La luz blan­ca del Me­di­te­rrá­neo

Casa Viva - - Sumario Hall - NICOS VAL­SA­MA­KIS. PRO­YEC­TO:

La tra­di­ción de las ca­sas blan­cas en el Me­di­te­rrá­neo es una so­lu­ción es­ta­ble­ci­da por la ar­qui­tec­tu­ra de es­ta zo­na del mun­do, una res­pues­ta al abra­sa­dor ca­lor del ve­rano. En tér­mi­nos de di­se­ño mo­derno, tam­bién se ha con­ver­ti­do en un em­ble­ma pa­ra el ti­po de ca­sa de va­ca­cio­nes so­ña­do­ra y lu­mi­no­sa que cual­quie­ra ima­gi­na.

Ya se tra­te de una ca­ba­ña, ca­ba­ña o man­sión, una ca­sa blan­ca es una es­pe­cie de afir­ma­ción, una que pue­de evo­car efec­ti­va­men­te la sim­pli­ci­dad, la ele­gan­cia, la fan­ta­sía in­fan­til o la gran­de­za ar­qui­tec­tó­ni­ca. La tra­di­ción de las ca­sas blan­cas en el Me­di­te­rrá­neo es una tra­di­ción es­ta­ble­ci­da, una res­pues­ta a la abra­sión del ca­lor del ve­rano. En tér­mi­nos de di­se­ño mo­derno, tam­bién se ha con­ver­ti­do en un em­ble­ma pa­ra el ti­po de ca­sa de va­ca­cio­nes so­ña­do­ra y lu­mi­no­sa que cual­quie­ra ima­gi­na.

La is­la de An­ti­pa­ros al­ber­ga su cuo­ta de ca­sas de va­ca­cio­nes de di­se­ño con­tem­po­rá­neo pe­ro aquí, en el la­do orien­tal de la is­la, en Pa­na­gia, un viejo maes­tro ha cons­trui­do una ca­sa de ve­rano, pa­ra un clien­te con una ver­da­de­ra pa­sión por el di­se­ño de me­dia­dos del si­glo XX. Ni­kos Val­sa­ma­kis es re­co­no­ci­do co­mo uno de los ar­qui­tec­tos más im­por­tan­tes de Gre­cia y el ar­qui­tec­to vi­vo más gran­de de su país. Es muy apre­cia­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra crear es­pa­cios her­mo­sos y flui­dos, y su ca­pa­ci­dad pa­ra fu­sio­nar el in­te­rior y el ex­te­rior fue pri­mor­dial pa­ra el pro­pie­ta­rio de es­ta ca­sa.

Se­gún el pro­pie­ta­rio, “el ar­qui­tec­to se ba­sa en la es­té­ti­ca esen­cial de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na del si­glo XX y co­lo­ca to­do eso muy ele­gan­te­men­te en el pai­sa­je grie­go, tra­tán­do­lo con res­pe­to, mien­tras de­ja atrás una obra de ar­te”. El edi­fi­cio, que for­ma par­te del pro­yec­to de desa­rro­llo de la zo­na, to­ma una tra­yec­to­ria ló­gi­ca, tra­ba­jan­do con la pen­dien­te na­tu­ral del si­tio. El ar­qui­tec­to ha for­ma­do la ca­sa en tres vo­lú­me­nes se­pa­ra­dos. El prin­ci­pal com­pren­de la ca­sa cen­tral de cin­co ha­bi­ta­cio­nes con áreas de es­tar, co­ci­na y co­me­dor. Es im­pre­sio­nan­te­men­te her­mo­so, una es­truc­tu­ra que cap­tu­ra la luz na­tu­ral y res­plan­de­cien­te de to­do el año de las Cí­cla­das, co­mo so­lo un gran maes­tro pue­de, pe­ro tam­bién es, en pa­la­bras del pro­pie­ta­rio, “fun­cio­nal, ami­ga­ble y muy prác­ti­ca”.

“Es­te pri­mer ve­rano fue in­creí­ble por­que te­nía­mos una ca­sa lle­na y so­lo ha­bía gen­te pa­san­do el ra­to di­vir­tién­do­se. La ac­ti­tud del Sr. Val­sa­ma­kis crea una ar­mo­nía que re­per­cu­te en su tra­ba­jo y par­ti­cu­lar­men­te en es­te es­ce­na­rio de un ho­gar grie­go jun­to al mar”. Mien­tras que otros pue­den acen­tuar sus ca­sas blan­cas con di­se­ño mo­derno de van­guar­dia, crea­cio­nes per­so­na­li­za­das o rus­ti­ci­dad, la pa­sión del pro­pie­ta­rio por el di­se­ño es­can­di­na­vo sub­vier­te to­do lo que pue­da pen­sar que sa­be acer­ca de las villas grie­gas. Tam­bién ase­gu­ra un en­cuen­tro de men­tes her­mo­sas: el maes­tro ar­qui­tec­to grie­go y sus con­tem­po­rá­neos del di­se­ño, co­mo Ja­cob­sen y Weg­ner, cu­yo tra­ba­jo de los años 50 y 60 es­tá dis­fru­tan­do de un re­sur­gi­mien­to in­ter­na­cio­nal.

La pa­sión de los pro­pie­ta­rios por la es­té­ti­ca es­can­di­na­va atem­po­ral y su afec­to por el pe­río­do es evi­den­te. Si bien hay pie­zas ita­lia­nas y fran­ce­sas en la ca­sa, son los es­can­di­na­vos quie­nes ha­cen sen­tir su pre­sen­cia y ha­cen de es­ta ca­sa su ho­gar aco­ge­dor. “He­mos tra­ta­do de man­te­ner­lo res­trin­gi­do y lo me­jor de los mue­bles es­can­di­na­vos es que agre­ga un to­que aco­ge­dor, pe­ro tam­bién es ele­gan­te y, por su­pues­to, có­mo­do. ¡Y sa­be­mos que du­ra!”

La es­té­ti­ca es­can­di­na­va atem­po­ral in­flu­ye en la elec­ción de los mue­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.