TU MI­NI DE­CO

Con el frío ex­te­rior lo que más ape­te­ce es co­bi­jar­se en ca­sa y de­jar­se aca­ri­ciar por sua­ves y gus­to­sos ac­ce­so­rios co­mo és­tos.

Casa Diez - - SUMARIO - COOR­DI­NA­CIÓN: VE­RÓ­NI­CA BA­RRA­DO.

Vis­te tu ca­sa con sua­ves y gus­to­sas pie­zas de pe­lo. Per­fec­tas pa­ra cual­quier es­tan­cia.

1 Tu re­fu­gio. Haz que tu sa­lón sea más cá­li­do y có­mo­do con de­li­ca­dos com­ple­men­tos de pe­lo. Co­lo­ca al­fom­bras de pe­lo lar­go que te aís­len del frío y es­pon­jo­sos co­ji­nes que te in­vi­ten a pa­sar lar­gas tar­des vien­do tu se­rie fa­vo­ri­ta o le­yen­do un li­bro o re­vis­ta. De La Re­dou­te In­te­rieurs.

2 Rincón de tra­ba­jo. Si tu ofi­ci­na es­tá en ca­sa, ne­ce­si­ta­rás un es­pa­cio agra­da­ble y mo­ti­va­dor. Co­lo­ca so­bre tu si­lla una man­ta de pe­lo lar­go. Es­te ma­te­rial te per­mi­ti­rá sen­tir­te a gus­to y ca­lien­te mien­tras tra­ba­jas, con lo que tu ren­di­mien­to au­men­ta­rá. Am­bien­te de Mai­sons du Mon­de. 3 Mun­dos de fan­ta­sía. ¿Quie­res que tus hi­jos es­tén en­tre­te­ni­dos en su cuar­to? Pon­les un ti­pi o do­sel. Den­tro, una al­fom­bra pa­ra pro­te­ger­les del frío, llé­na­lo de co­ji­nes y dé­ja­les al­gu­na man­ta de piel sin­té­ti­ca la­va­ble. Su imaginación... ¡echa­rá a vo­lar! Idea de Nor­su In­teriors.

4 Cen­tro de aten­ción. ¿Tie­nes un ta­bu­re­te o si­lla de pe­lo en to­nos pas­tel? Pues lú­ce­lo por­que cap­ta­rá las mi­ra­das de to­dos y por sí so­lo se­rá ca­paz de dar un to­que es­ti­lo­so y di­ver­ti­do a cual­quier es­tan­cia. Per­fec­to pa­ra sa­lo­nes de ai­re nór­di­co o

vin­ta­ge. Am­bien­te de Baa Stool.

5 Bue­nas com­pa­ñías. Man­tas de pe­lo y so­fá es­tán con­de­na­dos a es­tar jun­tos. ¿Quién no quie­re ta­par­se con una man­ta de pe­lo mien­tras ve una pe­li en el so­fá? Pe­ro, ade­más de apor­tar ca­lor y co­mo­di­dad, da­rá una ima­gen más mo­der­na si la co­lo­cas so­bre el asien­to. Am­bien­te de Af­fa­ri.

6 Ho­ra del cam­bio. ¡Qué pe­re­za da ves­tir­se en in­vierno! Pa­ra mi­ti­gar­lo, co­lo­ca en tu ves­ti­dor o fren­te a tu ar­ma­rio una al­fom­bra co­mo és­ta. Tus pies es­ta­rán pro­te­gi­dos y cal­dea­rá la es­tan­cia. Si la zo­na es am­plia, eli­ge un mo­de­lo re­don­do, si no, una alar­ga­da y cla­ra. De Car Mö­bel.

7 Mo­men­to re­lax. Bus­ca tu rincón pa­ra eva­dir­te del es­trés dia­rio. No ne­ce­si­tas mu­cho, só­lo un asien­to có­mo­do, una lám­pa­ra y una man­ti­ta de pe­lo que te ayu­de al re­co­gi­mien­to. Co­ló­ca­la en el asien­to y, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, alar­ga la mano y écha­te­la por en­ci­ma. Idea de Car Mö­bel.

8 A tus pies. ¿Exis­te una sen­sa­ción más con­for­ta­ble que sa­lir de la ca­ma en un día de frío y sen­tir en tus pies la de­li­ca­de­za de una al­fom­bra de pe­lo? Co­lo­ca una a ca­da la­do de la ca­ma en to­nos cla­ros si tu sue­lo es de ma­de­ra os­cu­ro o en gri­ses si tu pi­so es de co­lor cla­ro. La Re­dou­te In­te­rieurs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.