Ca­sa en Ta­rra­go­na

El blan­co es el co­lor de la luz

Casa Viva - - Sumario Hall - PRO­YEC­TO: WHI­TE HOU­SES, VA­LE­RIA SO­RAG­NI & RO­BER­TO OBLA­TO­RE.

Cua­tro plan­tas per­fec­ta­men­te dis­tri­bui­das en una ca­sa de gran­des di­men­sio­nes que se abre ha­cia el mar de la Cos­ta Blanca. Así se pue­de de­fi­nir es­ta su­ges­ti­va y aco­ge­do­ra vi­vien­da en Cam­brils que se ha de­co­ra­do con cri­te­rios de ar­mo­nía y lim­pie­za es­té­ti­ca pa­ra in­te­grar­se en el pai­sa­je me­di­te­rrá­neo.

ECam­brils es un her­mo­so pue­blo ma­ri­ne­ro de la Cos­ta Do­ra­da

l pro­yec­to tra­ta de una vi­vien­da uni­fa­mi­liar de obra nue­va si­tua­da en el mu­ni­ci­pio de Cam­brils, en la pro­vin­cia de Ta­rra­go­na, en la zo­na residencial L’Ar­dia­ca, muy cer­ca del pa­seo ma­rí­ti­mo y las fan­tás­ti­cas pla­yas. Cam­brils es un her­mo­so pue­blo ma­ri­ne­ro, uno de los más bo­ni­tos de la Cos­ta Do­ra­da, con nue­ve ki­ló­me­tros de fan­tás­ti­cas pla­yas de are­na y un bo­ni­to pa­seo que re­co­rre el li­to­ral. La zo­na del cen­tro, cer­ca­na al pa­seo ma­rí­ti­mo, brin­da las más va­ria­das ofer­tas co­mer­cia­les y de ocio pro­pias de una pe­que­ña ciu­dad.

La vi­vien­da se ca­rac­te­ri­za por lí­neas mo­der­nas de­li­nea­das por vo­lú­me­nes blan­cos que se com­ple­men­tan con ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la pie­dra en se­co, ca­rac­te­rís­ti­ca de la zo­na. Se ac­ce­de a la en­tra­da prin­ci­pal a tra­vés de una aco­ge­do­ra aber­tu­ra en el mu­ro de pie­dra en se­co que pro­te­ge la vi­vien­da dán­do­le in­ti­mi­dad.

La vi­lla se dis­tri­bu­ye en cua­tro plan­tas: plan­ta ba­ja que pre­sen­ta un es­pa­cio­so open-spa­ce con co­ci­na con is­la, es­pa­cio co­me­dor, sa­lón y un aseo de cor­te­sía. La plan­ta ba­ja se abre a un be­llo y am­plio por­che con co­me­dor ex­te­rior que da a la pis­ci­na que tie­ne las mis­mas lí­neas in­cli­na­das de la fa­cha­da. La plan­ta pri­me­ra pre­sen­ta cua­tro dor­mi­to­rios do­bles de los cua­les dos son sui­tes con ba­ño más un ba­ño in­de­pen­dien­te. To­das las es­tan­cias se abren a un bo­ni­to bal­cón que mi­ra al jar­dín, a la pis­ci­na y a la abun­dan­te ve­ge­ta­ción que la ro­dea. En la plan­ta só­tano se en­cuen­tra un am­plio y prác­ti­co cuar­to la­va­de­ro, un cuar­to de má­qui­nas, una es­pa­cio­sa sa­la de jue­go con me­sa de bi­llar, home ci­ne­ma y si­llo­nes re­lax ade­más de un dor­mi­to­rio do­ble con ba­ño.

La plan­ta cu­bier­ta, a la que se ac­ce­de gra­cias a una claraboya au­to­má­ti­ca, ofre­ce unas vis­tas fa­bu­lo­sas al mar y a la pla­ya y un mi­ra­dor úni­co en el que se pue­de dis­fru­tar de to­tal pri­va­ci­dad y re­lax. La vi­vien­da se ca­rac­te­ri­za por la pre­sen­cia cons­tan­te de la luz na­tu­ral gra­cias a las enor­mes aper­tu­ras, a las ven­ta­nas y ven­ta­na­les de la fa­cha­da prin­ci­pal.

