Ca­sa en la bahía

Terrazas ha­cia el ho­ri­zon­te

Casa Viva - - Sumario - PRO­YEC­TO: JA­NÉ&FONT AR­QUI­TEC­TU­RA E IN­TERIO­RIS­MO.

La ca­sa se le­van­ta en la Cos­ta Bra­va en­cla­va­da en un be­llo pa­ra­je entre las mon­ta­ñas que en­vuel­ven el ac­ce­so y las vis­tas a la bahía que pro­lon­gan la be­lle­za del jar­dín. Una vi­vien­da pro­yec­ta­da con terrazas pen­sa­das pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas en cu­yo in­te­rior se ha cui­da­do la ar­mo­nía de los es­pa­cios con mi­mo y cohe­ren­cia vi­sual.

LA INMEDIATEZ DE LA COS­TA BRA­VA NO ES

AJENA A LAS FANTÁSTICAS VIS­TAS

SE CONJUGAN LAS LÍ­NEAS ESENCIALES DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA RACIONALISTA CON EL PAISAJE

ARMONIOSO

En el ex­te­rior los so­fás son de Da­reels: con­jun­to mo­du­lar Ba­ru, ta­bla Da­reels mo­de­lo Suar, si­llas de Da­reels mo­de­lo Ra­ma, lu­ces em­po­tra­das a la fa­cha­da mo­de­lo

Eos de Si­mes, la luz de te­cho co­me­dor ex­te­rior mo­de­lo Ray de We­ber & Du­cré, y el pa­vi­men­to ex­te­rior de la pis­ci­na de ma­de­ra de pino ter­mo­tra­ta­do y el aca­ba­do in­te­rior de la pis­ci­na es de gre­si­te ga­ma Sto­ne de His­ba­lit.

LA PLAN­TA BA­JA, EN CONTACTO DIRECTO CON EL JAR­DÍN, ALBERGA EL SA­LÓN, EL CO­ME­DOR Y LA CO­CI­NA Des­de la puer­ta de ac­ce­so se ad­vier­te el gran es­pa­cio des­ti­na­do a co­me­dor, co­ci­na y sa­lón. Una es­ca­le­ra de obra fo­rra­da de ma­de­ra per­mi­te ac­ce­der a la plan­ta su­pe­rior. En el sa­lón el mo­bi­lia­rio es de Da­rrels, so­fá mo­de­lo gris, me­sa de cen­tro y con­so­la mo­de­lo Onet­wo, bu­ta­ca de Belt Brown, la es­te­ra es de yu­te y lám­pa­ra mo­de­lo Ent Lw. La car­pin­te­ría de alu­mi­nio que con­fi­gu­ra la gran ba­te­ría de ven­ta­na­les ha si­do rea­li­za­da por Alu­mi­lux.

La ca­sa, si­tua­da en la ci­ma de una pe­que­ña co­li­na cerca de Sa Tu­na, en la lo­ca­li­dad am­pur­da­ne­sa de Be­gur, dis­fru­ta de una vis­ta pa­no­rá­mi­ca es­pec­ta­cu­lar con la má­xi­ma pri­va­ci­dad. La inmediatez de la Cos­ta Bra­va no es ajena a es­te ma­ra­vi­llo­so em­pla­za­mien­to que brin­da unas vis­tas inigua­la­bles des­de la ca­sa, sea cual sea el án­gu­lo. Una obra nue­va, vo­lu­mi­no­sa y cla­ra ubi­ca­da so­bre la bahía, con una re­so­lu­ción muy sen­ci­lla: los vo­lú­me­nes de es­ta ca­sa bien cons­trui­da y adap­ta­da al paisaje se equi­li­bran ge­ne­ran­do un to­do ar­mó­ni­co y cen­tra­do. Los ar­qui­tec­tos han sa­bi­do con­ju­gar las lí­neas esenciales de la ar­qui­tec­tu­ra racionalista con el paisaje armonioso del Me­di­te­rrá­neo. Los vo­lú­me­nes blan­cos se su­ce­den con dis­cre­ción en la fa­cha­da an­te­rior y se con­vier­ten en dos pla­nos de di­fe­ren­te plan­ta en la pos­te­rior, don­de se ha­lla el jar­dín.

Una vis­ta del sa­lón des­de la zo­na de los so­fás. El pa­vi­men­to es de hor­mi­gón. De­ta­lles de ma­de­ra re­ci­cla­da sal­pi­can to­do el pro­yec­to. La ilu­mi­na­ción de la sa­la se re­suel­ve con una ti­ra led de luz in­di­rec­ta y lu­ces em­po­tra­das de ye­so mo­de­lo Car­la de Ines­lam. Mo­bi­lia­rio de Da­rrels fa­bri­ca­do con ma­de­ra de te­ca re­ci­cla­da. El co­me­dor se­pa­ra es­te es­pa­cio de la co­ci­na de San­tos que se ubi­ca al fi­nal.

