La ven­ta­na

Casa Viva - - Sumario Hall - MAR­CEL BE­NE­DI­TO, DI­REC­TOR DE CA­SA VI­VA

Siem­pre pen­sa­mos en los elec­tro­do­més­ti­cos co­mo aque­llos ca­cha­rros, más o me­nos mo­les­tos, que nos sir­ven pa­ra ha­cer la vi­da más fá­cil en la co­ci­na. He­re­de­ros de la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mun­do la­bo­ral, alia­dos del hom­bre co­ci­ni­tas y de la ama de ca­sa apa­ña­da. Ga­ran­tes del tiem­po li­bre, del ca­fé a pun­to y de la tos­ta­di­ta con man­te­qui­lla in­su­pe­ra­ble. In­clu­so, en los úl­ti­mos tiem­pos, los pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos han he­cho el doc­to­ra­do y han ad­qui­ri­do el tí­tu­lo de ro­bots de co­ci­na, sus­ti­tu­tos mo­der­nos de la in­com­pe­ten­cia cu­li­na­ria, hi­ja de la eman­ci­pa­ción re­bel­de y del irres­pon­sa­ble ol­vi­do de las re­ce­tas de la abue­la. Nun­ca, un ro­bot de co­ci­na ha­rá las len­te­jas co­mo ella pe­ro, co­mo tan­tas otras co­sas, es el signo de los tiem­pos.

En­tra­mos aho­ra en una nue­va eta­pa en la que los elec­tro­do­més­ti­cos, ade­más de au­xi­lia­res y sus­ti­tu­tos, se con­vier­ten en alia­dos pa­ra la sa­lud. Ni más ni me­nos que nues­tro mé­di­co de ca­be­ce­ra. Vea­mos al­gu­nos ejem­plos ilus­tra­ti­vos.

Los ba­ti­dos ver­des con al­to con­te­ni­do de fi­bra, ya no tie­nen que com­prar­se en una tien­da de smoot­hies a un al­to cos­to, ya que se pue­den pre­pa­rar fá­cil­men­te en ca­sa con una li­cua­do­ra. Los en­tu­sias­tas de la sa­lud ya no ne­ce­si­tan pres­cin­dir del pan sin glu­ten o de los ro­llos de se­mi­llas de chía, gra­cias a un pro­ce­sa­dor de ali­men­tos in­te­li­gen­te que crea la ma­sa, lis­to pa­ra hor­near, en mi­nu­tos. Dis­po­ne­mos de un her­vi­dor eléc­tri­co con con­trol de tem­pe­ra­tu­ra ca­paz de ca­len­tar el agua a exac­ta­men­te 100 °C o in­clu­so a 60 °C, que es la tem­pe­ra­tu­ra ideal pa­ra el té ver­de. De­pen­dien­do de los re­qui­si­tos, al­gu­nas de esas te­te­ras in­clu­so pue­den man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra a un ni­vel cons­tan­te. Ha­cer le­che pa­ra be­bés es aho­ra mu­cho más sen­ci­llo gra­cias a los nue­vos es­te­ri­li­za­do­res que, con sus pri­mos los vi­gi­la­be­bés, nos dan mu­cha tran­qui­li­dad. Los ex­pri­mi­do­res len­tos pue­den ha­cer mu­cho más que zu­mos de fru­tas; tam­bién pue­den me­jo­rar nues­tra sa­lud al pre­ser­var to­das las vi­ta­mi­nas va­lio­sas. Y la nue­va ge­ne­ra­ción de ma­qui­na­ria de co­ci­na ga­ran­ti­za ' que las hier­bas fres­cas se cor­ten en ex­tre­mo y que la ma­sa se ama­se lo más po­si­ble. Por su­pues­to, es­ta­mos ob­vian­do to­da la ga­ma de apa­ra­ti­tos pen­sa­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la sa­lud co­mo los de­di­ca­dos a cos­mé­ti­ca, ra­yos UVA, hu­mi­fi­ca­do­res, des­per­ta­do­res, cui­da­do de piel, de­pi­la­do­ras y un lar­go et­cé­te­ra que es tan lar­go co­mo un de­par­ta­men­to de los su­yo en unos gran­des al­ma­ce­nes.

La sa­lud es la pró­xi­ma fron­te­ra del con­su­mo. Lo es­ta­mos no­tan­do en la ti­po­lo­gía de los co­mer­cios de ali­men­ta­ción, en el eti­que­ta­do de pro­duc­to, en las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los elec­tro­do­més­ti­cos. Y lo va­mos a ver tam­bién en el en­torno do­més­ti­co. Lo más com­pe­ti­ti­vo, en cues­tión in­mo­bi­lia­ria, pron­to se­rá la con­di­ción sa­lu­da­ble de una ca­sa que pue­de es­tar en po­se­sión de un se­llo que ga­ran­ti­za su ca­li­dad cons­truc­ti­va y de otro que acre­di­te su ca­li­dad se­gún el apor­te de bie­nes­tar que ofrez­ca a las per­so­nas. En es­ta es­ca­la­da ha­cia la sa­lud del en­torno en la que es­ta­mos me­ti­dos y de la que só­lo po­de­mos fe­li­ci­tar­nos co­mo es­pe­cie, de mo­men­to, va­mos a con­for­mar­nos con los pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos. Del col­chón ha­bla­re­mos otro día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.