co­mo las lla­ves o la car­te­ra. Hay que es­ti­rar de­ma­sia­do el bra­zo de­re­cho y co­mo la ta­pa se abre en sen­ti­do des­fa­vo­ra­ble, no per­mi­te un buen uso; pa­ra fi­nes de es­te ti­po es me­jor el hue­co por­taob­je­tos de la puer­ta. En el ca­so del Volks­wa­gen, el que se si­túa jus­to de­trás del po­mo del cam­bio au­to­má­ti­co es más prác­ti­co, al es­tar en­tre me­dias de los asien­tos an­te­rio­res.

Pa­ra gus­tos, co­lo­res

Cuan­do nos po­ne­mos en mar­cha, el 508 no se mues­tra tan de­por­ti­vo co­mo ca­bría es­pe­rar, y eso que el aca­ba­do GT en­fa­ti­za el la­do ra­cing. No hablamos de la res­pues­ta del mo­tor, un 1.6 tur­bo de 225 ca­ba­llos –se tra­ta de una ver­sión ‘ca­pa­da’ del pro­pul­sor que mon­ta el 308 GTI–. Nos re­fe­ri­mos a la for­ma en la que se mue­ve so­bre el as­fal­to. Es un co­che sua­ve de reac­cio­nes, bien ais­la­do y con una sus­pen­sión bas­tan­te con­for­ta­ble. Nues­tra uni­dad de prue­bas lle­va de se­rie la sus­pen­sión de du­re­za re­gu­la­ble. Ni si­quie­ra cuan­do se eli­ge la fun­ción Sport, el 508 se sien­te du­ro o se apre­cia un cam­bio de ➥

➥ com­por­ta­mien­to en las cur­vas. Tam­po­co le ha­ce fal­ta. Da igual el mo­do que eli­ja­mos que el Peu­geot pi­sa con fir­me­za has­ta el pun­to de que, por cha­sis, pi­de más po­ten­cia, aun­que los neu­má­ti­cos de­lan­te­ros de­jan cla­ro que el 508 es bas­tan­te sub­vi­ra­dor. El mo­do Sport tam­po­co va­ría en ex­ce­so el tac­to de la di­rec­ción. Con tres vuel­tas en­tre to­pes, es­tá de­ma­sia­da asis­ti­da, per­ju­di­can­do el fee­ling a la ho­ra de afron­tar zo­nas mon­ta­ño­sas; por tac­to nos re­cuer­da a la de otro ri­val de al­tu­ra co­mo el Al­fa Romeo Giu­lia. Eso sí, en ciu­dad y a la ho­ra de ma­nio­brar es una au­tén­ti­ca de­li­cia por sua­vi­dad. Con­tras­ta enor­me­men­te con la del Volks­wa­gen, mu­cho más pre­ci­sa y sin esa flo­ta­bi­li­dad per­ci­bi­da en el 508, so­bre to­do, a la ho­ra de afron­tar los gi­ros más ce­rra­dos.

El Ar­teon tam­po­co es un de­por­ti­vo co­mo tal, aun­que pue­de pa­re­cer to­do lo con­tra­rio, con ese excitante co­lor ro­jo me­ta­li­za­do y los agre­si­vos pa­ra­gol­pes y las llan­tas de 19 pul­ga­das de la ter­mi­na­ción R-Li­ne. Cuan­do to­ca ace­le­rar a fon­do se apre­cia que el mo­tor de 190 ca­ba­llos no in­ci­ta a ir muy rá­pi­do. A pe­sar de que el dos li­tros en­tre­ga más par y a un ré­gi­men in­fe­rior al blo­que del 508, la res­pues­ta es mu­cho más pro­gre­si­va por cul­pa de los 200 ki­los de so­bre­pe­so, has­ta el pun­to de echar en fal­ta al­go más de pe­ga­da. Un ex­ce­so de ki­los que acu­san muy bien los fre­nos de­lan­te­ros, que se fa­ti­gan con bas­tan­te fre­cuen­cia cuan­do bus­ca­mos los lí­mi­tes del ex­ce­len­te bas­ti­dor, lo que nos obli­ga a ba­jar el rit­mo pa­ra re­fri­ge­rar­los, pues­to que pier­den po­der de de­ce­le­ra­ción. Con el gas a fon­do, el sonido del es­ca­pe es po­co excitante, in­clu­so cuan­do la agu­ja del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes lle­ga a 6.500 vuel­tas, al­go que tam­bién su­ce­de en el Peu­geot. El 508 só­lo va­ría la mu­si­ca­li­dad con la fun­ción Sport y lo ha­ce ar­ti­fi­cial­men­te a tra­vés de los al­ta­vo­ces, por los que se es­cu­cha una me­lo­día di­ga­mos ra­ra, aun­que más lo­gra­da que en el 308 GTI, don­de se apre­cia una es­pe­cie de zum­bi­do más pró­xi­mo al de una na­ve es­pa­cial.