LOS SUE­LOS DE MI­CRO­CE­MEN­TO GRIS

ARMONIZAN PERFECTAMENTE CON EL BLAN­CO DE LAS PA­RE­DES

La vi­vien­da se en­cla­va en una par­ce­la con cier­ta pen­dien­te que ha fa­ci­li­ta­do la de­ci­sión de acon­di­cio­nar las terrazas en ca­da plan­ta y per­mi­tir que las vis­tas se in­tro­duz­can a tra­vés de gran­des cris­ta­le­ras mon­ta­das con per­fi­le­ría de alu­mi­nio. Con cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, dos de ellas ti­po sui­te, es­ta uni­fa­mi­liar ofre­ce terrazas amplias pa­ra dis­fru­tar del sol en la primavera y en el ve­rano. La ca­sa se abre, ge­ne­ro­sa, ha­cia un te­rreno de 1.500 m2 con una pis­ci­na que se en­cla­va en una ele­gan­te ta­ri­ma de ma­de­ra. A su al­re­de­dor se ha plan­ta­do cés­ped con­fi­gu­ran­do un es­pa­cio de re­lax muy agra­da­ble al ai­re li­bre. Tras la ca­sa una se­rie de ar­bo­le­das cie­rran, con el ver­dor del bos­que, el paisaje tra­se­ro. Azul por de­lan­te y ver­de por de­trás, el en­torno se con­fi­gu­ra con los co­lo­res ar­mó­ni­cos del mar Me­di­te­rrá­neo.

LA PRÁCTICA Y BE­LLA CO­CI­NA SE INTEGRA EN UN

ES­PA­CIO ALARGADO, CON VIDRIO Y LUMINOSO

En el co­me­dor se si­túa una me­sa di­se­ña­da por los ar­qui­tec­tos con so­bre de ma­de­ra re­ci­cla­da y pie de hie­rro. So­bre ella se ha sus­pen­di­do una lám­pa­ra de Da­reels en co­bre ver­de mo­de­lo Tet, las si­llas da­ne­sas ne­gras, la al­fom­bra y los bo­les so­bre la me­sa son de Da­reels. El pa­vi­men­to es de mi­cro­ce­men­to de co­lor cru­do.

El pro­gra­ma de dis­tri­bu­ción es tan efi­cien­te co­mo con­tras­ta­do en es­te ti­po de cons­truc­cio­nes. La plan­ta ba­ja, en contacto directo con el jar­dín, alberga el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na, que se su­ce­den en es­pa­cios abier­tos. Una es­ca­le­ra de ma­de­ra per­mi­te ac­ce­der a la plan­ta su­pe­rior don­de se en­cuen­tran los dor­mi­to­rios de la ca­sa, to­dos con un agra­da­ble y bien ilu­mi­na­do ba­ño.

Las pa­re­des de to­da la vi­vien­da son blan­cas y en al­gu­nas zo­nas se han ocul­ta­do las ins­ta­la­cio­nes ba­jan­do el te­cho unos de­cí­me­tros. Los sue­los son de mi­cro­ce­men­to de co­lor gris cla­ro, que armonizan perfectamente con el blan­co de las pa­re­des y las vis­tas que en­tran por los ven­ta­na­les.

La práctica y be­lla co­ci­na se integra en un es­pa­cio alargado, con vidrio y luminoso, que se ex­tien­de la­te­ral­men­te a una gran te­rra­za ac­ce­si­ble des­de la co­ci­na mis­ma. La uni­dad de la co­ci­na, el co­me­dor y la sa­la le otor­gan a es­te es­pa­cio una ca­li­dad in­te­gra­do­ra y hu­ma­na.

La sen­sa­ción de am­pli­tud se acen­túa por la au­sen­cia de ele­men­tos su­per­fluos. Tan so­lo los mue­bles ne­ce­sa­rios pa­ra plan­tear la vi­da có­mo­da en el in­te­rior y una agra­da­ble sen­sa­ción de am­pli­tud que se acen­túa con las vis­tas de la ca­sa. El sa­lón ocu­pa un ex­tre­mo de la gran plan­ta ba­ja abier­ta, con­fi­gu­ra­do por dos gran­des so­fás co­lo­ca­dos en án­gu­lo que se cie­rran con una me­si­ta de cen­tro y un mue­ble es­tan­te­ría que mar­ca la fron­te­ra con el co­me­dor. És­te se com­po­ne de una gran me­sa de ma­de­ra con pa­tas me­tá­li­cas y unas si­llas clá­si­cas de di­se­ño del si­glo XX. Un po­co más allá se en­cuen­tra la co­ci­na, con una is­la de tra­ba­jo de ma­de­ra cla­ra en el es­pa­cio más cer­cano al co­me­dor y una pa­red com­ple­ta­men­te equi­pa­da con mue­bles de co­lor blan­co que per­mi­ten al­ma­ce­nar y rea­li­zar al­gu­nas ta­reas cu­li­na­rias.

