Dis­fru­tar en la mon­ta­ña

El ar­te de re­ci­bir vi­si­tas

Casa Viva - - Sumario Hall - PA­RI­SOT­TO + FOR­MEN­TON. PRO­YEC­TO:

Co­ne­gliano, una pe­que­ña ciu­dad cons­trui­da en una co­li­na no muy le­jos de la ciu­dad de Ve­ne­cia, es­tá ro­dea­da por un exu­be­ran­te pai­sa­je de sua­ves cam­pos on­du­la­dos don­de se pro­du­ce vino, in­clui­do el siem­pre po­pu­lar Pro­sec­co, que lle­ga has­ta las es­tri­ba­cio­nes bos­co­sas de los Al­pes que se ele­van ma­jes­tuo­sa­men­te des­de los vi­ñe­dos pa­ra for­mar una ba­rre­ra protectora.

Aho­ra, en un ve­cin­da­rio agra­da­ble cer­ca del cen­tro his­tó­ri­co de Co­ne­gliano y ro­dea­do por un gran jar­dín ais­la­do de cua­tro mil me­tros cua­dra­dos, una ca­sa mo­der­na en dos ni­ve­les ha si­do cons­trui­da al­re­de­dor de pa­tios pri­va­dos por los ar­qui­tec­tos Pa­ri­sot­to + For­men­ton.

Una pa­re­ja ca­sa­da po­see la pro­pie­dad en la ac­tua­li­dad. El es­po­so, un em­pren­de­dor ex­pe­ri­men­ta­do, ama las ex­cur­sio­nes en bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña y las mo­to­ci­cle­tas to­do te­rreno y que­ría una ca­sa don­de él y su es­po­sa pu­die­ran dar la bien­ve­ni­da a los ami­gos por las tar­des o los fi­nes de se­ma­na, lo que sig­ni­fi­ca­ba co­mer y des­can­sar có­mo­da­men­te den­tro y fue­ra de la ca­sa, y una co­ci­na bien equi­pa­da con una gran ne­ve­ra y bo­de­ga, con tem­pe­ra­tu­ras di­fe­ren­cia­das pa­ra dis­tin­tos ti­pos de vino. Tam­bién pi­dió un gim­na­sio bien equi­pa­do al ai­re li­bre don­de pu­die­ra en­tre­nar sin ser vis­to por sus ve­ci­nos. Su es­po­sa, por otro la­do, pa­sa lar­gos pe­río­dos de tiem­po en Es­pa­ña y Gre­cia, y es aman­te de la mo­da, del ar­te y de las co­sas be­llas. La ca­sa que que­ría era sim­ple y ele­gan­te: da­da su pa­sión por la mo­da y el di­se­ño lim­pio, los ar­qui­tec­tos se ins­pi­ra­ron en las ele­gan­tes lí­neas pre­ci­sas y los con­tras­tes en blan­co y ne­gro de Co­co Cha­nel.

El re­sul­ta­do de es­te com­ple­jo re­su­men es des­lum­bran­te: la ca­sa res­pi­ra una sen­sa­ción de aper­tu­ra con sus es­pa­cios abier­tos y flui­dos; sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po, hay una sen­sa­ción de pro­tec­ción fren­te al jar­dín pri­va­do y la ca­sa que se ve re­fle­ja­da en el pai­sa­je lo­cal del cam­po pro­te­gi­do por las es­tri­ba­cio­nes de los Al­pes. Pa­ra lo­grar es­to, los ar­qui­tec­tos eli­gie­ron dos te­mas prin­ci­pa­les pa­ra el di­se­ño de es­ta ca­sa: con­sis­ten­cia del ma­te­rial e in­tros­pec­ción, crean­do dos ca­jas gran­des en dos ni­ve­les con una su­per­fi­cie de 600 me­tros cua­dra­dos más los pa­tios, que se ca­rac­te­ri­zan por los di­fe­ren­tes ma­te­ria­les y aca­ba­dos que se su­per­po­nen.

“Cree­mos que es­to se pa­re­ce a una de las gran­des es­cul­tu­ras me­tá­li­cas abs­trac­tas del ar­tis­ta vas­co Jor­ge Oteiza”, re­cuer­da Pa­ri

sot­to, son­rien­do. “Usa­mos pie­dra y ce­men­to co­mo los ma­te­ria­les prin­ci­pa­les y pro­ba­mos el ce­men­to va­rias ve­ces pa­ra pro­du­cir uno que pa­re­cía sim­ple y na­tu­ral pe­ro que es­ta­ba bien he­cho. Lue­go cu­bri­mos com­ple­ta­men­te el es­pa­cio su­pe­rior con lo­sas gri­ses de ba­sal­to so­bre el es­pa­cio blan­co de la par­te in­fe­rior. Es­ta so­lu­ción no só­lo pro­por­cio­na so­por­te a la cons­truc­ción, sino que tam­bién re­sal­ta y acla­ra el gris de arri­ba”, agre­ga For­men­ton.

“Usar la mis­ma pie­dra pa­ra el pa­vi­men­to ex­te­rior y pa­ra los pa­tios in­te­rio­res y la es­ca­le­ra sig­ni­fi­ca­ba que no so­lo crea­mos un efec­to mo­no­lí­ti­co y una con­sis­ten­cia ma­te­rial, sino que al mis­mo tiem­po la va­ria­ción de la luz du­ran­te el día y las di­fe­ren­tes con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas dan a la pie­dra di­fe­ren­tes co­lo­res y som­bras”, con­ti­núa For­men­ton. “Nos gus­ta di­se­ñar es­pa­cios pen­san­do en los sen­ti­mien­tos que las per­so­nas pue­den ex­pe­ri­men­tar cuan­do los usan, por lo que ten­de­mos a cam­biar los pun­tos de vis­ta y ha­cer que la luz, ar­ti­fi­cial o na­tu­ral, re­fle­je y vi­bre en las su­per­fi­cies de las pa­re­des”, aña­de Pa­ri­sot­to.

