Re­tra­to

“Tra­ba­ja­mos pa­ra ha­cer reali­dad los sue­ños de nues­tros clien­tes”

Casa Viva - - Sumario - FOTO RE­TRA­TO: THE ROOM STU­DIO. ENTREVISTA: PA­BLO ESTELA.

Pro­yec­ta sue­ños per­so­na­les y cui­da ca­da pe­que­ño de­ta­lle pa­ra ade­cuar las vi­vien­das al es­ti­lo de ca­da clien­te. To­dos los pro­yec­tos son una ex­ten­sión de sus pro­pie­ta­rios y un apro­ve­cha­mien­to crea­ti­vo de las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen los es­pa­cios: uso de ma­te­ria­les no­ve­do­sos, ilu­mi­na­ción cui­da­da y cá­li­da, ob­je­tos de­co­ra­ti­vos sin­gu­la­res e in­te­gra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías adap­ta­das a la vi­vien­da a tra­vés de la do­mó­ti­ca

son los prin­ci­pa­les va­lo­res de The Room Stu­dio.

“Las per­so­nas que so­mos crea­ti­vas siem­pre so­ña­mos des­pier­tas”

Se­gún de­cís en vues­tra web la fi­lo­so­fía del estudio se re­su­me en be­lle­za, ar­mo­nía, ele­gan­cia, mo­der­ni­dad y con­fort. ¿Pue­des de­ta­llar es­ta pro­cla­ma­ción?

Nues­tra fi­lo­so­fía se ba­sa en pen­sar en ca­da pro­yec­to co­mo un to­do. Los va­lo­res que has men­cio­na­do nos re­pre­sen­tan a la ho­ra de di­se­ñar am­bien­tes mo­der­nos y con­tem­po­rá­neos, a la vez que ele­gan­tes y be­llos. Cree­mos en las emo­cio­nes, en la ne­ce­si­dad de crear es­pa­cios que se pue­dan vi­vir con los cin­co sen­ti­dos. En el estudio po­de­mos desa­rro­llar tra­ba­jos de ar­qui­tec­tu­ra e in­terio­ris­mo tan­to pa­ra obra nue­va co­mo reha­bi­li­ta­ción; tam­bién de­co­ra­ción de es­pa­cios tan­to en vi­vien­das co­mo en ofi­ci­nas, ho­te­les y res­tau­ran­tes.

Ex­plí­ca­nos bre­ve­men­te la evo­lu­ción del estudio Me­rit­xell Ri­bé.

So­mos dos so­cios, am­bos Di­rec­to­res Crea­ti­vos y de Pro­yec­tos con más de do­ce años de ex­pe­rien­cia. Ini­cié mi tra­yec­to­ria en di­fe­ren­tes es­tu­dios de in­terio­ris­mo y des­pa­chos de ar­qui­tec­tu­ra de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. Jo­sep Puig­do­mè­nech, tras ter­mi­nar es­tu­dios de Ar­qui­tec­tu­ra Téc­ni­ca de­ci­dió co­men­zar su ca­rre­ra crean­do su pro­pio estudio. En 2005 nos aso­cia­mos, y has­ta el día de hoy.

El Es­pai Tra­ve­se­ra…

Se abre en el año 2011, un es­pa­cio vi­vo y mu­ta­ble. Nues­tra vi­vien­da, de gran­des di­men­sio­nes (400 m2), se en­cuen­tra en una fin­ca re­gia de los años 50. Cam­bian­te en fun­ción de las tem­po­ra­das y ten­den­cias, que­ría­mos crear una vi­vien­da úni­ca ca­paz de trans­mi­tir to­do nues­tro tra­ba­jo al mis­mo tiem­po que fue­ra un show­room pa­ra nues­tros clien­tes; pue­den ad­qui­rir el mo­bi­lia­rio exis­ten­te y com­prar obras de ar­te en el mis­mo es­pa­cio. Se tra­ta de una vi­vien­da pre­pa­ra­da a ni­vel do­mó­ti­co don­de po­de­mos mos­trar to­do el te­ma de tec­no­lo­gía al igual que los au­dio­vi­sua­les, con­tan­do con una sa­la de ci­ne y una de mú­si­ca.

