Com­pa­ra­ti­va: Au­di A3 Sport­back, BMW Se­rie 1 y Mer­ce­des Cla­se A. ¿Quien se­rá el me­jor com­pac­to pre­mium del mo­men­to?

El Cla­se A lle­ga pa­ra re­vo­lu­cio­nar el seg­men­to más exi­gen­te del mer­ca­do, pues es­tos com­pac­tos de­ben con­cen­trar ima­gen con ca­li­dad pre­mium y un ni­vel de equi­pa­mien­to más pro­pio de las ber­li­nas de re­pre­sen­ta­ción, to­do ello sin vol­ver­se lo­cos con el pre­cio #

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

La ex­ce­len­cia en el au­to­mó­vil tie­ne un so­lo ca­mino; el de la ca­li­dad. Es pre­ci­sa­men­te és­te el te­rreno don­de jue­gan los tres pro­ta­go­nis­tas de es­ta com­pa­ra­ti­va. Do­mi­na­do­res del seg­men­to com­pac­to en la par­te más eli­tis­ta, a es­tos mo­de­los se les pi­de mu­cho, has­ta el pun­to de que es uno de los más exi­gen­tes del mer­ca­do. Por un la­do de­ben con­ver­tir­se en un sím­bo­lo de es­ta­tus y ca­ché pa­ra su pro­pie­ta­rio, pa­ra lo cual de­ben te­ner una ima­gen ele­gan­te, so­fis­ti­ca­da y con li­ge­ros to­ques de de­por­ti­vi­dad. Por otro de­ben in­cluir las úl­ti­mas no­ve­da­des en ma­te­ria de equi­pa­mien­to al ni­vel de sus her­ma­nos ma­yo­res las gran­des ber­li­nas y SUV, es­pe­cial­men­te en se­gu­ri­dad y co­nec­ti­vi­dad. Por úl­ti­mo, de­ben ofre­cer op­cio­nes me­cá­ni­cas pa­ra acom­pa­ñar a sus due­ños en un rit­mo de vi­da ac­ti­vo y pu­dien­te, lo que se tra­du­ce en va­rias al­ter­na­ti­vas de cam­bio, trac­ción in­te­gral o ver­sio­nes ex­tre­mas –S, M y AMG–. Tan­to el nue­vo Cla­se A co­mo los más ve­te­ra­nos Se­rie 1 y A3 cum­plen so­bra­da­men­te con es­te plie­go de con­di­cio­nes, aun­que ca­da uno con una per­so­na­li­dad pro­pia muy acu­sa­da.

El te­so­ro de la ju­ven­tud

Na­ci­do a prin­ci­pios de es­te mis­mo año, el Mer­ce­des es el más jo­ven de es­ta tria­da, lo que le per­mi­te ofre­cer un gra­do de so­fis­ti­ca­ción su­pe­rior al de sus ri­va­les. Es­to se

tra­du­ce en un equi­pa­mien­to más com­ple­to en al­gu­nos as­pec­tos y en me­jo­ras pun­tua­les que lo ha­cen des­ta­car fren­te a los ri­va­les. En ma­te­ria de se­gu­ri­dad y co­nec­ti­vi­dad cuenta con to­das las no­ve­da­des ima­gi­na­bles, al­gu­nas de ellas has­ta el mo­men­to só­lo dis­po­ni­bles pa­ra las gran­des ber­li­nas de re­pre­sen­ta­ción, co­mo el sis­te­ma Dis­tro­nic de asis­ten­cia de ca­rril y de pro­xi­mi­dad con el vehícu­lo que nos pre­ce­de o el de ma­nio­bra eva­si­va en ca­so de en­con­trar un obs­tácu­lo ines­pe­ra­do en la cal­za­da.

