“El fu­tu­ro nos lle­va a ca­sas ca­da vez más per­so­na­li­za­das”

Jean Pors­che, Xs­che

Casa Viva - - Retrato Living -

¿Cuá­les son los re­tos a los que se en­fren­ta el in­terio­ris­ta an­te los cam­bios ha­bi­ta­cio­na­les en las ciu­da­des?

Los prin­ci­pa­les re­tos son las nue­vas for­mas de vi­vir y en­ten­der la vi­da en las ciu­da­des. En to­dos los sen­ti­dos, creo que se es­tá in­cen­ti­van­do la vi­da en co­mu­ni­dad, com­par­tien­do co­che, bici o mo­to, alo­ja­mien­tos, me­sas co­mu­nes en res­tau­ran­tes, etc. Por tan­to, se­gu­ra­men­te lle­ga­re­mos tam­bién a una fa­se de com­par­tir co­sas de ca­sa, pue­de que sean es­pa­cios, pue­de que sean ob­je­tos. Con es­ta pers­pec­ti­va, se tie­ne que pen­sar igual­men­te en que la so­cie­dad aho­ra mis­mo cam­bia a rit­mos inima­gi­na­bles a los que to­do el en­torno se tie­ne que ir adap­tan­do.

Tam­bién se in­clu­ye aquí que las per­so­nas tien­den a vi­vir so­las, y se lle­gan a dar cuen­ta de que te­nien­do es­pa­cios co­mu­nes tam­po­co ne­ce­si­tan tan­to es­pa­cio “pro­pio”. Es­to ya es­tá ge­ne­ran­do nue­vos mo­de­los de vi­vien­da y de con­vi­ven­cia a los que to­dos ten­dre­mos que adap­tar­nos o ayu­dar a la gen­te a que se adap­te a ellos.

¿Có­mo se ar­mo­ni­zan las nue­vas tec­no­lo­gías con el pro­yec­to re­si­den­cial?

Las nue­vas tec­no­lo­gías en un pro­yec­to re­si­den­cial es­tán en mu­chas más co­sas de las que ima­gi­na­mos. De­trás de la obra, mu­chas ve­ces te­ne­mos

una in­ves­ti­ga­ción o un com­pro­mi­so pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de la ca­sa, gas­tar me­nos en elec­tri­ci­dad, o al ca­len­tar, así co­mo evi­tar o re­du­cir el man­te­ni­mien­to que re­quie­ra una ca­sa. Mu­chas mar­cas es­tán in­vir­tien­do en el de­sa­rro­llo de me­jo­res tex­ti­les, más du­ra­de­ros o que ten­gan unas pres­ta­cio­nes di­fe­ren­tes, más co­lo­res, o me­nos des­gas­te.

Cuan­do lle­ga­mos a la par­te que se ve y que se vi­ve, te­ne­mos mu­chos ele­men­tos que re­quie­ren es­tar co­nec­ta­dos a la red, des­de el frigorífico, pa­san­do por la te­le­vi­sión y los ter­mos­ta­tos del ai­re acon­di­cio­na­do, a la ca­le­fac­ción. Los in­terio­ris­tas que­re­mos que to­do ello sea es­té­ti­co y las mar­cas se han da­do cuen­ta y pro­po­nen te­le­vi­sio­nes que se vuel­ven cua­dros, o frigoríficos que se in­te­gran de me­jor ma­ne­ra a cual­quier am­bien­te e in­clu­so ter­mos­ta­tos o in­te­rrup­to­res que se vuel­ven ob­je­tos de di­se­ño que ha­cen que se quie­ran e in­clu­so deseen. To­do ello per­mi­te, que con­jun­te­mos la tec­no­lo­gía con nues­tros de­seos y re­qui­si­tos es­té­ti­cos.

¿Có­mo ves la ca­sa de los pró­xi­mos años?

A lo lar­go de la his­to­ria, ha ha­bi­do mu­chas for­mas de vi­vien­das y mu­chas po­si­bi­li­da­des de ca­sas y de for­mas de vi­vir, pe­ro el fu­tu­ro nos lle­va a ca­sas ca­da vez más per­so­na­li­za­das. El mun­do de la in­dus­tria­li­za­ción in­ten­tan­do ha­cer que to­dos fué­ra­mos igua­les ha muer­to, y se po­ne en va­lor el es­ti­lo úni­co y par­ti­cu­lar de ca­da uno. Las ca­sas re­fle­ja­rán es­to y en las ciu­da­des se vi­vi­rá en es­pa­cios per­so­na­li­za­dos más pe­que­ños te­nien­do zo­nas co­mu­nes don­de dis­fru­tar de gran­des es­pa­cios com­par­ti­dos de­co­ra­dos de una ma­ne­ra úni­ca. La vi­da en las ciu­da­des con­cen­tra­rá a mu­cha más gen­te, pe­ro tam­bién ten­dre­mos la ten­den­cia a re­des­cu­brir un ti­po de

“slow li­fe” en el cam­po que, aun­que se­rán es­pa­cios ci­vi­li­za­dos por te­ner de to­do, apor­ta­rán el pri­vi­le­gio de des­co­nec­tar de una vi­da tan co­nec­ta­da co­mo la nues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.