¡Qué ca­len­ti­to!

En los días de frío, po­cas co­sas tan agra­da­bles co­mo ta­par­se con una man­ti­ta. Pe­ro no so­lo pro­por­cio­na calor, tam­bién re­sul­ta ideal pa­ra crear es­pa­cios per­so­na­les y aco­ge­do­res.

Casa Diez - - SUMARIO - COOR­DI­NA­CIÓN: VE­RÓ­NI­CA BARRADO.

Có­mo usar las man­tas co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo.

1 To­que par­ti­cu­lar. Pue­des en­con­trar man­tas de to­dos los co­lo­res, es­tam­pa­dos y ma­te­ria­les. Pe­ro si bus­cas al­go úni­co que lle­ve tu es­ti­lo, ponte ma­nos a la obra y re­ma­ta los bor­des con ce­ne­fas, ma­dro­ños, bor­las o plu­mas. Crea­rás pie­zas ¡úni­cas! De Mai­sons du Mon­de.

2 A buen res­guar­do. Una man­ta, an­te to­do, tie­ne una fun­ción práctica, pe­ro si no se es­tá usan­do y es­tá mal co­lo­ca­da rom­pe la es­té­ti­ca de la es­tan­cia. Pon­la do­bla­da en el re­po­sa­bra­zos del so­fá, a los pies de la ca­ma, guar­da­da en ces­tos o en mue­bles mul­ti­fun­ción, co­mo és­te de Ca­sa.

3 Rin­cón aco­ge­dor. Da vida a es­pa­cio di­fí­ci­les o zo­nas de pa­so con ob­je­tos cá­li­dos y lle­nos de per­so­na­li­dad. Pa­ra ello, una ces­ta de fi­bra na­tu­ral con una man­ta de co­lo­res neu­tros re­sul­ta per­fec­ta. Pa­ra aña­dir gla­mour, op­ta por mo­de­los de gan­chi­llo o de pun­to gor­do. De Muy Mu­cho.

4 Sa­lo­nes pa­ra vi­vir­los. ¡Qué bien se es­tá en el so­fá ta­pa­da con un plaid! Eli­ge te­ji­dos suaves y ca­len­ti­tos: los de al­go­dón son re­sis­ten­tes y acep­tan la la­va­do­ra; los acrí­li­cos son más ba­ra­tos, có­mo­dos y fá­ci­les de la­var; los de la­na son bue­nos ais­lan­tes y los de pe­lo, de­co­ra­ti­vas. De Ikea.

Com­ple­men­tan el es­ti­lo de cual­quier ha­bi­ta­ción apor­tan­do una no­ta de co­lor y ca­li­dez.

5 Tiem­po de lec­tu­ra. En rin­co­nes co­mo és­te, los tex­ti­les tie­nen que ser ape­te­ci­bles y aco­ge­do­res. Com­bi­na col­cho­ne­tas con una gran va­rie­dad de co­ji­nes en di­ver­sos es­tam­pa­dos y una man­ta sua­ve y su­til, co­mo es­te mo­de­lo

Ko­lo­nia, de Hou­se Doc­tor. 6 His­to­ria de una es­ca­le­ra. Una ori­gi­nal for­ma de te­ner la man­ti­ta a mano, co­lo­ca­da y, a la vez, que de­co­re, es po­ner­la en una es­ca­le­ra de ma­de­ra. Op­ta por un mo­de­lo con es­tam­pa­do de cua­dros con fon­do de co­lor úni­co y con­se­gui­rás un es­pa­cio rús­ti­co y en­can­ta­dor. De Le­roy Mer­lin.

7 A tus pies... Ta­par­se con una gran man­ta en la ca­ma mien­tras lees es to­do un pla­cer. Eli­ge un co­lor que com­bi­ne con los to­nos de los co­ji­nes y si quie­res que sea la pro­ta­go­nis­ta, bus­ca con­tras­te con col­cha o edre­dón. Co­ló­ca­la al­go re­vuel­ta, en la par­te ba­ja de la ca­ma. De La Ma­llor­qui­na.

8 De pe­lo. El sim­ple he­cho de ver una man­ta de pe­lo sin­té­ti­co so­bre nues­tro so­fá o ca­ma, nos ge­ne­ra una sen­sa­ción de re­lax y con­fort. Además, re­sul­ta muy fe­me­ni­na y se adap­ta per­fec­ta­men­te a cual­quier es­ti­lo, des­de uno clá­si­co a uno nór­di­co o in­dus­trial. De Lo­re­na Ca­nals.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.