El jar­dín de qui­nien­tos me­tros cua­dra­dos ofre­ce una ve­ge­ta­ción me­di­te­rrá­nea y mi­ni­ma­lis­ta que in­te­gra la pre­sen­cia de la ve­ge­ta­ción en la vi­vien­da. Los lí­mi­tes del jar­dín se han plan­ta­do con ma­tas de boj pa­ra crear una cier­ta pri­va­ci­dad. La fi­lo­so­fía de la em­pre­sa cons­truc­to­ra y pro­mo­to­ra ita­lo española Whi­te Hou­ses es la de ofre­cer vi­vien­das de ca­li­dad, de es­ti­lo úni­co y muy vi­vi­bles, equi­pa­das con las úl­ti­mas tec­no­lo­gías y aco­ge­do­ras, don­de pre­do­mi­ne la luz na­tu­ral y el es­pa­cio. El em­pleo de ma­te­ria­les de ori­gen ita­liano y la aten­ción a ca­da de­ta­lle ha si­do tam­bién el hi­lo con­duc­tor de la realización de la vi­vien­da tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior.

En el sa­lón se en­cuen­tra un mue­ble TV y chi­me­nea he­cho a me­di­da, frente a un so­fá mo­du­lar de co­lo­res vi­vos y si­llón con ba­lan­cín. Es­ca­le­ra he­cha a me­di­da con es­truc­tu­ra me­tá­li­ca bar­ni­za­da gris an­tra­ci­ta y pel­da­ños de ma­de­ra na­tu­ral de ro­ble. En el co­me­dor se ha co­lo­ca­do una me­sa ex­ten­si­ble con ba­se en ace­ro bar­ni­za­do go­fra­do ti­ta­nio grap­hi­te y so­bre y ex­ten­sio­nes en cris­tal 12 mm ex­tra cla­ro trans­lú­ci­do bar­ni­za­do. Los dor­mi­to­rios se han equi­pa­do con ca­mas y ar­ma­rios de al­to ni­vel en com­bi­na­cio­nes cro­má­ti­cas en ar­mo­nía, que van del blan­co hue­so al ver­de oli­va. El pa­vi­men­to es de ma­de­ra.

FOTOGRAFÍAS: EU­GE­NI PONS. TEX­TOS: PAU MONFORT.

Con­jun­to de jar­dín com­pues­to por me­sa, tum­bo­nas y si­llas de He­vea Jar­dín. Pis­ci­na con re­ves­ti­mien­to de bal­do­sas ce­rá­mi­cas gran formato, mar­ca Iris Ce­rá­mi­ca, mo­de­lo Sync Steel, te­rra­za en so­lá­rium con cu­bier­ta in­ver­ti­da de Por­ce­lain­gres, mo­de­lo Urban aca­ba­do Ivory. Ba­ran­das de cris­tal de se­gu­ri­dad con per­fi­les de ace­ro inoxi­da­ble.

El jar­dín de qui­nien­tos me­tros cua­dra­dos ofre­ce una ve­ge­ta­ción me­di­te­rrá­nea y mi­ni­ma­lis­ta que in­te­gra la pre­sen­cia del ver­de en la vi­vien­da. La vi­vien­da se ca­rac­te­ri­za por lí­neas mo­der­nas de­li­nea­das por vo­lú­me­nes blan­cos que se com­ple­men­tan con ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la pie­dra en se­co, ca­rac­te­rís­ti­ca de la zo­na. Se ac­ce­de a la en­tra­da prin­ci­pal a tra­vés de una aco­ge­do­ra aber­tu­ra en el mu­ro de pie­dra en se­co que pro­te­ge la vi­vien­da dán­do­le in­ti­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.