TU MI­NI DE­CO

¿Crees que hay al­gún lu­gar de tu ca­sa al que le fal­ta un to­que de co­lor o de ori­gi­na­li­dad? Sa­ca tus ja­rro­nes de cris­tal o por­ce­la­na, con flo­res o sin ellas. ¡Es el mo­men­to de lu­cir­los!

Casa Diez - - SUMARIO - COOR­DI­NA­CIÓN: VE­RÓ­NI­CA BARRADO.

Lu­ce tus ja­rro­nes y crea com­po­si­cio­nes bo­ni­tas lle­nán­do­los de pre­cio­sas flo­res.

1 En bús­que­da de la uni­dad. A la ho­ra de crear una atrac­ti­va y coor­di­na­da com­po­si­ción con ja­rro­nes, jue­ga con las al­tu­ras, ta­ma­ños y for­mas, pe­ro siem­pre bus­ca un pun­to en co­mún co­mo el co­lor o que per­te­nez­can a una mis­ma co­lec­ción, co­mo el con­jun­to Kyo­to, de Par­la­ne.

2

Llé­na­los de flo­res. Por sí mis­mos, ya son un ele­men­to de­co­ra­ti­vo, pe­ro si les acom­pa­ñas con flo­res, su efec­to em­be­lle­ce­dor se mul­ti­pli­ca. Eli­ge mo­de­los al­tos y aber­tu­ra cur­va­da, pa­ra flo­res de ta­llos al­tos y del­ga­dos, y ejem­pla­res ba­jos y re­don­dea­dos o rec­tan­gu­la­res pa­ra ta­llos cor­tos.

3

Co­ci­nas flo­ri­das. De­ja que ja­rro­nes y flo­res in­van­dan to­da la es­tan­cia. Plan­tas aro­má­ti­cas, cac­tus, pe­que­ñas ma­ce­tas... Y si tie­nes un mi­ni of­fi­ce, acom­pa­ña tu ja­rrón con un ra­mo en un mue­ble au­xi­liar, no en la me­sa, pa­ra no es­tor­bar a los co­men­sa­les. De Laura Ash­ley. 4 El ta­ma­ño sí que im­por­ta. De sus di­men­sio­nes de­pen­de­rá su ubi­ca­ción. Los gran­des, en es­pa­cios am­plios so­bre me­sas, có­mo­das o en el sue­lo. Los pe­que­ños, en li­bre­rías, ve­la­do­res me­si­llas de no­che o jun­to a otros crean­do una com­po­si­ción. Es­te am­bien­te, de Car Mö­bel.

Eli­ge la for­ma y el co­lor que más te gus­te y da­le al ja­rrón el pro­ta­go­nis­mo que se me­re­ce.

5

Es­pa­cio ex­tra. Apro­ve­cha el al­féi­zar de la ven­ta­na pa­ra ex­po­ner tus ja­rro­nes. Si eli­ges mo­de­los de cris­tal de co­lo­res, su luz re­fle­ja­da lle­na­rá de ca­li­dez tu es­tan­cia. Lo ideal es que no sean de­ma­sia­do al­tos, ni mu­cha can­ti­dad, pa­ra no res­tar am­pli­tud y vis­tas a la ha­bi­ta­ción. De Ri­ce.

6

Bue­nas com­pa­ñías. Gra­cias a su va­rie­dad de es­ti­los, re­sul­ta muy fá­cil de com­bi­nar con otros ele­men­tos. Úne­lo a unas ve­las y ten­drás un es­pa­cio aco­ge­dor, co­ló­ca­los so­bre una ban­de­ja, da­rás uni­dad al con­jun­to o llé­na­las de pie­dras y dis­fru­ta­rás de un es­pa­cio rús­ti­co. De Par­la­ne.

7

Ma­te­ria­les. Los de cris­tal son ele­gan­tes y de­li­ca­dos, per­fec­tos pa­ra ali­ge­rar la de­co­ra­ción. Los de ba­rro re­sul­tan per­fec­tos pa­ra am­bien­tes rús­ti­cos, mien­tras que los de por­ce­la­na trans­mi­ten dis­tin­ción y por sí so­los pue­den lle­nar cual­quier rin­cón de la ca­sa. Es­te ja­rrón es de Vi­lle­roy & Boch.

8

Lan­za tu ima­gi­na­ción. Si no te con­ven­ce nin­gún mo­de­lo de los que tie­nes por ca­sa, im­pro­vi­sa tu pro­pio ja­rrón. Pue­des pin­tar­lo, de­co­rar­lo con hi­los, la­nas, eti­que­tas, cuer­das... Tam­bién pue­des usar bo­te­llas bo­ni­tas o ta­rros de la co­ci­na. To­dos és­tos, de Hou­se Doc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.