Pis­ci­nas

Casa Viva - - Sumario Hall - FO­TO­GRA­FÍAS: HÉC­TOR SANTOS, JOR­DI MI­RA­LLES, DA­VID FRU­TOS, JUAN SO­LANO, XA­BIER BOYMOND. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Las nue­vas pis­ci­nas de sal pro­po­nen una for­ma agra­da­ble y eco­ló­gi­ca de man­te­ner el agua lim­pia. Una de las no­ve­da­des que hay que te­ner en cuen­ta an­te la ins­ta­la­ción

de una pis­ci­na re­si­den­cial. Se tra­ta de un pro­ce­so com­ple­jo que se de­be pla­ni­fi­car cui­da­do­sa­men­te. Exis­ten pis­ci­nas de to­das las ti­po­lo­gías, ma­te­ria­les y aca­ba­dos, así co­mo adap­ta­bles a cual­quier pre­su­pues­to. En es­te artículo se dan al­gu­nas pis­tas so­bre

los te­mas que hay que con­si­de­rar an­tes de su rea­li­za­ción.

1 ¿CÓ­MO ES LA PIS­CI­NA IDEAL?

Las pis­ci­nas rec­tan­gu­la­res de hor­mi­gón, re­ves­ti­das de mo­sai­co azul, re­pre­sen­tan el ti­po cons­truc­ti­vo más ex­ten­di­do en to­do el mun­do, pe­ro no son las úni­cas. La ga­ma es muy am­plia. Una va­rian­te de las pis­ci­nas de obra es el “gu­ni­ta­do” que con­sis­te en pro­yec­tar el hor­mi­gón ca­si lí­qui­do y a pre­sión so­bre el en­co­fra­do del fon­do y las pa­re­des de la pis­ci­na. En ge­ne­ral las de for­ma geo­mé­tri­ca, rec­tan­gu­la­res, cua­dra­das, en for­ma de L, cir­cu­la­res, y ova­les, se adap­tan me­jor a pro­ce­sos de pre-fa­bri­ca­ción.

2 DI­MEN­SIO­NES Y PRO­FUN­DI­DAD

Se pue­den cons­truir de cual­quier di­men­sión. Ac­tual­men­te, la pro­fun­di­dad de cual­quier pis­ci­na pri­va­da no so­bre­pa­sa los 1,5-2 me­tros. Se aho­rra un vo­lu­men con­si­de­ra­ble de agua, elec­tri­ci­dad y pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra su tra­ta­mien­to, y es su­fi­cien­te pa­ra na­dar có­mo­da­men­te. Se pue­den con­si­de­rar de “cha­po­teo” si la ca­pa­ci­dad es in­fe­rior a 30 m3; “in­fan­til” cuan­do es su­pe­rior; “pri­va­da” cuan­do va­ría en­tre 50 y 70 m3 y “re­si­den­cial” cuan­do ron­da los 100 m3 de agua.

3 PIS­CI­NAS DE AGUA SALADA

El fun­cio­na­mien­to de es­tas pis­ci­nas re­sul­ta muy sen­ci­llo. Una vez se ten­ga acon­di­cio­na­da con un clo­ra­dor sa­lino so­lo se de­be ver­ter la sal en el dis­po­si­ti­vo pa­ra que és­te la con­vier­ta au­to­má­ti­ca­men­te en hi­po­clo­ri­to só­di­co, un clo­ro ga­seo­so que eli­mi­na las im­pu­re­zas del agua co­mo lo ha­ce el clo­ro con­ven­cio­nal. Es­te ti­po de clo­ro vuel­ve a con­ver­tir­se en sal una vez se des­com­pon­ga, de ma­ne­ra que se cie­rra el ci­clo y el fun­cio­na­mien­to de es­te sis­te­ma en­tra en bu­cle. En el man­te­ni­mien­to se en­cuen­tra uno de los me­jo­res ar­gu­men­tos a su fa­vor, ya que su con­ser­va­ción se ha­ce prác­ti­ca­men­te so­la. La ins­ta­la­ción pue­de con­lle­var una in­ver­sión ini­cial su­pe­rior a la de una pis­ci­na de clo­ro, pe­ro una vez ins­ta­la­da el aho­rro en per­so­nal y pro­duc­tos quí­mi­cos se­rá cons­tan­te.