“Oye Mer­che…”

Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce el sis­te­ma mul­ti­me­dia MBUX op­cio­nal, que in­clu­ye uno de las no­ve­da­des más lla­ma­ti­vas a la ho­ra de en­se­ñar el co­che al ve­cino y a los ami­gos, pues in­cor­po­ra un asis­ten­te de voz que se ac­ti­va con un sim­ple “Oye Mer­che” y a ima­gen de Si­ri de Ap­ple es ca­paz de en­ten­der ór­de­nes vo­ca­les com­ple­jas pa­ra lle­var a ca­bo fun­cio­nes co­mo bus­car un res­tau­ran­te en el na­ve­ga­dor y re­ser­var una me­sa, man­dar un men­sa­je de tex­to, cam­biar la emi­so­ra o mo­di­fi­car la ilu­mi­na­ción in­te­rior.

La tecnología de des­co­ne­xión de ci­lin­dros de A3 y Cla­se A les per­mi­te re­du­cir sus con­su­mos

A3 y Se­rie 1, por su par­te, son la evo­lu­ción de dos ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das en 2012, su­frien­do du­ran­te su vi­da útil dos ac­tua­li­za­cio­nes en el ca­so del BMW –2015 y 2017– y una en el del Au­di –2016– que han ser­vi­do pa­ra po­ner­los al día en ma­te­ria de equi­pa­mien­to, pues en am­bos ca­sos só­lo echa­mos en fal­ta ele­men­tos muy pun­tua­les.

Con la fi­cha téc­ni­ca en la mano nos sor­pren­de que la nue­va Cla­se A sea diez cen­tí­me­tros más lar­ga que sus dos ri­va­les ger­ma­nos, que cal­can me­di­das en su ca­rro­ce­ría. La verdad es que una vez en el in­te­rior no per­ci­bi­mos una me­jo­ra im­por­tan­te de co­tas en el mo­de­lo de la es­tre­lla, en el que tan só­lo nos con­ven­ce un me­jor ac­ce­so has­ta el ban­co tra­se­ro, pues con el me­tro en la mano las di­fe­ren­cias son ca­si inexis­ten­tes, e in­clu­so el A3 se per­mi­te el lu­jo de ofre­cer un ma­le­te­ro 10 li­tros ma­yor y de for­mas más apro­ve­cha­bles. Es pre­ci­sa­men­te és­te el pun­to fuer­te del A3, pues su in­te­rior da la sen­sa­ción de ser el más am­plio gra­cias a la la ex­ce­len­te lu­mi­no­si­dad que apor­ta la ge­ne­ro­sa su­per­fi­cie acris- ta­la­da, evi­tan­do así cier­ta claus­tro­fo­bia que per­ci­bi­mos en las pla­zas pos­te­rio­res de BMW y Mer­ce­des por la ele­va­da cin­tu­ra de la ca­rro­ce­ría.

Pues­ta en es­ce­na in­te­rior

Ver­da­de­ros vir­tuo­sos en ma­te­ria de ha­bi­ta­bi­li­dad de­lan­te­ra, los tres dis­po­nen tam­bién de unas pla­zas tra­se­ras más que co­rrec­tas, aun­que siem­pre de­be­mos te­ner en cuenta que de­trás só­lo pue­den via­jar dos ocu­pan­tes, pues la cen­tral no cu­bre las ne­ce­si­da­des de es­pa­cio re­que­ri­das por un adul­to.

Des­de el pues­to de con­duc­ción, el Cla­se A co­bra ven­ta­ja de for­ma in­me­dia­ta. La sen­sa­ción de tecnología es ab­so­lu­ta, gra­cias a la do­ble pan­ta­lla de 10,25 pul­ga­das. Una sir­ve co­mo cua­dro de re­lo­jes, mien­tras que la cen­tral per­mi­te ma­ne­jar la mul­ti­me­dia y to­dos los au­to­ma­tis­mos, per­mi­tien­do por pri­me­ra vez en la fir­ma la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jo tác­til. En pa­ra­le­lo, el man­do cir­cu­lar de ti­po ru­le­ta que em­plea­ba la mar­ca en el an­te­rior Cla­se A ha si­do sus­ti­tui­do por un touch­pad en­tre los asien­tos que nos fa­ci­li­ta mu­cho nues­tra ta­rea. El con­jun­to se com­ple­ta con una ca­li­dad de rea­li­za­ción ex­cep­cio­nal en ma­te­ria de ma­te­ria­les y ajus­tes, con un

