Na­tu­ra­le­za y di­se­ño

Casa Viva - - Sumario - PRO­YEC­TO: HEN­NING LAR­SEN AR­CHI­TECTS.

Una gran­ja pa­ra el si­glo XXI

¿Una gran­ja con to­das las co­mo­di­da­des e in­no­va­cio­nes de un ho­gar ur­bano? ¿Es­pa­cios de di­se­ño con­tem­po­rá­neo en me­dio de la na­tu­ra­le­za? Pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do, pe­ro a la vis­ta de es­tas imá­ge­nes he­mos de re­co­no­cer que es­ta fin­ca al nor­te de Copenhague es real­men­te asom­bro­sa.

Acer­cán­do­se a la pro­pie­dad, len­ta­men­te se apre­cia su as­pec­to ex­te­rior, con una es­truc­tu­ra ne­gra que en­mar­ca la ca­sa. Cuan­to más se acer­ca uno, más se ve en es­ta gran­ja de van­guar­dia, que ofre­ce unos gra­ne­ros ne­gros de ca­ja ri­gu­ro­sa, per­fec­ta­men­te dis­tri­bui­dos des­de la ca­sa prin­ci­pal. Sua­vi­za­do to­do por los ca­ba­llos vis­tos oca­sio­nal­men­te des­de las ven­ta­nas de los an­ti­guos gra­ne­ros. La gran­ja, co­mo la fa­mi­lia se re­fie­re a ella, es el re­sul­ta­do de su vi­sión por crear una gran­ja mo­der­na que sea prác­ti­ca, fun­cio­nal y am­bien­tal­men­te res­pon­sa­ble, uti­li­zan­do ma­te­ria­les eco­ló­gi­cos. Y di­se­ña­do por una de las fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra lí­de­res en Di­na­mar­ca.

El pro­pie­ta­rio de es­ta im­pre­sio­nan­te ca­sa, Michael Ring, es el due­ño y di­rec­tor de una de las mar­cas más re­co­no­ci­das de Di­na­mar­ca, lla­ma­da Stel­ton, cu­yos di­se­ños ra­cio­na­les y mo­der­nos, evi­den­te­men­te se re­fle­jan en es­ta pro­pie­dad. Su es­ti­lo per­so­nal es mi­ni­ma­lis­ta con be­llas for­mas bien de­fi­ni­das que coin­ci­den con el di­se­ño de es­ta fir­ma.

LAS GRAN­JAS DA­NE­SAS CLÁ­SI­CAS CON­SIS­TEN EN UNA CA­SA PRIN­CI­PAL RO­DEA­DA POR VA­RIOS GRA­NE­ROS

El pro­pie­ta­rio de la gran­ja del fu­tu­ro nos cuen­ta su pri­mer con­tac­to con el pro­yec­to.

“Nos en­ca­mi­na­mos ha­cia un nue­vo ca­pí­tu­lo de nues­tras vidas, ya que nues­tros dos hi­jos ha­bían cre­ci­do y se ha­bían ido de ca­sa. Con­si­de­ra­mos com­prar una pe­que­ña ca­sa cer­ca del puer­to con fá­cil ac­ce­so a nues­tro bar­co, y pa­vi­men­tar el jar­dín pa­ra que no per­der el tiem­po en arre­glar­lo. Sin em­bar­go, de­bi­do a que Bir­git­te cre­ció en una gran­ja y tie­ne un in­te­rés en la cría de ca­ba­llos de do­ma, nues­tro en­fo­que se mo­vió ha­cia una vida en el cam­po. Es­toy in­tere­sa­do en la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na y, por lo tan­to, ya te­nía dos fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra en men­te: BIG y Hen­ning Lar­sen Ar­chi­tects, que lue­go con­tac­ta­mos una vez que en­con­tra­mos el te­rreno. An­tes de con­tac­tar con Hen­ning Lar­sen Ar­chi­tects, reuni­mos ideas ins­pi­ra­das en tres es­ti­los com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Uno ins­pi­ra­do en las ciu­da­des de Gre­cia, don­de las for­mas cú­bi­cas blan­cas en for­ma de ca­ja se ex­tien­den a lo lar­go de las co­li­nas. El se­gun­do, el icó­ni­co Fa­lling­wa­ters di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to es­ta­dou­ni­den­se Frank Lloyd Wright, que es una de las ca­sas más be­llas del mun­do. Fi­nal­men­te, el edi­fi­cio de Nor­dea (un ban­co da­nés) di­se­ño de Hen­ning Lar­sen, si­tua­do en Copenhague, y que es un hi­to en sí mis­mo. Pre­sen­ta­mos nues­tras tres ideas, pe­ro rá­pi­da­men­te nos di­mos cuen­ta de que nues­tras for­mas ins­pi­ra­das en Gre­cia eran de­ma­sia­do po­co prác­ti­cas y que la idea de Wright se­ría de­ma­sia­do cos­to­sa. Así que, fi­nal­men­te, op­ta­mos por uti­li­zar el es­ti­lo Nor­dea y el re­sul­ta­do fi­nal de la gran­ja tie­ne una cla­ra re­fe­ren­cia a eso”, ex­pli­ca Michael Ring.

