A FON­DO POR­CHES

Con­vier­te es­tos es­pa­cios tan es­pe­cia­les en tu pa­raí­so par­ti­cu­lar. Te da­mos ideas pa­ra que en­cuen­tres tu pro­pio es­ti­lo y lle­nes cual­quier rin­cón al ai­re li­bre de ma­gia y de re­lax.

Casa Diez - - SUMARIO - TEXTO: MÍRIAM ALCAIRE. FO­TOS: HEARST.

Diez pro­pues­tas pa­ra de­co­rar tu ex­te­rior y con­ver­tir­lo en tu lu­gar de re­lax y dis­fru­te.

MECERSE AL FRES­CO

Un co­lum­pio sus­pen­di­do del te­cho, una me­ce­do­ra es­ti­lo sha­ker y un ven­ti­la­dor so­bre­vo­lan­do el con­jun­to ¿Hay una ima­gen me­jor del por­che de pe­lí­cu­la? Si se do­ta al co­lum­pio de una bue­na col­cho­ne­ta y co­ji­nes, en es­te ca­so en azul y ca­fé, y se aña­den plan­tas, la fe­li­ci­dad es­tá ser­vi­da.

IBI­CEN­CO, AN­DA­LUZ... ¡Y OLÉ!

Mue­bles sin­gu­la­res, un ban­co de hie­rro de jar­dín (en Jay­so) y una me­sa de­ca­pa­da con dos si­llas de enea, de Jessica Ba­tai­lle, po­nen sal y pi­mien­ta en es­te som­brea­do rin­cón. La al­fom­bra de co­lo­res vi­vos en­mar­ca y ha­ce bri­llar el con­jun­to y los fa­ro­li­llos de pa­pel aña­den un am­bien­te fes­ti­vo.

PALAPA DE LU­JO

Una es­truc­tu­ra de ma­de­ra pro­te­gi­da con un te­cho de pa­ja pue­de ser el me­jor re­fu­gio. Co­mo el de es­te ejem­plo. Los mue­bles de fibras na­tu­ra­les y el co­lor blan­co apor­tan un tono ve­ra­nie­go y de­sen­fa­da­do. Y no ol­vi­des las al­fom­bras de yu­te, pa­ra pi­sar des­cal­zo y aban­do­nar­te al re­lax. To­do lo en­cuen­tras en Mai­sons du Mon­de.

APÚN­TA­TE AL ES­TI­LO TRIBAL

Es­tá de ple­na mo­da y re­sul­ta per­fec­to pa­ra de­co­rar es­pa­cios al ai­re li­bre, co­mo te­rra­zas y por­ches. La ho­ja de ru­ta: mue­bles en ma­de­ra tos­ca, com­ple­men­tos ar­te­sa­na­les (ta­bu­re­te, lám­pa­ra, ta­bla afri­ca­na so­bre la pa­red, fa­ro­li­llos de mim­bre) y tex­ti­les co­lo­ris­tas y di­ver­ti­dos. Una pro­pues­ta de H&M Ho­me.

DE­TA­LLES QUE PERSONALIZAN

Trans­for­mar un por­che sen­ci­llo en un es­pa­cio úni­co es fá­cil con com­ple­men­tos es­ti­lo­sos. Es­te co­me­dor ga­na pun­tos gra­cias a la ori­gi­nal lám­pa­ra y a los ador­nos de la me­sa.

MECLA BIEN Y ¡ACER­TA­RÁS!

En es­te por­che el en­can­to ra­di­ca en la va­rie­dad: se ha equi­pa­do con una me­sa en ma­de­ra rús­ti­ca, una bu­ta­ca clá­si­ca de ra­tán y un ro­mán­ti­co co­lum­pio blan­co. Co­mo apo­yo, una me­si­ta en ver­de po­ne co­lor. Plan­tas de flor dan ale­gría y gra­cia. El con­jun­to no pue­de ser más ar­mo­nio­so. ¡Vi­va el mix & match!

CESTOS Y CA­JAS

Es­tos dos ele­men­tos bas­tan pa­ra lle­nar de chis­pa a tu te­rra­za. En es­te ejem­plo, unas ces­tas re­bo­san­tes de flo­res y sus­pen­di­das del te­cho son la ori­gi­nal for­ma de em­be­lle­cer el es­pa­cio. La me­sa de cen­tro es un tra­ba­jo de bri­co­la­je. Es­tá he­cha con ta­blas de pa­lé cor­ta­das a la me­di­da y uni­das. El so­bre es un cris­tal. Y en­ci­ma, unas guir­nal­das con bom­bi­llas pa­ra dar ai­re fes­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.