Cui­da­dos mas­cu­li­nos fun­da­men­ta­les.

Pa­ra ce­le­brar el Día del Pa­dre, na­da me­jor que una ra­ción de mi­mos ex­tras pa­ra los hom­bres de la ca­sa. Con es­tos tips, es­ta­rán más gua­pos y sa­nos. ¡Ma­nos a la obra!

Casa Diez - - SUMARIO - COOR­DI­NA­CIÓN: SIL­VIA CRIA­DO. FOTOS: GETTY.

Un afei­ta­do de ma­trí­cu­la de ho­nor

El agua ca­lien­te es im­pres­cin­di­ble pa­ra es­ta ta­rea por­que ayu­da a abrir los po­ros. Úsa­la tam­bién en­tre pa­sa­da y pa­sa­da por­que la ca­ra de­be es­tar bien hi­dra­ta­da. Re­ser­va el agua fría pa­ra el fi­nal, pa­ra acla­rar y ce­rrar po­ros. Pa­ra se­car­te, da gol­pe­ci­tos sua­ves con una toa­lla. La cu­chi­lla siem­pre hay que mo­ver­la en la di­rec­ción en la que cre­ce la bar­ba y nun­ca a con­tra­pe­lo por­que, aun­que sea al­go más rá­pi­do, es más fá­cil que sal­te el poro y te sal­ga un po­co de san­gre.

Hay que afei­tar­se sin pri­sa, unos 10 mi­nu­tos, y uti­li­zan­do ma­qui­ni­llas de ca­li­dad, tan­to si son ma­nua­les co­mo eléc­tri­cas. La téc­ni­ca co­rrec­ta se rea­li­za con las dos ma­nos. Mien­tras una mue­ve la ma­qui­ni­lla, la otra la si­gue y es­ti­ra la piel. La eléc­tri­ca se ma­ne­ja en círcu­los, ha­cien­do pe­que­ñas cir­cun­fe­ren­cias. Pa­ra el post afei­ta­do, uti­li­za pro­duc­tos na­tu­ra­les con aloe ve­ra o acei­te de jo­jo­ba.

A la izq., afei­ta­do­ra Du­ra­bla­de, que no ne­ce­si­ta re­cam­bio de cu­chi­lla, 49,99 €, de Re­ming­ton. A la dcha., ar­tícu­los clá­si­cos de afei­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.