Re­tra­to

Yo­lan­da Yus­te y To­bias Laar­mann, Es­tu­dio Ylab Ar­qui­tec­tos

Casa Viva - - Sumario Hall -

Yo­lan­da Yus­te y To­bías Laar­mann son dos ar­qui­tec­tos e in­terio­ris­tas for­ma­dos en Ale­ma­nia que es­tu­dia­ron en Ber­lín du­ran­te el boom de la ar­qui­tec­tu­ra. Su es­tu­dio de Bar­ce­lo­na tie­ne una in­tere­san­te car­te­ra de clien­tes in­ter­na­cio­na­les que va­lo­ran su for­ma de plan­tear un pro­yec­to, ba­sa­da más en con­cep­tos que en es­ti­los.

¿Có­mo em­pe­zó su tra­yec­to­ria el es­tu­dio Ylab?

Am­bos nos for­ma­mos en Ale­ma­nia, pri­me­ro en una uni­ver­si­dad téc­ni­ca y lue­go en una es­cue­la de ar­te, don­de es­tu­dia­mos de una for­ma muy in­ter­dis­ci­pli­nar jun­to con di­se­ña­do­res de otros cam­pos y co­la­bo­ran­do con uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras co­mo la AA o la UCLA.

Tu­vi­mos la suer­te de vi­vir en Ber­lín, du­ran­te el boom de la ar­qui­tec­tu­ra y las em­pre­sas pun­to com des­pués de la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia, en un am­bien­te lleno de ener­gía y po­si­bi­li­da­des. Co­mo es­tu­dian­tes nos dio la opor­tu­ni­dad de acu­mu­lar mu­cha ex­pe­rien­cia en pe­que­ños y gran­des des­pa­chos, co­mo los de Nou­vel, Piano o Fos­ter.

Cuan­do nos tras­la­da­mos a Bar­ce­lo­na ya es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra mon­tar nues­tro pro­pio es­tu­dio y co­la­bo­rar con des­pa­chos de den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. El ha­ber tra­ba­ja­do con es­tu­dios tan dis­tin­tos fue una bue­na for­ma de apren­der a desa­rro­llar un plan­tea­mien­to fle­xi­ble, más li­ga­do al con­cep­to que al es­ti­lo.

¿Có­mo se pre­pa­ra el es­tu­dio pa­ra dar un ser­vi­cio in­te­gral efi­caz a sus clien­tes?

En pri­mer lu­gar con un plan­tea­mien­to de ne­go­cio cla­ro, desa­rro­llan­do los ser­vi­cios y las ca­pa­ci­da­des acor­des al ti­po de en­car­gos que re­ci­bi­mos, con un per­so­nal muy bien pre­pa­ra­do, con las co­la­bo­ra­cio­nes ex­ter­nas ne­ce­sa­rias, op­ti­mi­zan­do el ta­ma­ño de los equi­pos pa­ra po­der ofre­cer una ca­li­dad se­gún nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

Es­to im­pli­ca ser se­lec­ti­vo con los en­car­gos y con­cen­trar­se en aque­llos que en­ca­jan con nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra, en los que po­de­mos ofre­cer un me­jor ser­vi­cio, que re­quie­ran de so­lu­cio­nes in­di­vi­dua­les y per­so­na­li­za­das, a me­di­da. Tra­ta­mos de se­guir el sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción de pro­yec­tos y ofer­ta de ser­vi­cios ale­mán o an­glo­sa­jón, que nos pa­re­ce más efec­ti­vo y que nues­tros clien­tes de­man­dan.

¿Có­mo se plan­tea la re­la­ción con un clien­te nue­vo?

