En ho­nor a la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Ste­ve McQueen.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del Mus­tang Bu­llitt es la más es­pe­cial de to­das por­que con­me­mo­ra el 50 aniver­sa­rio de la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­zó Ste­ve McQueen, la mis­ma en la que el pony­car nor­te­ame­ri­cano se con­vir­tió en to­da una ce­le­brity del fir­ma­men­to… au­to­mo­vi

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - CAR­LOS GARCÍA-AL­CA­ÑIZ

War­ner Bross es­tre­nó "Bu­llitt" el 17 de oc­tu­bre de 1968. La pe­lí­cu­la, en la que Ste­ve McQueen da vi­da a un agen­te de po­li­cía, se hi­zo co­no­ci­da gra­cias a la per­se­cu­ción en­tre un Ford Mus­tang GT 390 Fast­back de 325 ca­ba­llos, que pi­lo­ta­ba el pro­pio McQueen, y un Dod­ge Char­ger 440 Mag­num de 375 ca­ba­llos, el de los ma­los. A par­tir de esos 10 mi­nu­tos de se­cuen­cia, los fans del Mus­tang co­men­za­ron a mul­ti­pli­car­se y en EEUU se ge­ne­ró una fer­vien­te co­rrien­te trans­mi­ti­da de pa­dres a hi­jos has­ta el pun­to de dis­pa­rar las ven­tas del de­por­ti­vo. De he­cho, en sus 54 años de exis­ten­cia, se han fa­bri­ca­do más de 10 mi­llo­nes de uni­da­des, un lo­gro más pro­pio de un co­che de vo­lu­men ti­po Fo­cus que de uno co­mo és­te… Pre­ci­sa­men­te por esa fa­ma y con mo­ti­vo del 50 aniver­sa­rio de la cin­ta que con­si­guió un Os­car al me­jor mon­ta­je y re­cau­dó 42 mi­llo­nes de dó­la­res, Ford lan­za la ver­sión Bu­llitt en edi­ción li­mi­ta­da en el tiem­po. No sé si se­rá ca­sua­li­dad o el des­tino, pe­ro hoy es 17 de oc­tu­bre de 2018 y es­toy a los man­dos del nue­vo Ford Mus­tang Bu­llitt…

A cuer­po de rey

Aun­que no es­té cir­cu­lan­do por las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas ca­lles de San Fran­cis­co, lo ha­go por las gla­mu­ro­sas ca­rre­te­ras de la Cos­ta Azul fran­ce­sa. La ru­ta in­clu­so atra­vie­sa el Bou­le­vard de la Croi­set­te, en Can­nes, ciu­dad en la que se es­tá ce­le­bran­do el Mip­com, la fe­ria au­dio­vi­sual más im­por­tan­te de Eu­ro­pa, en la que las pro­duc­to­ras y los re­pre­sen­tan­tes de los ca­na­les de te­le­vi­sión com­pran y ven­den se­ries. Los cu­rio­sos que acu­den a ver a los famosos de turno, co­mo Ri­chard Ge­re o Ro­bert Red­ford, se que­dan em­bo­ba­dos pen­san­do que la hi­le­ra de 20 Mus­tang que pa­sa ca­da cin­co mi­nu­tos for­ma par­te de al­gu­na per­for­man­ce. No es el ca­so, aun­que po­dría si se hi­cie­ra un re­ma­ke de "Bu­llitt"…

Nues­tro Mus­tang es­tá pin­ta­do en co­lor Dark High­land Green, que re­cuer­da al tono del mí­ti­co GT 390 Fast­back que con­du­jo MQueen, aun­que tam­bién pue­de ad­qui­rir­se sin cos­te con el os­cu­ro Sha­dow Black. Las llan­tas de 19 pul­ga­das van re­ma­ta­das en ne­gro, lo que ge­ne­ra un con­tras­te tu­ne­ro es­pec­ta­cu­lar. Qui­zá el ro­jo de las pin­zas de freno Brem­bo rom­pen un po­co el ha­lo clá­si­co que ema­na es­te Mus­tang pe­ro es­ta­mos en un tiem­po don­de lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to es­tá bien vis­to. Asi­mis­mo, cuen­ta con cro­ma­dos en las ven­ta­ni­llas y, lla­ma­ti­va­men­te, un fron­tal sin lo­go. En el por­tón del ma­le­te­ro apa­re­ce el em­ble­ma Bu­llitt, en­se­ña que, en el in­te­rior, es­tá pre­sen­te en vo­lan­te, mar­cos de las puer­tas, par­te al­ta de la guan­te­ra… La ta­pi­ce­ría de cue­ro es ne­gra con pes­pun­tes en ver­de, muy bri­tish, un co­lor que se uti­li­za a su vez en las cos­tu­ras de la con­so­la cen­tral y el sal­pi­ca­de­ro. Aun­que si hay un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor res­pec­to a la ter­mi­na­ción GT so­bre el que se ar­ti­cu­la el Bu­llitt es, sin du­da, el po­mo del cam­bio es­fé­ri­co en bei­ge, que apor­ta un atrac­ti­vo to­que vin­ta­ge.

