La ven­ta­na

Casa Viva - - Sumario - MAR­CEL BE­NE­DI­TO, DI­REC­TOR DE CA­SA VI­VA

“Cuan­do te le­van­tas por la ma­ña­na, piensa en el pre­cio­so pri­vi­le

gio de es­tar vi­vo: res­pi­rar, pen­sar, dis­fru­tar, amar”, afir­ma­ba Mar­co Aurelio, el sa­bio Em­pe­ra­dor Ro­mano, pre­cur­sor sin sa­ber­lo de los nu­me­ro­sos au­to­res de li­bros de au­to­ayu­da que tan­tas sa­tis­fac­cio­nes nos han da­do.

Ser po­si­ti­vo es el pri­mer pa­so pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad, una idea que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, es­tá a pun­to de ha­cer­se reali­dad, o por lo me­nos, pa­sar del mi­to a lo po­si­ble. Te­ne­mos de­re­cho a la fe­li­ci­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po sa­be­mos que és­ta no con­sis­te en triun­far y con­se­guir un mon­tón de bie­nes ma­te­ria­les, ade­más del úl­ti­mo mo­de­lo de iPho­ne. La fe­li­ci­dad es un re­ga­lo de la vida que re­quie­re un po­co de es­fuer­zo. De en­tra­da, hay que apren­der a sa­bo­rear­la, dis­tin­guir los ma­ti­ces, apre­ciar las co­sas pe­que­ñas que abun­dan a nues­tro al­re­de­dor. Hay que edu­car los sen­ti­dos pa­ra que es­tén aler­ta an­te aque­llo que nos pue­de pro­por­cio­nar un ins­tan­te de pla­cer con­tem­pla­ti- vo, sa­bien­do que so­mos sin­gu­la­res y las flo­res blan­cas que nos ale­gran el día, al ve­cino pue­den pro­vo­car­le aler­gia. Así so­mos de cu­rio­sos.

El an­he­lo de fe­li­ci­dad ya ha lle­ga­do a la de­co­ra­ción, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra y, co­mo to­do lo que desem­bo­ca en el océano de­co­ra­ti­vo des­pués de un tra­yec­to río aba­jo, re­ple­to de re­man­sos y rá­pi­dos, se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia con vo­ca­ción de es­ti­lo.

Si se me per­mi­te for­mar par­te, hu­mil­de­men­te, del cuer­po de Bus­ca­do­res de Ten­den­cias Au­to­ri­za­do (aun­que sea en la ca­te­go­ría de sol­da­do ra­so en retaguardia) di­ré que ya ha­ce un par de tem­po­ra­das que se anun­cia­ba la lle­ga­da de la fe­li­ci­dad co­mo con­cep­to es­té­ti­co. Se veía ve­nir. Se ha­bla­ba del sen­ti­mien­to

hyg­ge, in­ven­ta­do por los da­ne­ses, del mi­ni­ma­lis­mo es­can­di­na­vo pro­pio de los sue­cos y de la fi­lo­so­fía zen co­mo má­xi­ma apor­ta­ción del pue­blo ni­pón a la cul­tu­ra mun­dial del buen vi­vir.

Pues ya ha lle­ga­do la fe­li­ci­dad sin eu­fe­mis­mos al mun­do del in­terio­ris­mo. Nos pre­gun­ta­mos ' có­mo en­ca­ja to­do eso en los es­pa­cios y qué ele­men­tos se­rán pro­pi­cios pa­ra crear las ba­ses de las emo­cio­nes po­si­ti­vas, qué co­lo­res se­rán em­ble­ma del amor uni­ver­sal, qué es­cu­dos lle­va­rán los in­terio­ris­tas ama­bles que asu­mi­rán la fe­li­ci­dad co­mo una for­ma re­co­no­ci­ble de su pro­pio es­ti­lo. He­mos de su­po­ner que, si pros­pe­ra co­mo ten­den­cia, las ca­sas fe­li­ces ten­drán su có­di­go pro­pio y las dis­tin­gui­re­mos fá­cil­men­te de las rús­ti­cas o las mi­ni­ma­lis­tas. Aún no pue­do ade­lan­ta­ros có­mo se­rán exac­ta­men­te, pe­ro es­ta­re­mos muy aten­tos a los dic­ta­dos de los ver­da­de­ros trend­hun­ters que, ya os pue­do de­cir, des­de Lon­dres em­pie­zan a dar­le vuel­tas a es­ta olla.

Lo cier­to es que el as­pec­to de es­te es­ti­lo es lo que me­nos me preo­cu­pa. La gran pre­gun­ta que me plan­teo es la si­guien­te: ¿Las ca­sas de­co­ra­das con el es­ti­lo Happy Ho­me ha­rán rea­men­te fe­li­ces a sus ha­bi­tan­tes? La fe­li­ci­dad es­té­ti­ca se de­be­ría co­rres­pon­der con la real que só­lo co­rres­pon­de a las per­so­nas. Por­que si no es así no veo la gracia de pres­tar­le el nom­bre de nues­tro ma­yor an­he­lo a una as­pi­ran­te a ten­den­cia, y me veo en la obli­ga­ción de pe­dir­le que nos lo de­vuel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.