Ya que hablamos de ra­pi­dez, la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca DSG si­gue sien­do so­ber­bia en las de­ce­le­ra­cio­nes más ex­tre­mas, y eso que el con­ver­ti­dor de par del Peu­geot no se que­da atrás en cuan­to a fun­cio­na­mien­to. El úni­co in­con­ve­nien­te de la ca­ja fran­ce­sa es que ca­re­ce de un mo­do se­cuen­cial co­mo tal. En reali­dad

El TSI es mu­cho más pro­gre­si­vo que el Pu­retech, en el que la pa­ta­da del tur­bo se de­ja apre­ciar más

lo lle­va, pe­ro no don­de ima­gi­nas. Pa­ra ac­ti­var­lo hay que bus­car el pro­gra­ma ma­nual den­tro del se­lec­tor de mo­dos de con­duc­ción y es­pe­rar un par de se­gun­dos has­ta que se ac­ti­va. Asi­mis­mo, las le­vas, ade­más de es­tar fi­jas tras el vo­lan­te, tie­nen mu­cha se­pa­ra­ción res­pec­to al aro, por lo que no ten­drás nin­gún pro­ble­ma si eres un afor­tu­na­do de ma­nos gran­des; si las tie­nes pe­que­ñas, te cos­ta­rá ac­cio­nar­las. Las del Ar­teon son mi­nús­cu­las y es­tán re­ma­ta­das en un ma­te­rial plás­ti­co co­mo lla­ma­ti­vo.

Y co­mo ca­bría es­pe­rar tras con­du­cir­los, nin­guno de los dos arro­ja un con­su­mo de car­bu­ran­te ba­jo. Só­lo cuan­do se via­ja pla­cen­te­ra­men­te, Peu­geot y VW son ca­pa­ces de ofre­cer ci­fras re­la­ti­va­men­te nor­ma­les y muy pró­xi­mas a los va­lo­res me- dios fa­ci­li­ta­dos por ca­da fa­bri­can­te tras la en­tra­da en vir­go de la nor­ma­ti­va WLTP. Aho­ra bien, a la ho­ra de ex­pri­mir­los, las me­dias se dis­pa­ran pe­li­gro­sa­men­te has­ta al­can­zar re­gis­tros pro­pios de au­tén­ti­cos su­per­car sin te­ner la po­ten­cia de és­tos, re­du­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te la au­to­no­mía dis­po­ni­ble a pe­sar de que am­bos lle­van unos tan­ques de gran ca­pa­ci­dad.

Pa­sión por el de­ta­lle

Lo que es­tá cla­ro es que Peu­geot ha acer­ta­do de lleno con la re­no­va­ción del 508. En la ca­sa del león han arries­ga­do in­ten­ta­do po­si­cio­nar su ber­li­na en un seg­men­to su­pe­rior, don­de se en­cuen­tra el Volks­wa­gen Ar­teon, y la ju­ga­da ha si­do per­fec­ta. El di­se­ño es tan atrac­ti­vo co­mo no­ve­do­so, así que bue­na par­te de las vi­si­tas a los con­ce­sio­na­rios ven­drán da­das por es­to; así nos lo ha he­cho sa­ber por la ca­lle. Tam­bién ha ha­bi­do al­gún que otro con­duc­tor que nos ha pre­gun­ta­do si es­te Peu­geot se tra­ta de un co­che ca­mu­fla­do de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co, por ‘cul­pa’ de los cris­ta­les tin­ta­dos y los pi­lo­tos os­cu­re­ci­dos. No es el ca­so de mo­men­to, al me­nos que se­pa­mos… Por su par­te, el Volks­wa­gen Ar­teon es to­da una ca­ja de sor­pre­sas por su plan­tea­mien­to. Ba­jo su cui­da­da y atrac­ti­va ima­gen se en­cuen­tra un co­che real­men­te es­pa­cio­so has­ta el pun­to de de­jar­nos sin pa­la­bras, bien he­cho y con lo in­dis­pen­sa­ble en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca.

Dos ber­li­nas, a fin de cuen­tas, de cor­te cu­pé, ele­gan­tes y sen­sa­cio­na­les en to­dos los as­pec­tos… sal­vo en el pre­cio.

DE NI­VEL. Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de Peu­geot que uno de sus co­ches mon­ta un sis­te­ma de vi­sión noc­tur­na, co­mo el de BMW o Au­di. Es ca­paz de re­co­no­cer pea­to­nes y aler­tar­nos de su pre­sen­cia –1.247 eu­ros–.

Los es­ca­pes del Ar­teon no son reales. A pe­sar de te­ner dos sa­li­das fí­si­cas co­mo tal, se ha op­ta­do por di­si­mu­lar­las con unos enor­mes cro­ma­dos en for­ma po­li­go­nal. DE PE­GA.

La par­te tra­se­ra, con los pi­lo­tos os­cu­re­ci­dos, re­cuer­dan a los del mí­ti­co “Co­che Fan­tás­ti­co”. La ilu­mi­na­ción de led es di­ná­mi­ca, por lo que di­bu­jan fi­gu­ras cuan­do abri­mos o ce­rra­mos el vehícu­lo. KITT.

El 508 se co­mer­cia­li­za tam­bién con ca­rro­ce­ría fa­mi­liar SW. Ade­más, se aca­ba de po­ner a la ven­ta una ver­sión First Edi­tion su­per­equi­pa­da. JU­GA­DA MAES­TRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.