CA­SA REFORMADA

En pleno cen­tro de Bar­ce­lo­na, es­te pi­so con jar­dín y pis­ci­na no pue­de te­ner más encanto. Pe­ro, lo sor­pren­den­te, es que an­tes fue un ga­ra­je. ¡Me­nu­do cam­bio!

Casa Diez - - SUMARIO - REA­LI­ZA­CIÓN: OL­GA GIL-VERNET. FOTOS: J.L. HAUSMANN. TEX­TO: M. ALCAIRE.

Un loft en Bar­ce­lo­na lleno de luz con un pre­cio­so jue­go de to­na­li­da­des en blan­co y li­la.

La ima­gi­na­ción no tie­ne lí­mi­tes, y hay que echar­le mu­cha pa­ra ha­cer­se una idea de có­mo era el lo­cal que hoy ocu­pa es­ta pre­cio­sa ca­sa. Se tra­ta­ba de un ga­ra­je muy cer­cano al puer­to de la Ciu­dad Con­dal, que ade­más de su ex­ce­len­te ubi­ca­ción, te­nía un plus aña­di­do: un pe­que­ño pa­tio. La idea de trans­for­mar­lo en un es­pa­cio habitable par­tió de Jo­sé Luis Hausmann, ar­tí­fi­ce de tan in­creí­ble me­ta­mor­fo­sis, que lo con­vir­tió en una vi­vien­da mo­der­na y di­ver­ti­da, con jar­dín y pis­ci­na in­clui­dos. ¡Ca­si na­da!

UN CAM­BIO ACER­TA­DO

Co­mo no po­día ser de otra for­ma, la reha­bi­li­ta­ción fue ra­di­cal. Se eli­mi­na­ron to­das las pa­re­des, a ex­cep­ción de los pi­la­res que no po­dían to­car­se por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, y se de­jó un es­pa­cio diá­fano pa­ra alo­jar es­tar-co­me­dor y co­ci­na. La al­tu­ra de los te­chos per­mi­tió cons­truir un al­ti­llo en ma­de­ra, que se ha des­ti­na­do a dor­mi­to­rio in­fan­til y que tam­bién pue­de uti­li­zar­se co­mo ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos.

Los mue­bles an­ti­guos re­ci­cla­dos per­so­na­li­zan la de­co­ra­ción.

Ba­jo el mis­mo se ins­ta­ló el es­tar, con ban­cos y col­cho­ne­tas que cum­plen la do­ble fun­ción de so­fás y ca­mas su­ple­to­rias.

ACA­BA­DOS ORI­GI­NA­LES

La dis­tri­bu­ción abier­ta de la par­te in­fe­rior es la me­jor ma­ne­ra de apro­ve­char los me­tros de la vi­vien­da, que se pue­de al­qui­lar a tra­vés de la web www.pool­hou­ses­bar­ce­lo­na.com. La ca­sa es lu­mi­no­sa y ale­gre. A tra­vés de la puer­ta que da al jar- dín y de do­bles ven­ta­nas en la co­ci­na, unas su­per­pues­tas a las otras, la luz na­tu­ral en­tra has­ta el úl­ti­mo rin­cón. Pa­ra re­for­zar es­ta cla­ri­dad, se han pin­ta­do de blan­co tan­to sue­los co­mo pa­re­des. Los pa­vi­men­tos de ta­ri­ma se blan­quea­ron con un falso en­ve­je­ci­do, téc­ni­ca uti­li­za­da tam­bién en mu­chos de los mue­bles, y al­gu­nas pa­re­des se re­vis­tie­ron con lis­to­nes de ma­de­ra re­ci­cla­dos: el look cam­pe­ro in­te­rior que­da de lu­jo.

Al­fom­bra y tex­ti­les lle­nan de co­lor el dor­mi­to­rio de los ni­ños.

HE­CHO A MANO

Los gol­pes de efec­to tie­nen gran im­por­tan­cia. Pa­ra con­se­guir­los, la puer­ta de en­tra­da se ha pin­ta­do en li­la, con bro­cha­zos irre­gu­la­res, un aca­ba­do que imi­ta el des­gas­te del pa­so del tiem­po. En cuan­to al mo­bi­lia­rio, se re­cu­rrió a ele­men­tos de pe­que­ño ta­ma­ño y lí­neas muy sen­ci­llas: ca­mas tur­cas, me­si­tas au­xi­lia­res, si­llas li­ge­ras, ca­jas y ca­rri­tos con rue­das... El "he­cho a mano" es una las se­ñas de iden­ti­dad de la deco: mu­chos de los mue­bles son pie­zas an­ti­guas que han si­do re­cu­pe­ra­das, co­mo la bu­ta­ca ore­je­ra del es­tar o el con­jun­to del co­me­dor.

UN JAR­DÍN IDEAL

El vie­jo pa­tio re­con­ver­ti­do en jar­din­ci­to es una jo­ya. Al­re­de­dor de la pis­ci­na, una pra­de­ra de cés­ped re­sul­ta per­fec­ta pa­ra an­dar des­cal­zo. Unos cuan­tos co­ji­nes por el sue­lo... ¡y a dis­fru­tar de es­te chill-out de ciu­dad!

DE­LI­CIO­SO CO­ME­DOR Jun­to a la puer­ta del jar­dín se ha dis­pues­to una me­sa re­don­da an­ti­gua y si­llas a jue­go, to­do res­tau­ra­do por Jo­sé Luis Hausmann. Las ma­ce­tas ma­gen­ta, de Jar­di­land, com­bi­nan con las lám­pa­ras, de Ikea.

UNA PIS­CI­NA "BIEN VES­TI­DA" Con un có­mo­do puf de ra­tán y lo­ne­ta y co­ji­nes de ra­yas, de Cal­ma House. Los azu­les son de Fi­lo­co­lo­re. De Teo­do­ra: puf de bam­bú, si­llón y ces­tos. Ma­ce­tas y plan­tas, de Jar­di­land.

IDEAS ORI­GI­NA­LES El dor­mi­to­rio prin­ci­pal es­tá lleno ellas, co­mo la ven­ta­na de­co­ra­ti­va, de Merc&Cía, o el cojín Happy y el es­pe­jo, de Jar­di­land. La ro­pa de ca­ma es de Fi­lo­co­lo­re y Ma­te­ria; a los pies, al­fom­bra de fi­bras, de Teo­do­ra. La si­lla y los apli­ques, de Ikea.

TI­PO JAI­MA Las ca­mas, co­mo si fue­ran so­fás, y las cor­ti­nas, crean un am­bien­te ín­ti­mo y di­ver­ti­do pa­ra los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.