en­torno pro­pio de seg­men­tos su­pe­rio­res, aun­que es cier­to que aún en­con­tra­mos al­gu­nos plás­ti­cos du­ros, pe­ro no po­de­mos de­jar de la­do de­ta­lles co­mo el pe­da­lier y las múl­ti­ples mol­du­ras en alu­mi­nio, el fan­tás­ti­co vo­lan­te mul­ti­fun­ción con sen­so­res pa­ra los pul­ga­res o la ilu­mi­na­ción in­te­rior led con 64 to­na­li­da­des pa­ra ele­gir, ele­men­tos to­dos ellos op­cio­na­les.

En el Au­di la pues­ta en es­ce­na es más sen­ci­lla y con­ser­va­do­ra, lo que no ex­clu­ye ma­te­ria­les de ca­li­dad ele­va­da y ajus­tes mi­li­mé­tri­cos. El di­se­ño re­sul­ta in­clu­so mi­ni­ma­lis­ta con un for­ma­to de pan­ta­lla mul­ti­me­dia es­ca­mo­tea­ble en el sal­pi­ca­de­ro que no es de­ma­sia­do ac­tual. Es­te mo­de­lo tam­bién dis­po­ne de pan­ta­lla TFT pa­ra el cua­dro de re­lo­jes de­no­mi­na­da Vir­tual Cock­pit, aun­que nues­tra uni­dad de prue­bas no con­ta­ba con es­te op­cio­nal, a nues­tro pa­re­cer muy re­co­men­da­ble por su ba­jo pre­cio, 370 eu­ros, y ele­va­da fun­cio­na­li­dad.

Aun­que con las pos­tu­ra al vo­lan­te más de­por­ti­va y ten­di­da de la com­pa­ra­ti­va, el sal­pi­ca­de­ro del BMW re­sul­ta pre­vi­si­ble, pues es una me­ra evo­lu­ción del que mon­tan otros mo­de­los de la mar­ca des­de ha­ce años. Aun­que sin lle­gar a la ca­li­dad del Cla­se A, ofre­ce unos ma­te- ➥

ria­les bue­nos y fir­mes, con de­ta­lles que ro­zan la ex­ce­len­cia co­mo el vo­lan­te M mul­ti­fun­ción –op­cio­nal– o unas bu­ta­cas de­por­ti­vas op­cio­na­les que pa­ra nues­tro gus­to son las me­jo­res de la prue­ba. Pe­se a que es el que más bo­to­ne­ría fí­si­ca tie­ne de to­da la ‘com­pa’, el ma­ne­jo es bas­tan­te sen­ci­llo y ra­cio­nal, aun­que el man­do cen­tral cir­cu­lar re­quie­re de cier­to apren­di­za­je pa­ra su uti­li­za­ción, re­sul­tan­do el me­nos in­tui­ti­vo de to­dos.

Ga­mas in­ter­mi­na­bles

En el apar­ta­do me­cá­ni­co exis­ten po­cos mo­de­los en el mer­ca­do que se atre­van a ha­cer som­bra a es­te trío de com­pac­tos. La am­pli­tud de op­cio­nes es im­pre­sio­nan­te, con mul­ti­tud de mo­to­res ga­so­li­na y Die­sel com­bi­na­bles con trac­ción in­te­gral y cam­bio au­to­má­ti­co en to­dos los ca­sos.

Mer­ce­des clau­di­ca en el Cla­se A por pri­me­ra vez en la his­to­ria ante la trac­ción de­lan­te­ra, lo que de­ja al BMW co­mo úni­co pro­pul­sión de es­ta com­pa­ra­ti­va, to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Pe­ro és­ta no es la úni­ca no­ve­dad del Cla­se A, pues ade­más se de­ja lle­var al co­rrer de los tiem­pos y ofre­ce dos ti­pos de con­fi­gu­ra­cio­nes de sus­pen­sio­nes pos­te­rio­res, se­mi­in­de­pen­dien­te pa­ra las va­rian­tes de ac­ce­so e in­de­pen­dien­te al mon­tar trac­ción in­te­gral o llan­tas de 19 pul­ga­das, ca­so de la uni­dad pro­ba­da.