Ca­da nue­vo clien­te sig­ni­fi­ca un plan­tea­mien­to com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Pri­me­ro nos es­for­za­mos en ex­traer la esen­cia de la in­for­ma­ción que nos dan nues­tros clien­tes, ana­li­za­mos las va­ria­bles y ne­ce­si­da­des, po­ne­mos or­den y me­dia­mos en­tre los dis­tin­tos in­tere­ses has­ta lo­ca­li­zar el es­pa­cio en que és­tos se en­cuen­tran. Hay una pri­me­ra fa­se con­cep­tual en la que tra­ba­ja­mos muy in­ten­sa­men­te con el clien­te. Par­tien­do del aná­li­sis del pro­yec­to, de­sa­rro­lla­mos un con­cep­to cla­ro y fuer­te, y plan­tea­mos dis­tin­tas op­cio­nes, que siem­pre con­tras­ta­mos con ellos. La pre­sen­ta­ción de los con­te­ni­dos es siem­pre grá­fi­ca, co­mu­ni­ca­mos a tra­vés de dia­gra­mas, cro­quis, pla­nos, ren­ders… es una fa­se muy ri­ca en con­te­ni­dos y es vi­tal que el clien­te vea y en­tien­da lo mis­mo que no­so­tros. Al fi­nal de es­ta fa­se ob­te­ne­mos una pro­pues­ta tan me­di­ta­da que sue­le no mo­di­fi­car­se des­pués.

¿Cuán­tos pro­fe­sio­na­les in­te­gran vues­tro es­tu­dio y có­mo os di­vi­dís el tra­ba­jo?

Du­ran­te la fa­se con­cep­tual nos gus­ta tra­ba­jar de for­ma ro­ta­to­ria, de ma­ne­ra que to­dos po­da­mos plan­tear pro­pues­tas y tra­ba­jar en las de los de­más. Es­to per­mi­te crear un am­plio ca­tá­lo­go de po­si­bi­li­da­des e in­vo­lu­crar a to­do el equi­po. Dis­cu­ti­mos las so­lu­cio­nes en­tre to­dos y se­lec­cio­na­mos las me­jo­res pro­pues­tas. Des­pués de es­ta fa­se hay un desa­rro­llo li­neal y bien de­fi­ni­do del pro­yec­to se­gún cam­pos es­pe­cí­fi­cos y fa­ses.

Ne­ce­si­ta­mos que nues­tro equi­po in­terno y de co­la­bo­ra­do­res ex­ter­nos ten­ga un per­fil mul­ti­dis­ci­pli­nar, tra­ba­ja­mos con per­so­nas con ex­pe­rien­cia… Cuan­do tra­ba­ja­mos en pro­yec­tos fue­ra de Es­pa­ña pre­fe­ri­mos tra­ba­jar con em­pre­sas del país de don­de pro­vie­ne el en­car­go, que son las que más en­tien­den el mer­ca­do y me­jor nos pue­den ase­so­rar.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre un pro­yec­to re­si­den­cial y uno de con­tract?

Son muy pa­re­ci­dos y dis­tin­tos a la vez. La me­to­do­lo­gía que em­plea­mos es prác­ti­ca­men­te la mis­ma: en am­bos to­do gi­ra en torno al plan­tea­mien­to del clien­te, sus va­lo­res, la iden­ti­dad que quie­re pro­yec­tar, su uso del es­pa­cio... Cuan­do tra­ba­ja­mos en ins­ta­la­cio­nes pú­bli­cas he­mos de en­ten­der có­mo fun­cio­na el ne­go­cio, có­mo la ar­qui­tec­tu­ra pue­de adap­tar­se e in­clu­so me­jo­rar ese as­pec­to, ha­bla­mos de fun­cio­na­li­da­des, de crear una ima­gen atrac­ti­va pa­ra los em­plea­dos,… En el te­rreno re­si­den­cial la am­bi­ción es en el fon­do la mis­ma, aun­que los tér­mi­nos sean dis­tin­tos.

¿Cuál es vues­tra me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo ha­bi­tual?

Desa­rro­llar el pro­yec­to pa­ra dar­le de­fi­ni­ción y de­ta­lle, de for­ma que sea cohe­ren­te con el con­cep­to plan­tea­do ini­cial­men­te, re­for­zán­do­lo pa­ra ha­cer­lo re­co­no­ci­ble y fuer­te a tra­vés de sus dis­tin­tas es­ca­las y has­ta los úl­ti­mos de­ta­lles. Nos apa­sio­na tra­ba­jar los de­ta­lles, plan­tear so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, bus­car ma­te­ria­les es­pe­cia­les, di­se­ñar car­pin­te­rías a me­di­da, in­te­grar la ilu­mi­na­ción… to­do es bá­si­co, to­do cuen­ta den­tro del con­jun­to fi­nal.