Los aca­ba­dos in­te­rio­res son ex­ce­len­tes y han me­jo­ra­do sen­si­ble­men­te con el re­di­se­ño que tu­vo el Mus­tang a me­dia­dos de año, con ma­te­ria­les blan­dos al tac­to. Por su par­te, los asien­tos es­tán­dar cum­plen en uso dia­rio de­bi­do al con­fort que ofre­cen, pe­ro los bac­quets Re­ca­ro op­cio­na­les por 2.050 eu­ros son bas­tan­te re­co­men­da­bles por­que su­je­tan el cuer­po mu­cho me­jor, apar­te de que tie­nen un as­pec­to mu­cho más radical que ca­sa con la fi­lo­so­fía de es­te Mus­tang. Ha­blan­do de ex­tras, el Bu­llitt pue­de mon­tar dos más: la alar­ma pe­ri­fé­ri­ca –400 eu­ros– y la sus­pen­sión de du­re­za va­ria­ble Mag­ne­ri­de por 2.200 eu­ros. Es­ta úl­ti­ma es to­tal­men­te pres­cin­di­ble por­que no cam­bia en ex­ce­so el com­por­ta­mien­to del Ford, ni si­quie­ra a la ho­ra de abor­dar cur­vas rá­pi­das.

A ni­vel me­cá­ni­co, el V8 at­mos­fé­ri­co de cin­co li­tros en­tre­ga aho­ra 460 ca­ba­llos, 10 más que el GT es­tán­dar so­bre el que es­tá ba­sa­do. Es­to se de­be prin­ci­pal­men­te a que la ad­mi­sión del ai­re pro­ce­de del radical Shelby GT350. De he­cho, cuan­do subes el ca­pó mo­tor, los ojos va a pa­rar di­rec­ta-

men­te al fil­tro de pro­por­cio­nes es­tra­tos­fé­ri­cas. Es­te in­cre­men­to de po­ten­cia no afec­ta al par má­xi­mo, que si­gue in­tac­to, con 58,1 ki­lo­grá­me­tros a 4.600 vuel­tas. En cuan­to a pres­ta­cio­nes pu­ras, el 0 a 100 tam­po­co va­ría y se man­tie­ne en 4,6 se­gun­dos mien­tras que, la pun­ta, pa­sa de 249 por ho­ra a 263.

Ame­ri­can way!

Las ca­rre­te­ras aún es­tán con­va­le­cien­tes del pa­so de la tor­men­ta tro­pi­cal Les­lie, su­cias y li­te­ral­men­te em­pa­pa­das. De he- cho, la llu­via no da tre­gua has­ta el me­dio­día, al­go que no nos im­po­si­bi­li­ta bus­car las cos­qui­llas al Mus­tang. Ace­le­ra con mu­cho ím­pe­tu y a pe­sar de que un BMW M140i es igual de rá­pi­do con 120 ca­ba­llos me­nos, el Bu­llitt pa­re­ce que co­rre mu­cho más de lo que anun­cian sus pres­ta­cio­nes. El efec­to acús­ti­co es el gran res­pon­sa­ble de es­ta per­cep­ción. Des­de el mis­mo mo­men­to de la arran­ca­da, el ‘brum­brum’ que sa­le por sus tu­ba­rros te des­cu­bre un mun­do es­pe­cial, don­de la efi­cien­cia y la bue­na com­pos­tu­ra no exis­ten, y eso que el es­ca­pe cuen­ta con una fun­ción ex­tra pa­ra que ‘des­pier­te’ en mo­do si­gi­lo­so y no in­co­mo­de al ve­cino que­ji­co­so de turno.

Tal y co­mo se en­cuen­tra el as­fal­to, un co­che to­do atrás con 460 ca­ba­llos se con­vier­te en una au­tén­ti­ca bom­ba de cru­za­das. La co­sa no es­tá pa­ra mu­chas ale­grías, co­mo bien com­pro­ba­mos con el pro­gra­ma S+, ya que el eje tra­se­ro de­rra­pa con mu­chí­si­ma fa­ci­li­dad. Ten­de­mos a con­tra­vo­lan­tear por iner­cia, pe­ro la elec­tró­ni­ca se en­car­ga de po­ner to­do en su si­tio sin que to­que­mos la di­rec­ción, ex­qui­si­ta to­do

sea di­cho de pa­so, co­mo tam­bién lo es la ca­ja de cam­bios, cu­yo tac­to re­cuer­da a la de un Maz­da MX-5…

In­de­pen­dien­te­men­te de la cli­ma­to­lo­gía, las reac­cio­nes del Mus­tang lle­gan a ser un po­co tor­pes, en par­te por el pe­so –1.800 ki­los– y tam­bién por el pro­pio con­cep­to de co­che que re­pre­sen­ta el Mus­tang. No es un de­por­ti­vo pu­ro y eso se no­ta. Por ejem­plo: le cues­ta co­ger rit­mo; en cur­va len­ta, el mo­rro tien­de a ir por un la­do y la za­ga por otro… Tam­po­co ayu­da el con­su­mo de car­bu­ran­te, dis­pa­ra­ta­do pa­ra los tiem­pos ac­tua­les, con me­dias que no ba­jan de 10 li­tros a los 100 en con­duc­ción muy re­la­ja­da y pró­xi­mas a los 20 cuan­do se va con el pie a ta­bla…

A to­do eso se su­ma el he­cho de que en es­te Bu­llitt echa­mos en fal­ta al­go más de equi­pa­mien­to que jus­ti­fi­que los 6.000 eu­ros adi­cio­na­les que cues­ta res­pec­to al Mus­tang GT del que par­te. Pe­ro es cier­to que el pre­cio es muy ase­qui­ble pa­ra to­do lo que re­pre­sen­ta es­te icono. ¿Qué fa­bri­can­te te ofre­ce un V8 por ese im­por­te? No bus­ques más; so­la­men­te Ford.

No es­pe­res a la ca­rro­ce­ría Con­ver­ti­ble por­que el Mus­tang Bu­llitt só­lo se va a co­mer­cia­li­zar en for­ma­to Fast­back, to­do un gui­ño a la peli

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.