El jue­go de las ca­jas ru­sas

Casa Viva - - Sumario Hall - PRO­YEC­TO: JO­SEP Mª FE­RRÁN, GA­BRIEL BOS­QUES.

Co­mo un jue­go de ca­jas ru­sas que se in­tro­du­cen unas den­tro de las otras, es­ta ca­sa se le­van­ta en un pai­sa­je pri­vi­le­gia­do y com­po­ne una ex­ce­len­te op­ción vi­tal. La ma­de­ra y el már­mol tra­ver­tino se com­bi­nan ad­mi­ra­ble­men­te for­man­do una es­ce­no­gra­fía re­la­ja­da que des­ta­ca por su ele­gan­cia y mo­der­ni­dad.

La ubi­ca­ción del te­rreno, ca­si a la en­tra­da de un pue­blo de la pro­vin­cia de Tarragona, fue de­ci­si­va pa­ra que sus pro­pie­ta­rios, un ma­tri­mo­nio con dos hi­jas, de­ter­mi­na­ran es­ta­ble­cer aquí su vi­vien­da, en ple­na na­tu­ra­le­za pe­ro prác­ti­ca­men­te den­tro del pue­blo y con el co­le­gio a tan so­lo cin­cuen­ta me­tros de la ca­sa.

Se tra­ta­ba de una par­ce­la ca­si rec­tan­gu­lar, en es­qui­na, y re­la­ti­va­men­te pla­na. El pro­yec­to se con­fió a los ar­qui­tec­tos Jo­sep Mª Fe­rrán y Ga­briel Bos­ques, quie­nes idea­ron un edi­fi­cio en for­ma de L, orien­ta­do ha­cia el Sur y si­tua­do so­bre el ni­vel su­pe­rior del te­rreno. Ello pro­por­cio­nó la po­si­bi­li­dad de le­van­tar mí­ni­ma­men­te la es­truc­tu­ra prin­ci­pal pa­ra que pa­re­cie­ra más li­ge­ra, crean­do a su vez, una lí­nea de som­bra que re­co­rre to­do el pe­rí­me­tro.

Los au­to­res del pro­yec­to bau­ti­zan es­ta cons­truc­ción co­mo “la ca­jo­ne­ra”, re­fi­rién­do­se a la for­ma de es­ta ca­sa re­suel­ta a ba­se de va­rios cuer­pos vo­lu­mé­tri­cos en­ca­ja­dos en­tre sí. Es­tos son los que con­fi­gu­ran el pro­gra­ma de la vi­vien­da y mar­can tam­bién el re­sul­ta­do fi­nal de la obra.

La ca­ja prin­ci­pal, de do­ble al­tu­ra, aco­ge la zo­na de día en la plan­ta ba­ja; los dor­mi­to­rios y cuar­tos de ba­ño en la par­te al­ta. A es­ta es­truc­tu­ra bá­si­ca, fo­rra­da de ma­de­ra, se le en­ca­ja­ron co­mo si se tra­ta­ra de las bal­das de una es­tan­te­ría, una se­rie de cuer­pos ma­ci­zos fo­rra­dos de pie­dra, don­de se ubi­ca­ron la co­ci­na, el la­va­de­ro, el ga­ra­je y otras de­pen­den­cias, de­ján­do­se, a su vez, va­rios es­pa­cios va­cíos que ac­túan co­mo por­ches. Uno de ellos, si­tua­do a la en­tra­da de la vi­vien­da, y otro, mu­cho más gran­de, jun­to al jar­dín prin­ci­pal. Gra­cias a las gran­des su­per­fi­cies vi­dria­das, orien­ta­das al sur y con vis­tas a la pis­ci­na, la re­la­ción en­tre los es­pa­cios in­te­rio­res y el ex­te­rior es una cons­tan­te en to­da la vi­vien­da.

La pa­red del ca­be­ce­ro es­tá re­ves­ti­da con la­mas de ma­de­ra de ar­ce

El con­trol na­tu­ral so­bre los re­cur­sos cli­má­ti­cos es otro de los gran­des lo­gros. Se ha con­se­gui­do me­dian­te la co­lo­ca­ción de pe­que­ñas aber­tu­ras pun­tua­les es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­das que pro­por­cio­nan una agra­da­ble co­rrien­te de ai­re ac­tuan­do co­mo re­gu­la­do­res cli­má­ti­cos. Con es­te mis­mo ob­je­ti­vo, las su­per­fi­cies acris­ta­la­das es­tán pro­te­gi­das del sol y de la llu­via, me­dian­te vo­la­di­zos y por­ches.

El gran por­che que ha­ce las ve­ces de co­me­dor cu­bier­to co­mu­ni­ca­do vi­sual­men­te con el sa­lón y el jar­dín, que­da res­guar­da­do por dos de sus ca­ras evi­tan­do el vien­to que en oca­sio­nes so­pla con fuer­za en es­ta co­mar­ca. La es­truc­tu­ra del edi­fi­cio es­tá rea­li­za­da con un sis­te­ma mix­to de hor­mi­gón y ace­ro, sien­do el jue­go de ma­te­ria­les el en­car­ga­do de apor­tar la ca­rac­te­rís­ti­ca ima­gen del con­jun­to.

Los ma­te­ria­les, in­ten­cio­na­da­men­te com­bi­na­dos, son tam­bién los res­pon­sa­bles de otor­gar pe­so o li­ge­re­za a los di­fe­ren­tes ele­men­tos de la vi­vien­da. Así, la ma­de­ra tro­pi­cal, de gran be­lle­za y muy re­sis­ten­te a la in­tem­pe­rie, fue em­plea­da pa­ra re­ves­tir tan­to el in­te­rior co­mo el ex­te­rior de la ca­ja prin­ci­pal, aña­dien­do una agra­da­ble sen­sa­ción de ca­li­dez a los es­pa­cios. Mien­tras que el só­li­do apla­ca­do de már­mol tra­ver­tino de las sub­ca­jas pro­cu­ra una sen­sa­ción mu­cho más ma­ci­za y con­tun­den­te. En el in­te­rior, los te­chos se de­ja­ron de hor­mi­gón vis­to y úni­ca­men­te se co­lo­ca­ron fal­sos te­chos en las zo­nas en las que ha­bía que ocul­tar ins­ta­la­cio­nes. En cuan­to a los sue­los, se uti­li­zó el mis­mo tra­ver­tino de la fa­cha­da pe­ro, en es­te ca­so, pu­li­do en la plan­ta ba­ja, y ta­ri­ma de ma­de­ra en la pri­me­ra plan­ta. Las pa­re­des se aca­ba­ron con ma­de­ra de ar­ce o tra­ver­tino se­gún las zo­nas. En cuan­to al mo­bi­lia­rio se­lec­cio­na­do pa­ra la de­co­ra­ción in­te­rior, es so­brio, ele­gan­te y con­tem­po­rá­neo; y se adap­ta con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad a los di­fe­ren­tes es­pa­cios que de­fi­ne la ar­qui­tec­tu­ra de la vi­vien­da. En el sa­lón, el mo­bi­lia­rio es de lí­neas horizontales y ba­jas que se adap­tan có­mo­da­men­te a la es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea del edi­fi­cio.

El gran por­che que­da res­guar­da­dopor dos de sus ca­ras

Las pa­re­des se aca­ban con ma­de­ra de ar­ce o már­mol se­gún las zo­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.