Un apar­ta­men­to ma­dri­le­ño muy bien dis­tri­bui­do y con mu­cha per­so­na­li­dad.

Casa Diez - - SUMARIO -

Co­mo un rom­pe­ca­be­zas en el que en­ca­jan to­das las pie­zas al mi­lí­me­tro, así es es­te pre­cio­so apar­ta­men­to si­tua­do en el cen­tro de Ma­drid. Sin te­ner gran­des di­men­sio­nes, su dis­tri­bu­ción y apro­ve­cha­mien­to son tan bue­nos que re­sul­ta de lo más có­mo­do. Sus pro­pie­ta­rios via­jan cons­tan­te­men­te y lo usan a mo­do de vi­vien­da tem­po­ral en­tre eta­pa y eta­pa. Qui­zá por esa aje­trea­da vida "nó­ma­da", los due­ños que­rían una ca­sa en la que pa­sar pe­río­dos lar­gos y pa­rar un po­co al lle­gar a la ciudad.

ES­TI­LO ATEMPORAL

El es­tu­dio de in­terio­ris­mo Pi­pa In­te­rior De­sign, en­ca­be­za­do por Pau­la Bal­boa y Bea Pin­to, fue el en­car­ga­do de trans­for­mar es­ta vi­vien­da en ese ho­gar aco­ge­dor. Pa­ra ello, si­guie­ron unas di­rec­tri­ces cla­ras: los in­te­rio­res de­bían te­ner co­lor, un pun­to clá­si­co y pre­sen­cia de ma­te­ria­les na­tu­ra­les, en es­pe­cial, ma­de­ra.

Úl­ti­ma su­ge­ren­cia: im­por­tan­te que hu­bie­ra to­ques do­ra­dos. Así se hi­zo ju­gan­do con el es­pa­cio.

EN DOS AL­TU­RAS

En una su­per­fi­cie co­mún se dis­pu­so es­tar-co­me­dor y co­ci­na. Se evi­ta­ron gran­des mue­bles, a ex­cep­ción de al­gu­nas pie­zas, co­mo la ala­ce­na de ma­de­ra de man­go y la me­sa de co­me­dor, pa­ra con­se­guir am­bien­tes lo más diá­fa­nos po­si­bles. La pa­le­ta cro­má­ti­ca ele­gi­da tam­bién apor­ta lu­mi­no­si­dad y ale­gría. Se apo­ya tan­to en los ta­pi­za­dos, por ejem­plo, las si­llas de ter­cio­pe­lo tur­que­sa, o el ca­be­ce­ro del dor­mi­to­rio, co­mo en los tex­ti­les y com­ple­men­tos: co­ji­nes, plaids, cua­dros... po­nen chis­pa­zos vi­bran­tes aquí y allá. To­do ello re­for­za­do por los "des­te­llos de oro" de lám­pa­ras y ob­je­tos or­na­men­ta­les... El con­jun­to fi­nal es cá­li­do, de am­bien­tes en­vol­ven­tes. Una ca­sa en la que sen­tir­se bien y col­gar el car­tel: "Ho­me sweet ho­me".

MUE­BLES ES­PE­CIA­LES Dos bu­ta­cas de mim­bre, de la fir­ma Ixia, con co­ji­nes, de Pe­pe Pe­ñal­ver, dan pa­so al co­me­dor. Pa­ra guar­dar la va­ji­lla, en es­ta zo­na se co­lo­có una pre­cio­sa ala­ce­na de ma­de­ra de man­go de­ca­pa­da y con puer­tas de cris­tal. Ad­qui­ri­da en Denz­zo.

CO­CI­NA COM­PLE­TA Abier­ta al sa­lón-co­me­dor, ocu­pa to­da la pa­red del fon­do sin des­en­to­nar res­pec­to a los otros am­bien­tes. Es un equi­pa­mien­to com­pues­to de ar­ma­rios al­tos y ba­jos y elec­tro­do­més­ti­cos en­cas­tra­dos con acabado ne­gro y ace­ro en con­tras­te. Los mue­bles, la­ca­dos en blan­co, no lle­van ti­ra­do­res, pa­ra in­te­grar­los me­jor. Me­na­je y pa­ños, de Ikea.

PIE­ZA CLA­VE Toa­llas Jac­quard flo­ral, de Za­ra Ho­me. To­ca­dor, 3,99 €; la­va­bo, 5,99 €; ba­ño, 19,99 €.

El pi­so no es muy gran­de pe­ro re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te am­plio pa­ra una pa­re­ja. Cons­ta de un es­pa­cio mul­ti­fun­ción, en el que se ha ins­ta­la­do zo­na de es­tar, co­me­dor y co­ci­na. Jun­to a ella, un pe­que­ño aseo y un dor­mi­to­rio có­mo­do con ba­ño com­ple­to y sa­li­da a un bal­cón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.