La co­ci­na se de­fi­ne me­dian­te una pa­red de al­ma­ce­na­je con co­lum­na de hor­nos y una is­la de tra­ba­jo aca­ba­da en ma­de­ra cla­ra. Los mue­bles de co­ci­na son de San­tos, con en­ci­me­ra de Si­les­to­ne mo­de­lo Blanc Zeus, fre­ga­de­ro mo­de­lo Flat Iron I de Fran­ke, gri­fe­ría Am­bient Pull-Out ex­tra­íble de Fran­ke, cam­pa­na en­ra­sa­da al te­cho de Gut­mann mo­de­lo Cla­ro, horno en vidrio ne­gro de Bosch y pla­ca de in­duc­ción de Neff.

EL SA­LÓN OCU­PA UN EX­TRE­MO DE LA GRAN PLAN­TA

BA­JA ABIER­TA, CON­FI­GU­RA­DO POR DOS SO­FÁS

Una vis­ta en pri­mer plano de la gran me­sa del co­me­dor rea­li­za­da en ma­de­ra re­ci­cla­da y es­truc­tu­ra de hie­rro, di­se­ña­da por los au­to­res del pro­yec­to. Al fon­do se apre­cia la is­la de tra­ba­jo y la co­ci­na ado­sa­da a la pa­red con mue­bles aca­ba­dos en la­ca­do blan­co. Son de San­tos, con en­ci­me­ra de Si­les­to­ne mo­de­lo Blanc Zeus, fre­ga­de­ro y gri­fe­ría Am­bient Pull-Out ex­tra­íble de Fran­ke, cam­pa­na en­ra­sa­da al te­cho de Gut­mann.

LA ILU­MI­NA­CIÓN SE RE­SUEL­VE CON FOCOS EMPOTRADOS EN TO­DO EL PERÍMETRO DEL TE­CHO

El pa­vi­men­to de mi­cro­ce­men­to uni­fi­ca to­do el es­pa­cio y tan so­lo la pre­sen­cia de una al­fom­bra en la zo­na de co­me­dor y al­gu­nos cua­dros en las pa­re­des, rom­pen la uni­for­mi­dad de es­ta área. La ilu­mi­na­ción se re­suel­ve con focos empotrados en to­do el perímetro del te­cho. Tan so­lo una lám­pa­ra de sus­pen­sión y otra de pie en la zo­na de so­fás, rom­pen a mo­no­to­nía de los focos. Por otro la­do la ilu­mi­na­ción na­tu­ral es tan po­ten­te que se ha­ce in­ne­ce­sa­rio el uso de lám­pa­ras has­ta que la os­cu­ri­dad se apo­de­ra de la ca­sa por com­ple­to.

LA ELECCIÓN DE LOS MUE­BLES HA SI­DO ORIENTADA HA­CIA LOS CLÁ­SI­COS DEL DI­SE­ÑO

Las escaleras de ma­de­ra per­mi­ten ac­ce­der a la plan­ta su­pe­rior, destinada a dor­mi­to­rios, don­de la pa­vi­men­ta­ción con par­qué de ro­ble ya ex­pli­ca que se ha lle­ga­do al te­rri­to­rio de la in­ti­mi­dad. Una vez más, los gran­des ven­ta­na­les apor­tan la me­jor de­co­ra­ción al es­pa­cio des­ti­na­do a dor­mir. Los ar­ma­rios empotrados per­mi­ten te­ner­lo to­do en su si­tio y de­jar que los es­pa­cios siem­pre per­ma­nez­can lim­pios y or­de­na­dos.

Los ba­ños son am­plios y lu­mi­no­sos pe­ro des­ta­ca, es­pe­cial­men­te, el co­rres­pon­dien­te a la sui­te don­de el es­pa­cio es más ge­ne­ro­so y se ha po­di­do dis­po­ner de una fan­tás­ti­ca ba­ñe­ra exen­ta jun­to a la ven­ta­na pa­ra per­mi­tir una ex­pe­rien­cia de ba­ño entre mon­ta­ñas y pla­ya que se pu­de dis­fru­tar en po­cos si­tios. La sen­sa­ción de es­ta se­gun­da plan­ta es la mis­ma que se ob­tie­ne en un ho­tel de cin­co es­tre­llas en una zo­na tro­pi­cal: dis­fru­tar del paisaje en unas con­di­cio­nes de vi­da ma­ra­vi­llo­sas.

La elección de los mue­bles ha si­do in­ten­cio­na­da­men­te orientada ha­cia los clá­si­cos del di­se­ño del si­glo XX, abun­dan­do en el tono racionalista de la ca­sa con mue­bles de gran be­lle­za for­mal y una lí­nea inequí­vo­ca­men­te ar­qui­tec­tó­ni­ca. Des­ta­can pie­zas em­ble­má­ti­cas co­mo la bu­ta­ca BKF o los si­llo­nes da­ne­ses que le dan un agra­da­ble es­ti­lo nór­di­co al con­jun­to. En es­te pro­yec­to ha ha­bi­do una cla­ra vo­lun­tad de cons­truir una vi­vien­da sos­te­ni­ble y efi­cien­te. Se ha tra­ba­ja­do pa­ra ais­lar, pro­te­ger, ven­ti­lar co­rrec­ta­men­te y di­men­sio­nar porches y fil­tros so­la­res, dis­fru­tan­do así de una ha­bi­ta­bi­li­dad óp­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.