Ma­te­ria y luz en diá­lo­go

Casa Viva - - Casa Frente Al Mar - AR­QUI­TEC­TU­RA: ADRIÀ FELIP. IN­TERIO­RIS­MO: MARIONA ORDIS, ESTUDI D’AR­QUI­TEC­TU­RA FELIP-ORDIS.

Un eje con­cep­tual atra­pa to­dos los ele­men­tos que con­fi­gu­ran es­ta vi­vien­da uni­fa­mi­liar y na­da es­ca­pa del mar­co ge­ne­ral de la pro­pues­ta. Los pa­tios, grie­tas y va­cíos res­pon­den a una reali­dad tan­gi­ble que da res­pues­ta al con­tex­to y al pro­gra­ma. Y co­mo re­fle­jo de es­te ob­je­ti­vo, un in­terio­ris­mo so­brio, ele­gan­te y fun­cio­nal que per­mi­te desa­rro­llar la vida en ar­mo­nía.

La vi­vien­da se ha­lla en una her­mo­sa zo­na ur­ba­ni­za­da cer­ca­na a la ca­pi­tal de Gi­ro­na y es­tá di­se­ña­da co­mo un con­jun­to de vo­lú­me­nes en el te­rri­to­rio, es­ca­lo­na­dos, en­ca­ja­dos, orien­ta­dos... or­de­na­dos se­gún una tra­ma or­to­go­nal que do­mi­na la com­po­si­ción. La geo­me­tría apa­re­ce has­ta en el más mí­ni­mo de­ta­lle, en las pro­por­cio­nes de los hue­cos, en la com­bi­na­ción de los ma­te­ria­les, en las tex­tu­ras. Es cla­ra y pre­ci­sa y se con­cre­ta a ba­se de gran­des pa­ra­men­tos de hor­mi­gón, ace­ro y cris­tal.

Las pie­zas se adap­tan a la for­ma del te­rreno y re­suel­ven el pro­gra­ma, que ocu­pa los es­pa­cios ge­ne­ra­dos ser­pen­tean­do por los di­fe­ren­tes ni­ve­les, en­ca­de­nan­do las es­tan­cias in­te­rio­res y pro­yec­tán­do­las ha­cia el jar­dín. Ma­te­ria y luz dia­lo­gan pa­ra crear ám­bi­tos de re­la­ción adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to y lu­gar.

Un eje con­cep­tual atra­pa to­dos los ele­men­tos y na­da es­ca­pa del mar­co ge­ne­ral de la pro­pues­ta. Los pa­tios, grie­tas, va­cíos res­pon­den a una reali­dad tan­gi­ble, prag­má­ti­ca, dan­do res­pues­ta al con­tex­to y al pro­gra­ma.

Es­tos es­pa­cios se re­la­cio­nan, se abren, se cie­rran, se trans­for­man y se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­men­to. Un re­co­rri­do a tra­vés de dis­tin­tos am­bien­tes re­par­ti­dos por to­do el sue­lo dis­po­ni­ble. La so­brie­dad del hor­mi­gón, la li­ge­re­za del cris­tal y la ca­li­dez de la ma­de­ra se com­bi­nan con ri­gor, su­til­men­te, sin tea­tra­li­dad, na­tu­ral­men­te...

Es­te diá­lo­go mar­ca el ca­rác­ter y la na­tu­ra­le­za de un ma­te­rial sen­si­ble, so­bre un en­torno in­com­pa­ra­ble, tra­ta­do con cri­te­rios me­dioam­bien­ta­les. Es­ta com­pli­ci­dad con el me­dio es muy evi­den­te, en la orien­ta­ción, en la pro­tec­ción so­lar, en las cu­bier­tas, en las zo­nas li­bres de edi­fi­ca­ción...

El vo­la­di­zo que se abre des­de la fa­cha­da pos­te­rior de la ca­sa per­mi­te dis­po­ner de unas cor­ti­nas de des­pla­za­mien­to ho­ri­zon­tal so­bre ca­bles que crean una zo­na pro­te­gi­da del sol y per­mi­te plan­tear un es­pa­cio de re­lax ex­te­rior. En es­ta zo­na de por­che del ex­te­rior de la ca­sa se ha dis­pues­to un con­jun­to de me­si­tas de cen­tro en fresno na­tu­ral.

La co­ci­na y el sa­lón com­par­ten es­pa­cio en la zo­na me­jor ilu­mi­na­da de la plan­ta ba­ja, co­mu­ni­ca­da con el jar­dín a tra­vés de unos gran­des ven­ta­na­les que des­di­bu­jan los lí­mi­tes en­tre am­bos es­pa­cios. Un po­co más apar­ta­do se en­cuen­tra el co­me- dor, cer­cano a la pie­za des­ti­na­da a dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Una puer­ta co­rre­de­ra de gran­des di­men­sio­nes abre es­te dor­mi­to­rio al con­jun­to o lo aís­la co­mo si fue­ra una pared.

La co­ci­na se cons­ti­tu­ye al­re­de­dor de una gran is­la de tra­ba­jo que en sus ex­tre­mos fun­cio­na tam­bién co­mo pe­que­ño of­fi­ce. Tras ella, la pared sir­ve de zo­na de al­ma­ce­na­je y mar­ca los lí­mi­tes en­tre co­ci­na y sa­lón.

La es­ca­le­ra, un di­se­ño del es­tu­dio, es de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca pin­ta­da en gris, con es­ca­lo­nes de ma­de­ra y ba­ran­da de pie­zas de cris­tal con pa­sa­mano me­tá­li­co. Per­mi­te as­cen­der a la plan­ta su­pe­rior, don­de se en­cuen­tran las ha­bi­ta­cio­nes de los más jó­ve­nes; y tam­bién con­du­ce a la plan­ta só­tano ha­bi­li­ta­da co­mo zo­na de lec­tu­ra y pe­que­ño des­pa­cho. La be­lle­za plás­ti­ca de la es­ca­le­ra la con­vier­te en un pun­to de atrac­ción de to­do el in­te­rior de la ca­sa y en el cen­tro de dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.