Es­ta fi­lo­so­fía nos ha per­mi­ti­do con­ce­bir la obra co­mo un to­do, idean­do ca­da pro­yec­to co­mo úni­co y glo­bal don­de de­po­si­tar to­do el ca­ri­ño y la esen­cia. El con­ti­nuo cre­ci­mien­to, tan­to a ni­vel de per­so­nal co­mo de pro­yec­tos, nos hi­zo re­plan­tear abrir un se­gun­do es­pa­cio a pie de ca­lle. Con un con­cep­to al­go di­fe­ren­te a Es­pai Tra­ves­se­ra, en 2016 inau­gu­ra­mos Es­pai Pa­rís ubi­ca­do en pleno Ei­xam­ple y con­cre­ta­men­te en la zo­na de­no­mi­na­da Eix De­sign Bar­ce­lo­na con el ob­je­ti­vo de ofre­cer un me­jor ser­vi­cio a nues­tros clien­tes.

¿Cuán­tas per­so­nas sois en vues­tra em­pre­sa y có­mo se or­ga­ni­za el equi­po?

Pa­ra con­ver­tir en reali­dad los sue­ños de los pro­pie­ta­rios, en el estudio con­ta­mos con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos que ma­te­ria­li­zan ca­da uno de los tra­ba­jos des­de un com­ple­to pro­yec­to has­ta una eje­cu­ción ín­te­gra y glo­bal. Des­de ar­qui­tec­tos, in­terio­ris­tas, res­pon­sa­bles de co­mu­ni­ca­ción, con­ta­bi­li­dad y mon­ta­je con­ta­mos con un to­tal de die­ci­sie­te pro­fe­sio­na­les; ade­más del apo­yo de nues­tros co­la­bo­ra­do­res ex­ter­nos.

“Una vi­vien­da eco­ló­gi­ca y sos­te­ni­ble nos ha­ce la vi­da me­jor”

¿Crees en las ten­den­cias pa­ra el di­se­ño de es­pa­cios re­si­den­cia­les?

Siem­pre de­ben te­ner­se en cuenta las ten­den­cias, la evo­lu­ción no so­lo es una cues­tión de mo­das pa­sa­je­ras sino tam­bién un ca­mino ha­cia un desa­rro­llo pa­ra po­der co­no­cer me­jo­res ma­te­ria­les, te­ji­dos, for­mas. De es­te mo­do, se pue­den di­se­ñar y crear es­pa­cios que pro­gre­san al mis­mo tiem­po que pue­des in­no­var y pro­po­ner so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas y de di­se­ño me­jo­res.

¿Pa­ra qué sir­ve la ilu­mi­na­ción en el ám­bi­to del in­terio­ris­mo re­si­den­cial?

La ilu­mi­na­ción es qui­zás la par­te más im­por­tan­te del pro­yec­to, no so­lo a ni­vel de­co­ra­ti­vo sino tam­bién téc­ni­co. Pro­cla­ma­mos y cree­mos con gran con­vic­ción que un pro­yec­to bien ilu­mi­na­do, con po­co tie­ne bas­tan­te y es que, al caer la no­che, de­be­mos ha­cer que ese es­pa­cio con­ti­núe te­nien­do la mis­ma ma­gia que du­ran­te el día. Que se pue­dan crear es­ce­nas en di­fe­ren­tes am­bien­tes, que po­da­mos ilu­mi­nar de mu­chas ma­ne­ras y no so­la­men­te con el mis­mo ti­po de luz, que sea­mos cons­cien­tes que un es­pa­cio mal ilu­mi­na­do nos pue­de pro­vo­car un mal es­ta­do de áni­mo. La dó­mo­ti­ca, en mu­chos ca­sos, ayu­da a te­ner es­tas di­fe­ren­tes vi­sio­nes den­tro de la vi­vien­da y, a la vez, ob­te­ne­mos un aho­rro ener­gé­ti­co.