Los efec­tos de luz y som­bra crea­dos por las di­fe­ren­tes aber­tu­ras, pa­tios y cla­ra­bo­yas se unen con los ár­bo­les cir­cun­dan­tes pa­ra pin­tar mo­ti­vos grá­fi­cos en las pa­re­des ele­gan­tes y fuer­te­men­te ar­qui­tec­tó­ni­cas. Es­to agre­ga un ele­men­to de­co­ra­ti­vo en cons­tan­te cam­bio a la ca­sa, por lo que en su in­te­rior se sien­te co­mo ca­mi­nar a tra­vés de áreas de luz y som­bra que cam­bian du­ran­te el día. “Los es­pa­cios abier­tos de es­ta ca­sa per­mi­ten que la ener­gía flu­ya li­bre­men­te, y aun­que el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co es mas­cu­lino, la tex­tu­ra de los ma­te­ria­les, los de­ta­lles, los pe­que­ños rin­co­nes aco­ge­do­res y el co­lor aña­di­do pro­por­cio­nan un to­que más sua­ve y fe­me­nino”, ex­pli­ca Pa­ri­sot­to.

“Pa­ra lo­grar nues­tro se­gun­do te­ma de in­tros­pec­ción, di­se­ña­mos la ca­sa pa­ra mi­rar ha­cia aden­tro, ex­cep­to en al­gu­nos es­pa­cios co­mo las ha­bi­ta­cio­nes de la plan­ta ba­ja y el pri­mer pi­so, la ca­sa no es­tá abier­ta al jar­dín cir­cun­dan­te y al pai­sa­je que se ve más allá”, di­ce For­men­ton.

De he­cho, la sa­la de es­tar, el gim­na­sio y la co­ci­na so­lo se abren a pa­tios ce­rra­dos don­de la luz pro­vie­ne ca­si ex­clu­si­va­men­te des­de arri­ba. El re­ves­ti­mien­to de pie­dra en el pri­mer pi­so, crea una es­pe­cie de te­les­co­pio pé­treo, con el la­do cor­to ha­cia la ma­de­ra, he­cho com­ple­ta­men­te de vi­drio y le­van­ta­do del sue­lo pa­ra que és­ta se pue­da ver. En el in­te­rior, el es­ti­lo es muy li­ge­ro y mi­ni­ma­lis­ta. Los pro­pie­ta­rios que­rían un in­te­rior “si­len­cio­so” y “sim­ple”, re­du­ci­do a su esen­cia sin des­or­den ni con­fu­sión. Los in­vi­ta­dos y los pro­pie­ta­rios ca­mi­nan des­cal­zos en ar­mo­nía con la at­mós­fe­ra zen, ca­si me­di­ta­ti­va, en­fo­ca­da en la ca­li­dad, tex­tu­ras co­mo las pa­re­des de hor­mi­gón que es­tán “vi­vas” y no ne­ce­si­tan de­co­ra­ción, y los es­que­mas de co­lor que van des­de Cha­nel, ins­pi­ra­do en los co­lo­res blan­co y ne­gro, al gris con al­gu­nas sal­pi­ca­du­ras de co­lor aña­di­do. Las lí­neas du­ras se ate­núan gra­cias a los acen­tos de co­lor en los ac­ce­so­rios y la com­bi­na­ción de las lu­ces pun­tua­les del te­cho con la cá­li­da luz de las lám­pa­ras de pi­so que ha­cen de és­te un ho­gar aco­ge­dor. La sim­pli­ci­dad geo­mé­tri­ca y mi­ni­ma­lis­ta de la ca­sa con su uso de ma­te­ria­les na­tu­ra­les crea un as­pec­to ele­gan­te y con­tem­po­rá­neo, real­za­do por los se­tos re­cor­ta­dos y las for­mas ar­qui­tec­tó­ni­cas de las plan­tas. “Nos gus­ta que las per­so­nas se re­co­noz­can en el ho­gar que cons­trui­mos pa­ra ellos”, di­ce For

men­ton, “y que se sien­tan có­mo­dos den­tro de ellos”, agre­ga Pa­ri­sot­to, rien­do. Los pro­pie­ta­rios es­tán de acuer­do: su ho­gar es abier­to y flui­do, con to­dos los es­pa­cios co­mu­ni­can­do y ar­mo­ni­zan­do en­tre ellos, es un es­pa­cio ín­ti­mo y aco­ge­dor don­de pue­den te­ner es­pa­cios pri­va­dos y al mis­mo tiem­po pue­den en­tre­te­ner a sus ami­gos allí o en el jar­dín.

FO­TO­GRA­FÍAS: MADS MO­GEN­SEN. PRO­DUC­CIÓN: MARTINA HUNGLINGER. TEX­TOS: PAU MONFORT.

LA CA­SA RES­PI­RA UNA SEN­SA­CIÓN DE APER­TU­RA CON SUS ZO­NAS ABIER­TAS Y FLUI­DAS

EN EL IN­TE­RIOR, EL ES­TI­LO DE­CO­RA­TI­VOES LI­GE­RO Y MI­NI­MA­LIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.