¿Qué avan­ces téc­ni­cos va­lo­ráis más en vues­tra pro­fe­sión?

Es­tu­dia­mos en una es­cue­la mul­ti­dis­ci­pli­nar de Ber­lín que su­po en­ten­der en­se­gui­da la ne­ce­si­dad de es­tar a la van­guar­dia en cuan­to a pro­gra­mas in­for­má­ti­cos, en un mo­men­to en el que en mu­chos de los des­pa­chos en los que co­la­bo­rá­ba­mos aún di­bu­já­ba­mos a mano. Nos acos­tum­bra­mos a tra­ba­jar con pro­gra­mas muy di­ver­sos co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, de desa­rro­llo de las ideas: di­se­ño 3D, di­se­ño grá­fi­co, ma­que­ta­ción, ani­ma­ción o pro­gra­ma­ción, ade­más de los pro­gra­mas tra­di­cio­na­les de CAD. Des-

ta­ca­ría el mo­de­la­je 3D, que nos per­mi­te com­pro­bar las ideas den­tro del es­pa­cio, des­de la pers­pec­ti­va del ojo hu­mano, en mo­vi­mien­to. Es­ta es nues­tra for­ma de pro­yec­tar y de ha­cer cro­quis.

Las he­rra­mien­tas des­ti­na­das a co­mu­ni­car y pre­sen­tar las ideas a los clien­tes nos pa­re­cen igual­men­te im­por­tan­tes. Con­ce­de­mos mu­cho va­lor a una bue­na pre­sen­ta­ción y a co­mu­ni­car los con­cep­tos con el clien­te, por­que es­to nos per­mi­te dar pa­sos se­gu­ros ha­cia ade­lan­te y tra­ba­jar de for­ma efec­ti­va.

Rea­li­záis mo­bi­lia­rio a me­di­da ¿qué ocu­rre con la ofer­ta que hay en el mer­ca­do?

A la ho­ra de ela­bo­rar un pro­yec­to in­di­vi­dual y op­ti­mi­zar el es­pa­cio el mo­bi­lia­rio a me­di­da nos ofre­ce po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas. Dis­fru­ta­mos desa­rro­llan­do mo­bi­lia­rio con so­lu­cio­nes in­te­li­gen­tes, fun­cio­na­li­da­des adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas del clien­te, con aca­ba­dos que en­ca­jan con el res­to del di­se­ño. Aun así va­lo­ra­mos mu­cho y se­gui­mos de cer­ca el buen di­se­ño de mo­bi­lia­rio que hay en el mer­ca­do, y siem­pre com­ple­ta­mos los pro­yec­tos con mo­bi­lia­rio, ilu­mi­na­ción y de­co­ra­ción co­mer­cial. Si la di­men­sión del pro­yec­to lo per­mi­te, nos gus­ta tra­ba­jar con em­pre­sas que per­mi­tan in­di­vi­dua­li­zar sus pro­duc­tos.

¿Cuá­les son las fuen­tes de ins­pi­ra­ción aje­nas a la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño?

Cual­quier te­ma pue­de ser fuen­te de ins­pi­ra­ción. Nos gus­ta en­ten­der nues­tros en­car­gos co­mo un ejer­ci­cio de ob­ser­va­ción y desa­rro­llo de la com­ple­ji­dad, de bús­que­da de las co­ne­xio­nes y re­la­cio­nes con otros te­mas, pa­ra fi­nal­men­te or­de­nar y ha­cer que to­dos es­tos pa­rá­me­tros se fun­dan en un pro­duc­to fi­nal cohe­ren­te y sim­ple. La ins­pi­ra­ción na­ce de la cu­rio­si­dad y de la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar con otras ma­te­rias, de de­jar­se fas­ci­nar por en­ten­der lo que hay más allá y por apren­der en ge­ne­ral. Ca­da nue­vo pro­yec­to es una opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar­se ins­pi­rar.

¿Qué pro­yec­to os gus­ta­ría afron­tar y no os han en­car­ga­do to­da­vía?