¿Có­mo se lle­ga a des­ti­lar el es­ti­lo que mar­ca ca­da clien­te?

An­tes de em­pe­zar cual­quier pro­yec­to, de­be­mos te­ner una reunión pre­via con el clien­te en la cual se de­fi­nen mu­chas co­sas. Al fi­nal, ha­ce­mos la ca­sa pa­ra el clien­te, no pa­ra no­so­tros, y de­be­mos te­ner muy cla­ro el en­fo­que. Es una ta­rea don­de de­ben es­ta­ble­cer­se lí­mi­tes. El clien­te mu­chas ve­ces sa­be lo que quiere pe­ro no sa­be ex­pre­sar­lo, la psi­co­lo­gía y la can­ti­dad de pro­yec­tos rea­li­za­dos nos ayu­dan y ha­cen que es­ta ta­rea sea me­nos com­ple­ja. Es un tra­ba­jo de acom­pa­ñar­lo en to­do mo­men­to pa­ra com­pla­cer­le pe­ro de una for­ma or­de­na­da, con bue­nas so­lu­cio­nes dis­tri­bu­ti­vas y un con­jun­to equi­li­bra­do y ar­mó­ni­co.

La do­mó­ti­ca y la tec­no­lo­gía ¿no es­tán un po­co re­ñi­das con las sen­sa­cio­nes ho­ga­re­ñas de una vi­vien­da?

Do­mó­ti­ca igual a Con­fort. És­ta es la fór­mu­la que de­fen­de­mos. Fu­sio­na­mos la do­mó­ti­ca sin per­der la sen­si­bi­li­dad de un buen in­terio­ris­mo con­si­guien­do el má­xi­mo bie­nes­tar. Cree­mos que la me­jor tec­no­lo­gía es aque­lla que no se ve y la que in­ter­ac­túa con el usua­rio con fa­ci­li­dad ha­cien­do que la ex­pe­rien­cia de vi­vir en un es­pa­cio sea más con­for­ta­ble. Mu­chas ve­ces la pa­la­bra do­mó­ti­ca se in­ter­pre­ta de una ma­ne­ra equi­vo­ca­da: di­fí­cil, com­pli­ca­da e inac­ce­si­ble. La do­mó­ti­ca se ha con­ver­ti­do en la reali­dad de mu­chas vi­vien­das que ya pue­den dis­fru­tar de sus ven­ta­jas: con­trol lu­mí­ni­co de es­ce­nas, cen­tra­li­za­ción y con­trol de per­sia­nas, con­trol de la cli­ma­ti­za­ción de los es­pa­cios, au­dio­vi­sua­les, co­mu­ni­ca­cio­nes, con­tro­les de ac­ce­so, que pue­den ser con­tro­la­dos tan­to des­de den­tro co­mo fue­ra de la pro­pia vi­vien­da con un sis­te­ma sen­ci­llo y de fá­cil in­ter­ac­tua­ción. Des­de el estudio ha­ce­mos un pro­yec­to com­ple­to adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da clien­te in­ter­pre­tan­do y de­fi­nien­do ca­da de­seo pa­ra ha­cer de és­te una reali­dad fá­cil y ac­ce­si­ble.

“La do­mó­ti­ca se ha con­ver­ti­do en una reali­dad

que ya se pue­de dis­fru­tar”

Fe­rias, re­vis­tas, in­ter­net. ¿Cuá­les son vues­tras fuen­tes de ins­pi­ra­ción?

Siem­pre es­ta­mos en cons­tan­te evo­lu­ción y eso nos lle­va a vi­si­tar las Fe­rias In­ter­na­cio­na­les más im­por­tan­tes, así co­mo, re­vis­tas del sector. Por su­pues­to In­ter­net hoy nos ofre­ce mu­chí­si­ma in­for­ma­ción que uti­li­za­mos en di­ver­sas oca­sio­nes pa­ra con­tac­tar con di­fe­ren­tes mar­cas.

