Pi­de con­se­jo

Te ayu­da­mos a re­sol­ver to­das las du­das que sur­gen en tu vi­da co­ti­dia­na y que no te has atre­vi­do a pre­gun­tar. Si­gue le­yen­do y des­cu­bri­rás un mun­do lleno de cu­rio­si­da­des.

Casa Diez - - SUMARIO - COOR­DI­NA­CIÓN: MA­RÍA JO­SÉ OCHOA. FOTOS: GETTY IMAGES.

Re­suel­ve tus du­das so­bre ta­reas co­ti­dia­nas.

…acos­tar­se sin des­ma­qui­llar­se?

Lim­piar el cu­tis ca­da no­che es fun­da­men­tal pa­ra su re­ge­ne­ra­ción, tan­to si vas ma­qui­lla­da co­mo si no. Man­te­ner es­ta ru­ti­na evi­ta­rá pro­ble­mas en tu piel. Al lim­piar la ca­ra eli­mi­nas la gra­sa acu­mu­la­da du­ran­te el día, evi­tan­do la apa­ri­ción de gra­nos y una der­ma­ti­tis; el ma­qui­lla­je im­pi­de que la der­mis res­pi­re, ta­po­nan­do los po­ros e im­pi­dien­do que las cé­lu­las se re­ge­ne­ren co­rrec­ta­men­te, lo que pro­vo­ca un en­ve­je­ci­mien­to y fla­ci­dez del cu­tis. Y no lim­piar los ojos ha­ce que las pes­ta­ñas se se­quen, se de­bi­li­ten y se cai­gan. No es bueno

…co­ci­nar a fue­go len­to?

Co­ci­nar a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra es una téc­ni­ca me­dian­te la cual se em­plean fuen­tes de ca­lor de ba­ja in­ten­si­dad a los ali­men­tos con la fi­na­li­dad de co­ci­nar­los du­ran­te pe­río­dos lo más lar­gos po­si­ble. Lo ideal es man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra in­fe­rior a 100º C, unos 70º C. El fue­go len­to ase­gu­ra una coc­ción más sua­ve que la ebu­lli­ción, evi­tan­do que los ali­men­tos se en­du­rez­can o se rom­pan. Se lo­gran tex­tu­ras sua­ves y sa­bo­res más in­ten­sos y se pier­de po­ca ma­te­ria ali­men­ti­cia, sien­do los pla­tos más sa­nos, sin aña­dir ape­nas sal o gra­sas. Es acon­se­ja­ble

…com­par­tir la es­te­ri­lla del gim­na­sio?

És­tas pa­san mu­cho tiem­po en el sue­lo ro­dea­das de hon­gos, pe­lu­sas y su­cie­dad, sin ol­vi­dar que las uti­li­zan otras per­so­nas que rea­li­zan un ejer­ci­cio fí­si­co, es­tan­do ex­pues­tas a mi­cro­or­ga­nis­mos y gér­me­nes. Pon una toa­lla o una mu­se­li­na de al­go­dón pa­ra man­te­ner la hi­gie­ne. Eví­ta­lo

…aten­der las in­di­ca­cio­nes de las aza­fa­tas de vue­lo?

Su­bes al avión y una vez más co­mien­zan a ex­pli­car qué ha­cer en ca­so de que ha­ya al­gún pro­ble­ma du­ran­te el vue­lo. Que si el cin­tu­rón, la mas­ca­ri­lla de oxí­geno o el cha­le­co sal­va­vi­das... La gran ma­yo­ría de la gen­te re­co­no­ce no es­cu­char las ex­pli­ca­cio­nes de la tri­pu­la­ción, pe­ro sa­ber qué ha­cer pue­de sal­var­te la vi­da. Es im­por­tan­te co­no­cer dón­de se en­cuen­tran las sa­li­das de emer­gen­cia, có­mo in­flar el cha­le­co o re­cor­dar la "po­si­ción de im­pac­to". No pien­ses que con oír­lo una vez es su­fi­cien­te. Ca­da com­pa­ñía tie­ne pro­ce­di­mien­tos de eva­cua­ción di­fe­ren­tes y to­dos los avio­nes no son igua­les. Por eso es im­por­tan­te pres­tar aten­ción en ca­da vue­lo. Haz­lo siem­pre

…de­jar los ali­men­tos en una la­ta de con­ser­va?

Una vez abier­ta guar­da lo que so­bre en otro ti­po de en­va­se, bien de plás­ti­co o cris­tal, pa­ra man­te­ner las cua­li­da­des del pro­duc­to. Al abrir la la­ta y en­trar en con­tac­to con el oxí­geno pue­de pro­vo­car la apa­ri­ción de man­chas de óxi­do que po­nen en pe­li­gro la ca­li­dad de los ali­men­tos. Ade­más, pue­de pro­du­cir bo­tu­lis­mo, una en­fer­me­dad aso­cia­da a los ali­men­tos en­la­ta­dos en mal es­ta­do. No lo ha­gas

… ba­ñar a los ga­tos?

Los fe­li­nos ca­se­ros de­di­can gran par­te de su tiem­po, más de ocho ho­ras dia­rias, a su pro­pia lim­pie­za. Pa­ra es­to, se ayu­dan de su len­gua, que es­tá re­cu­bier­ta de "es­pi­nas" de más o me­nos un mi­lí­me­tro de lon­gi­tud. Son rí­gi­das y con­tie­nen que­ra­ti­na, lo que es per­mi­te re­ti­rar la su­cie­dad de su cuer­po. Pe­ro es­to no quie­re decir que no ten­ga­mos que ayu­dar­los en su aseo. Es ne­ce­sa­rio re­ti­rar ca­da día los pe­los muer­tos, ce­pi­llán­do­le al me­nos 5 mi­nu­tos, pa­ra qui­tar­les los res­tos de pol­vo y su­cie­dad del pe­la­je y, al mis­mo tiem­po, cui­dar su piel. Los ga­tos que sa­len al jar­dín sí pue­den en­su­ciar­se, por lo que el ba­ño se­rá ne­ce­sa­rio. El ja­bón de­be se es­pe­cí­fi­co y el agua de­be es­tar tem­pla­da, pa­ra res­pe­tar su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Tam­bién es im­por­tan­te el se­ca­do, ya que le pue­de cau­sar un res­fria­do o afo­nía. Haz­lo con cui­da­do por­que pue­de pro­vo­car­le an­sie­dad. No siem­pre es ne­ce­sa­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.