El am­bien­te in­te­rior se ve in­flui­do por la pre­sen­cia de agua

Casa Viva - - Casa Sostenible -

To­man­do se­ña­les de su en­torno bu­có­li­co, es­ta ar­qui­tec­tu­ra se de­fi­ne y mo­du­la por las vis­tas na­tu­ra­les, la luz del sol y la to­po­gra­fía del si­tio. La ca­sa, sus jar­di­nes, te­rra­zas y pis­ci­na, fo­men­ta­ron un plan cru­ci­for­me orien­ta­do a lo lar­go de los ejes Nor­te-Sur y Es­te-Oes­te. En el plan, la ca­sa gi­ra en torno a tres par­tes dis­tin­tas dis­pues­tas en for­ma de le­tra ‘T’. Una par­te aco­mo­da la sa­la de es­tar; otra, las ha­bi­ta­cio­nes de hués­pe­des y una ter­ce­ra, al­ber­ga la co­ci­na con el dor­mi­to­rio prin­ci­pal en el pi­so de arri­ba. El co­me­dor, el lu­gar de con­gre­ga­ción que los une, se en­cuen­tra en la en­cru­ci­ja­da de tres pun­tos car­di­na­les. Ha­cia el es­te, la vis­ta se abre ha­cia el pai­sa­je de mon­ta­ñas dis­tan­tes y una cu­bier­ta de ma­de­ra, que apro­ve­cha el sol na­cien­te. Ha­cia el sur, el es­pa­cio cen­tral se ex­tien­de a un pa­tio mi­ne­ral don­de un del­ga­do gru­po rec­ti­lí­neo con­du­ce al bos­que de fron­do­sas. Fi­nal­men­te, ha­cia el oes­te con vis­tas a un jar­dín acuá­ti­co, se ve la en­tra­da y el cam­po ver­de con los bos­ques que se ele­van en la co­li­na de­trás de él. Es por es­te la­do que el co­me­dor en la no­che es­tá ba­ña­do en los úl­ti­mos ra­yos del sol.

El am­bien­te en el ho­gar tam­bién se ve muy afec­ta­do por la pre­sen­cia de agua. La pis­ci­na, el jar­dín de agua y la co­rrien­te

ad­ya­cen­te que flu­ye sua­ve­men­te ha­cia el es­tan­que de aba­jo, pro­por­cio­nan un te­nue acen­to de fon­do de agua mu­si­cal. La ilu­mi­na­ción su­til de es­tos me­dios acuo­sos, ade­más de la ilu­mi­na­ción de las ca­sas, ha­ce que el lu­gar sea en­can­ta­dor por la no­che.

Los de­ta­lles de aca­ba­do, tan­to in­te­rio­res co­mo ex­te­rio­res, son el al­ma de la ca­sa. Los mue­bles in­cor­po­ra­dos es­tán di­se­ña­dos con aten­ción al de­ta­lle y eje­cu­ta­dos con pre­ci­sión, ya sea la chi­me­nea, es­tan­tes en la sa­la de es­tar, puer­tas de ma­ri­po­sa que con­du­cen a las ha­bi­ta­cio­nes de in­vi­ta­dos, mue­bles de co­ci­na (con su pla­ta­for­ma flo­tan­te de is­la) ga­bi­ne­tes de ba­ño o per­sia­nas de ma­de­ra y la ca­ma del dor­mi­to­rio prin­ci­pal. El mis­mo cui­da­do se apli­ca a los aca­ba­dos de pa­re­des ex­te­rio­res de ma­de­ra to­rre­fac­ta­da, ta­ble­ro de ce­men­to, ace­ro cor­ten y pa­ne­les de ro­ble blan­co que pe­ne­tran en el in­te­rior. Del mis­mo mo­do, la con­ti­nui­dad de las su­per­fi­cies horizontales en hor­mi­gón, pie­dra ca­li­za y pi­za­rra tam­bién ayu­dan a di­fu- mi­nar los lí­mi­tes en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior.

La ca­sa T, fue di­se­ña­da con las más mo­der­nas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas y ha re­ci­bi­do el cer­ti­fi­ca­do No­vo­cli­mat. Un sis­te­ma de con­trol cli­má­ti­co geo­tér­mi­co ha re­du­ci­do la de­pen­den­cia de los re­cur­sos ener­gé­ti­cos en un en­torno ru­ral. La de­ci­sión de co­lo­car ven­ta­nas se apli­có en fun­ción del cli­ma y la orien­ta­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la co­mo­di­dad de ca­da es­pa­cio tan­to en in­vierno co­mo en ve­rano. Las ven­ta­nas ope­ra­bles vis-à-vis pro­por­cio­nan ven­ti­la­ción na­tu­ral cru­za­da.

Al nor­te, la ca­sa tie­ne po­cas aber­tu­ras. Ha­cia el sur, el te­cho del es­pa­cio cen­tral se pro­yec­ta so­bre el pa­tio lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra pro­te­ger el ves­tí­bu­lo del so­bre­ca­len­ta­mien­to en el ve­rano mien­tras per­mi­te que los ra­yos de in­vierno pe­ne­tren y trai­gan ga­nan­cia so­lar. Pi­sos de hor­mi­gón y pie­dra na­tu­ral pre­ser­van la fres­cu­ra en ve­rano; ex­pues­tos a la luz so­lar di­rec­ta y equi­pa­dos con un sis­te­ma de ca­le­fac­ción hi­dró­ni­co, pro­por­cio­nan la co­mo­di­dad ideal du­ran­te las es­ta­cio­nes frías.

La co­ci­na ocu­pa una par­te im­por­tan­te de la plan­ta ba­ja en uno de los ex­tre­mos del vo­lu­men prin­ci­pal, per­fec­ta­men­te ilu­mi­na­da por las dos pa­re­des acris­ta­la­das que se abren a am­bos la­dos del jar­dín. Ha si­do equi­pa­da con mo­bi­lia­rio de ma­de­ra que ocu­pa la pa­red del fon­do y una is­la de tra­ba­jo a mo­do de me­sa ele­va­da, jun­to a ella. La me­sa del co­me­dor es de es­truc­tu­ra de hie­rro y so­bre de ma­de­ra de te­ca. La lám­pa­ra de sus­pen­sión es de Isa­mu. Las me­sas son de Gi­lles Car­le, Hé­lè­ne Gou­let y Vi­lla­lon­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.