El pro­pie­ta­rio de la ca­sa acon­se­ja a los de­más que tam­bién ex­pre­sen sus ideas me­dian­te el uso de imá­ge­nes y re­cor­tes, por­que ha­ce que el di­se­ño de ba­se sea mu­cho más fá­cil. “Me to­mó seis me­ses di­se­ñar la ca­sa. La ubi­ca­ción de la vi­vien­da prin­ci­pal se dis­cu­tió ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás, y al fi­nal mi­ra di­rec­ta­men­te ha­cia el sur, ali­neán­do­se per­fec­ta­men­te con el es­ta­blo, crean­do así una co­ne­xión vi­sual en­tre los dos edi­fi­cios”. Cuan­do se apro­ba­ron los pri­me­ros di­bu­jos, la cons­truc­ción, li­de­ra­da por el pro­pio Michael Ring, pu­do co­men­zar.

“El pro­ce­so fue es­tre­san­te a ve­ces”, di­ce, “pe­ro que­ría ser par­te de las de­ci­sio­nes dia­rias. El sue­lo al­re­de­dor de la fin­ca va­ría en su for­ma, evi­den­te­men­te des­de la úl­ti­ma edad de hie­lo, don­de los gla­cia­res han ‘ras­pa­do’ el pai­sa­je de tal ma­ne­ra que ha da­do a la zo­na un te­rreno on­du­la­do cons­tan­te de ma­ris­mas, pra­de­ras, bos­ques y cam­pos, una vis­ta asom­bro­sa que se pue­de dis­fru­tar des­de una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de 360° des­de la ca­sa prin­ci­pal”. Las gran­jas da­ne­sas clá­si­cas con­sis­ten en una ca­sa prin­ci­pal ro­dea­da por uno o va­rios gra­ne­ros, y di­cha división tam­bién es­tá pre­sen­te en es­ta pro­pie­dad. La ca­sa prin­ci­pal es el área común y el res­to es el do­mi­nio de Bir­git­te, la mu­jer de Michael. Su pa­sión por los ca­ba­llos de do­ma clá­si­ca se com­ple­ta con pistas pa­ra ca­ba­llos al ai­re li­bre y en in­te­rio­res a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Un lu­gar ac­ti­vo co­mo se es­pe­ra al te­ner ani­ma­les que re­quie­ren aten­ción las 24 ho­ras del día. La sa­la más gran­de de la ca­sa fun­cio­na co­mo sa­la de es­tar. Amue­bla­da con gran­des so­fás y có­mo­dos si­llo­nes, in­vi­ta a leer y relajarse fren­te a la chi­me­nea, que di­vi­de la sa­la de es­tar y el co­me­dor en dos am­bien­tes. Un co­me­dor con una me­sa con ca­pa­ci­dad pa­ra do­ce per­so­nas se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de una aco­ge­do­ra co­ci­na. Uno po­dría ima­gi­nar que es­ta gran sa­la es una pe­sa­di­lla acús­ti­ca, pe­ro de­bi­do a la ma­de­ra es­pe­cial de los pa­vi­men­tos y los pa­ne­les de cel­das de­fi­ni­dos, no lo es. La des­crip­ción del ar­qui­tec­to de que la ca­sa tie­ne la for­ma de un dia­pa­són en­ca­ja bien en tér­mi­nos de des­cri­bir la acús­ti­ca. El ele­men­to más im­pre­sio­nan­te en la ca­sa prin­ci­pal es la es­tan­te­ría que cu­bre toda la pared en el ex­tre­mo sur de la mis­ma. Com­ple­men­ta­do con una es­ca­le­ra, que es bas­tan­te prác­ti­ca, ya que la es­tan­te­ría tie­ne cin­co me­tros de al­tu­ra. Michael Ring di­se­ñó el mue­ble él mis­mo en un ma­te­rial de DM, tra­ta­do con acei­te de li­na­za os­cu­ro. Su di­se­ño ha­ce que la te­le­vi­sión sea ca­si in­vi­si­ble, por lo que sus li­bros de in­fan­cia y sus es­cri­tos his­tó­ri­cos lla­man la aten­ción. Jun­to con las úl­ti­mas no­ve­las, se en­cuen­tran al­gu­nos de los di­se­ños más ex­qui­si­tos del tiem­po de Michael Ring en Geor­ge Jen­sen (una com­pa­ñía da­ne­sa que pro­du­ce re­lo­jes, jo­ye­ría y pro­duc­tos pa­ra el ho­gar), Royal Co­pen­ha­gen (tam­bién una com­pa­ñía da­ne­sa, que pro­du­ce por­ce­la­na de ca­li­dad) y, por ejem­plo, la em­ble­má­ti­ca ga­ma de ba­rras de pla­ta Cy­lin­daLi­ne de Stel­ton. La pared se trans­for­ma con­ti­nua­men­te en una ima­gen crea­da por la his­to­ria de la fa­mi­lia. Una alternativa con­tem­po­rá­nea a los re­tra­tos fa­mi­lia­res tra­di­cio­na­les en las gran­jas an­ti­guas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.