Más con­ser­va­dor en su plan­tea­mien­to, el A3 re­cu­rre a la pla­ta­for­ma MQB del gru­po, la mis­ma que ha da­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en otros mo­de­los co­mo los Seat León o Sko­da Oc­ta­via. Per­mi­te la uti­li­za­ción de la trac­ción in­te­gral quat­tro así co­mo de cam­bio DSG de do­ble em­bra­gue. Dis­po­ne de se­lec­tor de mo­dos de com­por­ta­mien­to Au­di Dri­ve Se­lect con cin­co op­cio­nes y de sus­pen­sión de­por­ti­va o de ta­ra­do re­gu­la­ble. Un es­que­ma sen­ci­llo pe­ro efi­caz que le per­mi­te ofre­cer el con­jun­to más li­ge­ro de la com­pa­ra­ti­va.

El BMW, por su par­te, na­ció co­mo un trac­ción tra­se­ra pu­ro, aun­que en­ri­que­ci­do con la op­ción xD­ri­ve de trac­ción in­te­gral, cam­bio au­to­má­ti­co de con­ver­ti­dor de par, se­lec­tor de mo­dos de com­por­ta­mien­to Dri­ve Per­for­man­ce Con­trol que, al igual que en los otros dos, de­be acom­pa­ñar­se de la sus­pen­sión de ta­ra­do re­gu­la­ble si que­re­mos que la di­fe­ren­cia en­tre mo­dos sea real­men­te per­cep­ti­ble más allá de afec­tar a la dirección y al fun­cio­na­mien­to del motor y del cam­bio. Ba­jo el ca­pó en­con­tra­mos tres mo­to­res que ro­zan la ex­ce­len­cia tan­to por ren­di­mien­to co­mo por su fun­cio­na­mien­to re­fi­na­do. Con una di­fe­ren­cia im­por­tan­te de ci­lin­dra­da en­tre los ellos, los tres coin­ci­den en la so­bre­ali­men­ta­ción por tur­bo e in­ter­coo­ler, lo que am­plía su ré­gi­men de uti­li­za­ción y mo­de­ra los con­su­mos. Es pre­ci­sa­men­te és­te un ca­pí­tu­lo esen­cial en su va­lo­ra­ción, nin­guno de los tres pro­pul­so­res es gas­tón mien­tras ha­ga­mos un uso ra­cio­nal de ellos, pe­ro si nos me­te­mos en con­duc­ción de­por­ti­va ve­re­mos co­mo la ci­fra de con­su­mo se dis­pa­ra por en­ci­ma de los 10 li­tros, es­pe­cial­men­te en el BMW que es el que tie­ne ma­yor cu­bi­ca­je, lo que jun­to a su su­pe­rior po­ten­cia y par lo do­tan de un ré­gi­men de uti­li­za­ción más am­plio.

Mo­to­res vir­tuo­sos

A es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la, y aun­que las mar­cas ofrez­can la op­ción ma­nual, nin­guno de es­tos tres co­ches pue­de en­ten­der­se sin cam­bio au­to­má­ti­co. De nue­vo el BMW se que­da so­lo al ofre­cer una ca­ja por con­ver­ti­dor de par, mien­tras que Mer­ce­des y Au­di dis­po­nen de sen­dos cam­bios de do­ble em­bra­gue, aun­que

Pa­ra co­rrer el BMW Se­rie 1, pa­ra via­jar el Au­di A3 y pa­ra to­do… el Mer­ce­des

eso sí de sie­te ve­lo­ci­da­des en to­dos los ca­sos. Los tres cum­plen con su co­me­ti­do de for­ma so­bre­sa­lien­te, con al­go más de ra­pi­dez pe­ro me­nos sua­vi­dad en el ca­so de los de do­ble em­bra­gue.