Nos gus­tan los pro­yec­tos com­ple­jos y con una do­sis de am­bi­güe­dad, en los que po­der rea­li­zar es­te ejer­ci­cio de aná­li­sis e in­te­gra­ción de la com­ple­ji­dad, que nos per­mi­tan re­fle­xio­nar más allá de la ar­qui­tec­tu­ra o el di­se­ño, in­de­pen­dien­te­men­te de la ti­po­lo­gía, el ta­ma­ño o el ti­po de clien­te. Has­ta aho­ra no he­mos de­ja­do de en­con­trar nue­vas me­tas y pro­yec­tos en los que apren­der, nos gus­ta­ría con­ti­nuar así.

¿Po­déis men­cio­nar un es­pa­cio que os ha­ya emo­cio­na­do?

Via­jar a cul­tu­ras y paí­ses nue­vos y en­con­trar lu­ga­res que cuen­ten acer­ca de su his­to­ria, de su en­torno, más allá de la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra, pue­de trans­mi­tir sen­sa­cio­nes muy in­ten­sas: la ar­qui­tec­tu­ra bru­ta­lis­ta de al­gu­nos paí­ses del es­te de Eu­ro­pa, los va­cíos que de­ja la gue­rra en una ciu­dad…

EN­TRE­VIS­TA: ADA MAR­QUÉS. FO­TO­GRA­FÍA RE­TRA­TO: SO­FÍA LAAR­MANN.

El marco pe­ri­me­tral del sa­lón ocul­ta la ilu­mi­na­ción, com­pues­ta por una ti­ra led y lám­pa­ras de Del­ta Light, y las per­sia­nas en­ro­lla­bles en te­ji­do screen co­lor gra­fi­to de Acor, que pro­te­gen del sol. El so­fá es de Ca­sa­de­sús, lám­pa­ra de me­sa Ces­ta de San­ta&Co­le y me­sas de cen­tro de Vi­tra so­bre al­fom­bra de Ma­te­ria. La zo­na de co­me­dor com­ple­ta el es­pa­cio con me­sa EM, si­llas de Vi­tra y lám­pa­ras de sus­pen­sión Beat de Tom Di­xon. La es­cul­tu­ra mu­ral de hie­rro es del ar­tis­ta Frank Plant y las fo­to­gra­fías son dePol Vi­la­doms, am­bas su­mi­nis­tra­das por la ga­le­ría Víctor Lo­pe.

La sa­la es­tá se­pa­ra­da de la co­ci­na por un mue­ble cen­tral blan­co con un hue­co abier­to que ocul­ta el equi­po de so­ni­do y los al­ta­vo­ces me­dian­te puer­tas re­ves­ti­das en te­ji­do acús­ti­co co­lor blan­co. En el of­fi­ce se han co­lo­ca­do unas si­llas de Vi­tra di­se­ño de Ea­mes y una lám­pa­ra Co­derch so­bre una me­sa de ro­ble de Gu­bi. La vi­vien­da es­tá do­mo­ti­za­da con el sis­te­ma My­ho­me de Bti­cino, que per­mi­te con­tro­lar el en­cen­di­do, la in­ten­si­dad de la ilu­mi­na­ción o la po­si­ción de las cor­ti­nas me­dian­te unas ele­gan­tes pan­ta­llas tác­ti­les de la se­rie Axo­lu­te.

El mo­bi­lia­rio a me­di­da de la co­ci­na na­ce del apla­ca­do blan­co del pa­si­llo, que gi­ra trans­for­mán­do­se en las co­lum­nas y un es­pa­cio abier­to de tra­ba­jo con en­ci­me­ra ne­gra de Sea­quarz. El fon­do de ma­de­ra de ro­ble y los es­tan­tes co­lor gra­fi­to, ayu­dan a que la co­ci­na se fun­da con el sa­lón en la zo­na en la que am­bos co­mu­ni­can. La pla­ca de in­duc­ción ne­gra de Mie­le y el fre­ga­de­ro en ace­ro y vi­drio ne­gro de Fran­ke es­tán to­tal­men­te en­ra­sa­dos con la en­ci­me­ra. La dis­cre­ta cam­pa­na de ex­trac­ción de Novy que­da ocul­ta en el mue­ble su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.