El te­ma eco­ló­gi­co pa­re­ce ser muy im­por­tan­te en vues­tro plan­tea­mien­to.

Una vi­vien­da eco­ló­gi­ca y sos­te­ni­ble nos ha­ce la vi­da me­jor y re­suel­ve la ma­yo­ría de ve­ces so­lu­cio­nes que, de otra ma­ne­ra, se­rían más com­ple­jas. A día de hoy, no to­do el mun­do es­tá dis­pues­to a te­ner es­te ti­po de vi­vien­da, ya que es más ca­ra de eje­cu­tar pe­ro con el tiem­po que­da to­tal­men­te amor­ti­za­da. A no­so­tros so­lo nos que­da in­for­mar y tras­mi­tir to­dos nues­tros co­no­ci­mien­tos y pro­ce­di­mien­tos, pe­ro so­mos cons­cien­tes que aquí en Es­pa­ña a las fa­mi­lias les cues­ta en­trar en es­ta di­ná­mi­ca. No so­mos cons­cien­tes que el fu­tu­ro es­tá en ello.

¿Qué es lo que más os apa­sio­na de vues­tro tra­ba­jo?

Acom­pa­ñar al clien­te en es­te ca­mino de ilu­sión, que los pro­yec­tos sean re­so­lu­ti­vos a sus ne­ce­si­da­des y el re­sul­ta­do sea su sue­ño he­cho reali­dad, la sa­tis­fac­ción del clien­te y su ma­ne­ra de ex­pre­sar­nos su fe­li­ci­dad y su ca­ri­ño a la fi­na­li­za­ción del mis­mo.

Un in­te­rior que te sir­ve de ins­pi­ra­ción.

La ins­pi­ra­ción mu­chas ve­ces no lle­ga de un in­te­rior, las per­so­nas que so­mos crea­ti­vas siem­pre so­ña­mos des­pier­tas, cual­quier co­sa nos pro­du­ce un tin­ti­neo in­te­rior que re­te­ne­mos en la me­mo­ria sin sa­ber­lo. Des­cu­bri­mos que al­go te­nía­mos guar­da­do cuan­do es­tás en me­dio del pro­ce­so crea­ti­vo de un pro­yec­to y sa­len esos pe­que­ños gui­ños que te da la vi­da. A ve­ces las co­sas más sim­ples y los mo­men­tos más fe­li­ces son los más ins­pi­ra­do­res.

¿Có­mo ves la ca­sa de aquí a un fu­tu­ro cer­cano?

Co­mo se­rá no po­de­mos pre­de­cir­lo, pe­ro sí que nos gus­ta­ría ver ca­sas más in­te­li­gen­tes sin per­der la esen­cia. Ca­sas que res­pe­tan los ma­te­ria­les, agra­de­ci­das de lo que fue­ron y que no sean agre­di­das sin ser ne­ce­sa­rio. En obra nue­va nos gus­ta­ría que los in­te­rio­res fue­ran más pen­sa­dos, más có­mo­dos y no eje­cu­ta­dos de ma­ne­ra me­cá­ni­ca y sin sen­ti­do. Nos gus­ta­ría que las ca­sas tu­vie­ran una per­so­na­li­dad sua­ve y se­re­na y que res­pe­ta­ran el me­dio am­bien­te.

¿Pue­des ex­pli­car al­guno de vues­tros pro­yec­tos ac­tua­les o fu­tu­ros?

Es­ta­mos desa­rro­llan­do mu­chas vi­vien­das en es­tos mo­men­tos, la gran ma­yo­ría de gran­des di­men­sio­nes. Nues­tro estudio es­tá muy es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de es­pa­cios, so­bre to­do reha­bi­li­ta­cio­nes de ca­sas an­ti­guas que aho­ra dan un pa­so a su desa­rro­llo pa­ra adap­tar­las a nues­tros días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.