4 EL OB­JE­TI­VO FI­NAL

Hoy en día el con­cep­to de pis­ci­na pa­ra na­ta­ción deportiva es­tá prác­ti­ca­men­te su­pe­ra­do por el de “pis­ci­na fa­mi­liar”, re­ser­va­da a los ni­ños y a la re­la­ja­ción don­de la na­ta­ción es, en to­do ca­so, una ac­ti­vi­dad más. La pis­ci­na se de­be di­se­ñar pen­san­do en las ac­ti­vi­da­des que se quie­ra rea­li­zar y, por su­pues­to, en el en­torno don­de se co­lo­ca, el es­ti­lo del jar­dín y la ca­sa.

5 CUI­DA­DO CON EL JAR­DÍN

No hay que plan­tar cer­ca de la pis­ci­na es­pe­cies ar­bó­reas que desa­rro­llen raí­ces pro­fun­das. La com­po­si­ción del te­rreno don­de se cons­trui­rá la pis­ci­na re­quie­re de un es­tu­dio pre­vio. Una pis­ci­na de­be es­tar bien asen­ta­da so­bre un te­rreno fir­me. El enemi­go nú­me­ro uno de las pis­ci­nas do­més­ti­cas son los ár­bo­les o ar­bus­tos de ho­jas ca­du­cas que caen y el vien­to de­po­si­ta en la pis­ci­na.

6 ¿HAY QUE PO­NER ES­CA­LE­RAS?

Las es­ca­le­ras de obra se cons­tru­yen al mis­mo tiem­po que la pis­ci­na y se re­vis­ten con idén­ti­co ma­te­rial que el fon­do y las pa­re­des. En el mer­ca­do tam­bién exis­ten es­ca­le­ras pre­fa­bri­ca­das en alu­mi­nio, po­liés­ter y re­si­nas sin­té­ti­cas. Al­gu­nas ve­ces es­ta es­truc­tu­ra in­clu­ye jets de hi­dro­ma­sa­je de ai­re y agua y fo­cos sub­acuá­ti­cos.

7 MO­SAI­CO DE VI­DRIO

Es muy im­por­tan­te es­co­ger de for­ma mi­nu­cio­sa los ma­te­ria­les que se van a uti­li­zar ya que de ellos de­pen­de­rá el gra­do de exi­gen­cia de las ta­reas de man­te­ni­mien­to y lim­pie­za pos­te­rio­res. En es­te sen­ti­do, la elec­ción del re­ves­ti­mien­to es fun­da­men­tal, y el mo­sai­co de vi­drio una de las op­cio­nes más com­ple­tas da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas.

8 IMPERMEABILIZAR EL VA­SO

Una vez cons­trui­do el va­so de la pis­ci­na es fun­da­men­tal rea­li­zar una co­rrec­ta im­per­mea­bi­li­za­ción del mis­mo, pa­ra evi­tar pro­ble­mas de fil­tra­cio­nes. Es im­por­tan­te se­guir las re­co­men­da­cio­nes a la ho­ra de ins­ta­lar mo­sai­co de vi­drio. Una vez se es­té dis­fru­tan­do de la pis­ci­na ha­rá fal­ta lle­var un con­trol so­bre las ac­cio­nes de lim­pie­za y man­te­ni­mien­to pa­ra evi­tar que se de­te­rio­re an­tes de tiem­po.

9 ILU­MI­NAR LA PIS­CI­NA

Los pro­yec­to­res led pa­ra pis­ci­nas han si­do di­se­ña­dos pa­ra fun­cio­nar su­mer­gi­dos en agua. De­ben ins­ta­lar­se a unos 40/50 cm del bor­de pa­ra ac­ce­der fá­cil­men­te pa­ra el man­te­ni­mien­to. Pa­ra ilu­mi­nar co­rrec­ta­men­te la pis­ci­na de­be ins­ta­lar­se 1 pro­yec­tor por ca­da 20 me­tros cua­dra­dos de lá­mi­na de agua. Al­gu­nos sis­te­mas per­mi­ten cam­bios de co­lor se­cuen­cia­les.