Muy per­so­nal

So­bre el as­fal­to las tres con­fi­gu­ra­cio­nes me­cá­ni­cas tie­ne cum­pli­da res­pues­ta en tres per­so­na­li­da­des di­fe­ren­cia­das. El BMW des­pun­ta co­mo siem­pre por su de­por­ti­vi­dad, la trac­ción tra­se­ra si­gue fiel a sus orí­ge­nes, y nos per­mi­te sen­tir ca­da mi­lí­me­tro de la ca­rre­te­ra acom­pa­ña­da por una dirección ex­tre­ma­da­men­te ágil y sen­si­ble, la más di­rec­ta del trío. Se tra­ta de un tac­to de con­duc­ción muy pe­cu­liar que ha he­cho a BMW ser quién es, y que con­vie­ne ‘pro­bar’ an­tes de com­prar. En au­to­pis­ta y a al­ta ve­lo­ci­dad no es ca­paz de tras­mi­tir tan­ta se­gu­ri­dad co­mo Mer­ce­des y Au­di, pe­ro es en ca­rre­te­ras co­mar­ca­les don­de en­cuen­tra su ra­zón de ser y don­de con­vier­te al con­duc­tor en su cóm­pli­ce sin tra­tar­se de una va­rian­te de al­tas pres­ta­cio­nes. Es una ver­da­de­ra de­li­cia sen­tir el pa­so por cur­va, no­tar có­mo ca­da neu­má­ti­co es­tá don­de de­be en ca­da ins­tan­te y có­mo nos in­vi­ta a for­zar pa­ra que des­li­cen la­te­ral­men­te las go­mas tra­se­ras, mien­tras la más mí­ni­ma in­si­nua­ción so­bre el pe­dal del ace­le­ra­dor se tras­mi­te has­ta la ca­rre­te­ra en for­ma de em­pu­je, lo que nos de­vuel­ve a la tra­za­da co­rrec­ta. To­do es­to siem­pre que an­tes ha­ya­mos ac­ti­va­do la op­ción Sport+ del se­lec­tor de mo­dos de com­por­ta­mien­to, que se en­car­ga de des­co­nec­tar las ayu­das elec­tró­ni­cas –ESP– y de ac­ti­var la po­si­ción más ra­di­cal en el fun­cio­na­mien­to de dirección, motor y cam­bio. Pe­se a ser el más pe­sa­do de to­dos, su plus de po­ten­cia lo ha­ce tam­bién el más ágil.

El A3 guar­da su quin­tae­sen­cia pa­ra la au­to­pis­ta. Cuan­do el as­fal­to es­tá en buen es­ta­do y no hay po­li­zo­nes en el ho­ri­zon­te po­de­mos de­lei­tar­nos con su pi­sa­da, que re­sul­ta fir­me y neu­tra co­mo la de po­cos co­ches del mer­ca­do. De he­cho tras­mi­te una sen­sa­ción de con­fian­za que nos em­pu­ja muy por en­ci­ma de los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad sin que sea­mos cons­cien­tes de ello, ayu­da­dos ade­más

por un ex­ce­len­te tra­ba­jo de in­so­no­ri­za­ción. La sus­pen­sión se tra­ga ‘to­do’ sin la más mí­ni­ma que­ja, y la dirección nos ayu­da a tra­zar las cur­vas con ti­ra­lí­neas, con la com­pli­ci­dad de una amor­ti­gua­ción que no per­mi­te in­cli­na­cio­nes ni re­bo­tes de ca­rro­ce­ría, ni si­quie­ra en apo­yos a al­ta ve­lo­ci­dad. En ca­rre­te­ras de mon­ta­ña no es ca­paz de man­te­ner el rit­mo del Se­rie 3, pues cae con fa­ci­li­dad en el sub­vi­ra­je y aun­que re­sul­ta muy ri­gu­ro­so y neu­tro, le cues­ta más re­cu­pe­rar la po­si­ción en­tre gi­ro y gi­ro, te­rreno don­de el BMW es un vir­tuo­so.

