Una co­ci­na abier­ta a la vida co­ti­dia­na

Casa Viva - - Ideas Living - PRO­YEC­TO CO­CI­NA: SAN­TIA­GO IN­TE­RIO­RES. AR­QUI­TEC­TU­RA: JUAN CREUS Y COVADONGA CA­RRAS­CO, CREUSECARRASCO. MO­BI­LIA­RIO CO­CI­NA: SAN­TOS. FO­TO­GRA­FÍAS: HÉC­TOR SAN­TOS-DÍEZ.

Es­ta vi­vien­da uni­fa­mi­liar de dos plan­tas se desa­rro­lla al­re­de­dor de la co­ci­na que es, sin du­da, el co­ra­zón de la ca­sa. La es­tan­cia se con­ci­be de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te abier­ta, co­mu­ni­cán­do­se di­rec­ta­men­te con el co­me­dor y el sa­lón, pe­ro tam­bién con los cer­ca­nos mon­tes de eu­ca­lip­tus. La edi­fi­ca­ción con­sis­te en dos vo­lú­me­nes in­de­pen­dien­tes y su­per­pues­tos, con un sal­to de co­ta en­tre am­bos. Una ven­ta­na ras­ga­da los se­pa­ra y, en­tre ellos, una es­ca­le­ra jue­ga con su ma­te­ria­li­dad y la en­tra­da de luz. El blo­que in­fe­rior, orien­ta­do a una ca­rre­te­ra, in­clu­ye las puer­tas de ac­ce­so, el ga­ra­je y las zo­nas de al­ma­ce­na­je e ins­ta­la­cio­nes, mien­tras que el su­pe­rior, orien­ta­do a la fin­ca, aco­ge las prin­ci­pa­les es­tan­cias de la ca­sa. La dis­tri­bu­ción de la plan­ta prin­ci­pal su­po­ne una res­pues­ta di­rec­ta a una de las prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des de los propietarios, una pa­re­ja con tres hi­jos pe­que­ños que, an­te to­do, desea­ban es­pa­cios am­plios y ver­sá­ti­les pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia. El plan­tea­mien­to abier­to mi­ni­mi­za la pre­sen­cia de obs­tácu­los vi­sua­les, fa­ci­li­tan­do la cir­cu­la­ción y la in­ter­ac­ción en­tre usua­rios. Es­te as­pec­to, com­bi­na­do con un in­terio­ris­mo en el que pre­do­mi­na el co­lor blan­co, ayu­da a po­ten­ciar la luz na­tu­ral que ac­ce­de a tra­vés de los gran­des ven­ta­na­les y ta­bi­ques acris­ta­la­dos, con­for­man­do am­bien­tes se­re­nos y muy agra­da­bles.

Las no­tas de ma­de­ra equi­li­bran el con­jun­to, apor­tan­do la ca­li­dez que se es­pe­ra de un ver­da­de­ro ho­gar. En ello re­sul­ta de­ter­mi­nan­te el pa­vi­men­to de ro­ble que, al ex­ten­der­se por toda la plan­ta, con­si­gue tras­la­dar es­ta sen­sa­ción a ca­da rin­cón de la ca­sa.

La co­ci­na es, sin du­da, uno de los co­ra­zo­nes de es­ta ca­sa. Si­guien­do los cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos pa­ra el res­to de la plan­ta, la es­tan­cia se con­ci­be de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te abier­ta, co­mu­ni­cán­do­se di­rec­ta­men­te con el co­me­dor y el sa­lón, pe­ro tam­bién con el ex­te­rior de la vi­vien­da. A ella se ac­ce­de a tra­vés de un por­che acris­ta­la­do por lo que, al abrir sus puer­tas co­rre­de­ras, se disfruta de la sen­sa­ción de es­tar co­mien­do fue­ra. La pla­ni­fi­ca­ción de San­tia­go In­te­rio­res per­mi­te a los usua­rios con­tar con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra al­ma­ce­nar, tra­ba­jar y re­unir­se en me­nos de vein­te me­tros cua­dra­dos. Las zo­nas de pre­pa­ra­ción y coc­ción se si­túan en una pe­nín­su­la que, ade­más de una am­plia su­per­fi­cie de tra­ba­jo, ofre­ce múl­ti­ples so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­je, uno de los prin­ci­pa­les re­qui­si­tos de los propietarios: dos mue­bles por­ta­pla­ca con tres ca­jo­nes en la ca­ra in­te­rior, y tres mó­du­los de ser­vi­cio en la ex­te­rior.

La ex­trac­ción de hu­mos se re­suel­ve me­dian­te una dis­cre­ta cam­pa­na a te­cho de Pando, con la que se evi­tan los obs­tácu­los que po­drían blo­quear las vis­tas mien­tras se co­ci­na. Ade­más, pa­ra evi­tar rui­dos mo­les­tos, su mo­tor se ocul­ta so­bre los mue­bles del cuar­to de la­van­de­ría anexo. A la pe­nín­su­la se ado­sa una me­sa Bob de On­da­rre­ta pa­ra cin­co co­men­sa­les, que fun­cio­na co­mo of­fi­ce en el que toda la fa­mi­lia pue­de re­unir­se a co­mer, sin ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se al co­me­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.