10 CO­LOR EN LA NO­CHE

Las bom­bi­llas de co­lor cam­bian­te pue­den re­em­pla­zar cual­quier fo­co con­ven­cio­nal de pis­ci­na. Ca­da una de ellas in­cor­po­ra 252 uni­da­des de led que emi­ten luz de co­lo­res se­lec­cio­na­dos por se­pa­ra­do o pro­gra­ma­dos pa­ra que cam­bien au­to­má­ti­ca­men­te de for­ma len­ta o rá­pi­da. In­cor­po­ran pro­gra­mas in­ter­nos de efec­tos de co­lor sin­cro­ni­za­bles.

11 SE­GU­RI­DAD IN­FAN­TIL

El me­jor con­se­jo pa­ra la se­gu­ri­dad in­fan­til es el apren­di­za­je de las téc­ni­cas na­ta­to­rias. Los dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad ho­mo­lo­ga­dos que pue­den ins­ta­lar­se en una pis­ci­na pri­va­da son cua­tro: ba­rre­ras de pro­tec­ción y sis­te­mas de ac­ce­so a la pis­ci­na; sis­te­mas de alar­mas; co­ber­to­res de se­gu­ri­dad y cu­bier­tas –es­truc­tu­ras li­ge­ras y pér­go­las– pa­ra pis­ci­nas.

12 BA­RRE­RAS Y VA­LLAS

To­das pue­den te­ner una o va­rias puer­tas de ac­ce­so pro­vis­tas obli­ga­to­ria­men­te de ce­rra­du­ras de se­gu­ri­dad di­se­ña­das pa­ra que los ni­ños no pue­dan abrir­las. En el mer­ca­do se pue­de en­con­trar to­do ti­po de ba­rre­ras, ca­si to­das cons­tan de una se­rie de pos­tes de alu­mi­nio ter­mo­la­ca­do, anodi­za­do o gal­va­ni­za­do fi­ja­dos en el sue­lo a una dis­tan­cia de­ter­mi­na­da que so­por­tan mó­du­los de pa­ne­les de PVC, ace­ro, cris­tal tras­lú­ci­do o te­las y ma­llas me­tá­li­cas.

13 ¿PA­RA QUÉ SIR­VEN LOS LIMPIAFONDOS?

Los limpiafondos au­to­má­ti­cos es­tán di­se­ña­dos pa­ra la to­tal lim­pie­za del agua, fon­do y pa­re­des del va­so. Las dis­tin­tas tec­no­lo­gías apli­ca­das en el di­se­ño y en la con­cep­ción pre­sen­tan dos ti­pos -por as­pi­ra­ción y por pre­sión- que uti­li­zan la ener­gía del sis­te­ma de de­pu­ra­ción, mien­tras que los eléc­tri­cos son au­tó­no­mos.

14 ES­CO­GER EL LIMPIAFONDOS

La ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el fun­cio­na­mien­to pro­vie­ne del sis­te­ma ge­ne­ral de de­pu­ra­ción de la pis­ci­na. Per­mi­te el des­pla­za­mien­to au­to­má­ti­co; crear la as­pi­ra­ción pa­ra eli­mi­nar ho­jas, su­cie­dad e im­pu­re­zas y su con­duc­ción has­ta el pre-fil­tro de la bom­ba. Los eléc­tri­cos no ne­ce­si­tan co­nec­tar­se al sis­te­ma de de­pu­ra­ción ya que son au­tó­no­mos y pro­gra­ma­bles. La su­cie­dad se acu­mu­la en la bol­sa fil­tran­te que, pe­rió­di­ca­men­te de­be va­ciar­se.

15 ¿Y UNA DES­MON­TA­BLE?

Hay mu­chos ti­pos de pis­ci­nas des­mon­ta­bles en el mer­ca­do, aun­que las más ha­bi­tua­les son las hin­cha­bles, las tu­bu­la­res y las de plás­ti­co re­for­za­do. Ca­da una tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas y re­que­ri­mien­tos pro­pios, aun­que to­das ellas com­par­ten par­ti­cu­la­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.