Por úl­ti­mo, el Cla­se A, as­pi­ran­te al trono com­pac­to, de­mues­tra una evo­lu­ción muy im­por­tan­te en su com­por­ta­mien­to y apues­ta por los me­jor de uno y otro. Fren­te a su pre­de­ce­sor ha ga­na­do en agi­li­dad, muy en lí­nea con el Se­rie 1, mien­tras que a ima­gen del A3 re­sul­ta aho­ra más equi­li­bra­do en au­to­pis­ta, con una pi­sa­da muy es­ta­ble que tras­mi­te con­fian­za y se­gu­ri­dad al con­duc­tor y co­mo­di­dad a los ocu­pan­tes. Es­ta evo­lu­ción do­ble lo con­vier­te en el más equi­li­bra­do de la com­pa­ra­ti­va en ma­te­ria di­ná­mi­ca, hu­yen­do de la ra­di­ca­li­dad del BMW y del abur­gue­sa­mien­to del A3. Es una pe­na que su motor se que­de al­go cor­to pa­ra en­trar en el te­rreno del ‘dis­fru­te’, pues al lí­mi­te apun­ta ma­ne­ras y la fal­ta de ca­ba­llos ha­ce que só­lo se des­co­lo­ca cuan­do lo for­za­mos a ba­se de dirección. Sus res­pues­tas re­sul­tan siem­pre li­ge­ra­men­te sub­vi­ra­do­ras, pe­ro in­clu­so con el con­trol de es­ta­bi­li­dad des­co­nec­ta­do tien­de a co­lo­car­se só­lo y re­cu­pe­rar la tra­za­da, re­sul­tan­do más dó­cil y ac­ce­si­ble en sus re­pues­tas que el BMW.

La mano al bol­si­llo

A la ho­ra de ras­car­se el bol­si­llo nin­guno de los tres re­sul­ta ba­ra­to, aun­que la ma­yor ve­te­ra­nía de A3 y Se­rie 1 le per­mi­ten con­tar con in­tere­san­tes pro­mo­cio­nes que aqui­la­tan mu­cho su pre­cio de ven­ta, mien­tras que si nues­tra op­ción es el Mer­ce­des Cla­se A no nos que­da­rá otra que pa­gar una fac­tu­ra más abul­ta­da, so­bre to­do si nos vol­ve­mos lo­cos con unas po­si­bi­li­da­des de equi­pa­mien­to real­men­te in­ter­mi­na­bles.

Llan­tas, fal­do­nes, es­ca­pes, mol­du­ras in­te­rio­res y ta­pi­ce­rías; las po­si­bi­li­da­des de equi­pa­mien­to de es­tos tres com­pac­tos nos obli­gan a ‘es­tu­diar­nos’ sus lis­ta­dos de equi­pa­mien­to. LO QUIE­RES, LO TIE­NES.

MUY SE­RIO. Al­go bur­gués pe­ro ex­tre­ma­da­men­te ri­gu­ro­so y fir­me en su com­por­ta­mien­to, el A3 si­gue sien­do un va­lor se­gu­ro al via­jar.

EQUI­LI­BRIO. En­tre de­por­ti­vi­dad y co­mo­di­dad, el Mer­ce­des en­cuen­tra un equi­li­brio que agra­de­ce­rán la ma­yo­ría de los con­duc­to­res.

TO­QUE BMW. De­por­ti­vo y exi­gen­te, el BMW es ade­más el más po­ten­te… y pe­sa­do de es­te trío de com­pac­tos pre­mium.

VUEL­VE LA GA­SO­LI­NA. Ha­ce unos años sus po­ten­cias los me­te­rían de lleno en te­rreno GTi, pe­ro hoy el in­cre­men­to de pe­so y las li­mi­ta­cio­nes al con­su­mo los ha­cen ser com­pac­tos sport.

Los kit AMG,M y S Li­ne se en­car­gan de ves­tir de de­por­ti­vi­dad a es­tos tres ele­gan­tes com­pac­tos de ca­li­dad. ACA­BA­DOS RA­DI­CA­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.