El gran es­pa­cio ha­bi­ta­ble ema­na tran­qui­li­dad y paz y se inun­da con luz sua­ve

Casa Viva - - Vivienda Loft -

El loft, con sus gran­des di­men­sio­nes, ase­gu­ró es­pa­cio pa­ra una sa­la de es­tar abierta y área de ocio, equi­pa­da con una pan­ta­lla de te­le­vi­sión de gran ta­ma­ño y el área de dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Es­te úl­ti­mo ha si­do apar­ta­do ha­cia la co­ci­na y el es­pa­cio de ba­ño en sui­te crea­do re­cien­te­men­te me­dian­te puer­tas de vi­drio con mar­co de me­tal in­dus­trial, que re­cuer­dan el pa­sa­do del edi­fi­cio co­mo una fá­bri­ca, ase­gu­ran­do luz na­tu­ral en el área noc­tur­na. Las cor­ti­nas de lino gris cla­ro os­cu­re­cen la ha­bi­ta­ción por la no­che y brin­dan pri­va­ci­dad. Un ves­ti­dor, es­con­di­do de­trás de la pa­red fue cons­trui­do si­guien­do el ca­be­ce­ro de la ca­ma y se ex­tien­de a lo lar­go de to­da la pa­red, crea un es­pa­cio es­tre­cho y lar­go de­di­ca­do a la ro­pa de los pro­pie­ta­rios. El es­pa­cio ema­na una at­mós­fe­ra re­la­jan­te gra­cias tam­bién al te­nue co­lor gris que “no per­fo­ra,

sino que acom­pa­ña y es in­tere­san­te por su du­ra­bi­li­dad”, di­ce

Car­lo.

El pro­pie­ta­rio op­tó por cu­brir to­dos los mu­ros de hor­mi­gón in­ter­nos y los mu­ros de pie­dra de­co­ra­ti­vos en co­lor gris cla­ro. Un pe­que­ño apar­ta­men­to pa­ra in­vi­ta­dos es­tá ubi­ca­do en un ala se­pa­ra­da que una vez al­ber­gó un ga­ra­je y es ac­ce­si­ble a tra­vés de una puer­ta de en­tra­da en el frente del edi­fi­cio o a tra­vés de una pe­que­ña puer­ta de ma­de­ra. Con­tie­ne un dor­mi­to­rio con ba­ño en sui­te y un es­tu­dio. El ba­ño, que se con­vir­tió en el en­la­ce de co­ne­xión en­tre los dos es­pa­cios de vi­da, es ac­ce­si­ble des­de am­bos la­dos, tra­ba­jan­do al mis­mo tiem­po co­mo ba­ño de vi­si­tas y un ba­ño de día pa­ra la par­te prin­ci­pal de la ca­sa.

El gran es­pa­cio ha­bi­ta­ble ema­na tran­qui­li­dad y paz y se inun­da con luz sua­ve que en­tra de una ma­ne­ra agra­da­ble y en el equi­li­brio co­rrec­to, crean­do som­bras má­gi­cas en la pa­red du­ran­te to­do el año. De­bi­do a la au­sen­cia de gran­des ven­ta­nas la­te­ra­les, la fuen­te de luz prin­ci­pal pro­vie­ne de di­fe­ren­tes tra­ga­lu­ces más pe­que­ños, de vi­drio sa­ti­na­do pa­ra ga­ran­ti­zar la pri­va­ci­dad de los con­do­mi­nios ve­ci­nos y del im­plu­vio. Car­lo real­men­te ha crea­do una ca­sa ex­cep­cio­nal, don­de el es­pa­cio, la luz y la his­to­ria desem­pe­ñan el pa­pel prin­ci­pal.

Hoy el ho­gar no con­ven­cio­nal y con­tem­po­rá­neo, que ha­bía si­do un al­ma­cén, fas­ci­na con su am­pli­tud de 320 m2 de su­per­fi­cie ha­bi­ta­ble y 240 m2 pa­ra el ex­te­rior que in­clu­ye una gran ram­pa de en­tra­da y es­ta­cio­na­mien­to, flan­quea­da por pa­re­des que es­tán cu­bier­tas por exu­be­ran­tes hi­gos ras­tre­ros y bam­bú.

Car­lo ha lla­ma­do su nue­vo ho­gar il Ma­gaz­zino, la pa­la­bra ita­lia­na pa­ra un es­pa­cio de al­ma­cén don­de tam­bién se lle­van a ca­bo tra­ba­jos de ofi­ci­na y di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. Pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la es­truc­tu­ra y el in­te­rior, Car­lo ha pe­di­do al es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Stu­dio Em­po­rio que ha­ga el pro­yec­to de in­te­rior y tra­duz­ca al­gu­nas de sus ideas en un ho­gar bien equi­li­bra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.